Podcast Aviva Nuestros Corazones

Cantar de los cantares, día 21

Recursos del Episodio

Reto de 30 días para esposas

Annamarie Sauter: Un matrimonio piadoso en crecimiento es un retrato del evangelio.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Un esposo y una esposa se aman, no por su desempeño como pareja, sino porque son alimentados por la gracia de Dios y por Su amor. Entonces ellos revelan este amor de Dios a un mundo que no tiene idea de cómo es Dios realmente.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nos encontramos en la serie titulada, «Cómo enamorarnos y permanecer enamoradas de Jesús». Es un estudio de Cantar de los cantares que Nancy grabó cuando aún estaba soltera, y que la preparó para su matrimonio con Robert Wolgemuth. Lo que has estado escuchando a lo largo de esta serie es mucho mejor que tomar las ideas del mundo (en películas, libros y música) respecto al amor romántico.

Y al continuar hoy, veremos algunas formas prácticas en las que esta historia de amor que encontramos en la Biblia, puede moldear nuestras vidas.

Aquí está Nancy,

Nancy: Tomaremos un pequeño receso, haremos un pequeño paréntesis en nuestro estudio de «Cómo enamorarnos y permanecer enamoradas de Jesús», para que podamos ver el Cantar de los cantares bajo una luz diferente, y cómo este libro habla de la intimidad en el matrimonio.

Estoy intentando destacar algunos de los principios de este libro de la Biblia, que para mí son ingredientes muy obvios si quieres tener intimidad y unidad en tu matrimonio.

Quiero que mantengas en mente que el punto del matrimonio, en el sentido cristiano, es revelar la historia del amor de Cristo por su novia, y la respuesta de esa novia al novio... la respuesta de la iglesia a Cristo.

Así que en cualquier escala en que se encuentre tu matrimonio, del uno al diez, importa. Si tu matrimonio está en proceso, importa. Porque esto no es solamente acerca de ti y de tu esposo o de si ambos están ahí tratando de aguantar hasta que los niños ya estén grandes, si estás locamente o escasamente feliz. Realmente, todo es importante.

Ahora, es significativo en este sentido: Si tu matrimonio es miserable todo el tiempo, esto le dice algo al mundo acerca del evangelio, que no es atractivo. Cuando hablamos acerca de esta gran historia de bodas, esta gran historia de amor, tu matrimonio puede hacer que las personas estén sedientas y hambrientas por conocer a Dios y ser parte de esa gran historia.

Pero quiero regresar a donde nos quedamos la última vez. Estoy viendo algunos de estos ingredientes para cultivar la intimidad en el matrimonio en el Cantar de los cantares. Mientras trabajaba en este estudio, estaba siguiendo en Facebook a un joven que es hijo de una pareja de amigos míos. Él tiene unos veinte años de edad y él y una joven (no voy a decir los nombres de ninguno de los dos, porque no quiero causar ningún problema allí), acababan de tener su primera cita.

Habían estado esperando, se gustaban el uno al otro, pero no sabían que esto era mutuo. Esto duró por un año. Él siguió todos los canales correctos, fue y habló con su papá. Su papá le dijo, «por qué no la invitas a salir esta noche y le dices lo que sientes por ella». Esta fue su primera cita para los dos. Es realmente muy dulce observar cómo todo esto se está desarrollando.

No sé si la cita se había acabado antes de que fuese posteada en Facebook. Estoy pensando si realmente lo hicieron en el restaurante. Esto fue lo que él posteó en Facebook: «Acabo de entrar en una relación con... (y escribió el nombre de ella). He estado esperando decirle lo que siento por un año, y se siente tan bien hablar de ello».

Este joven no es particularmente expresivo o verbal, pero estaba tan ansioso por expresarle a esta joven sus sentimientos hacia ella. Y esto me hizo pensar acerca de este ingrediente tan importante en el matrimonio que es la comunicación, y lo importante que es.

Y esto está bellamente ilustrado en el Cantar de los cantares, y quiero hacer algunas observaciones acerca del tipo de comunicación que debe existir en el matrimonio para ayudar a fomentar la intimidad.

En el Cantar de los cantares tú ves que estos novios se escuchan mutuamente. La comunicación es, o debería ser, al menos la mitad, acerca de escuchar al otro. Ellos se escuchan atentamente. En el libro están estos largos discursos donde uno le está diciendo algo al otro; y queda implícito que están escuchando. Sé que muchas mujeres se frustran porque sienten que sus esposos no se comunican con ellas. Esposas, mujeres en general, déjenme decirles que es un error esperar que los hombres se comuniquen como las mujeres. De hecho no nos gustaría si lo hicieran así.

Pero te sorprenderías de lo que puede salir del corazón de un hombre, cuando él sabe que su esposa quiere escuchar lo que él tiene que decirle, y que ella va a escuchar, y que ella va a escuchar sin interrumpir…y sin querer siempre mejorar sus ideas… Cuando él sabe que su esposa va a mostrar un interés genuino y respeto por su comunicación, entonces él tendrá más que decir.

Puede que él sea más callado que tú, y eso está bien. Eso fue lo que probablemente te atrajo a él en primer lugar. Recuerdo a una joven decir (así como soñando): «¡Oh, él es tan callado!», cuando estaban saliendo como novios. Seis años después (ahora frustrada): «¡Es que él no abre la boca!» Lo que los atrajo se había convertido en una muralla entre ellos, y esto era quizás porque ella no había aprendido cómo sacarle las cosas.

Proverbios capítulo 20 versículo 5 dice: «Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre, y el hombre de entendimiento lo sacará». Hay aguas más profundas, probablemente, en el corazón de tu esposo de lo que hayas pensado. ¿Cómo las sacarás?

Aprende también a hacer preguntas, y aprende a escuchar sin hablar. Es difícil hacer las dos cosas al mismo tiempo, ¿verdad? Pero puedes sorprenderte de cuánta sabiduría y de lo que revelará lo que hay en su corazón.

Escuchar es solo una parte de la comunicación. Tenemos también toda el área de la comunicación verbal. A medida que estudias esto en el Cantar de los cantares, una cosa que sobresale (para mí), pero sobresale por su ausencia, (no he sido capaz de encontrarlo a través de todo el libro y lo he leído muchas, muchas, muchas, muchas veces); no he podido encontrar una palabra de crítica entre esta esposa y su amado.

No hay ningún sarcasmo, no hay humillación, no hay crítica. Tú no ves ese tipo de conversación. Espero que tú no escuches ese tipo de conversación en tu matrimonio. Ahora, como seres humanos que somos, probablemente haya algo de eso. Tú quizás evalúes y digas, «¿estoy teniendo ese tipo de comunicación verbal en mi matrimonio?»

En el Cantar de los cantares de Salomón, la comunicación consiste en palabras donde se edifican mutuamente. Es una comunicación positiva, creativa (muy creativa, en algunos puntos). Es específica, es honesta, es una comunicación donde se ven mutuamente a través de los ojos del amor y la aceptación. Como resultado, esta esposa y este esposo son generosos. Son espléndidos con sus palabras de admiración, de afirmación y de estímulo.

El problema, como lo veo, es que muchas personas expresan ese tipo de cosas (como afirmación, estímulo, ánimo) cuando están saliendo como novios en citas. Ellos hacen lo que el Cantar de los cantares dice que no hagan, ellos: «despiertan el amor antes de su tiempo». Ellos se dicen mutuamente en su segunda cita (y a todos los demás en Facebook) todas estas cosas maravillosas acerca de este hombre o esta mujer, pero luego de casados, paran de decirse estas cosas. Y debería ser todo lo contrario.

Recuerdo un esposo diciéndome años atrás: «He intentado orar con mi esposa desde que estábamos recién casados, pero ella criticaba la manera en que oraba, y no he orado con ella desde entonces». No estoy sugiriendo que esta es una reacción correcta de parte de él, pero observa lo que pasa con el hombre cuando la mujer usa su lengua para lastimar, para analizar minuciosamente, para criticar, para desmenuzar, para controlar, para instruir (solo tienes que prestar atención para darte cuenta de que esto apaga al hombre).

Y a propósito, no solo es en el matrimonio. Se puede hacer esto también en el trabajo, y me apena decir que a veces yo lo hago. Observo el efecto, cómo esto castra a los hombres. Pero nadie puede hacer esto más poderosamente que tú con tu marido, de manera positiva o de manera negativa.

La esposa y su amado en el Cantar de los cantares se conocen mutuamente de manera íntima. Esto sugiere que si quieres comunicarte efectivamente, necesitas convertirte en una estudiante de tu pareja. Encuentra qué es importante, qué es significativo para él, qué le bendice.

Luego, al momento de comunicarte de manera verbal con tu pareja, hazte preguntas como estas: «¿Hablo más de manera respetuosa con los hombres de mi trabajo de lo que lo hago con mi esposo?» «¿Soy pronta a elogiar y a motivar a mi pastor o a otro hombre más que a mi marido?»

Sé que quizás algunas de ustedes están pensando, a medida que leemos estas cosas en el Cantar de los cantares: «Sí, ¿no daría yo lo que fuera por tener un esposo que me hablara de esa manera?» No esperes que él lo haga, hazlo tú. Incluso te animaría, como lo he hecho mientras he enseñando a través de los años cuando enseño el Cantar de los cantares en conferencias de mujeres donde reto a las mujeres a escribirles una carta a sus maridos.

Toma el tiempo para sentarte y para escribir (si no has hecho esto por un tiempo), cuáles son las cosas que tú admiras, que aprecias, que agradeces…cuáles son las cualidades que ves… cuáles son las características físicas…las espirituales, mentales y emocionales que él ha provisto. Haz una lista de estas cosas que admiras, que aprecias, que amas y reverencias acerca de él.

Y quizás piensas, «es que no puedo hacer una lista muy larga. Todo lo que puedo escribir cabría en una tarjeta pequeña, pequeñita». Entonces siéntate y piensa un poco más. Piensa qué fue lo que te atrajo de él en primer lugar, y observa si tal vez la semilla de algunos de esos rasgos está todavía allí. Tal vez ha sido reducida por algo que hayas experimentado fuera del hogar, o tal vez, quizás, tristemente, lo hayas pisoteado dentro del hogar con tus palabras o con tu espíritu.

Dios puede darte gracia para pasar por este ciclo, darte un nuevo paso de baile, y dejarte desarrollar una nueva manera de pensar y de relacionarte al momento en que comunicas palabras que edifican a tu esposo. Y entonces, esimportante no solo hablar esas palabras de confirmación y de motivación a tu pareja, sino también hablar bien el uno del otro con otras personas. Puedes ver esto también en el Cantar de los cantares.

Puedes verlos hablándose mutuamente, pero luego los ves hablando de lo maravillosa que es su pareja. Vimos esto en algunas sesiones anteriores en el capítulo 5. La novia ha perdido el sentido de la presencia de su esposo, y las hijas de Jerusalén le dicen: «¿Qué es tu amado más que cualquier otro amado?»

Ella comienza a pensar acerca de esto, y luego dice, «oh déjame decirte…mi amado es deslumbrante; es sonrosado; él es el jefe de millares». Ella describe su cabeza y su cabello, sus ojos, sus labios, sus manos, sus brazos, su cuerpo, sus piernas, con detalles gráficos de qué la atrajo a él, qué ella admira, qué es lo que ve en él que lo encuentra tan atractivo.

A medida que ella verbaliza estas cosas a los demás, se da cuenta que el amor por su pareja es avivado. Si has estado escuchando Aviva Nuestros Corazones desde hace algún tiempo, probablemente has escuchado lo que llamamos, El reto de 30 días para las esposas, que es un reto de estímulo para los esposos. Este reto tiene dos partes, tiene una parte negativa en la que durante los siguientes 30 días no puedes decir nada negativo acerca de tu marido, ni a tu marido, ni a cualquier otra persona, acerca de él.

Para algunas mujeres, esto va a requerir un trasplante de personalidad para poder lograrlo, porque es fácil caer en malos hábitos. Tenemos algunas viudas en esta sala que quisieran tener treinta días de no hablar cosas negativas acerca de sus maridos. Quisieran tener la oportunidad de hacer eso otra vez. Algunas de ustedes que están casadas tienen esa oportunidad. Puedes hacer esto por los siguientes treinta días.

Pero también este reto tiene una parte positiva: Cada día, en los siguientes 30 días, aquellas de ustedes que están casadas, deben encontrar algo que aprecian y admiran acerca de su pareja y deben decírselo. Luego, si realmente quieren atreverse, díganle a otra persona qué es lo que aprecian acerca de su esposo. Y vas a encontrar que tu pareja quizás cambie o quizás no, pero estoy bien segura de que tú vas a cambiar a medida que comienzas a verlo a través de los ojos del estímulo y del amor.

Déjame leerte un correo electrónico que una mujer escribió luego de haber aceptado el reto. Ella nos escribió diciendo:

Solo quiero dejarte saber cuánto, El reto de 30 días de estímulo para las esposas donde se estimula a los esposos, ha cambiado radicalmente mi matrimonio. Acabo de dar a luz mi segundo hijo hace cuatro meses. La transición de tener ahora dos niños realmente puso mucha tensión en mi matrimonio.

No fue hasta que comencé con este reto, que nuestro matrimonio realmente comenzó a revivir otra vez. A través de este reto no solo aprendí lo importante que es ver todas las cosas que mi esposo ya está haciendo por mí y por nuestros hijos, (en vez de señalarle todas las cosas que no está haciendo o que no ha hecho todavía), sino también cuán importante es el usar un tono de voz que invite a la comunicación y no a la confrontación. No me había dado cuenta lo horrible que le hablaba a mi esposo frecuentemente. La persona que más amo era precisamente aquella a la que trataba peor. Estoy comenzando a aprender cómo comunicarme sin criticar, sin gritar, sino sinceramente, significativamente y de manera honesta. Y casi como un milagro, al estimular a mi marido, estamos trabajando más como un equipo.

Me siento más inclinada a ayudarlo y a servirlo, y él también está ayudándome más y sirviéndome más. Y claro, nuestra familia y nuestros hijos están siendo beneficiados en maneras que nunca imaginé. La vida con dos niños no se ve tan loca cuando trabajamos juntos.

Todas estas cosas por las que estaba quejándome (la fuente de muchos conflictos en los últimos cuatro meses), son cosas que ahora él hace sin yo pedírselas, o cosas que podemos hablar sin discutir. Me hace preguntarme cuánto de nuestra tensión y de nuestro estrés marital ha sido por mí culpa. Estoy tan agradecida de que Dios me haya provisto de este reto.

Así que, estos son algunos pensamientos acerca de la comunicación en tu matrimonio que espero que te den algunas ideas de cómo iniciar una comunicación positiva. Permíteme mencionarte unos cuantos ingredientes más para cultivar la intimidad en tu matrimonio.

Vemos en el Cantar de los cantares que es bueno tener una misión compartida o un ministerio mutuo. La intimidad no es únicamente para el disfrute personal. Se supone que debe dar lugar al servicio mutuo. Me pregunto, ¿tienen ustedes una declaración de misión para su matrimonio? ¿Hay algo que puedan hacer que haya sido puesto por Dios en sus corazones como pareja para servirle?

Dios no solamente los creó para el disfrute mutuo en la recámara toda sus vidas, Él quiere usar sus vidas. Él quiere usarlos como pareja, en maneras que quizás sean diferentes de cómo los hubiera usado de manera individual. Mis padres fueron un gran modelo de esto.

Yo sé que cuando hablo de mis padres, algunas personas sienten que no deben haber tenido ningún defecto o falla, pero eso no es verdad. Pero hay algo que ellos sí hicieron de manera excepcional, y fue que sirvieron al Señor como pareja. Mi papá era un hombre de negocios, pero Dios usó a mis padres juntos para traer miles de personas a la fe en Cristo.

Y no voy a entrar en todos los detalles de cómo ellos lo hicieron (ambos usaban sus dones, discipulaban jóvenes cristianos, se invirtieron en otros matrimonios), ellos se dieron cuenta que la intimidad de su matrimonio era en última instancia con el propósito de servir a otros juntos.

Esto incluía a sus siete hijos y a los diez nietos que hoy son el fruto de su unión. Esta fue una misión compartida, tener hijos, ahora los nietos que salieron de esa unión. Así que pregúntale al Señor, cómo quizás Él quiere usarte junto a tu esposo.

Esto no significa que tienen que renunciar a sus trabajos, mudarse a Zimbabue –puede que signifique eso– pero solo pregúntate, «¿cómo Dios pudiera usarnos juntos?», particularmente en tus años del nido vacío cuando tus hijos se han ido del hogar. Otra pregunta: «¿Cómo podemos servir al Señor y a otros juntos?»

Y luego, déjame mencionarte otro ingrediente de intimidad, y mencionaremos unos cuantos en la próxima sesión. Pero ahora es la importancia de la permanencia. Lo podemos ver en el Cantar de los cantares, y lo veremos más en la sesión que viene al final del capítulo 8.

Nos hemos dado cuenta de que ninguna fuerza en la tierra puede destruir el amor genuino, aun si ese amor no es recíproco. A veces puedes escuchar a una mujer decir, «es que ya no lo amo» o «el amor está muerto en nuestro matrimonio». Pienso que lo que esta mujer está diciendo es: «Ya no siento las emociones que sentía por él hacía un tiempo».

El hecho es que si tú realmente amas a tu pareja con el amor de Dios, siempre amarás a tu pareja. Vamos a ver en el último capítulo del Cantar que el amor verdadero es permanente, nunca se apagará. «Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos» (Cant. 8:7).

Si el amor que tienes en tu matrimonio es un amor de tomar o de obtener algo, entonces sí puedes perderlo, pero si es un amor de dar, nadie puede quitarte eso. Por la gracia de Dios y por causa del amor de Cristo que fluye a través de ti, puedes seguir amando aun si tu pareja no lo hace.

Puedes ver que la intención de Dios es que el matrimonio entre dos creyentes sea una de las herramientas más poderosas para enseñar a un mundo caído cómo es Dios, y de qué trata su plan de redención. Como dijimos a través de esta serie, un matrimonio piadoso y en crecimiento, debe revelar (y no dije un matrimonio perfecto, porque no hay uno de esos en este lado del cielo) sino un matrimonio piadoso, muestra al mundo el evangelio, el amor inmerecido que Dios derrama sobre Su pueblo. Él nos ama, no por mérito o por nuestro desempeño o porque lo merezcamos, sino por Su gracia.

Así que a medida que un esposo y una esposa se aman mutuamente (no por causa de su desempeño o mérito el uno con el otro, sino por la gracia de Dios y por Su amor), ellos revelan ese amor de Dios a un mundo que no tiene idea de cómo es Dios realmente.

Hace unos años recibí una carta de una mujer que asistió a un retiro un fin de semana donde yo enseñé el Cantar de los cantares. Ya ha pasado un año de ese retiro y ella ahora nos envía esta carta:

Quiero agradecerte por tu seminario del año pasado. Realmente me ayudó a enamorarme de Jesús y de mi esposo.

El año pasado fui al retiro solo por una razón, alejarme de mi esposo y de mis hijos. Bueno, el Señor realmente me noqueó. El viernes en la noche luego del retiro, cuando todos estaban en cama, yo subí y llamé a mi esposo solo para decirle que lo amaba, y que estaba ansiosa por regresar a casa.

Luego me llevé de tu consejo y le escribí una carta de amor y se la entregué junto con los votos matrimoniales que tú nos diste. Él aún conserva ambas cosas hoy en día. Nuestra relación ha aumentado en cercanía. El Señor ha trabajado en su vida. Él ha parado de beber, va conmigo y con los niños a la iglesia. Toda su actitud ha cambiado. Fue a consejería con nuestros pastores durante seis semanas.

(Y luego, esta última línea, que realmente creo que es muy interesante.) El Señor tuvo que cambiarme a mí primero.

Postdata: Por favor ora por mi esposo, porque él aún no se ha convertido.

Así que aquí está esta mujer cristiana que está casada con un marido inconverso (y yo sé que muchas que nos escuchan están quizás en esa misma situación), y Dios usa las ideas acerca de la intimidad del Cantar de los cantares de Salomón, primero para cambiar y avivar su corazón, para avivar su amor por Dios y por su pareja, y para lograr un cambio en el corazón de su esposo.

Si actualmente estás casada (o si no lo estás) espero que puedas orar por esto y por el bienestar de los matrimonios a tu alrededor. Voy a hacerte una pregunta: ¿Qué tipo de imagen está reflejando tu matrimonio acerca de Dios al mundo? No puedes escribir la parte de tu esposo en esta historia, pero por la gracia de Dios, tu vida puede reflejar esa historia, sin importar si tu esposo puede hacerlo o no.

Annamarie: Nancy DeMoss de Wolgemuth nos ha estado describiendo cómo luce la representación de la relación de Cristo y su iglesia en un matrimonio. Este mensaje de hoy es parte de la serie titulada, «Cómo enamorarnos y permanecer enamoradas de Jesús». Hemos tomado algunas semanas para sumergirnos en el Cantar de los cantares. La mayor parte de esta serie se enfoca en ayudarte a ver cómo cultivar una relación personal con Jesús, y también hemos visto lo que el Cantar de Salomón tiene para decirnos respecto al matrimonio.

Para aplicar la enseñanza de este programa a tu vida, te animo a hacer uso de las preguntas, «Hazlo personal» que Nancy preparó para ti. Encuéntralas al final de la transcripción de este programa, en AvivaNuestrosCorazones.com.

Allí en AvivaNuestrosCorazones.com, también podrás encontrar los programas anteriores en esta serie. Compártelos con otras mujeres, y ¡ayúdanos a continuar llevando libertad, plenitud y abundancia en Cristo a miles de mujeres de habla hispana!

Nancy regresa con nosotras para cerrar en oración.

Nancy: Señor, quiero orar por los matrimonios representados en nuestra audiencia, en diferentes etapas de crecimiento (algunos de ellos bien y otros de ellos realmente luchando). Tú sabes todas las cosas, y no quiero sugerir de ninguna manera que todo esto es fácil, o que hay una fórmula que simplemente va a arreglar todas las cosas, pero sé que estás escribiendo una historia de redención. Oro para que Tú la escribas de una manera dulce y abundante en cada matrimonio.

Oro para que Tú animes a las esposas y animes a los esposos que quizás están escuchando este programa, que continúen luchando, que sean intencionales, que continúen buscándote a ti y aferrándose a Ti para que avives sus corazones y los corazones de sus parejas para que sus matrimonios reflejen al mundo el increíble, maravilloso amor que Tú, Señor Jesús, tienes por tu esposa. Oramos esto, en Tu nombre, amén.

Annamarie: Contemplando la belleza del evangelio juntas,Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Hazlo personal

Día 21- Cultivando la intimidad en el matrimonio 2: La importancia de la permanencia

Escuchar programa #21:

  1. En esta sesión, Nancy puso de relieve la importancia de la comunicación en el matrimonio; mostró como el Cantar de los cantares ilustra el tipo de comunicación que promueve la intimidad. ¿Escuchas con atención cuando tu pareja—o los demás— hablan? ¿Cómo puedes extraer los pensamientos más profundos del corazón de tu pareja?
  2. ¿Tu comunicación edifica a tu compañero o derriba tu relación? ¿Qué cambios en tu comunicación cultivarían más la intimidad en tu matrimonio?
  3. ¿Cómo podrían estos mismos principios de comunicación ayudarte a cultivar una mayor intimidad en tu relación con el Señor?
  4. ¿Tienen tú y tu pareja una declaración de misión para su matrimonio? ¿Cómo podrían los dos servirle al Señor juntos en esta época de sus vidas? (Aquellas que son solteras ¡pueden tener una declaración de misión también! Pídele a Dios que te muestre como Él quiere usar tu vida para servirle a Él y a otros en este tiempo).
  5. Si estás casada, ¿qué clase de imagen de Dios crees que tu matrimonio le está dando al mundo? ¿Cómo podría tu matrimonio reflejar mejor la gracia y el amor de pacto de Dios, independientemente de la condición espiritual de tu pareja?

Si eres soltera, ¿cómo puedes poner de manifiesto a Cristo y Su evangelio a través de tu vida?

 

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión