Vive tu feminidad para la gloria de Dios

Antes de conocer al Señor nunca me interesé realmente por Dios. Desconocía lo que era Su gloria. Mucho menos se me hubiera ocurrido que mi forma de vivir como mujer pudiera apuntar hacia ésta o minimizarla. No fue hasta que el Señor se reveló a mí, me salvó y comencé a estudiar las Escrituras que pude entender que somos criaturas de Dios, creados a Su imagen y semejanza; creados para Su gloria.

De pequeña crecí en una familia muy religiosa. Durante mi niñez asistía fielmente a las misas cada domingo, mientras veía a mi madre rezar largas oraciones a San Judas Tadeo, el santo de su devoción.  Recuerdo el olor a incienso y a velones que impregnaba el lugar.  Reflexionando ahora, creo que, en lo personal, en esto consistía para la ‘gloria de Dios’: catedrales, bancos de iglesia, misas, rezos, santos y velas.  La frase “gloria a Dios” era simplemente parte de la jerga popular cuando algo salía bien… “¡gloria a Dios!”

Cuánto dista esto del peso y del profundo significado que tiene ese concepto. Me pregunto cuántas, como yo en aquellos días, desconocen lo que significa “la gloria de Dios”, y mucho menos lo que implica exaltar esa gloria con sus vidas.  Para conocer esa “gloria” debemos conocer a Jesucristo de una manera salvífica, venir a Él en arrepentimiento y fe y dejar que Él nos muestre Su gloria a través de Su Palabra.

Cuando no conocemos a Cristo vivimos para nuestra propia gloria

Nuestros ojos fueron enceguecidos a la gloria de Dios con la caída, y en el caso específico de la mujer, Satanás la engañó para que pensara que ella podía ser como Dios, que ella podía vivir su vida independientemente de Él. La mujer puso en duda la Palabra de Dios y prefirió hacer caso a la tentación de Satanás, quién muy efectivamente le hizo creer que Dios no quería lo mejor para ella. Ella eligió perseguir su felicidad movida por su propio entendimiento, desestimando el consejo de Dios.

Aún hoy vivimos las consecuencias de esta elección. En el caso de la mujer, este anhelo equivocado de ‘querer ser como Dios’, de ser dueña de su vida y de redefinirla encontró un gran asidero en la filosofía del feminismo.  Mientras buscan satisfacer sus propios deseos y anhelos, las mujeres han comprado todas sus mentiras, en lugar de vivir para la gloria de Su creador.

Es hora de recapturar el diseño divino y abrazarlo

“… me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón” (Salmos 40:7-8) 

Es triste ver como las mujeres que han confesado a Cristo como su Señor y Salvador desconocen Su diseño. Muchas quizás no lo desconocen, pero el deseo de vivir para su propio reino y para sus propios deseos las desvía de ese camino. Ciertamente, el camino es estrecho; es costoso, es sacrificial. Requiere anteponer a Dios antes que a nuestros propios deseos.  La única forma de ser movidas a transitar ese camino es haber visto la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Se requiere un cambio de corazón y de anhelos. Se requiere un nuevo nacimiento.

¡Señor, ayúdanos a rendir nuestras ideas, nuestros anhelos, nuestros derechos al gobierno de Cristo como Señor!

Ese es el anhelo que late en nuestros corazones en este ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Te animo a ser parte de ese ejército de mujeres que Dios está levantando alrededor del mundo, mujeres dispuestas a vivir de manera contracultural, mujeres que buscan exaltar la gloria de Dios y ser luminares en este mundo y en esta generación que nos ha tocado vivir, siempre apuntando a nuestro glorioso Salvador, Jesucristo.

¿Te animas? Te invito a leer más aquí acerca de lo que consiste la gloria de Dios, cómo nos ha llamado Dios a vivir como Sus hijas y cuál es el poder en el que podemos descansar para vivir de esa manera.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Oklahoma City, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica en su iglesia y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Artículos relacionados