Podcast Aviva Nuestros Corazones

Encuentra a Dios en medio del sufrimiento

Carmen Espaillat: Cuando estés en medio del sufrimiento,  conocerás a  Dios.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Estoy pensando en los tres jóvenes hebreos del Antiguo Testamento. Cuando ellos fueron lanzados al horno de fuego. El fuego quema, destruye. Bajo toda lógica humana, ellos debieron haber sido destruidos por ese fuego. No solo no fueron  destruidos por el fuego, sino que ahí fue donde ellos experimentaron la presencia de Cristo caminando junto a ellos en medio de ese fuego. Esos jóvenes nunca se habían acercado tanto a Jesús como cuando estuvieron en medio de ese fuego.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín. El Apocalipsis nos habla de eventos dramáticos que ocurren a gran escala. Las imágenes que me vienen a la mente son de una bestia saliendo del mar.

Pero el libro de Apocalipsis es además, muy relacional y práctico. El libro inicia con siete cartas a las siete iglesias. Nancy ha estado enseñando a través de estas en múltiples series de radio este verano. Nos hemos venido enfocando en Esmirna, la iglesia perseguida, en una serie que titulamos Fidelidad y Corona de Vida. Nancy está con algunas amigas para reflexionar en la enseñanza hasta el momento.

Nancy: He sido tan bendecida y retada por estas cartas a las iglesias, porque los temas que abordan son tan prácticos, tan relevantes, tan necesarios en nuestros días. Me siento como si hubiera vivido como parte de  esas iglesias durante estos últimos meses. Si Jesús pudiera escribir cartas a nuestras iglesias hoy, si Él pudiera escribirnos cartas, como creyentes, creo que esos serían los temas que abordaría. Esas serían las cosas de las cuales Él hablaría.

Al continuar estudiando la carta a la iglesia en Esmirna, en Apocalipsis capítulo 2, es la segunda carta de  siete, queremos hoy detenernos y hacer una pausa en medio de este estudio. Hoy tenemos con nosotros unas invitadas que ya han escuchado anteriormente en Aviva Nuestros Corazones, son mis amigas Kim Wagner y Holly Elliff y vamos a  conversar un poco más  sobre lo que hemos estado escuchando, lo que hemos estado procesando.

Creo, Holly y Kim, que al empezar a hablar acerca de la persecución,  el martirio y la tribulación, hay un sentido en el que, sí, experimentamos cosas difíciles en nuestras vidas, pero difícilmente podríamos identificarnos con lo que atravesaron estos mártires miles de años atrás. Así que, ¿qué tiene este mensaje, sacado de las páginas del libro de Apocalipsis, que lo hace relevante y práctico en nuestros corazones al día de  hoy, como creyentes del siglo XXI, en una América que vive en opulencia  y además, en la que no tenemos persecución ni martirio, por así decirlo?

Kim Wagner: Bueno pensando en esto justo el domingo pasado, mi pastor y mi esposo le recomendaban a los padres y déjame decirte  esto lo hacemos con frecuencia  que les leyeran a sus hijos las historias acerca de la vida de los mártires. Esto es algo que nosotras necesitamos ser recordadas frecuentemente porque nos deja una mejor perspectiva, nos enseña como ellos vivieron. Algunos de los niños de 10 años piensan que limpiar su habitación los sábados eso eso es  sufrimiento. Así que necesitamos realmente  comprender  qué es el verdadero sufrimiento.

Nancy: ¿Y Kim realmente crees que debemos  hablarle a los niños de estas cosas que ellos pueden hablar de esto y debe hablársele de esto? –quiero decir, algunos padres podrían pensar que esto es un poco aterrador. ¿Quieres que tus hijos lean sobre los mártires?, ¿Cómo aconsejarías a los padres al respecto? ¿Hay una edad que podría considerarse como  muy temprano, muy joven  quizás las historias podrían considerarse como  demasiado  gráficas?

Kim: Claro que es pertinente cuando cada uno de nuestros hijos tenía 13 años de edad, le dimos como regalo un libro escrito era para adolescentes pero hablaba sobre el martirio. Hay muchas historias sobre adolescentes en este libro sobre los mártires. Así que para nosotros esa era una edad en la que ya podían leer eso y apreciarlo. Sí, no creo que le leería historias de los mártires a un niño de cinco años.

Holly Elliff: Bueno no  creo que El Libro de los Mártires de Foxe sea….

Nancy: . . . el lugar para empezar...

Holly: . . . el lugar para iniciar, aunque, he tenido que explicarles a mis hijos, lo que significa ser descuartizado. Pero no creo que empezaría por ahí. Creo que es valioso ayudarles a comprender que hay niños de su edad, que hay otras personas en otros países, como ellos. Una película como El Escondite, donde se podría explicar la elección de  una familia de dejar su comodidad para ayudar otros, a causa de sus creencias en Cristo, personas que están olvidándose de sí mismas.

Hacer cosas prácticas. Algunas familias en las festividades navideñas escogen dejar de lado su propia celebración para ir a ministrar a los necesitados de su ciudad. Esa es una manera de ayudar a sus niños a entender que siempre hay personas a nuestro alrededor que están en circunstancias muy distintas a las nuestras. Creo que es algo muy saludable para nuestros hijos. Es un equilibrio para nuestra vida normal en América.

Nancy: Me puedo imaginar a algunas oyentes, escuchando sobre estos mártires, y, he leído más sobre ellos durante esta última semana mientras me he estado  preparando para esta serie, y puedo imaginarme algunas personas como encogiéndose o sintiendo temor de tener que atravesar en algún momento por una situación similar, de tener que soportar eso. ¿Cómo puedes leer estas historias sin entrar en un modo de terror de temor o sobrecogimiento o afirmar que no sabes si quisieras vivir en un mundo en el que eso está ocurriendo?

Kim: Bueno saben, tenemos que enfrentar el hecho de que hay creyentes hoy día  viviendo con esa realidad, que están experimentando eso. Así que  en lugar de llevarnos a un estado de temor que tú dices, creo que debe llevarnos a un estado de gratitud no solo por lo que tenemos, sino porque ha habido creyentes que han ido delante de nosotras y ahora están en otros países muriendo como testimonio de la bondad de nuestro Dios.

Por eso estoy tan agradecida de que ellos estén viviendo de esta manera  porque considero que eso tiene un efecto real delante del mundo perdido. La propia palabra mártir eso es lo que significa ser testigo. Es un testigo visible de que Dios es digno no solo de que nosotras  vivamos para Él, sino de que podamos morir  por Él. Por eso es que pienso que necesitamos traer todos estos conceptos a  nuestras vidas pero también  a la vida de nuestros hijos.

Y si ellos son capaces de leer la historia sobre este adolescente que dijo, yo moriría por Jesús, necesitamos llevar  eso a la vida de nuestro hijo y decirles: “Quizás estés o no en la línea de fuego algún día tal vez puedas entregar tu vida por Cristo, pero hoy, hoy tú necesitas morir a ti mismo y vivir para Cristo”. Todo esto es  en medio de  tareas simples y cotidianas que son las que tienes que hacer hoy día.

Holly: Así es Kim y yo no creo que esto realmente sea algo tan difícil como  para que nuestros hijos entiendan ese concepto. En la historia reciente, hemos visto en Estados Unidos estudiantes decir, a punta de pistola: “Soy creyente”. La Escuela Columbine es un ejemplo de eso. Nuestros hijos están conscientes de eso. Creo que para nuestros hijos, determinar si podrían o no atravesar eso, es realmente salir adelante con la gracia de Dios.

Pero pienso que en la medida que enseñamos a nuestros hijos, como dijo Kim, en cada momento de la vida cotidiana, estamos entrenando nuestros hijos para vivir en cualquier circunstancia en la que estén, a la luz de la gracia de Dios y lo que Él ya ha provisto. Así que, sea que esté en una escuela secundaria que sea atacada a punta de pistola o esté  frente a su mejor amigo que quiere consumir drogas, estoy escogiendo mantenerme firme en lo que sé que es correcto, y la gracia de Dios les estará acompañando cualquiera que sea la circunstancia.

Kim: Sí yo creo que podrían surgir preguntas en la mente de nuestros niños –o quizás en las nuestras- de que si Dios es tan bueno, ¿por qué Él está permitiendo que todo esto suceda? ¿Por qué permite que  las personas puedan sufrir muertes tan brutales? Creo que necesitamos estar preparados para dar una respuesta a eso, para resaltar y señalarles a nuestros hijos sobre la oportunidad y  el privilegio que es dado cuando  uno abraza el costo total del discipulado, de renunciar a nuestras vidas.

No muchos tienen que pagar ese precio es la verdad. Experimentamos sufrimientos, penurias, dificultades de muchas  formas, y necesitamos señalarles a nuestros hijos que Dios es capaz, como tú  dijiste Holly, de dar gracia para cualquier cosa que Él permita en tu vida. Dios  es capaz de derramar Su gracia en eso. Cuando escuchas las declaraciones de los mártires te das cuenta de que ellos no estaban quejándose contra Dios.

Nancy: Eso es algo increíble para mí.

Kim: Si tú ves que ellos no decían que Dios era injusto o que no  era equitativo porque ellos sufrían. Su corazón se volvió más dulce en cambio. Su amor hacia Dios se volvió más profundo.

Nancy: E increíblemente había gozo.

Kim: Sí, había gozo.

Holly: Creo que eso es lo que queremos que nuestros hijos reconozcan, que yo quiero reconocer y es que su perspectiva de la vida era eterna. Entendieron que el momento que estaban atravesando era breve y la eternidad larga. Bien, si podemos criar hijos, si nos convertimos en mujeres que entendemos que esta vida actual es corta y la eternidad larga, entonces cambiará la forma en la que me relaciono con aquellos que Dios ha puesto a mi alrededor, cómo me relaciono con mi esposo, cómo tomo mis decisiones financieras.  Todo esto impacta todos los aspectos de mi vida.

Así que puede ser que no esté haciendo frente al martirio hoy, pero lo hago cuando escribo el destino de mi próximo cheque. Lo enfrento en lo que invierto mi dinero, mi tiempo y esos temas a los que me enfrento cada día.

Nancy: Somos confrontadas con el hecho de  hablar o no de Cristo, y  con las oportunidades que Dios nos da para mencionar el nombre de Cristo, para compartir el Evangelio de Cristo. Creo que hemos sido intimidadas en nuestra cultura, en esta cultura tan pluralista donde la religión de todo el mundo es igualmente buena y tienes que estar en la disposición de reconocer que todas son buenas. A veces pienso que la gran tentación para nosotras es no hablar en nuestro lugar de trabajo o mientras viajamos por motivos de negocios o en los lugares donde vamos de compras, el no hablar una palabra en nombre de Cristo.

Estoy pensando, mientras vamos a través de esta serie, si no tengo la audacia y el coraje de testificar de Cristo en mi país, donde al menos tenemos la libertad legal para hacerlo, si dejo que la pereza o el temor a lo que la gente pueda pensar, me impida hablar de Cristo,  cualquier cosa que me haga actuar así, entonces en una situación donde los riesgos sean mayores, ¿tendría la audacia y la fe en ese caso?

Así que tenemos que estar cultivando ahora nuestra  fidelidad al dar testimonio de Cristo, ser testigo de Cristo lo que tú mencionaste Kim  que se refería a la misma palabra para mártir. Es decir lo que has visto y experimentado, decir la verdad acerca de Cristo y del Evangelio con la voluntad decidida de que, si es necesario, hay que pagar un precio.

Kim: Así es también pienso que es muy bueno para nosotras mantenernos constantemente  regresando a algo que tú dices  frecuentemente Nancy, y es ver la mano de la providencia de Dios e incluso Su tierna misericordia en los momentos de mayor sufrimiento. Holly y yo tuvimos una conversación hace un par de semanas.  No sé si la recuerdas Holly. Ambas estuvimos recordando dónde estábamos tan solo hace  unos años. Las dos estamos ahora en iglesias que nacieron en medio de circunstancias muy difíciles, muy dolorosas.

Recuerdo que leía en mi diario hace un par de semanas, algunas líneas de ese periodo de tiempo donde escribía en mi diario: “Estoy aferrada a ti, Señor estoy aferrada. Esto es  lo que puedo hacer, aferrarme a ti. Esto es  muy difícil. Y ahora miro  a través del espejo retrovisor,  las preciosas obras que Dios ha hecho en mi corazón, en mi vida, cuando yo estaba  atravesando por ese momento yo me sentía aplastada. Estaba siendo llevada a través de un fuego por el que yo no me creía capaz de llegar al otro lado.

Pero ahora, estoy aquí sentada mirando hacia atrás y diciendo, “Gracias Señor muchas gracias Jesús vino para llevarme a través de toda esa situación. Si fue doloroso. No niego el dolor. Tuve lo que considero momentos de mucho sufrimiento. No en comparación a los mártires que estamos estudiando, pero si en mi vida en mi pequeña vida, tuve una medida grande de sufrimiento.

Nancy: Thlipsis. Tribulaciones. Ser presionada. Aplastada.

Kim: Sí sí, cuando lo compartiste lo que en realidad significa esta palabra tribulación: presionar”, “exprimir”, “aplastar”, inmediatamente me vino  un recuerdo a mi memoria, algo que hacía con frecuencia cuando yo era pequeña, la remembranza viva el recuerdo vivo de cascanueces de metal que mi padre había construido cuando era estudiante de ingeniería. Este cascanueces tiene diferentes  mecanismos para funcionar, tiene diferentes   maneras  de abrir las nueces de los diferentes  tamaños que son.

Lo que haces es colocar la nuez en un  tornillo de metal que tiene y haces  girar la palanca y un cilindro de metal pesado va a hacer   presión contra la nuez, encajándola del otro lado del bloque de metal y tu gira lentamente.

Nancy: Aplicas  presión.

Kim: Sí sí… Aplicas la presión se aplica lentamente, pero debes ser muy cuidadosa. Porque  si lo haces  con toda esa presión, deprisa,   rápido, vas a quebrar y aplastar no solo la cáscara, sino también la nuez que está en el interior, la carne, convirtiéndola en pequeñas piezas y no tendrías entonces  mucho que comer de lo que va a quedar ahí.

De esta  misma manera el Padre conoce lo  necesario en mi vida para quebrar mi endurecido corazón, mi coraza, quizás mis rebeliones que tal vez yo ni siquiera sabía que estaban ahí, mi egoísmo, mi orgullo. Pero Él aplica justamente la cantidad necesaria de presión para romper esa coraza exterior  que yo tengo para que  entonces, se produzca el fruto que  resulta de esto. Estaba compartiendo con alguien en los días pasados que me hablaba sobre lo difícil que había sido este año para ella. Entonces  estuve en la posición de animarla como alguien que ha atravesado por días muy difíciles y oscuros, con el hecho de que hay belleza del otro lado hay una belleza  en el otro extremo  de los momentos más oscuros  de dolor y de sufrimiento.

Nancy: Es esa mirra que sale. Cortas la corteza de la rama. Es doloroso. Duele. Cortas. Y lo que sale es de sabor amargo, pero trae consigo un aroma fragante utilizado al final en el perfume y el incienso, convirtiéndose en algo muy muy valioso, costoso y precioso. Pero ese corte es necesario, así como la cáscara de la nuez debe ser quebrada para que el fruto en su interior pueda salir. Ese es el principio del quebrantamiento.

Kim: Sí, aunque también requiere de nosotras que nosotras  respondamos a ese proceso humillante, permitiendo que la gracia de Dios nos transforme porque he visto muchas mujeres atravesar momentos difíciles y oscuros o quizás no tan difíciles como los de otra persona, por ejemplo mira a Joni, Joni Eareckson Tada. Ves mujeres que se han enfrentado a cosas no tan difíciles…

Nancy: Y sin embargo ellas se vuelven amargadas y duras.

Kim: Y muy críticas.

Holly: Solo estoy pensando en lo trágico que sería si al ser colocadas en ese cascanueces, no aprendiéramos como mujeres cristianas que Dios tiene un propósito en medio de eso. El responder, como dijiste Kim, al propósito de Dios, nunca es en vano. Sabemos que Dios está produciendo en nuestro interior un aroma que se traduce en vida para otros.

Pienso cuán trágico sería si camináramos luciendo profesionales en nuestro cristianismo, en lugar de lucir reales. Si no hay grietas en nuestra cáscara, entonces cuando Kim esté atravesando un momento difícil o Nancy atraviese una situación dura o ustedes que están escuchando, cuando ustedes  atraviesen un momento difícil, yo no tendría manera de transmitirles lo que he aprendido acerca de Dios en medio de eso.

Pero si mi cáscara ha sido quebrada y Dios se me ha revelado en medio de ese proceso, estoy en capacidad de compartir, de ser empática contigo, pero no solo empatía emocional, sino que sé algo acerca del carácter y la naturaleza de Dios que no sabía antes de atravesar ese momento difícil.

Nancy: Así es Holly estoy pensando en los tres jóvenes hebreos del Antiguo Testamento. Cuando ellos fueron lanzados al horno de fuego. El fuego quema, destruye. Bajo toda lógica humana, ellos debieron haber sido destruidos  por ese fuego. No solo no fueron destruidos por el fuego, sino que ahí fue donde ellos experimentaron la presencia de Cristo caminando junto a ellos en medio de ese fuego. Esos jóvenes nunca se habían acercado tanto a Jesús como cuando estuvieron en medio de ese  fuego.

Holly: Si a mí me encanta que a medida que la Escritura describe esa historia, dice que ni siquiera se chamuscaron.

Nancy: Ni un solo pelo de su cabeza.

Holly: Ni siquiera olían a humo. Creo que esa es la diferencia, Kim, como estabas diciendo, entre una mujer que ha atravesado la presión, que se ha resistido a esa presión y se queda adentro, resistiendo lo que Dios está tratando de enseñarle, y mujeres que entienden que esto no es en vano. Que tiene un propósito. Así que voy a ceder a la presión de tal manera que Dios produzca en mí el resultado que Él desea.

Así que, en lugar de ser consumida por esa situación difícil, salgo de ella conociendo a Cristo como esos tres jóvenes hicieron,  no simplemente  marcada por ese momento, porque  Dios, como ha prometido, nos ha hecho bien en ese lugar profundo. No es que ese lugar profundo no sea duro ni apretado ni consumidor, sino que Dios está produciendo, en nosotras, como dice Pablo, algo que es eterno, algo que le trae gloria a Dios, si podemos entender que hay propósito en ello.

Kim: Eso es lo que he llegado a entender. Solía leer ese versículo en Santiago: “Tened por sumo gozo, hermanos míos, cuando se encuentren  en diversas pruebas” (1:2).

Holly: El Señor me hizo memorizar este versículo en la universidad. No había comprendido por qué en ese entonces. Debí entender lo que se acercaba.

Kim: Yo también  lo hice en la secundaria, y creo que lo estoy memorizando, pero realmente no lo entiendo.

Holly: Bueno yo no lo entendí hasta mucho más tarde en mi vida. Recuerdo escuchar a John Piper decir que si tenemos una teología débil, seremos mujeres débiles. Estaba, en ese sentido, sin comprender las profundidades de Dios y cómo Él trabaja, y no entendía, como jovencita las profundidades de Dios o cómo Él iba a trabajar en mi vida.

Ahora, sabiendo quien era yo en mis 20 años, eso era probablemente algo bueno, porque pude haber corrido en dirección opuesta. Pero ahora, mirando eso, puedo ver que Dios me puso en esos momentos calientes, en hornos de altas temperaturas, hubo razones por las que Él permitió cada una de esas cosas en mi vida y lo que Él estaba tratando de trabajar en mi vida, lo que estaba tratando de revelarme acerca de sí mismo.

Kim: Él redefine lo que es bueno para ti. Nosotras creemos, oh, lo que es bueno es la comodidad…

Nancy: Una vida sin preocupaciones.

Kim: Sí, sin problemas. Pero eso no es, en última instancia, lo que produce ese peso de gloria, esa transformación necesaria en nuestras vidas. Pedro, cuando estaba escribiendo su carta a los cristianos del primer siglo que sabía que estaban enfrentando el martirio… es como que uno lo que quisiera es alguien lo acompañe y  que le diga, “Yo, sé que es muy difícil”. Tú quieres a alguien acompañándote y dándote palmadas  en la espalda y que te diga, “Oh, es tan difícil. No sé cómo lo haces”. Pero Pedro nos dijo, “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo; (1 Pedro 4:12).

Hablamos de atravesar una prueba de fuego y quizás solo sea un neumático vacío o un mal día por el que estás pasando. Cuando él les hablaba a ellos de pruebas de fuego, le hablaba a gente que había sido testigo de cómo Nerón  había colocando a los cristianos en estacas, como los había cubierto con alquitrán y los había puesto  al fuego para usarlos como luces en sus fiestas.

Las pruebas de fuego de las que él estaba hablando,  él dice que, “no las pensemos como si alguna cosa extraña,” son mucho más que cualquier cosa que yo haya podido  jamás enfrentar. Yo  no he derramado aún sangre en la lucha contra el pecado. Eso no quiere decir que no sea difícil, que no sea duro tomar decisiones correctas. Pero cuando leemos cosas como esas, nos ayuda en verdad a tener una perspectiva de las cosas eternas y del hecho de que lo que Dios pone en nuestras vidas, es para nuestro bien y que en última instancia, Dios va a ser glorificado.

Carmen: Kim Wagner ha estado poniendo en perspectiva el sufrimiento. Ella ha estado conversando con Holly Elliff y Nancy DeMoss de Wolgemuth acerca de la carta que encontramos en el libro de Apocalipsis. Estaba dirigida a la iglesia de la ciudad llamada Esmirna, pero tiene mucha aplicación práctica para nosotras hoy día.

Nuestra invitada de hoy, Kim Wagner, ha sido pieza clave en la creación de un recurso que te mostrará aplicaciones prácticas de las cartas a las iglesias en el libro de Apocalipsis. Se trata de un folleto llamado: Oídos para Escuchar: Aprendiendo de las iglesias en Apocalipsis. Mientras escuchas a Nancy enseñar a través de estas cartas y las estudias por ti misma, este recurso te guiará por una serie de argumentos para hacer de este material uno muy personal.

Recibirás mucho consuelo y esperanza de este proceso sin importar el sufrimiento que estés atravesando. Puedes descargar tu copia gratis al visitar AvivaNuestrosCorazones.com. Es nuestra manera de decirte, ¡gracias! por apoyarnos tan fielmente.

La iglesia es de vital importancia. Ese es un mensaje que hemos aprendido en esta serie a las iglesias de Apocalipsis. De manera que es de vital importancia que tú participes este fin de semana en tu iglesia y luego regreses el lunes, cuando Nancy continúe con esta serie.

Kim, Holly y Nancy retomarán esta discusión en nuestra siguiente entrega. ¿Cómo puedes preparar a tus hijos para el sufrimiento y la persecución? Abordarán esa pregunta en el próximo de Aviva Nuestros Corazones. ¡Espero que te sumes a nosotras!

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

 

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.