Podcast Aviva Nuestros Corazones

Cantar de los cantares, día 22

Annamarie Sauter: En ocasiones devaluamos cosas a las que Dios les ha dado un gran valor…

Nancy DeMoss de Wolgemuth: El lenguaje usado en el Cantar de los cantares para referirse a la intimidad física es hermoso y apropiado, y para nada grosero. Hemos hecho del sexo algo tan barato y vulgar en nuestra cultura por la forma en que se habla de ello y por el contexto en el que se habla.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

¿Cómo tomas decisiones puras en un mundo en el que no se valora la pureza? Hoy Nancy te dará algunos principios prácticos como parte de la serie, «Cómo enamorarnos y permanecer enamoradas de Jesús». Ha sido un estudio muy enriquecedor basado en el Cantar de los cantares.

Esta serie es primariamente acerca de cómo puedes cultivar tu relación con Jesús, pero en los últimos programas Nancy ha estado mostrándote principios que debes considerar dentro del pacto matrimonial. Aquí está ella con nosotras.

Nancy: Aquí tenemos otro principio que he visto en el Cantar de los cantares, y es el término exclusividad. El matrimonio es un pacto para reservar las áreas más profundas y más atesoradas de la pareja, su cuerpo, su alma, su espíritu, los cuales son el uno para el otro y de nadie más, para preservarte a ti y solo a ti y nadie más, hasta que la muerte los separe; esa es la exclusividad. Otras amistades no tienen que ser exclusivas, y probablemente no deberían ser exclusivas. Pero hay un aspecto del matrimonio que tiene que ser exclusivo.

Ahora, hay aspectos en los cuales tú puedes incluir a otros, tienes amigos, tienes otras parejas con las cuales te relacionas, personas en la iglesia con las cuales te relacionas. Pero hay aspectos en tu matrimonio, las áreas más profundas de tu cuerpo, alma y espíritu que tienen que ser reservadas el uno para el otro.

Ves esto en el Cantar de los cantares, donde el novio y la novia se entregan uno al otro por completo, y solo el uno para el otro en la manera más íntima posible. Siendo franca acerca de esto, ellos no permiten extraños en su habitación o en las partes más íntimas de sus almas. Ellos no permiten personas de fuera que puedan penetrar en la habitación de sus mentes.

Ahora, todo esto puede ser tentador en un mundo caído, pero si quieres preservar la intimidad en tu matrimonio, tiene que existir la exclusividad. Y permítanme llegar aún más lejos al decir esto: Si tienes una relación de mayor intimidad física, emocional, mental, o espiritual con algún otro hombre, y mayor de la que disfrutas con tu marido, eso es cometer adulterio.

Ahora, probablemente podría haber algunos calificativos para esta declaración, pero quiero que obtengas la esencia de esta declaración.

Puede que no sea un adulterio físico que está siendo cometido por estar emocional o mentalmente o espiritualmente en una mayor intimidad con otro hombre que no es tu marido, pero el adulterio emocional y mental e incluso espiritual a menudo puede conducir al adulterio físico. Se trata de una brecha, una grieta en la unidad. Están dejando que otra persona esté en el mismo centro de lo más sagrado, el lugar más sagrado de su matrimonio. Es necesario que haya exclusividad. Y puedes ver esto a lo largo de las Escrituras.

Proverbios capítulo 5, quizás estás familiarizada con este pasaje, lo dice de esta manera:

«Bebe agua de tu cisterna y agua fresca de tu pozo. ¿Se derramarán por fuera tus manantiales, tus arroyos de agua por las calles? Sean para ti solo, y no para los extraños contigo. Sea bendita tu fuente y regocíjate con la mujer de tu juventud» (vv.15-18).

Hay plenitud y disfrute en los arroyos de gozo y bendición, pero es entre la esposa y el esposo. Esa parte íntima y sagrada de sus vidas y del matrimonio está reservada el uno para el otro, una exclusividad total.

Pero esto se relaciona con otro ingrediente que veo en la intimidad, y es la pureza. Vemos esto a través del libro del Cantar de los cantares, donde la pureza en la relación matrimonial es un reflejo de la pureza del amor de Dios por nosotros. ¿Qué es el amor de Dios si no puro?

Ahora, déjame recordarte que la pureza en el matrimonio comienza antes de casarte. Y para las mujeres solteras que están escuchando, mujeres solteras, especialmente mujeres más jóvenes, mientras estás viviendo tu vida, comienza a pensar en el que será tu futuro compañero en lo que respecta a este tema de la pureza.

Hay maneras en que, como mujer soltera, si Dios tiene la intención de que te cases, tú puedes amar y respetar a tu compañero, tu futuro compañero, desde ahora, aunque ni siquiera sabes quién es él, puedes respetarlo con la manera en la que te comportas ahora como mujer soltera. Protege tu futura relación aunque ahora no tengas ni la menor idea de quién se trata. Guarda tu corazón. Mantente pura para él.

Parte del mensaje del Cantar de los cantares es no despertar el amor hasta que sea el tiempo. No comiences a derramar partes de ti que se supone que estén guardadas para dárselas a tu esposo después que te hayas casado. Las cosas que entres en tu cabeza, en tu mente, tus experiencias... hay ciertas líneas que luego de que las cruzas, es difícil recuperar ese terreno de nuevo.

Yo conozco tantas mujeres solteras o mujeres casadas, quienes cuando eran solteras escogieron situaciones y ahora tienen estas imágenes impresas, experiencias, y les resulta muy difícil tener un matrimonio íntegro y sagrado debido a las decisiones que tomaron cuando eran solteras.

Ahora, la pureza no solo tiene que ser cultivada antes del matrimonio, sino que también debe ser protegida en el matrimonio. Aquí es donde existe una gran necesidad de que recordemos cuán importante es que estemos vigilantes, de manera tal que podamos proteger nuestro matrimonio y el matrimonio de los demás, en cuanto a la pureza se refiere.

(Quizás deberíamos hacer toda una serie sobre este tema…) El otro día, estaba pensando… Estamos en un mundo impuro y altamente sensual, en un mundo que no hace nada para promover la pureza y por el contrario hace todo lo posible para promover la impureza, ¿cómo puede alguien ser puro en un mundo como este?

En el blog de «Mentiras que las jóvenes creen» nos dieron la oportunidad de recibir correos electrónicos, y aunque no lo tengo aquí conmigo recuerdo que esta joven escribió: «Estoy tratando firmemente de mantenerme pura. Aunque no lo he sido en el pasado, pero ahora he tomado la decisión de serlo. Me he mantenido pura durante cuarenta y nueve días, pero es muy difícil. ¿Cómo puedo mantenerme pura en este mundo?»

Cuando leí eso, pensé: «Así es que las personas están viviendo». Es muy, muy difícil, especialmente cuando se han abierto en el pasado las puertas de la impureza. Así que he estado reflexionando sobre todo esto: ¿Cuál es la estrategia que nos puede llevar a alcanzar la victoria? Creo, que podemos alcanzarla a través de Cristo. Si el evangelio no nos puede dar la victoria en el área de la moral en nuestras vidas, entonces no puede darnos la victoria en ninguna otra área.

Quisiera presentarte diez puntos o estrategias que nos permiten alcanzar esa victoria. Posiblemente no quisieras escribirlos todos, pero quiero invitarte a que visites nuestra página web en AvivaNuestrosCorazones.com, y obtengas la información en la transcripción. Puedes imprimirla y puedes tenerla en tu Biblia o quizás puedes tomar tiempo para reflexionar sobre ellas con más detalle. Ahora las voy a mencionar rápidamente.

Número uno: Resolver en tu corazón...todas comienzan con «R»… Resuelve en tu corazón honrar la santidad de tus votos matrimoniales y de los votos matrimoniales de los demás. Decide esto en tu corazón.

¿Cuán seriamente tomas lo santo y lo sagrado del pacto de tu propio matrimonio y los votos matrimoniales de los hombres que trabajan contigo? Los hombres con los que te comunicas por Facebook y otros medios de comunicación social. ¿Cuán seriamente tomas el carácter sagrado de esos votos?

Ahora, los hombres tienen que rendir cuentas a Dios por mantener sus votos, pero nosotras somos responsables ante Dios de mantener nuestros votos y por nuestra influencia en los demás y por cualquier cosa que podamos hacer que sea un obstáculo en el camino de alguien que le dificulte mantener sus votos matrimoniales. Podemos llegar a ser parcialmente responsables de esto. Por lo tanto, decide en tu corazón honrar la santidad de tus propios votos matrimoniales y los votos matrimoniales de los demás.

Número dos: Recuerda que se supone que el matrimonio y la pureza están reflejando una imagen del pacto de amor de Dios. Debes mantener en mente, y recordar a quién es que tú le perteneces. Tu vida no te pertenece. Recuerda estas cosas cuando te veas tentada.

Número tres: Si estás casada, regocíjate con el compañero que Dios te ha provisto. Quizás, para algunas de ustedes esto es fácil de hacer. Pero para otras, pudiera ser más difícil. Pero pídele a Dios que te ayude a disfrutar y a regocijarte con el compañero que Él te ha dado.

Puede que no hayas sido cristiana cuando te casaste. Es posible que te hayas casado con alguien fuera del consentimiento de tus padres, o quizás fuiste rebelde, o tuviste una relación inmoral y no buscaste la voluntad de Dios. Tal vez te casaste con la persona equivocada, o por lo menos estás convencida de eso ahora. Pero el hecho es que, si estás casada ahora, esa persona es la voluntad de Dios para ti. Ahora. Estás en ese matrimonio, y esa es la voluntad de Dios para ti, así que decide regocijarte en la pareja que Dios te ha dado

Número cuatro: Confía en la gracia de Dios y en el poder de Su Espíritu para satisfacer las necesidades que tu pareja no puede suplir. Tu pareja no puede satisfacer todas tus necesidades, y mientras más pronto lo liberes de esas expectativas, probablemente más feliz será tu matrimonio. Por lo tanto, confía en la gracia de Dios y de Su Espíritu para satisfacer las necesidades más profundas de tu corazón y librarte de tentación. Confía . . . apóyate con fuerza en Su poder.

Si estás casada, el número cinco: Pídele a Dios que avive tu amor por tu pareja. Puede que sientas que estás siendo mucho más atraída por la pareja de alguien más en este momento . . . Una antigua aventura de secundaria que resurgió en Facebook . . . Y hay una poderosa atracción en estos momentos. Probablemente, la razón es porque has estado alimentando esa atracción y no has venido estimulando la atracción hacia tu pareja. Independientemente de las razones, pídele a Dios que avive el amor por tu pareja. Te prometo que Dios puede hacer esto, y Él lo va a hacer si se lo permitimos. Independientemente de si en tu pareja hay cambios o no, Dios puede darte un amor sobrenatural por tu pareja.

Número seis: Huye de situaciones que pudieran ser potencialmente comprometedoras. Las redes sociales, Facebook, algunas de estas cosas se han convertido en un gran catalizador de divorcios hoy. Acabo de leer algunos informes recientes y alucinantes, del porcentaje de casos de divorcio, donde Facebook aparece como una de las causas de ruptura matrimonial. Ahora, el problema no es Facebook. El asunto es lo que haces en Facebook.

Pero si estás en una situación que pudiera ser potencialmente comprometedora, ¡corre! ¡No pases por «go»! ¡No cobres los $200! No pierdas el tiempo viendo si puedes superarlo. No te digas a ti misma que puedes manejarlo. ¡No puedes! No se puede jugar con fuego sin quemarse. Corre, huye de situaciones comprometedoras.

Las relaciones en el trabajo son un cultivo potencial para la inmoralidad. No te conviertas en un oído atento de los problemas matrimoniales de otro hombre. No importa lo tristes que sean. Quiero decir, importa, pero no eres la que debe cuidar de esa situación. No prestes tu oído, y no compartas tus problemas matrimoniales con un hombre que no es tu marido. Si vas a hablar con un pastor o un consejero, debes tener a otra mujer madura en la habitación. . . Su esposa o la esposa del hombre con quien estás hablando de esta situación. Si estás recibiendo consejo piadoso, ten a su esposa o a otra mujer piadosa en la habitación, de manera que en el proceso de tratar de hacer frente a los problemas en tu matrimonio, no vayas a crear problemas en el matrimonio de otra persona. ¡Corre!

Número siete: Rechaza cualquier cosa que pudiera alimentar deseos impuros. Lo que entra en nuestra mente es tan importante. El potencial de impureza es tan grande hoy en día a través de películas, DVDs, revistas, novelas románticas. Hay una serie de novelas que hay ahora, y no voy a nombrarla porque en el momento en que esto salga al aire, será otra cosa, el género es erótico, y ha vendido más de diez millones de copias en las primeras tres semanas o seis semanas, o algo así. Las mujeres cristianas están comprando, leyendo y recomendando estos libros.

Solo te digo, rechaza cualquier, influencia que pueda comenzar a alimentar (pensamientos) o deseos impuros. 1 Corintios capítulo 6 nos dice: «Huid de la fornicación». Huye de ella.

Número ocho: Resiste la tentación de aislarte. Cuando estás siendo tentada, cuando estás en un matrimonio difícil o en una situación comprometedora, el poder del pecado es reforzado en lo secreto. Es por eso que necesitamos a otras creyentes con las que podamos ser honestas, personas que estarán frente a nosotras, en nuestras vidas, personas que nos puedan hacer las preguntas difíciles, personas con las que podamos ser honestas.

Estas son las personas que nos proporcionan estímulo. Pueden proporcionarnos su ayuda. Estas son las personas a quiénes podemos rendirles cuentas. Resiste la tentación, no importa cuántos deseos tengas de aislarte.

A continuación, el número nueve: Ensaya las consecuencias del pecado sexual.

  • Corroe el alma.
  • Destruye el matrimonio.
  • Contamina la imagen de la redención.
  • Es destructivo.
  • Es mortal.

Haz una lista de algunas de las posibles consecuencias del pecado sexual. Mantén esa lista muy cerca de ti y recuerda esa lista a menudo si te sientes tentada en esa área.

Número diez: Practica la bendición de mantenerte fiel en el amor, sé una guardiana del pacto, de las bendiciones en tu matrimonio, en tus hijos, en tu conciencia, de tu futuro. Incluso puedes hacer tu propia lista en esta área.

En los últimos minutos de esta sesión, vamos a tratar el tema de la intimidad física en el Cantar de los cantares. Otros han escrito y han enseñado de una forma más eficaz de lo que yo puedo hacerlo, pero solo quiero señalar algunos principios aquí. El punto clave aquí en el Cantar de los cantares, y sin duda el más obvio, es que la intimidad física es buena. Es preciosa. Es santa. Es maravillosa.

Y creo que esto es un recordatorio útil para aquellas de ustedes que tienen hijas o que pueden estar involucradas en el discipulado de mujeres más jóvenes, o de creyentes más jóvenes que no están familiarizadas con los caminos de Dios, la intimidad física es santa. Fue creada por Dios. Es un gran regalo, para ser disfrutado dentro del pacto matrimonial.

Hoy en día se escucha mucho sobre los límites y las prohibiciones relacionadas con el sexo en nuestros círculos cristianos. A veces es más fácil llegar a estar obsesionado con lo que está mal, en lugar de poner atención a lo que está bien. Es como Satanás en el Jardín del Edén, ¿qué fue lo que él hizo? Él se centró en la señal de «mantente lejos», pero Dios había creado todo un jardín increíble para que pudieran disfrutar de él. Creo que nuestras mujeres más jóvenes tienen que saber que el sexo es maravilloso; que es bueno; que es santo.

Y déjame añadir que el lenguaje usado en el Cantar de los cantares para referirse a la intimidad física es hermoso y apropiado y para nada grosero. Hemos hecho del sexo algo tan barato y vulgar en nuestra cultura por la forma en que se habla de él y por el contexto en el que se habla. Tenemos mujeres hablando, hombres hablando, diciendo cosas…bueno no sé lo que hablan los hombres cuando se reúnen a hablar. Pero sé que no es apropiado hablar los detalles íntimos de tu matrimonio sobre un café con un grupo de amigas. Eso no es apropiado. No abarates ni profanes ese hermoso regalo.

Ahora, cuando digo que la intimidad física es algo maravilloso, yo sé que para algunas, que no piensan de esta manera, esto les puede parecer extraño. Para algunas, esta es un área muy difícil porque hoy estamos tan lejos del ideal de Dios sobre el sexo. Ha sido tan pervertido y abusado, que para muchas ya no es algo hermoso.

Algunas, al escucharme hablar de este tema, están luchando con sentimientos de culpa por haber tomado decisiones en las cuales mal utilizaron y abusaron de este buen regalo a través de relaciones sexuales ilícitas. Y puedo decirte que el mensaje del evangelio es que Dios tiene suficiente gracia para ti. Hay perdón y limpieza, la pureza puede ser restaurada a través del arrepentimiento. Esa es la buena noticia para ti hoy.

Algunas veces cuando hablo de esto algunas no sienten culpa, pero sí sienten dolor. Un amigo me decía el otro día, de una mujer que le dijo: «No puedo leer el Cantar de los cantares. Evoca imágenes destructivas, y dolorosos recuerdos de las cosas que he experimentado en mi pasado. «Y puedo decir, que si estás en esta situación, el mensaje del evangelio es que Dios tiene gracia para ti. Es gracia que necesitas, en cualquier caso. Dios tiene la gracia de traer sanidad y restauración de las emociones que pueden haber sido muy dañadas, tal vez de la manera que en te trataron como niña. Piensas que no puedes oír una historia más horrible que la tuya. Oí una la semana pasada y pensé: «Oh Dios, ¿cómo pueden vivir con algunos de los malos tratos que experimentan, que pasan?»

No puedo explicar todo esto, pero sí sé que Dios tiene gracia para sanar, para que puedas perdonar y para traer restauración. Lo que tú necesitas para ayudarte a pensar correctamente en toda esta área de la intimidad física, la gracia de Dios te lo puede dar.

La intimidad física es un regalo de Dios con la intención de que sea abierto y disfrutado; con una sola condición, los límites del pacto matrimonial. Esto significa que es muy importante tener cuidado de no defraudar a los demás mediante la creación de expectativas y deseos que no pueden cumplirse justamente.

Hasta que uno no se ha casado, hasta que no se ha hecho el pacto matrimonial, no si están conviviendo, sino cuando hayan hecho un pacto matrimonial, porque esa es la manera en que Dios lo ha diseñado, entonces el sexo, la intimidad física será el buen regalo que Dios ha diseñado, si no, no puede ser el buen regalo que Dios quiso que fuera. Dentro del matrimonio puede ser todo lo que te imaginas y más, y lo vemos en el Cantar de los cantares de Salomón.

Mientras digo esto, yo sé que todo este concepto de defraudar es tan importante. Las cosas que se dicen, la manera en que se habla, la forma de hablar en Facebook, solo tenemos que saber que todo se queda ahí a la vista del público. Hay tal falta de criterio, de discreción tanta falta de moderación. Yo misma estoy tratando de ser discreta y sobria al hablar aquí. Procura mantener cierta clase de conversaciones y experiencias solo entre tú y tu pareja. Eso es lo que hace la relación santa y buena.

Recuerda que el propósito de la intimidad física no es tu gratificación personal, sino que su propósito principal es darle placer a tu compañero. Mientras mantengas eso en tu mente, te será de ayuda. Esto lo vemos también en el Cantar de los cantares.

Permítanme que les recuerde que la intimidad física en el matrimonio es probable que no sea mayor que el grado de unidad que tengan en otras áreas de su relación. Si hay problemas en el área física (a menos que haya un problema fisiológico u orgánico que debe entonces ser abordado allí), lo más probable es que haya otras áreas de su intimidad que deban ser abordadas en términos de su relación.

Yo quisiera estimularte a que quizás necesitas un consejo piadoso o ayuda de manera tal que puedas hacerle frente a algunas de estas dificultades. No tengas miedo a pedir ayuda a una mujer madura. «¿Puedes ayudarme a pensar a través de todo esto?» No de una manera que lastimes a tu marido, sino de una manera que digas: «Quiero que nuestro matrimonio sea todo lo que Dios se propuso que fuera cuando Él lo creó».

Quiero reconocer una vez más que es posible que te encuentres en un matrimonio muy difícil. Permíteme recordarte que el matrimonio es temporal. Es solo para esta vida presente. Es un regalo. Es una vocación. Es una misión. Es un medio de santificación. Hay tantas cosas buenas que decir sobre el propósito del matrimonio, pero es temporal, recuerda el gran panorama. No pierdas la bendición eterna por el placer momentáneo o un alivio temporal del dolor.

El enemigo puede tentarte a dar un paso fuera del matrimonio porque tu matrimonio es tan doloroso, es tan difícil. Puede que estés pensando, «no hay manera de que esto sea diferente». Y yo te digo: «¿Sabes qué? Si lo peor acontece, que nunca mejore, recuerda, es temporal. Tú tienes toda la eternidad por delante».

No estoy diciendo que no hay esperanza, pero si te sientes como que no hay esperanza, y crees que nada sucederá para mejorarlo, recuerda que esta vida es corta. El matrimonio es temporal. Así que no cedas a la mentira del enemigo que dice: «Oh, tú puedes obtener alivio para tu dolor en esta serie de novelas románticas o en este tipo de películas o en este hombre que te entiende, en tu lugar de trabajo…» No pierdas la bendición eterna por un alivio momentáneo o temporal del dolor.

Busca la historia que Dios está escribiendo, incluso a través de las dificultades en tu matrimonio. Busca las maneras en las que Él quiere usar tu vida para desplegar y mostrar Su amor de pacto. Dios ama a un montón de personas que son infieles, que no guardan el pacto, que no son santas. . . como todas nosotras. En la medida en que amas a alguien que no es merecedor o digno de ese amor, mientras dejas que Dios lo ame a través de ti y Dios te da la perseverancia en esa situación difícil, estarás haciendo un despliegue del amor de Dios, y tendrás toda la eternidad para disfrutar de los frutos de esa fidelidad que quizás no estás experimentando ahora.

Annamarie: Nancy DeMoss de Wolgemuth ha compartido con nosotras dos ideas principales en el día de hoy:

  1. La intimidad en el matrimonio es muy buena, es un regalo de Dios.
  2. Es tan buena que necesita ser protegida, y reservada únicamente para el contexto del pacto matrimonial.

Pero, ¿cómo caminas en pureza en un mundo que no la valora? ¿Cómo puedes tomar decisiones sabias en esta área de tu vida? Hoy Nancy te ha dado diez ideas que te serán muy útiles. Encuéntralas en la transcripción de este programa, en AvivaNuestrosCorazones.com. Recuerda que al final de la transcripción tienes la sección, «Hazlo personal», con preguntas que Nancy preparó para ayudarte a profundizar en la enseñanza de este programa.

Cuando enfrentas dificultades en tu vida, ¿en qué te apoyas? Tu respuesta a esta pregunta dirá mucho acerca de tu corazón. Mañana, Nancy te mostrará cómo apoyarte en Jesucristo, y cómo descansar en Él en las situaciones que estás enfrentando.

Contemplando la belleza del evangelio juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Hazlo personal:

Día 22- Cultivando la intimidad en el matrimonio 3: Una estrategia para la victoria

Escuchar programa #22:

  1. En esta sesión, Nancy hizo hincapié en la importancia de la pureza dentro del matrimonio y compartió una estrategia para la victoria en esta área. ¿Te ha hablado el Señor acerca de algún(as) área(s) de impureza moral (seas casada o soltera)?
  2. ¿Hay algo en tu vida que necesitas eliminar con la finalidad de tener una relación «exclusiva» con tu pareja? ¿Con el Señor?
  3. Si estás casada, ¿cuáles serían algunas maneras nuevas de expresarle afecto a tu pareja? Ya sea que estés casada o soltera, ¿cuáles serían algunas maneras nuevas de expresarle tu afecto a tu Esposo celestial?
  4. ¿Ves la intimidad física como buena, bella, y santa, en el contexto de una relación de pacto matrimonial? Si no es así, ¿qué ha contribuido a que tengas ese punto de vista?
  5. ¿Cómo debería alterar la perspectiva que tienes sobre el sexo, la verdad acerca de que la intimidad física es un don de Dios para ser disfrutado en el matrimonio?
  6. Seas casada o soltera, ¿cuáles son algunas de las implicaciones del concepto de que el matrimonio es un regalo temporal (solamente para ser disfrutado en esta vida)?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.