Aviva Nuestros Corazones Podcast

El poder de la oración de una madre

Recursos del Episodio

Serie, «Cómo orar por tus hijos»
Reto, «Reto de 30 días para madres»
Artículo, «31 Maneras de orar por sus hijos»

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Annamarie Sauter: Las madres son haladas en muchas direcciones y necesitan establecer algunas prioridades. Holly Elliff dice, «asegúrate de que esas prioridades incluyen la oración».

Holly Elliff: Podríamos terminar siendo la mamá más organizada, la mejor mamá de la clase de fútbol, la madre más eficiente en todos los sentidos, pero podríamos descubrir demasiado tarde que intercambiamos los valores eternos por los temporales.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín. 

La lectura de hoy de la Biblia es Números capítulos 16 al 17.

Nancy DeMoss Wolgemuth: En los últimos días, mi amiga Holly Elliff, ha estado proporcionándote comprensión bíblica acerca de la maternidad. Hemos estado escuchando una enseñanza que ella impartió en un taller durante la primera conferencia True Woman.

Honestamente, durante esa conferencia esperábamos que muchas mujeres no vinieran a estas sesiones (talleres), y aprovecharan el tiempo y se pusieran al día con sus compras o tomaran una siesta. Pero nos sorprendió y estuvimos muy agradecidas al Señor, al ver que los talleres se llenaron y aún se desbordaron. Miles de mujeres de todo el país y del mundo vinieron a esa conferencia en el 2008, hambrientas para aprender sobre el propósito de Dios para sus vidas como mujeres, como esposas y como madres.

Dentro de tan solo unas semanas tú también tendrás la oportunidad de participar de la próxima conferencia Mujer Verdadera para Latinoamérica. Únete a miles de mujeres para buscar a Dios en Su Palabra y edificar tu vida sobre la Roca que es Jesucristo. Entérate de los detalles y de cómo puedes ser parte, en MujerVerdadera20.com. Y si ya te registraste, descarga la aplicación hoy mismo para mantenerte informada e interactuar con más mujeres que estarán participando de este evento.

Bueno, Holly Elliff es esposa de pastor, es madre de ocho hijos y abuela de varios nietos. Al concluir el último programa, Holly explica por qué las madres necesitan la gracia de Dios todos los días. Aquí está ella con la continuación de su mensaje.

Holly: Hace varios años llevamos a nuestros hijos a visitar una mina de plata en Colorado, y nos dieron unos cascos. Parecíamos un grupo turístico. Tuve que superar un poco la vergüenza de eso, pero nos dieron cascos con linternas.

La mina estaba totalmente oscura, pero a nuestro alrededor había un pequeño foco de luz, por lo que cada vez que dábamos un paso, había algo de luz. Cada vez que necesitábamos luz, estaba allí, para que pudiéramos ver lo que estaba frente a nosotros.

Así es como me gusta pensar sobre la gracia de Dios. Pablo dijo en Romanos 5:1-2, «Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes».

La próxima vez que estés en un momento difícil de la crianza, un momento difícil de la maternidad, recuerda que estás parada en la gracia de Dios. Puede que no sientas que estás parada en la gracia, pero es una promesa del mismo Señor.

La envolvente presencia de la gracia de Dios nos permite estar de pie y dar el siguiente pasocomo padres para que también tengamos la gracia que necesitamos para el próximo momento de nuestro viaje. Mañana tendremos nuevamente lo que necesitamos si caminamos en la gracia provista por Dios.

Muy rápidamente, permíteme compartir contigo diez consejos. Esta no es la «lista de los diez mejores», pero después de 30 años de crianza, mientras Billy (mi esposo) y yo conversábamos sobre lo que era valioso en nuestro hogar, estas son algunas herramientas que Dios nos ha dado. Déjame compartir algunas de estas contigo.

He estado casada por más de 35 años. Durante 30 de esos años, he tenido el privilegio de seguir el llamado de Dios de criar a nuestros hijos para Cristo. Les puedo asegurar que no somos padres perfectos y que no tenemos hijos perfectos. Sin embargo, sí conocemos a Aquel que es perfecto y completo y que no le falta nada. 

No existe una fórmula mágica para producir hijos que tengan un corazón para Dios.

Permítanme decirles unas palabras aquí a las madres que puedan tener un hijo pródigo en este momento. Tal vez tienes un hijo que te está rompiendo el corazón. Mientras recorremos esta lista, no permitas que el enemigo te condene, ni te impongas una carga que Dios no pretendía, porque Dios conoce tu corazón.

Tengo una querida amiga que tiene una hija pródiga; ella ha sido una madre fiel, pero aún así tiene una hija pródiga. Entonces, a medida que recorremos esta lista, ve al Señor por lo que necesitas escuchar. No permitas que el enemigo te condene.

No existe una fórmula mágica para producir hijos que tengan un corazón para Dios. Sin embargo, creo que es posible, por la gracia de Dios, cultivar un ambiente que fomente el crecimiento espiritual y fomente corazones tiernos para que nuestros hijos estén más inclinados a escuchar cuando el Señor les llame.

Mi esposo y yo hemos visto que estas verdades prácticas son útiles en nuestro viaje como padres. Voy a hablar de estas brevemente.

En primer lugar: Modela respuestas correctas. Soy patóloga del habla, o era antes de tener hijos. Sé por experiencia que si los padres modelan el habla para sus hijos, entonces sus hijos van a hablar más temprano de lo usual y van a entender más el lenguaje que se les dice.

Del mismo modo, si modelamos decir, «por favor» a nuestros hijos, probablemente dirán por favor, ¿verdad? Si modelamos para nuestros hijos lo que Dios pretende hacer evidente en nuestras vidas, nuestros hijos serán más rápidos en darse cuenta de eso.

Deuteronomio 6, habla de esto. Vive ante tus hijos de tal manera que a medida que avanzas, cuando te despiertas, cuando te acuestas, mientras caminas, vive de una manera que agrade al Señor. No olvides esas cosas. No dejes que se alejen de tu corazón. Hazlas saber a tus hijos y a tus nietos.

Continúa diciendo: «…estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes» (véanse los versículos 6-7).

Entonces, debemos aprovechar los momentos de enseñanza. Estos versículos de Deuteronomio que acabamos de leer, nos animan a enseñar en el camino, todo el tiempo. Sé intencional sobre tu maternidad.

Necesitamos estar atentas a los momentos –algunos grandes, otros pequeños– cuando nuestros hijos tengan los oídos prestos para escuchar la verdad. Podríamos terminar siendo la mamá más organizada, la mejor mamá de la clase de fútbol, la madre más eficiente en todos los sentidos, pero podríamos descubrir demasiado tarde que intercambiamos valores temporales por los eternos.

Nuestros hijos determinarán sus prioridades según lo que hayan visto en nuestra vida. Si te ven tomando la Biblia, entonces ese es un valor que absorberán. Si tu Biblia está en el estante de domingo a domingo, también lo notarán.

Hay verdades que podemos enseñar cuando nuestros hijos tienen diez años, que tal vez no se escucharán cuando tengan quince años. Sé intencional sobre lo que enseñas.

Anima a tus hijos a pensar, a hablar sobre lo que escuchan y leen. No esperes que sus maestros de escuela dominical hagan eso.

Proverbios 1:7-9, nos recuerda:

«El temor del Señor es el principio de la sabiduría;

los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre,

y no abandones la enseñanza de tu madre;

porque guirnalda de gracia son para tu cabeza,

y collares para tu cuello».

La responsabilidad de nuestros hijos es escuchar, pero nuestra responsabilidad es enseñar y hacerlo intencionalmente, siempre que sea posible.

Entonces, debemos estudiar a nuestros hijos. Cuando la Escritura habla de los hijos, se refiere a ellos como plantas de olivo (ver Salmo 128: 3).

Las plantas de olivo deben plantarse una separada de la otra. Son plantas totalmente separadas, y distintas. Son diferentes una de la otra. Tienen que ser tratadas de manera diferente.

Del mismo modo, en familias de cualquier tamaño, cada hijo es único. El Señor dice que ese hijo fue creado por Él, que lo conocía antes de ser creado, y Dios sabe lo que ese hijo necesita. Eso es hermoso.

Crea un ambiente en el hogar que sea seguro, cálido y acogedor. Nuestros hijos nunca son demasiado mayores como para no necesitar afecto.

La otra noche, mi joven de 17 años vino y se sentó en mi regazo. Ahora tiene seis pies de altura, así que fue toda una experiencia.

Todo hijo necesita un lugar donde pueda sanar sus heridas, donde la verdad esté disponible, donde la gracia sea evidente. Queremos que nuestros hijos crean, como lo hizo Dorothy en la historia El mago de Oz. ¿Qué creía ella? «Que no hay mejor lugar que su hogar», ¿verdad? Debes desear que tus hijos crean que no hay mejor lugar que su hogar.

Necesitamos conocer a nuestros hijos para poder aplicar lo que sabemos de Dios a las circunstancias de su vida actual. Tengo una hija que solo puede tener una conversación profunda si estamos en un lugar que le gusta tomando malteadas. No sé por qué, pero el Señor me lo mostró un día, y efectivamente, si voy a comprarle un chocolate caliente allí, ella hablará sobre cualquier cosa.

Luego, mantenlos hablando. Las relaciones abiertas y cálidas son posibles incluso durante la adolescencia. Ahora estamos en el adolescente número siete de ocho. La base para ese tipo de conexión se establece mucho antes de que las hormonas hagan la vida más difícil. Si esperas hasta que cumplan quince años, estás en problemas.

La franqueza y la honestidad deben ser valores familiares esenciales en nuestros hogares. Enséñale a tus hijos, comenzando cuando son jóvenes (o ahora, si no lo hiciste antes), habla sobre lo que les preocupa.

Habla con ellos, en los niveles apropiados, sobre cómo lidiar con sus luchas, sobre cómo orar por otras personas, sobre cómo vas al Señor cuando no sabes qué hacer, sobre cómo manejas las dificultades en tu propia vida. Aprenderán mirándote y escuchándote hablar con ellos sobre esas cosas.

Haz que el tiempo de las comidas o el tiempo en el automóvil sean muy intencionales. Hazles preguntas a tus hijos.

No todo tiene que ser sobre asuntos serios. Pueden ser cosas graciosas y tontas. Pueden ser cosas que solo fomenten la conversación.

Pero si comienzas muy temprano en sus vidas (o incluso si comienzas ahora), pensarán que eres algo rara al principio, pero nunca es demasiado tarde. Fomenta la conversación abierta, porque lo que sucede es que si son conversadores cuando son más jóvenes, cuando lleguen a la adolescencia, aún podrás conversar con ellos. No se apresurarán para retirarse.

Nosotros no permitimos que nuestros hijos corran a sus habitaciones y tiren la puerta. Los sacamos y hablamos sobre cuál es el problema, y hablamos hasta llegar al fondo del asunto. He tenido tantas conversaciones a las 2 a.m., que no puedo ni contarlas; pero anima a tus hijos a hablar y a ser honestos.

Cuando Cristo nombró a los doce, fue para que estuvieran con Él. Sabía que solo tenía tres años de ministerio en la tierra.

Tenemos a nuestros hijos por un tiempo muy corto y establecido. Sé que parece largo –especialmente si tienes pequeños– pero en serio, no es largo. No es mucho tiempo, y será un abrir y cerrar de ojos hasta que crezcan.

Necesitamos tener la misma intencionalidad relacional en nuestro tiempo con nuestros hijos como Cristo la tuvo con sus discípulos. Él sabía lo corto que era el tiempo. Nosotras no lo sabemos, pero debemos ser intencionales sobre el tiempo con nuestros hijos.

Luego, equilibra la verdad y la gracia. Pablo dice: «…sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo» (Ef. 4:15). Como madres, a veces tenemos que crecer, ¿verdad?

A veces es difícil. Queremos seguir siendo libres.

Mi hija acaba de tener su segundo bebé y el otro día me dijo: «¿Sabes qué? Esto es realmente difícil. Estaba acostumbrada a dormir una siesta por las tardes, y eso ya no es posible. Es realmente difícil».

A veces tenemos que «crecer» en Cristo; pero la verdad y el amor necesitan ser equilibrados en nuestra enseñanza y en nuestra disciplina para que no provoquemos a ira a nuestros hijos. Efesios 6:4 nos advierte que eso es importante.

El amor sin verdad fomenta la indulgencia y el egoísmo. La verdad sin amor genera legalismo y resentimiento.

Es muy peligroso tener la verdad sin amor. Tendrás hijos que se irán cuando lleguen a la adolescencia, si todo lo que han conocido es la verdad sin ser equilibrada por la gracia y el amor.

Debemos pedirle continuamente a Dios que nos ayude a saber cómo mantener ese balance. No siempre es fácil.

Por eso, si Dios te ha dado un esposo, muchas veces nuestros esposos son nuestro contraste. No le digas a tu esposo que no sabe lo que está haciendo con respecto a los hijos, porque Dios lo puso allí para ayudar a mantener ese balance, ese equilibrio entre la verdad y el amor.

Si eres madre soltera, te animo a que encuentres algunas personas piadosas, amigos en la iglesia, algunos miembros de tu familia que sean piadosos. Pídeles que te ayuden a mantenerte equilibrada en tu crianza. Esto es sumamente importante.
Aprende a distinguir entre rebeldía y «cosas de niños». Escuchaste mi lista al principio de toda esta enseñanza, ¿verdad? Hay una gran diferencia entre la necedad que está «ligada al corazón de un niño» –porque son necios y lo dice en Proverbios 22:15– y la desobediencia deliberada.

Nuestros hijos van a hacer locuras porque son niños. Cuando mi hija puso sus pantalones cortos en la secadora con los bolsillos llenos de lápices de colores, nunca le dije: «Si pones tus pantalones cortos en la secadora con los bolsillos llenos de lápices de colores, arruinarás toda una carga de ropa». Nunca le había dicho eso. Eso fue una tontería de niños.

En nuestra casa a esas cosas les llamamos CLN: Cosas locas de niños. Las CLN, aunque molestan, no son lo mismo que la desobediencia deliberada.

Ahora bien, la segunda vez que los pantalones cortos entran en la secadora llena de lápices de colores, después de haber dado instrucciones, eso calificaría como desobediencia. Entonces, aunque los CLN necesitan intervención y entrenamiento, la desobediencia necesita corrección.

La desobediencia deliberada e intencional que no es corregida, se convertirá en una rebelión total cuando el niño entre en sus años de preadolescencia. Tenemos que aprender desde el principio a distinguir entre travesura y rebelión.

Debes estar atenta a un espíritu de terquedad en tu hijo cuando diga: «No lo haré». Cuando veas eso, pídele al Señor que te dé discernimiento sobre la intención que pueda tener ese hijo.

En última instancia, tú debes ser la autoridad. Si el problema es sobre quién está a cargo, tú tienes que ganar, o papá tiene que ganar. Hebreos habla de esto cuando dice que la disciplina a veces parece ser causa de tristeza, pero al final somos entrenados por ella y produce justicia (ver Hebreos 12:11).

Entonces, debemos enseñarles control interno versus control externo. Proverbios habla sobre la importancia del dominio propio en la vida de nuestros hijos. 

«Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su espíritu» (Prov. 25:28). «Mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad» (Prov. 16:32).

A medida que nuestros hijos crecen, pueden controlarse cada vez más para que aprendan la diferencia entre el control interno y el control externo.

Cuando le digo a mi hijo de cuatro años: «Quiero que te sientes en este banquito», él decide si se sienta o no en el banquito. Si lo hace él mismo, eso es control interno; pero si no lo hace, entonces tengo que ayudarlo a sentarse en el banquito, ¿cierto?

A veces puede significar simplemente guiarlo y sentarlo en el banco. A veces hay que hacer algo más serio…y ustedes saben qué.

Enseñe a sus hijos la diferencia entre control interno y control externo. Incluso los niños pequeños se dan cuenta rápidamente de que el control interno les costará menos que el control externo.

Luego, alienta a los niños a que vivan según la edad que tienen. Vivimos en una cultura que comercializa la sensualidad adulta a los niños pequeños.

Es importante que nuestros hijos se den cuenta de que si tienen tres años, queremos que se vean, actúen y se comporten como niños de tres años. Si tiene quince años, queremos que se vea, actúe y se comporte como un joven de quince años, y nada menos ni más de eso.

Pablo dijo: «Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente» (ver Romanos 12: 2). Necesitamos niños que no se amolden al sistema.

Luego, guarda sus corazones. No vamos a pasar mucho tiempo en esto porque ya hemos hablado al respecto, pero debemos asegurarnos de que nuestros hijos se saturen con el sistema de valores de Dios y no con el sistema de valores de este mundo. La sensualidad y el materialismo están presentes en todo lo que vemos a nuestro alrededor.

Proverbios 4:23 dice: «Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida». No podemos ser demasiado cautelosas.

Anima a tus hijos a que se acerquen a ti cuando tengan preguntas sobre cuestiones morales. Conoce quiénes son sus amigos. Invita a sus amigos a tu casa para que puedas ver cualquier señal que pueda indicarte si hay problemas.

Sobre todo, escucha a tus hijos. Escucha lo que piensan. Escucha lo que dicen. Escucha lo que no están diciendo. 

Revisa su computadora. Revisa sus correos electrónicos. Revisa su página de Facebook. No seas ingenua. Queremos ser mujeres sabias con respecto a nuestros hijos.

También, sé intensional en la oración. Hay momentos en la crianza de los hijos cuando sus necesidades son demasiado grandes para nosotras.

A veces no solo no tenemos la respuesta, ni siquiera podemos identificar el problema. A veces solo debemos estar agradecidas de que Dios nos haya dado acceso a Su sabiduría infinita.

No dejes de orar por tus hijos. ¡Qué trágico sería que tus hijos tuvieran el tamaño correcto de tenis, pero no una madre que ora!

Trata a tus hijos como si no los fueras a tener el próximo año. Entrena a tus hijos como si no los fueras a tener el próximo año. Pregúntate: «¿Estoy siendo intencional acerca de entrenar a mis hijos para Cristo?»

Identifica las áreas de entrenamiento que sabes que necesitan atención en tu hogar. Lleva esas cosas al Señor, una a la vez en oración, y luego escribe lo que Dios está impulsando a tu corazón a cambiar en relación a tus hijos.

Mi deseo para nosotras hoy como mujeres, y vamos a concluir aquí, es que Dios llame a las mujeres a que, como Ana, abracen el regalo de los hijos; que consagren sus hijos a Dios para los propósitos de Su reino; que sean lo suficientemente valientes como para vivir vidas contraculturales.

Si amas a tus hijos y los crías para Cristo, serás rara. No te verás como el resto de las mujeres que te rodean, y así debería ser si somos llamadas por Dios—mujeres que entiendan el llamado que Dios nos ha dado de cuidar y entrenar a nuestros hijos.

Pero nuestro llamado no termina ahí, porque debemos cuidar y entrenar a nuestros propios hijos, pero luego debemos dar la vuelta hacia las que están detrás y ayudarlas a cuidar y a entrenar a sus hijos, para que sus hijos puedan cuidar y entrenar a futuros hijos. En el Salmo 78, versículos 4 al 7, tenemos una descripción muy clara de esto:

«No lo ocultaremos a sus hijos, sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del Señor, su poder y las maravillas que hizo. Porque Él estableció un testimonio en Jacob, y puso una ley en Israel, la cual ordenó a nuestros padres que enseñaran a sus hijos; para que la generación venidera lo supiera, aun los hijos que habían de nacer; y estos se levantaran y lo contaran a sus hijos, para que ellos pusieran su confianza en Dios, y no se olvidaran de las obras de Dios, sino que guardaran sus mandamientos».

Nancy: Amén. Holly Elliff ha estado proporcionando ideas alentadoras para las madres, de modo que puedan estar listas para la importante asignación que Dios les ha encomendado de invertir en el futuro. Acabamos de escuchar la conclusión del mensaje de Holly, que ella enseñó en un taller como parte de la primera conferencia True Woman.

Su mensaje fue práctico, fue honesto y bíblico. Si te perdiste alguno de los dos programas anteriores de esta enseñanza, asegúrate de escucharlo. Encuentra tanto los audios como las transcripciones con recursos relacionados al tema, en nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com.

Annamarie: Aunque podríamos decir las mismas palabras, pueden significar algo totalmente diferente dependiendo de si las dijo un hombre o una mujer. En nuestro próximo programa escucharás acerca de la clave para la comunicación entre un esposo y su esposa. Asegúrate de acompañarnos mañana para esta próxima serie de Aviva Nuestros Corazones.

Ayudándote a descubrir y a abrazar el diseño de Dios para tu vida, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

Caminar hacia Ti, Iglesia Cristiana Oasis, El Misterio de Tu Amor, ℗ 2015 Iglesia Cristiana Oasis.

Únete a la conversación