Una llamada despertadora

Generalmente los hoteles ofrecen el servicio de llamadas despertadoras, el cual es invaluable cuando viajamos o tenemos una cita importante temprano al día siguiente.  

El breve libro del profeta Malaquías constituye una llamada despertadora de Dios a Su pueblo. Y ¡qué llamada! Parece un sonido de muchas trompetas para despertarlos del sopor espiritual pues se habían apartado de la verdadera religión y adoración perdiendo el primer amor, el asombro y la reverencia ante su Creador; consecuentemente se comportaban con indolencia y negligencia en su servicio a Él. Tan endurecidos estaban que cuestionaron Su amor pidiéndole ejemplos del mismo (Mal. 1:2).

El pecado nos hace olvidadizas e ingratas. Dios los había amado y bendecido como a ninguna otra nación…Y ellos  lo sabían: “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jer. 31:3). Pero aun así lo menospreciaron y deshonraron, llegando a robarle en Sus diezmos y ofrendas; dudando no solo de Su amor, sino también de Su justicia (Mal. 2:17).

Además, el pecado nos lleva a la locura, a la insolencia del barro cuestionando al alfarero: nos vuelve necias. Si lo dejamos nos conduce a lo peor. Pero Dios, en Su bondad y misericordia, nos envía llamadas despertadoras a través de Su Palabra: "Vuestras palabras contra mí han sido violentas" (Mal. 3:13), le dice a Su pueblo. Es decir: “¡Vuelve en ti!” – como el hijo prodigo – “¡Deja la locura del pecado!”

Leyendo Malaquías me sentí aterrada e indignada por la respuesta del pueblo a Dios. Pero rápidamente los dardos de la conciencia se dirigieron hacia mí y a la iglesia de Cristo de esta generación; en especial aquellas tenemos muchos años de convertidas y creemos que lo hemos oído todo; quienes, por haber leído tantas veces los mismos pasajes bíblicos ya ni nos asombran. Estamos endurecidas, alabando a Dios  con nuestros labios, pero con corazones lejos de Él (Mt 7:6); más preocupadas por nuestro arreglo personal para ir a la iglesia que por preparar nuestros corazones en amor, gratitud y alabanza al Amado, dispuestas a escuchar y obedecer Su voz.

Al igual que los israelitas, llevamos una ofrenda defectuosa: mentes distraídas, corazones fríos, malas relaciones con nuestros hermanos y un espíritu hipercrítico hacia los predicadores y la iglesia (¡eso sí lo hacemos "bien"!). No disfrutamos Su presencia especial, prometida donde se reúnan dos o tres en Su nombre. Y así, poco a poco, perdemos el discernimiento espiritual para diferenciar lo bueno de lo malo, o distinguir entre lo bueno y lo excelente.

Lo peor es llegar a cuestionar Su amor y justicia manifestados tan maravillosamente en la cruz. Si no estamos bien alertas y despiertas espiritualmente (Ef. 5:14 – de paso, esta es otra llamada despertadora de las Escrituras) nos sucede de una forma tan sutil que no nos apercibimos.  

Desde el huerto del Edén, Satanás trata de hacernos dudar del amor de Dios. Repentinamente nos encontramos interpretando Su amor a la luz de nuestras circunstancias (“Él me ama si todo me sale bien”) y perdiendo nuestro propósito en la vida que es glorificarle, muy especialmente en medio del sufrimiento.

Gracias a Su gran misericordia no hemos sido consumidas. Al igual que el pueblo de Israel, Dios nos hace una llamada despertadora al arrepentimiento, a decidir de todo corazón dar gloria a Su nombre (Mal. 2:2). Nuestra voluntad debe ser movida decididamente a vivir para Aquel que dio Su vida por nosotras y resucitó para traernos a novedad de vida (2 Cor. 5:14-15).

Nuestro Dios es bueno y perdonador (Sal 86:5) y en Su gran amor y bondad nos abre las ventanas de los cielos y derrama bendición que sobreabunde si atendemos Su llamada con arrepentimiento y fe. Ya nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Observemos con cuidado la lista de bendiciones que Pablo nos muestra en Ef. 1:3-14 para que la indignación se convierta en adoración y alabanza por darnos a Su Hijo, Quien abrió camino y nos llevó al Trono de la gracia.

Entonces, ¿cómo será nuestra adoración a Dios? ¿Llevaremos una ofrenda digna del Dios que adoramos, o el cordero manchado y cojo? ¡Que el Señor bendiga Su Palabra para despertar nuestros corazones! ¡A Tus pies te adoramos, Señor!

                                          ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

 

 

 

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Gloria de Michelén

Gloria de Michelén

Gloria de Michelén, esposa del pastor Sugel Michelén por 31 años, ha enseñado a mujeres, tanto en su propia iglesia -Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo- en Santo Domingo, República Dominicana, así como en Cuba, España, Colombia y Venezuela. Gloria es madre de tres hijos adultos: Sugel Gamal, Stefany y Aylin; abuela de tres nietos: Maia Isabelle, Mía, Marcos
y otro en camino.

Únete a la discusión