Podcast Aviva Nuestros Corazones

Chica verdadera, día 1

Annamarie Sauter: ¿Qué estás sembrando en el corazón de las chicas jóvenes que te rodean? Aquí está Marlene Luna de Flete.

Marlene: Yo quiero sembrar esas verdades y estoy sembrando esas verdades en sus corazones; que si yo me siento abrumada, ellas van a sentir eso también se van a sentir abrumadas. Yo necesito refugiarme en Cristo y saber que Él está cubriendo mis necesidades, y transmitir esas verdades a ellas.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Todos los días, tus hijas o jovencitas a tu alrededor, reciben mensajes desde todos los medios, diciéndoles quiénes deberían ser o no ser. Caminar a través de todo el ruido y desenmascarar las mentiras puede ser difícil. Y no puedes sacarlas del mundo, pero puedes equiparlas para enfrentarlo con confianza.

Hoy en Aviva Nuestros Corazones, queremos darte a conocer una herramienta que te ayudará a profundizar en la verdad bíblica junto a las preadolescentes. Para esto tenemos aquí con nosotras a Patricia de Saladín, a Rosalía Saladín de Marmolejos, a Marlene Luna de Flete y a Yamell de Jaramillo, quien nos introducirá a nuestras invitadas.

Yamell de Jaramillo: Muchas conocen a Dannah Gresh, y quizás han escuchado hablar de las conferencias Secret Keeper Girl (Ahora True Girl); también lo tenemos en español y se llama, Chica Verdadera. Es una herramienta que queremos presentarles y que sabemos que ayudará a las mamás a saber cómo relacionarse con sus hijas preadolescentes sobre asuntos difíciles.

Patricia, Rosalía, Marlene, estoy muy contenta de poder compartir con ustedes este tiempo.

Patricia: Nosotras también Yamell, estamos muy contentas aquí desde Santo Domingo, y tú desde Colombia. Listas para hacer este programa en el día de hoy.

Yamell: Gracias a Dios por la tecnología.

Patricia: Así es.

Yamell: Marlene, bienvenida.

Marlene: Gracias, estoy muy emocionada de poder compartir con ustedes en esta oportunidad.

Yamell: Rosalía, ¿cómo estás?

Rosalía: Muy bien, gracias. Gracias por la oportunidad de venir a compartir con ustedes.

Yamell: Gracias a ustedes. Patricia no necesita mucha introducción, pero sabemos que eres esposa de pastor, te apasiona llevar el mensaje de la feminidad bíblica, tienes tres hijos y cuatro nietos…¿es correcto?

Patricia: Seis nietos.

Yamell: Perdón, me equivoqué con dos... y también eres conocida por ser la voz de Nancy. Pero Marlene y Rosalía, queremos que nuestras oyentes las conozcan un poquito. Así que les dejo el micrófono abierto para que compartan y se presenten, y den una pequeña introducción de quiénes son.

Marlene: Bueno, soy Marlene Luna de Flete, soy esposa de Irving Flete, me encanta poder compartir con ustedes hoy. Tengo dos hermosas princesas, una tiene cinco años y la otra tiene tres. Somos de Santo Domingo, República Dominicana, y vivimos en las hermosas montañas de Jarabacoa. Estamos allá como misioneros, nos congregamos en la Iglesia Fraternidad Cristiana Amor a Quisqueya, y estamos sirviendo juntos allá en Jarabacoa.

Yamell: ¡Excelente, qué bueno! ¿Rosalia?

Rosalía: Mi nombre es Rosalía Saladín de Marmolejos, estoy casada con Daniel Marmolejos y tenemos tres hijos: Patricia, Daniel y Samuel. Vivimos aquí en la ciudad de Santo Domingo, y actualmente servimos en la plantación de nuestra iglesia, Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo, que se llama Iglesia Bíblica Sola Gracia.

Yamell: Y eres hija de…

Rosalía: Soy hija de Patricia de Saladín y de Eduardo Saladín.

Yamell: Muy bien, gracias. Qué bueno que están aquí una vez más, y voy a pasar de inmediato a introducir esta herramienta que decíamos al principio. 

El ministerio de True Girl o Chica verdadera, sabemos que inició hace aproximadamente 15 años con Dannah Gresh, y ahora se expande a mujeres de habla hispana.

Quisiera citar lo que podemos leer en la página del ministerio que dice: Mientras Dannah criaba a su hija adolescente, se dio cuenta de que en la cultura actual las jóvenes están siendo atacadas con presiones que la mayoría de las madres no enfrentaban sino hasta que estaban quizás en la escuela secundaria.

Así que deseando evitar que su pequeña creciera demasiado rápido, sabía que necesitaba inculcar valores importantes en el corazón de su niña, antes de esos años de la adolescencia.

Dannah reunió a su hija y a sus amigas para hacer un estudio centrado en Cristo, y que fuera apropiado para esa edad, sobre lo que significa ser una niña piadosa. Y aquí quiero empezar con Marlene. Marlene, cuéntanos un poco, cómo surge esta iniciativa en español, y un poco más sobre lo que Dannah encontró a través de buscar y desarrollar lo que fue este ministerio.

Marlene: Yo conocí este ministerio en mi adolescencia cuando una de las líderes de mi iglesia estuvo compartiendo una enseñanza acerca de la modestia y la pureza. En el momento en que yo conocí de este tema, yo dije, «wow, necesito que mis amigas conozcan de esto, necesito que las demás jóvenes en mi colegio, en la universidad –creo que estaba entrando en la universidad en ese momento– conozcan de esto, de la pureza, de la modestia». Yo había escuchado de este tema, pero no de forma práctica como lo muestra el ministerio. 

Y cuando vi eso, yo dije, «wow, Señor, necesitamos expandir esto. Y recuerdo que escribí una carta al ministerio, lo busqué en las redes sociales, lo busqué en la página web, y le escribí una carta contándole un poco de mi historia, del testimonio, y diciéndole que me encantaría que el ministerio viniera a la República Dominicana.

Eso fue lo único que escribí, tratando de... decía, «quizás nunca reciba una respuesta». Oré al Señor y pasaron varios meses, y luego volví a escribir...ninguna respuesta. Volví a escribir nuevamente, y recibí una respuesta de Bob Gresh, el esposo de Dannah –a la tercera vez– y me dice: «Yo estoy en Haití y vamos a pasar a República Dominicana, me gustaría reunirme contigo y conocerte, y también con algunas hermanas que nos han escrito de República Dominicana.

Yo estaba emocionada, dije, «wow, Señor, esto solamente Tú lo haces». Fui y nos reunimos, y en el momento en que hablamos le conté mi corazón, de la forma en que nuestras jóvenes están siendo atacadas por los medios, por todos lados están siendo bombardeadas; y que entendía que los recursos que ofrece este ministerio pueden ser de beneficio, de bendición para estas chicas.

Mira que me estoy enfocando en las chicas porque fue así que yo lo recibí, como una adolescente, ¿verdad?

Luego, en ese tiempo, era como el 2011, yo me había casado e iba a hacer la transición hacia Jarabacoa. Recuerdo que le conté las necesidades que yo estaba viendo en Jarabacoa, cómo chicas de 13, 14 años, salían embarazadas, y el abuso que podíamos ver y observar en las chicas. Luego de eso él me dijo, «me encantaría que Dannah conociera sobre esto. Recuerdo que grabó un video y yo le contaba a Dannah que estaba super emocionada de poder verles y que me gustaría que su ministerio pudiera venir a República Dominicana.

No volví a escucharles hasta que me escribe Bob y me dice: «Voy para República Dominicana y me gustaría reunirme contigo en Santo Domingo». Yo le digo, «yo quisiera verlos en Santo Domingo, pero yo estoy en Jarabacoa, estoy viviendo con mi esposo allá, y estamos como misioneros, le explico, y él me dice, «¡pero nosotros estamos aquí en Jarabacoa!», y Dannah estaba escribiendo un libro ahí en Jarabacoa.

Recuerdo que esa misma noche nos reunimos y pudimos compartir. Abrí mi corazón a ella, de la necesidad tan grande que estábamos viendo. Lloramos juntas, yo digo que Dios orquestó todo, eso fue Dios. Desde ahí empezamos a formar líderes de la comunidad de Jarabacoa, y se extendió a Santo Domingo, para darles herramientas de cómo trabajar con personas que están siendo abusadas, cómo guiarlas a la sanidad. De ahí surge.

Patricia: Pero hay que ir un poquito atrás porque es interesante ver cómo, cuando nosotros creemos que Dios no está obrando, Dios obra siempre. Él siempre está trabajando para Su gloria y para nuestro bien. Y ahí cuando Marlene creía que había un silencio, Dios se movió entonces por otra vía. 

Sería bueno Rosalía, que tú comentes, cómo esos libros llegaron, cómo ustedes forman ese grupo, y cómo ese video llega. Porque Dios fue trabajando por diversas vías para lograr lo que es hoy Su propósito, todo esto en República Dominicana.

Rosalía: A la misma vez que sucedía eso en la vida de Marlene, mi hija mayor tenía entre 6 y 7 años, y veía como el medio la llevaba a crecer antes de tiempo. Muchas presiones para que las cosas sucedieran antes de tiempo, tanto en los juegos como en las cosas a las que se exponen las niñas –las redes sociales, la información que reciben de amiguitas que también la reciben a destiempo. 

Mi corazón estaba muy cargado. Entonces, no recuerdo en qué momento me topé con este libro, que para mí fue como, «oh, alguien me estaba leyendo el pensamiento y lo plasmó en el título de un libro», Seis maneras de mantener la pequeña que hay en tu niña. Cuando vi ese libro inmediatamente lo compré, no tenía ninguna información sobre la autora, era desconocida para mí. Cuando vi el índice quedé fascinada de lo que Dios me estaba proveyendo a través de lo que la autora iba desglosando en el libro.

Cosas como hablar acerca del momento correcto de introducir ciertas informaciones, darles a las niñas una imagen correcta de sí mismas, de su cuerpo, de cómo Dios las diseñó, del proceso de desarrollo, (cómo tratarlo con ellas) de sexualidad, todo empezando desde que son preadolescentes. 

Y Dios no solamente me bendijo con el libro, que aparte de toda la información que me daba, era muy bíblico; todo basado en la Escritura, en el diseño de Dios para nosotras, no solamente tratando con las necesidades de las niñas, sino con la necesidad de la mamá que tiene la pregunta, «y ahora, cómo trato este tema, cómo manejo las redes sociales, qué es lo apropiado o no hacer en esta etapa de la vida de mi hija, qué tanta información le doy respecto a esto», sino que le oré al Señor que me proveyera de otras madres que tuvieran el mismo sentir.

Porque también, otra cosa que me sucedía era que me sentía un poco sola. Porque yo veía que la preocupación que era mía, no necesariamente era una generalidad, sino que la gente asumía los cambios y como que tenía que ser así.

Yamell: O sea, las personas tienen que adaptarse a la sociedad y a la velocidad que va, no cuestionar.

Rosalía: Exactamente.

Patricia: Y las mamás, estamos hablando de las mamás.

Rosalía: Y no solamente no cuestionarlo, sino que en la providencia de Dios, tal vez como estamos inmersos en esta cultura, ni siquiera lo cuestionamos, lo damos como un hecho, que las niñas se visten así, que las niñas hablan así, que se exponen a cierto material y que todo está bien.

Patricia: Que andan con un teléfono a muy temprana edad, con internet...

Rosalía: Sin ningún tipo de regulación, sin ningún tipo de filtro. Aún la ropa que se pongan, lo que va formando en ellas, esos principios de modestia que ella trata desde tan pequeñitas, y que son tan necesarios.

En eso, el Señor me fue llevando a un grupo de mujeres dentro de mi iglesia y de otras congregaciones, que en realidad yo no tenía mucho trato con ellas. Fue increíble cómo el Señor nos unió a través de ese mismo sentir de preocupación y de habernos encontrado con este libro y decir, «bueno, vamos a hacer un estudio de madres en el cual estudiemos este libro, y veamos cómo podemos trabajar con nuestras hijas».

El Señor, de ahí nos llevó al libro que va de la mano con el de las Seis maneras de mantener la pequeña que hay en tu hija, que se llama, Ocho citas para madres e hijas, porque a la vez que estudiábamos la forma de abordar los temas, teníamos una cita que ella nos proveía –de madres e hijas– que la hicimos juntas: Una tarde de té, un spa, y en cada una de ellas –no era la actividad en sí, la actividad era el enganche o la carnada para llegar a nuestro fin– que era tratar algún tema en específico con ellas.

Patricia: Y esa relación, hacer esa actividad mamá e hija.

Rosalía: Sí, porque hay algo que se está dando mucho en esta época que es la desconexión. Tenemos nuestros hijos muy conectados a las redes sociales y a la tecnología, pero a la misma vez se da el fenómeno de que se desconectan de nosotros. 

Y como mamás, Dios nos crea con ese instinto de querer alcanzar el corazón de tu hija, quieres llegar al corazón; y nunca es muy temprano para empezar a desarrollar esa relación que luego, durante los años de dificultad o los años más difíciles, cuando ellos entran a ese tiempo en que las hormonas empiezan a crear ciertos cambios y es más difícil hablar, es muy bueno poder tener esa base de conexión, que es también lo que ella propone en el libro, a través de esas citas y esas conversaciones, donde lo que se promueve es que se tenga una relación más estrecha entre madre e hija.

Que yo pueda ser la mejor amiga de mi hija, y ella se sienta en la confianza de hablar conmigo cualquier cosa porque yo he dado pie para que eso suceda. Y aún el Señor trabajó cosas conmigo y con las demás madres, que venían de la mano con el mismo material al que nos estábamos enfrentando. 

O sea, de esas verdades que yo le quería presentar a mi hija, cuáles eran mentiras que yo había creído como mamá.

El libro y las otras madres todavía son una bendición de Dios para mí. A través de esa interacción yo tuve que aprender a cómo reaccionar cuando las cosas sucedían, porque mi primer instinto muchas veces era de alarmarme, «¿qué es esto? ¿Qué es lo que está sucediendo?» Pero yo aprendí a respirar hondo, a orarle al Señor, a esperar, a hacer preguntas, «háblame un poco más de esto», y «qué piensas al respecto», y no ser tan impetuosa en la manera en que yo reaccionaba a las situaciones, que también Dios me mostró que era Él que permitía en la vida de mi hija; pero también como dice la Palabra, Él no nos da nada que nosotras no podamos soportar. 

Así también con la tentación, como dice el texto. Pero en las diversas situaciones Él también nos da la gracia y la vía de escape, o sea Él nos permitió a través de este material, exponernos a maneras bíblicas de lidiar con el día a día de nuestras hijas.

Patricia: Entonces ellas terminaron todo ese estudio y hacen un video. Yo veo el video y le digo a Rosalía, «manda eso al ministerio»; y me dice ella, «no mami, no, no, no.

Y yo le digo, «mira mami, la Biblia dice que debemos hacer partícipe de toda cosa buena al que nos instruye, y realmente ustedes se han beneficiado, y Dannah –porque yo conocía a Dannah (no muy cercana la relación) pero yo la saludé en una de las conferencias True Woman, y le comenté de sus libros y eso. Entonces yo le dije, «mándaselo porque ellos se van a poner muy contentos de ver lo que sus libros están logrando en el mundo de habla hispana.

Ella se lleva de esto, y manda el video. Pero para su sorpresa, sí la contactaron, cosa que Rosalía no quería, nada que fuera como público. La contactan y entonces quizás tú recuerdas lo que ella te dijo.

Rosalía: En realidad, debe haber sido al mismo tiempo que le respondieron a Marlene, que Dios orquestó todo para que entonces también me respondieran a mí. Yo recuerdo que ellos no salían de su asombro de estar recibiendo de República Dominicana de diferentes vías, y dijeron, «no, no, esto es algo que nosotros tenemos que ir a ver». Y así fue como contactaron a Marlene. 

Yo recuerdo que inclusive fue muy extraño para mí, porque este hombre me estaba escribiendo que se queria juntar conmigo para hablar de esto, y yo le dije a Daniel, mi esposo, «yo voy a la reunión, pero yo necesito que tú me acompañes para ver quiénes son estas personas. Porque todavía, a pesar de todo, el ministerio de ellos era bastante desconocido para nosotras.

Patricia: Sí, y no vino Dannah.

Rosalía: No, no vino. Era él con otro hombre que lo acompañaba que era Gim, que era miembro de la junta.

Patricia: Pero de ahí tú quedaste como en una relación con Dannah, porque eres tú quien se me acerca y me dice, «mami, cuando vino Mujer Verdadera 15, que fue nuestra primera conferencia Mujer Verdadera en español, Dannah estuvo invitada, y ya Dannah tenía un contacto con Rosalía, y ahí es que ella solicita que sí pudiéramos buscarle –ella tenía que escribir un libro– un lugar donde ella pudiera tener quietud para escribir ese libro, y la sugerencia fue Jarabacoa.

Ahí es donde se junta esto que ellos no podían creer, porque yo me acuerdo, como ahora, Bob y Dannah diciéndome, «esta joven que nos está escribiendo está aquí mismo en Jarabacoa», como, ¡wow, eso es realmente sorprendente!

Ese es el inicio de esta relación de los Gresh, Bob y Dannah Gresh, tanto con Marlene por un lado, como con Rosalía por el otro, y todo esto sucediendo aquí en República Dominicana. Estamos hablando el año 2015. 

Yamell: Yo las escucho hablar, y me maravilla ver la mano de Dios obrando en medio de todo esto, y como decía Patricia, ir orquestando cada uno. Pero lo que más me impacta es la combinación de que por un lado tenemos a Rosalía como mamá preocupada por sus hijas, pero por otro, tenemos a Marlene que en este momento cuando conoce el ministerio, era una joven. 

Cómo Dios une estos dos extremos que son realmente el corazón de lo que es el ministerio, de poder conectar a una mamá con su hija –en este caso más jovencita– pero me maravilla ver como los dos componentes de lo que debe ser esta relación, es lo que Dios comienza a mover. 

Y escuchando toda la historia veo –y me corrigen aquí un poquito– que este pequeño estudio bíblico que comienza Dannah, se convierte en ministerio internacional de tiempo completo que llega a madres e hijas, pero algo que ustedes mencionan, que es «con verdades importantes». O sea Dannah ha dedicado su ministerio a proporcionar a las madres, investigaciones relevantes de ciencias sociales, que le ayuden a comprender la etapa del desarrollo de su hija, y animarlas, como decía Rosalía, con la verdad bíblica.

Tú mencionabas esos versículos, esas verdades bíblicas que entonces es lo que las guía a ustedes a cómo abordarlas. Aquí entonces voy a pasar por ustedes tres preguntándoles, quiero empezar con Patricia. Entonces Patricia, me gustaría que tú iniciaras hablándonos un poquito sobre esas verdades importantes que las madres deben conocer, y a la vez pasar a sus hijas. Y que luego cada una entonces nos comparta esa parte desde la etapa como mamá en que cada una de ustedes se encuentra.

Patricia: Más que las verdades, lo que yo quisiera compartir con nuestras oyentes, es que lo que yo sí veía por el ministerio –porque nosotras ya estábamos trabajando con Aviva Nuestros Corazones– era que cuando las jóvenes llegaban a Aviva, aún nosotras teniendo ya Joven Verdadera, muchas veces en sus vidas había muchos daños y muchas mentiras.

Llegaban como un soldado herido; como ese pequeño soldadito que llega allá con muchas cicatrices. Y por eso el ministerio de Chica Verdadera, en ese tiempo Secret Keeper Girl, yo les decía, «ese ministerio para nosotras es muy importante, necesario». Porque esta problemática hay que atraparla antes de que estas jóvenes lleguen a su adolescencia, y aún más allá, porque ya los daños están hechos. O sea, es como coger un problemita, un problema en este caso, una mentira, una desinformación, un criterio que el mundo te ha vendido, una de esas presiones a las que el mundo quiere amoldarte, y ya que esa niña sea protegida.

Pero definitivamente el elemento importantísimo en la vida de cada niña, es su mamá. Hay muchas labores que tú puedes ceder a otras personas, pero ese niño, es como las palabras de la hija de Faraón a la madre de Moisés cuando se lo entregó, le dijo, «toma este niño y críamelo, y cuando sea el tiempo yo te lo pagaré».

Cada mamá, cuando Dios te da un hijo, cuando Dios te da una hija, en este caso, Dios te la está entregando y te está diciendo, «críamela». Entonces en ese sentido, yo creo que Rosalía puede aportar mucho más, porque Rosalía tiene bien fresco todo esto que han sido los valores, comenzando con ser mujer. Tú eres mujer, Dios te creó mujer, quién eres como mujer en esta época tan confusa en cuanto a la sexualidad.

Rosalía: Yo creo que para mí una de las cosas más importantes es poder hablarles la verdad y darles la información antes de que les llegue una mala información. No siempre eso es posible, pero es mejor cuando se puede construir sobre la verdad, que cuando ya viene una información equivocada acerca de algo.

En ese sentido también, ella habla de cosas como darles los juguetes correctos para jugar. Lo bueno que es que las niñas jueguen con muñecas que cada vez es como más extraño, y aún se les estimula poco a que lo hagan porque ya la mujer está orientada como a otras cosas. Pero ese juego de la cocinita, ese juego de roles que a un futuro se empieza a valorar desde pequeña. 

Otra cosa que ella trata sobre las niñas es acerca de los cambios que se van a dar en su propio cuerpo, cómo Dios con un propósito te hizo niña y cómo somos una creación formidable y maravillosa a los ojos de Dios, y cómo aún los cambios que vamos a experimentar son parte del plan de Dios para nosotras y se deben recibir como algo bueno, y la importancia también de lo que nuestras niñas ven en nosotras.

Nosotras somos un ejemplo, y aún cuando nosotras estamos hablando de cosas de nuestro cuerpo, ella también te habla de valorar tu cuerpo. A veces uno se queja de partes de su cuerpo que a uno no le gustan enfrente de sus niñas, y eso está trabajando en la niña, y son cosas que nosotras tenemos que ser muy cuidadosas porque muchas veces más que con nuestras palabras, es nuestro ejemplo el que está transmitiendo muchas cosas, aún el gozo con que nosotras recibimos el cómo hemos sido creadas.

Cómo celebramos, por ejemplo, nuestra visita de cada mes, que es una cosa que ellas hablan mucho, todo eso tú se lo transmites a tu hija porque ella te está viendo cómo tú manejas ese tipo de cosas.

El manejo de los electrónicos, qué series estás permitiendo que tu hija vea, la importancia de tener un filtro, la importancia de que se expongan a las cosas correctas, entre muchas otras cosas que ella trata. A mí siempre me llamó la atención de Dannah y del mismo Bob, lo transparentes que son en cuanto a sus luchas, y eso te da esperanza como mamá, porque muchas veces uno lucha con mucho sentido de insuficiencia, y somos insuficientes.

Pero cuando tratas con una persona que te está dejando ver sus faltas, tú dices, «wow, no es la autora que me está diciendo todo lo que está pasando en su vida tan perfecta, sino que me está mostrando en un mundo caído una persona caída, redimida por la gracia de Dios», y te da esperanza de que con la gracia de Dios, y aún el elemento de la oración; o sea cuando vemos nuestra insuficiencia y vemos el mundo caído en que vivimos las cosas a las que se exponen nuestros hijos, no nos queda más que caer de rodillas y pedir: «Gracias Señor, ayúdame cómo manejo eso, Señor, cambia el corazón de mi hija, Señor, dale las amistades correctas, permíteme proveerles de los juguetes correctos».

Cada uno de estos pasos que ella te da, no son la salvación, nuestra salvación viene de Cristo y del evangelio, pero sí me da herramientas y motivos de oración que yo puedo llevar delante del Señor para que les provea de las cosas correctas con las cuales tratar.

Marlene: Y nosotras somos las «influencers» número uno de nuestras hijas. Nosotras somos su modelo a seguir, y de verdad que yo con mis niñas de tres y cinco años, entiendo que esta es la mejor etapa. No tengo que esperar a que ellas estén más grandes para que entiendan estas verdades que Dios tiene para sus vidas.

Desde ahora yo quiero sembrar esas verdades y estoy sembrando esas verdades en sus corazones, que si yo me siento abrumada, ellas van a sentir eso también, se van a sentir abrumadas. Yo necesito refugiarme en Cristo y saber que Él está cubriendo mis necesidades y transmitir esas verdades a ellas. Que en el momento en que yo estoy sintiéndome triste, apagada, yo pueda recurrir a Cristo, y ellas puedan ver que mamá recurre a Él en esos momentos.

Y sembrar esas verdades desde corta edad es lo mejor que puedo hacer. Digo que estas son herramientas que nosotros podemos utilizar, y como que esos temores que me llegan como madre, a lo que ellas se van a enfrentar, entonces ahí vuelvo a recordar la verdad de que Dios cuida de ellas, de que Dios está con ellas y que Él me va a dar las herramientas para poder guiarlas a la verdad de Cristo. 

Annamarie: Has estado escuchando una conversación entre Marlene Luna de Flete, Patricia de Saladín, Rosalía Saladín de Marmolejos y Yamell de Jaramillo. Ellas nos han estado hablando acerca del valor de la influencia de una madre en la vida de sus hijas preadolescentes, y acerca de las herramientas con las que el ministerio Chica Verdadera las equipa. 

En nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com, en la transcripción de este programa, encontrarás recursos relacionados a lo que has estado escuchando. 

Y asegúrate de regresar con nosotras para la continuación de esta edificante conversación, en el próximo programa de Aviva Nuestros Corazones

Llamándote a pasar de manera intencional la verdad de la Palabra de Dios a la próxima generación, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.