¡Yo nací así! l Perspectiva bíblica del carácter (2)

Cuando alguien viene a confrontarla por sus actitudes, su respuesta más común es: “¡Yo nací así!”

Este tipo de respuesta, muchas veces también la hemos utilizado como excusa, demostrando que no queremos cambiar aquello que nos ha identificado por años. Sin embargo, este argumento no tiene ninguna validez cuando somos hijas de Dios y que confrontadas por Su Palabra se nos dice:

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.” Efesios 4:22-25

La idea que se entiende por el término, “despojarse” es “quitarse un vestido”, y por ende vestirse del nuevo.

Quizás te preguntes, ¿Cómo puedo despojarme de algo que ha estado siempre conmigo? Reemplazando las obras de la carne por obras de justicia.

-       Si hablaba mentira, ahora hablar solo la verdad

-       Si criticaba, enfocarme en lo mejor de la persona y resaltarlo

-       Si maldecía, sazonar mis palabras con sal y expresar lo que edifica

-       Si guardaba rencor, ahora manifestar el amor

-       Si era orgullosa, entonces debe aflorar en mí la humildad de Cristo

-       Si era conocida por ser muy conflictiva, servir ahora como pacificadora

-       Si era iracunda, llenarme de paciencia y misericordia

-       Si hurtaba, ahora tengo que trabajar con mis manos

“Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.” 1 Pedro 4:3

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17

Las Escrituras no nos dan apoyo alguno para quedarnos de brazos cruzados en cuanto a las obras de la carne que adornaban nuestras vidas, de lo contrario son muy enfáticas al decirnos que: “basta ya de hacer lo que hacíamos antes”, a “despojarnos” a “dejar las cosas viejas” y a “hacer morir las obras de la carne”.

Aquí una idea de lo que debe adornar nuestro ser:

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” Gálatas 5:22-23

Hoy me gustaría que me acompañaras a realizar una lista de los aspectos que las Escrituras considera pecados, con el fin de identificarlos y llamarlos a cada uno por su nombre y pedir a Dios en oración a diario que esas áreas sean reemplazadas por las cualidades del fruto de Su Espíritu y nosotras ser intencionales al momento de sustituirlas.

Por cierto, nuestro pecado y los frutos de la carne no son parte de un paquete exclusivo dependiendo del tipo de personalidad o carácter que tengamos, más bien están arraigados en nuestros corazones caídos, por esto se hace tan necesario no enfocarnos en cambiar lo de “afuera” sino lo de “adentro” de donde mana la vida.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.

Únete a la conversación