Podcast Aviva Nuestros Corazones

Cuando eres agobiada por el temor

Leslie Basham: Nancy Leigh DeMoss estaba estudiando un pasaje acerca de una tormenta violenta cuando fue sorprendida con noticias importantes.

Nancy Leigh DeMoss: Todavía puedo recordar la mañana cuando estaba meditando y memorizándome el Salmo 46 — al principio de mi propia jornada a través de este Salmo.  En medio de ese tiempo devocional, recibí la noticia de un terremoto masivo que ocurrió en la costa de Japón — una magnitud de 9.0 — el más poderoso terremoto que se conoce que haya ocurrido en Japón, y uno de los cinco terremotos más poderosos en el mundo desde que comenzaron a guardar registros en  1900.

Desde luego, como recordarás, ese terremoto masivo fue seguido por réplicas por más de cincuenta réplicas, algunos de ellos tan grandes como de la magnitud de 6.0.  Luego el terremoto provocó un tsunami gigante, con olas hasta 128 pies (39 metros) olas que golpearon la costa de Japón y que viajaron tierra adentro 6 millas, tragándose todo a su paso.  Las imágenes de esa agua encrespada eran apocalípticas.  Y todo eso  hizo que ese pasaje se hiciera aún más vivo para mí, como estaremos viendo en el Salmo 46 los versículos: 2-3 el día de hoy.

Leslie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.  Nancy nos ha estado ayudando a prepararnos para las tormentas de la vida en una serie titulada Castillo fuerte es nuestro Dios.  Mientras estábamos grabando, literalmente una ráfaga de tormentas azotó esta área.

Leslie: Quizás oigas algunas de esas tormentas en la grabación.  Pero más importante que eso, escucharás consejo sabio acerca de cómo manejar las tormentas que lleguen a ti. Nancy está en el Salmo 46.

Nancy: Solo para retomar donde estamos, veamos el versículo 1.  Vimos aquí que Dios es un refugio estable, seguro y que nunca falla.  Dios es nuestro refugio y fuerza, y nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Ahora, en los versículos 2 y 3 vamos a ver una constante.  Vamos a ver la inestabilidad y la inseguridad de cada refugio terrenal.  Permíteme leer esos dos versículos, y luego hablaremos sobre  ellos.

“Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares; aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo.”

 

Ahora vemos aquí una descripción de desastres naturales violentos e inusuales.  Caos.  Conmoción catastrófica del orden natural.  Olas agitadas pegando furiosamente contra las montañas.  Vemos a estas montañas siendo desarraigadas y arrojadas al mar.  Esto no es algo que pasa todos los días.  

El punto es que hay cosas que pensamos que son estables y que pensamos que son seguras y en momentos descubrimos que no son ni estables ni seguras en lo absoluto.

Al llegar al Salmo 46 a los versículos 2-3, vemos esta devastación causada por aguas turbulentas.  Esas aguas y esa devastación, son una metáfora de fieros oponentes que buscan destruir el pueblo de Dios.  Veremos eso al escudriñar el salmo más profundamente.

Muchos comentaristas piensan, como hemos dicho antes, que se trata de una descripción de las amenazas del ejército asirio avanzando como una ola gigantesca en contra de Jerusalén.  Así que en estas aguas agitadas que causan que montañas sean arrojadas al mar, vemos la descripción, de revoluciones políticas, nación contra nación, confusión geopolítica, tormentas en cada nivel de cada frente de cada escala imaginable.

El versículo 2 habla acerca de que la tierra cedió.  Esta es una imagen de conmoción extrema.  Pensamos en la tierra como lo más sólido, usualmente.  Hasta que empieza a temblar.  Pero, eso sucede todos los días.  Usualmente pensamos que si hay algo sólido en el mundo, es el suelo — tierra firme, el suelo en el que estás parada.

El punto es que nada en este mundo, incluyendo la tierra, es seguro.  Todo es inestable e incierto — todo.  Va a haber terremotos.  Va a haber problemas.  Vimos eso como una palabra plural en el primer versículo.  Cosas que pensábamos que eran estables, inquebrantables y seguras pueden y van a cambiar.  Van a ceder.  Van a ser conmovidas.

Si la tierra puede ceder, entonces cualquier cosa puede ceder.  ¿No es cierto?  Cualquier cosa puede y va a cambiar.  Todos llegamos a puntos en nuestras vidas cuando las cosas que pensábamos que eran las más seguras y las más duraderas prueban no ser seguras ni las más duraderas, ni duraderas.  Es un recordatorio que nunca encontraremos seguridad en ningún refugio terrenal.  Cualquier persona, cualquier cosa en que confiamos, está sujeta a cambio.

Las montañas y la tierra — pensamos de estas cosas como que son inquebrantables.  Pero el hecho es que, solo Dios es inquebrantable. Solo Él es completamente confiable, fiel, y digno de confianza.  Escucha, los problemas causan que nuestros corazones se desprendan de este mundo, cuando nos damos cuenta que no hay nada estable aquí.

Nuestros corazones están ligados a esta tierra hasta que los problemas vienen y nos sacuden.  Cuando nos sacuden, nuestros corazones se desarraigan de esta tierra y se atan más a Dios y al cielo y a lo eterno; a las realidades que sí son inquebrantables.  Y este es uno de los propósitos de los problemas.

Dios conoce que si no tuviéramos problemas, pusiéramos nuestras estacas aquí profundamente. Solo quisiéramos estacionarnos y quedarnos para siempre.  Esa no es la intención de Dios para nosotros para siempre. ¡Ni se acerca a eso!  Él quiere que nuestros corazones se muevan hacia el cielo.  ¿Cómo hace Él eso?  Él agita problemas.  Él hace que montañas se muevan y que las aguas se agiten y provoca tormentas y tempestades — literales o metafóricas — para que nos demos cuenta que, “no puedo poner mi confianza en estas cosas”.

El matrimonio es un gran regalo, pero si tu confianza está en tu esposo, al final, vas a estar decepcionada.

Los hijos son un gran regalo, pero si tu confianza está en cómo resultarán al final, vas a estar decepcionada.

No hay nada, ni nadie, nadie que sea confiable.

He aprendido eso en estos meses recientes.  Recibí una noticia hace varios meses.  De algo que pensé que era muy seguro, tan fiable en mi vida, y luego descubrí que — puf — se desapareció.  Si me hubieras preguntado antes, “¿Tenias tu confianza en esa cosa?”  Yo te hubiera dicho, “No creo”.  Bueno pues, no lo sabía hasta que cambió.  

Entonces descubres si realmente tienes seguridad.  Si has estado poniendo tu confianza en cosas y en personas que te pueden ser quitadas de ti y que pueden moverse, no estás en terreno seguro. No vas a tener seguridad.

Elisabeth Elliot escribió un libro llamado, “Facing the Death of Someone You Love”. “Enfrentado la muerte de alguien que amas”, y ella escribió acerca de su propia experiencia.  Recordarás que su primer esposo, Jim Elliot, fue martirizado por los indios auca en las junglas de Ecuador.  Su segundo esposo, Add Leitch, murió de cáncer.  En ese libro ella habla acerca de enfrentar la noticia sorprendente de que tu amado ya no está.  Ella dice en el libro,

“Todo lo que ha parecido lo más fiable, ha cedido.  Las montañas se están cayendo.  La tierra está tambaleando.  En esos momentos es un consuelo profundo saber que aunque todas las cosas parecen ser sacudidas, una cosa no lo es: Dios no es sacudido”.

Me encanta ese versículo en Hebreos capítulo 12.  Es el versículo 27.  Permíteme parafraseártelo.  Porque podemos tomar tiempo y leerlo en su contexto total, pero déjame darte la esencia de lo que dice ese versículo.  Esencialmente dice que las cosas que pueden ser sacudidas serán sacudidas, para que entonces las cosas que no pueden ser sacudidas permanezcan.

Ahora, el salmo continúa diciendo que porque “Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones… por tanto no temeremos”.  Porque tenemos una cierta realidad segura e inquebrantable, aun cuando todo a nuestro alrededor está enloqueciendo, “Por tanto no temeremos”.

Ahora, nuestra falta de temor no está basada en lo que está pasando a nuestro alrededor, porque las cosas que están pasando a nuestro alrededor pueden ser terriblemente atemorizantes.  Está basado en ese fundamento seguro e inquebrantable que es Dios.

El Salmo 27 en el versículo 1 lo dice de esta manera, “El Señor es la fortaleza [o fuerza] de mi vida ¿de quién tendré temor?”  Si tu vida está anclada en Él, no hay razón para temer.

Aun con el ejército violento y bien armado de Asiria que estaba amenazando a Jerusalén—terrenalmente hablando, los Asirios tenían el poder—aun con ese ejército sitiando y rodeando y amenazando la ciudad, el pueblo de Dios en esa ciudad podía permanecer seguro, calmado y libre de temor.  ¿Por qué?  ¿Porque ellos pensaban que podían vencer a los Asirios?  ¡De ninguna manera!  Era porque Dios era su refugio y su protección.

El antídoto al temor en un mundo terrorífico no es tratar de mover nuestras vidas lejos del temor o de los problemas.  El antídoto al temor es anclar nuestras vidas en el carácter de Dios.

Ahora, cuando dice que no temeremos, eso no quiere decir que no vamos a tener sentimientos de temor.  Pienso que quiere decir que no seremos sobrecogidas o paralizadas por el temor.  Tendremos la fuerza y el valor para vencer sobre el temor.

No quiero que pensemos que es algo anormal.  Si viene un tornado con fuerza hacia tu casa, va haber alguna reacción de temor de adrenalina natural.  Creo que lo que está diciendo aquí es que no vamos a tener ese temor paralizante que no te deja seguir adelante ni hacer lo que necesitas hacer.  Tendrás el valor de vencer el temor porque sabes  Quién es el que está en control de todo.

He estado leyendo a lo largo de los últimos meses, solo un poquito a la vez, la biografía de Hudson Taylor, el fundador de la Misión Interior de China (China Inland Mission).  Hay un recuento especial en ese libro de cómo Taylor y su familia y compañeros de misiones estaban viajando por barco a China.  En uno de sus viajes, se encontraron con una tormenta de quince días en el mar de China, donde se enfrentaron con tifón tras tifón.

La descripción es que las velas desaparecieron, los mástiles se desaparecieron, todo se perdió menos su esperanza constante en Dios.  Luego un Sr. Rudland, quien estaba en ese barco y está escribiendo este recuento, notó que a través de la tormenta, el Sr. Taylor estaba perfectamente calmado.  Me encanta esa descripción.  Me pongo a pensar, “¿Señor podré ser esa yo algún día?  Las velas desaparecieron, los mástiles desaparecieron, todo se fue, menos su constante esperanza en Dios.  A lo largo de la tormenta, el Sr. Taylor, cuya vida estaba anclada en Dios, estaba perfectamente tranquilo.

Hay una tormenta allá afuera mientras estamos hablando ahora mismo.  Que es un buen recordatorio de que tenemos un lugar seguro.  Estamos seguras en este salón.  No nos estamos mojando.  Estamos oyendo algo de trueno, estruendos y ruido.  Las nubes están oscuras allá afuera, pero no las podemos ver.  Estamos en este salón, y tenemos un lugar seguro.  Qué imagen de cómo Dios quiere ser nuestro lugar seguro, nuestro refugio en medio de la tormenta.

No quiere decir que las tormentas no vendrán.  Vienen para acá ahora mismo.  Puedes oír los truenos retumbantes allá arriba.  Pero podemos permanecer en calma en medio de las tormentas porque tenemos un refugio.

Cuando las cosas a nuestro alrededor y en nuestro mundo son estables, es fácil darle gracias a Dios y sentir que todo está bien con mi alma.  Pero cuando las cosas no son tan estables, tendemos a sentirnos que no está todo bien.   Es por eso que somos adictas  a la paz, a lo cómodo, y a ese sentimiento de seguridad.  Cuando las olas se incrementan y somos golpeadas por las circunstancias, a menudo nos ponemos ansiosas, inquietas  y temerosas.

Me da tristeza decirte que en algunas de las tormentas que he enfrentado en los últimos años,  mi reacción natural no ha sido buscar refugio en el Señor.  Mi respuesta ha sido, en  numerosas situaciones, ponerme temerosa y ansiosa.  Por eso estoy insistente en este salmo, y pidiéndole a Él que estampe este salmo dentro de mi corazón.

Dios usa eventos que ponen nuestro mundo al revés para llevarnos a aferrarnos a Él.  A veces es fe cruda y franca.  No  puedo ver.  No puedo sentir.  No sé cómo va a terminar esto, como Él lo va a resolver o a arreglar.  Estoy en algunos problemas ahora mismo que no sé como Dios los va a resolver.  ¿Así que, qué haces?  Te aferras a Dios, quien es nuestro refugio, nuestra fuerza y nuestra ayuda.

Así que esos tsunamis, esas inundaciones, esos tifones, esas tormentas — nos recuerdan y nos llevan a Él, y nos recuerdan que nuestra única seguridad se encuentra en Él.  Si has puesto tu esperanza en cosas o en personas de este mundo, lo cual todos nosotros lo hemos hecho en un mayor o menor grado, entonces tienes razón para tener temor.  Porque cuando tu mundo cede, todo en lo que tú has confiado y esperado y encontrado refugio se perderá también.  Será arrastrado.

Pero si tú has puesto tu esperanza en el Dios eterno, aunque todo lo demás a tu alrededor ceda, entonces cuando todo sea dicho y hecho, todavía vas a tener intacta tu Posesión más preciosa y necesaria.  Aquellos que han construido sus vidas en el fundamento de este mundo presente un día sufrirán pérdida irreparable al descubrir que para todo aquello para lo cual han vivido es temporal, movedizo, y vulnerable.

Pero aquellos que han puesto su confianza en Cristo, la Roca Firme, no tienen nada que temer, porque esa Roca nunca será movida, sino que los sostendrá con seguridad y firmeza para siempre.

¿No te encanta el himno, “La Roca Firme”?   Aprendí recientemente que fue escrito en 1834 por un pastor británico y lo cantó por primera vez para una mujer moribunda.  Piensa en la escena mientras reflexionas en estas palabras.

Mi fe está puesta en Jesús solo en su Sangre y su virtud,
En nadie más me confiaré mas solo de Él dependeré.

Cuando no pueda ver su faz, sé que su gracia es siempre igual.  
Aun cuando viene tempestad, Él es mi ancla y firme está.

En sus promesas me fiare, aun cuando el viento fuerte esté;
Si todo cae alrededor Él es mi fiel sustentador.

Sobre la Roca firme estoy y solo en Cristo fuerte soy, y solo en Cristo fuerte soy. 

Leslie: Nancy Leigh DeMoss no ha terminado.  Regresará con más enseñanza.  Hemos estado viendo juntas el Salmo 46 en una serie llamada, Castillo fuerte es nuestro Dios.  

Como Nancy ha estado explicando, es una serie que nació en el laboratorio de su propia vida.

Nancy: Bueno, como sucede con frecuencia, la serie que estamos transmitiendo esta semana en el Salmo 46 fue grabada hace varios meses cuando yo estaba experimentando unas grandes tormentas en mi vida.  Desesperadamente necesitaba que me recordaran de la fidelidad de Dios cuando las tormentas son tan violentas.

Yo se que muchas, muchas de nuestras radiooyentes están en la misma situación.  Una oyente nos escribió recientemente con un ejemplo.  Ella dijo,

“Cuando la vida ha sido difícil — y ha sido extremadamente difícil los últimos cuatro años — estoy tan agradecida de tener tus enseñanzas.  Probablemente he escuchado unas diez veces tus enseñanzas acerca del quebrantamiento, y he impreso las transcripciones para poderlas compartir con otras también.  Por favor sigue enseñando”.

Te aseguro que mientras el Señor nos lo permita, eso es exactamente lo que planeamos hacer.  También estoy confiando que Él seguirá proveyendo las finanzas para mantener Aviva Nuestros Corazones en el aire.  Como tú sabes, este es un ministerio sostenido por sus oyentes.  Así que eso quiere decir que necesitamos oyentes como tú quienes han sido bendecidas e impactadas a través de este ministerio, para sostener el ministerio financieramente.

Tal vez tú eres una de las miles de personas que ha escuchado este programa, te ha ayudado en algún tiempo de necesidad, te ha fortalecido y animado en tu caminar con el Señor, pero quizás no has tenido la oportunidad de mandar una ofrenda para ayudar al ministerio.

Quiero pedirte si está dentro de tus posibilidades que consideres apoyar a Aviva Nuestros Corazones este mes.  Al hacerlo, estarás ayudándonos a nosotros mientras a su vez nosotros ayudamos a otras mujeres a soportar las tormentas de la vida, y a experimentar la paz y la fidelidad de Dios en cualquier circunstancia que ellas estén enfrentando.

Leslie: Aviva Nuestros Corazones es posible por tus donaciones.  Puedes apoyar a Aviva Nuestros Corazones con un donativo de cualquier tamaño.  El número a llamar, desde EEUU y Canadá, es 1-800-569-5959, o puedes donar en AvivaNuestrosCorazones.com. Cuando llames especifica que tu donativo está dirigido al ministerio en español.

Todos están buscando seguridad.  Están buscando algo en que confiar, pero siguen siendo decepcionados.  Nancy Leigh DeMoss te mostrará que lo único en que puedes verdaderamente confiar, eso será mañana en Aviva Nuestros corazones.  Ahora está de regreso para concluir el programa de hoy.

Nancy: Quiero recordarnos que las tormentas, el estremecimiento, los temblores que experimentamos en nuestros día nos dan un leve vistazo del día venidero cuando la tierra entera sea estremecida y destruida por un juicio cataclísmico que viene a este mundo.

He estado leyendo en mi tiempo devocional en el libro de Apocalipsis.  Apenas estoy terminando otra jornada completa a través de toda la Biblia.  Permíteme leerte una descripción en Apocalipsis capítulo  6.  Es una imagen de este juicio cataclísmico — hablando acerca de desastres naturales.

“Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y la luna toda se volvió como sangre, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento.  Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar.  

Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, porque ha llegado el gran día de la ira de ellos, ¿Y quién podrá sostenerse?” (12-17).

Esta porción me recuerda a esas imágenes de Japón de la gente tratando en vano de correr delante de las olas agitadas para llegar a tierra más alta.  Pienso en ese canto espiritual, “Oh hombre pecador, ¿a dónde vas a correr en ese día?”

La Escritura describe la ruina final de esta tierra como la conocemos ahora.  Se va a desintegrar.  No existirá más.  Luego, gloria a Dios, será reemplazada por un Nuevo Cielo y una Tierra Nueva, centrada alrededor de la única realidad inquebrantable de Dios.  El Salmo 102 dice:

“Desde la antigüedad tú fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos.  Ellos perecerán, pero tú permaneces; y todos ellos como una vestidura se desgastarán, como un vestido los mudarás, y serán cambiados.  Pero tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin.  Los hijos de tus siervos permanecerán, y su descendencia será establecida delante de ti” (vv. 25-28).

Aquellos que ponen su confianza en Él para su salvación eterna están seguros.  No necesitan temer.  Tendrán un refugio eterno pero solo aquellos que confían en Él.

Vemos esos dos tipos de personas en ese poderoso pasaje de Nahúm capítulo 1, que dice por un lado que,

“Bueno es el Señor, una fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en Él se refugian.  Pero por el otro lado dice, con inundación desbordante pondrá fin y perseguirá a sus enemigos aun en las tinieblas”. (vv. 7-8).

Escucha, donde pongas tu confianza marcará la diferencia para el tiempo y la eternidad. ¿Puedes decir que Cristo es tu única esperanza, la Roca Firme en la cual tú has basado tu vida?  ¿Estás confiando en Él, no solo por un tiempo sino por la eternidad; no solo por el cuerpo sino más bien por el alma, sino más importante por el alma?  Los hombres matan el cuerpo, pero el alma vive para siempre.

Cuando llegue el día de ese juicio cataclísmico de Dios para destruir esta tierra antigua y pecaminosa, ¿te ahogarás en esa inundación, mandada a la oscuridad y perdición y juicio eterno?  O ¿estarás salva y segura porque has tomado refugio en Cristo, la Roca Firme?

Oh Señor, oro que Tú hagas una obra profunda en los corazones y que aquellas que necesiten ser aterradas sean aterradas, aquellas que deben estar atemorizadas porque están poniendo su confianza en las cosas y en las personas de este mundo — quizás en ellas mismas, quizás en su religión, quizás en su iglesia — pero no tienen ningún fundamento seguro.  Que su terror los empuje a encontrar seguridad y refugio en Ti.

Señor, por aquellos que hemos corrido a Ti por refugio, que estamos confiando en Cristo y en Su justicia, que podamos exhibir esa libertad del temor, ese espíritu sin preocupaciones, ese espíritu calmado que sabe que cualquier cosa a nuestro alrededor puede salir mal, puede estar fuera de orden, pueden ser vulnerable y sacudirse y temblar, pero nuestras vidas están ancladas en Cristo, la Roca Firme.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

La Roca Firme, Crystal Lewis, Himnos de Mi Vida ℗ 1995.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.