Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

El poder de las palabras, día 8

Annamarie Sauter: Las palabras pueden herir profundamente. Pero Dios puede dar libertad del dolor.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Al entrar a la cruz de Cristo, allí hay esperanza, allí hay fe; pero también hay sanación, hay liberación, hay libertad disponible y ya no tienes que vivir como una tonta, como una víbora o como cualquiera de las cosas de las que se te ha tildado y que aún ahora, décadas después siguen atormentando tu corazón. No tienes que vivir en esa atadura, puedes vivir en sanidad y en libertad porque Dios mandó Su Palabra y nos sana. Y es a través de la cruz que obtenemos esa sanidad y esa libertad y esa liberación.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Las palabras permanecen, se quedan en nuestras mentes, especialmente las palabras hirientes. Las ideas detrás de estas permanecen …

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Por una ofrenda de cualquier cantidad

Sobre el maestro

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio.

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la conversación