Podcast Aviva Nuestros Corazones

La influencia que puede tener tu vida a largo plazo

Recursos del Episodio

Libro «Maternidad Espiritual», por Susan Hunt

Libro «El ministerio de mujeres en la Iglesia local», por de Susan y Ligon D.

Blog «4 errores fundamentales que debemos evitar al inicar el ministerio de mujeres»

Annamarie Sauter: Susan Hunt ha estado involucrada en ministerios de mujeres en la iglesia local durante mucho tiempo. Ella quiere invertir en otras mujeres de tal manera que el ministerio continúe llevándose a cabo cuando ella ya no esté presente.

Susan Hunt: Nosotras queremos que este ministerio sea tal, que si caemos muertas, el ministerio no tenga contratiempos. Los principios siguen ahí, no dependen de nosotras para seguir funcionando.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Bueno, nuestra conversación con Susan Hunt esta semana ha sido muy valiosa. Susan, siento que eres un tesoro, un regalo para el cuerpo de Cristo; un regalo para mí, un gran regalo para nuestro ministerio. Gracias por ser parte de la visión de Aviva Nuestros Corazones y por tomarte el tiempo esta semana para tener esta conversación con nosotras.

Susan: Gracias, Nancy. Me encanta estar contigo.

Nancy: Si no has escuchado los días anteriores de esta conversación, permíteme alentarte a que vayas a Aviva Nuestros Corazones. Puedes escuchar el audio, puedes leer las transcripciones. Quiero animarte a que los escuches. Tiene una voz muy dulce. Ella es una dama «del sur» de los Estados Unidos y me encanta simplemente escucharla.

Pero también la amo porque su corazón está tan lleno. Ella tiene tanta sabiduría y habla a nuestras vidas como una mujer de setenta y nueve años, y sin miedo de decirlo. Ahora ella está impartiendo sabiduría, como lo ha estado durante años, en las vidas de las mujeres más jóvenes.

Susan también ha escrito varios libros. Pero uno en especial lo escribió hace veinticinco años, y recientemente ha sido editado y vuelto a publicar. Se titula Maternidad Espiritual: El modelo de Tito 2 para la mujer de hoy. Hemos estado hablando de este libro y sobre este tema durante esta semana.

Todo este concepto de la maternidad espiritual, Susan, para aquellas que no escucharon nuestra conversación en los programas anteriores, cuéntanos, ¿qué queremos decir cuando hablamos de «madre espiritual»?

Susan: Bueno, este concepto se basa en el pasaje de Tito 2, cuando Pablo le escribe a Tito que las mujeres mayores deben entrenar a las mujeres más jóvenes. Y la palabra «entrenar» significa «modelar», «demostrar», de modo que lo que vemos aquí es un ministerio de discipulado, de cuidado de una mujer a otra.

Es a la vez informativo y relacional. Es compartir la vida, y también el evangelio, con otras mujeres, para animarlas y equiparlas para que vivan para la gloria de Dios.

Nancy: ¡Wow! ¡Me encanta! Y el impacto es para toda la iglesia, no solo para las mujeres, sino para todas las edades, hombres, mujeres, familias, toda la estructura de la iglesia. . . Yo creo que Tito tenía las manos ocupadas en esa iglesia en la isla de Creta, tenía las manos llenas; y Pablo tan sabiamente le dijo: «Mira, no se supone que seas el único que hace todo el trabajo de discipulado de estas mujeres en tu iglesia. Se supone que enseñes lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Y entonces así es como las mujeres van a vivir esto en la práctica, y como lo van a poner por obra en las diferentes etapas de la vida».

Así que por supuesto, está el ministerio de la Palabra por parte del pastor, la predicación de la Palabra, no hay sustituto para eso. El ministerio de las mujeres en la iglesia local no reemplaza eso. Pero es así como se vive a lo largo y a lo ancho de la vida cotidiana.

Nosotros hemos hablado sobre relaciones de mentoría, relaciones de discipulado, relaciones alentadoras. Pero hoy estoy en la iglesia local... ¿Cómo puede ser esto? ¿Por qué es tan importante?

Y le pedí a una amiga en común que se uniera a nosotras para esta conversación hoy. Leslie Bennett ha sido amiga por muchos años (¡otra chica sureña!). Escucharás su voz en un momento. Ella se desempeñó como directora de ministerio de mujeres en su iglesia local durante muchos años en Columbia, Carolina del Sur.

Ahora está sirviendo en Aviva Nuestro Corazones como coordinadora, líder de las iniciativas de los ministerios de mujeres.

Leslie Bennett: Hola chicas, es un gusto estar aquí con ustedes.

Nancy: Susan tiene un gran corazón para las mujeres y los ministerios de mujeres en las iglesias, y Aviva Nuestros Corazones desea ver ese tipo de ministerios establecidos en iglesias locales en todo el país y en todo el mundo, porque no es solo un concepto de un país en particular, sino que es un concepto bíblico.

Yo sé que tenemos personas escuchando y algunas están en iglesias que tienen ministerios de mujeres sólidos y bien establecidos. Y algunas están haciendo muy buen trabajo en este tipo de ministerio. Otras están mucho más enfocadas en eventos, pero las mujeres desearían que hubiera más mentoría (discipulado) llevándose a cabo.

Algunas están en iglesias donde no existe un concepto como este, por lo que estamos hablando para una audiencia bien amplia. Me encantaría escucharlas a ustedes dos –Susan y Leslie– interactuar con nosotras acerca de cuáles son algunos de los valores fundamentales, ¿cómo piensan acerca del ministerio de mujeres en la iglesia local?

¿Cuándo empezó? ¿Qué es fundamental? ¿Qué necesitas asegurarte que esté presente –que no falte– cuando piensas acerca del ministerio de la mujer en la iglesia? Ustedes dos han hecho esto durante años y años. Vamos a empezar contigo Susan.

Susan: Creo que tenemos que comenzar con un compromiso por establecer un ministerio de mujeres basado en principios bíblicos, en lugar de un ministerio dirigido a eventos, tareas o personalidades. Este es un orden importante, porque a menudo lo que sucede es que hay tantas tareas por hacer. Hay eventos que planificar. Y hay personalidades fuertes que lideran el ministerio. Todas estas cosas son buenas, pero debemos asegurarnos de que estén basadas en principios bíblicos.

Leslie: Me gusta describirlo como mujeres que unen sus brazos una vez el fundamento está puesto en su lugar. Ahí está ese ministerio bíblico basado en la Palabra. Y es un ministerio de oración donde las mujeres están creciendo en sus vidas de oración.

Pero las mujeres necesitan unir sus brazos, vivir juntas —vida a vida. Por un lado tienes a la mujer mayor que está un poco más avanzada en el camino que tú, y tienes a una mujer más joven al otro lado.

Es un ministerio de cuidado y compasión entre las mujeres de la iglesia local. Es extender el amor del evangelio a las demás y ser acogedoras entre sí—como lo es el evangelio. Es un imperativo del evangelio (como lo has dicho, Susan, tan bellamente) vivir el mandato de Tito 2, las mujeres mayores enseñando a las mujeres más jóvenes.

Nancy: Ahora, puedo escuchar algunos pastores (en realidad he escuchado algunos pastores a lo largo de los años) expresar una pequeña preocupación acerca de cómo un ministerio de mujeres en la iglesia puede convertirse en algo aparte, separado de la vida de toda la iglesia.

Quizás hay un temor por parte de los pastores: «¿Va a tomar esto la dirección equivocada? ¿Va a ser bíblicamente sólido? ¿Va a ser algo que nos cause más problemas? ¿Cómo nos aseguramos de que los ministerios de mujeres en el contexto de la iglesia local, se ajusten bien al contexto del liderazgo espiritual de la iglesia?»

Quiero que le hablen a una mujer que está empezando... ¿Debería ella ir a comenzar un grupo y decir: «Vamos a tener un ministerio de Tito 2 en nuestra iglesia»? ¿Cómo hace ella esto?

Susan: Necesitamos apoyo. Primero que nada, si hay mujeres que están interesadas en comenzar un ministerio de mujeres, ellas necesitan comenzar orando. Orar juntas. Luego comiencen a estudiar algunos materiales que nos ayudan a saber cuáles son los fundamentos bíblicos. ¿Existen fundamentos bíblicos para un ministerio de mujeres en la iglesia?

El libro que Ligon Duncan y yo escribimos hace varios años trata sobre eso: El ministerio de mujeres en la iglesia local.

Nancy: Este libro está disponible en español, y en la transcripción de hoy puedes encontrar enlaces que te llevarán a recursos que te guiarán en este tema en particular. Ese es otro libro que recomendamos, escrito por Susan Hunt y el Dr. Ligon Duncan. Es otro gran recurso.

Susan: Al escribir el libro juntos, pudimos mostrar que el ministerio de mujeres debe estar bajo la supervisión de los líderes de la iglesia. Es imperativo que un ministerio de mujeres no viva en su propia órbita, sino que sea parte del ministerio total de la iglesia. Es una parte del ministerio de discipulado de la iglesia.

Entonces, en el libro, El ministerio de mujeres en la iglesia local, observamos cinco principios que se toman de las epístolas de Timoteo y Tito, porque esos libros fueron escritos para pastores jóvenes, diciéndoles cómo tener iglesias saludables.

Hay cinco pasajes que hablan específicamente sobre las mujeres. Los principios en esos pasajes son:

  1. Sumisión eclesiástica: En otras palabras, un ministerio de mujeres debe ser una parte del ministerio de la iglesia. Es estar bajo la supervisión, es coordinar con, para así apoyar y promover el ministerio de toda la iglesia.
  2. Compasión: Las mujeres deben estar equipadas para extender la compasión práctica en la vida de esa familia del pacto que es la iglesia local.
  3. Comunidad: Las mujeres han sido diseñadas y equipadas para brindar un sentido de familia a la iglesia local, por lo que deben ser discipuladas para hacerlo.
  4. Discipulado específico de género: Es a través de este discipulado que a las mujeres se les enseña por qué debemos someternos al liderazgo masculino de la iglesia.

Comenzamos a enseñar a las mujeres por qué y cómo deben hacer que el ministerio de mujeres esté bajo esa supervisión. Vemos la riqueza, la totalidad de esto. Vemos la forma en que esto trae armonía a la vida de la iglesia. A través del discipulado específico para nuestro género, a través del discipulado de Tito 2, se enseña a las mujeres a cultivar la compasión y fomentar la vida en comunidad en la iglesia. Estas dos cosas se alimentan entre sí. A medida que traemos compasión a nuestras comunidades, nuestras comunidades se fortalecen.

  1. La suficiencia de las Escrituras: Todo lo demás que hemos dicho descansa y fluye de las Escrituras.

Para la mujer que quiere comenzar un ministerio de mujeres en su iglesia, sugeriría que consiga el libro, lo lea, lo lea con otras mujeres y luego vaya a su pastor y converse con él.

Nancy: Leslie, mientras hemos estado hablando y escuchando a Susan, veo que tus ojos se han estado agrandando... como que quisieras saltar. ¿Quieres responder a lo que Susan acaba de decir?

Leslie: Sí, me encantaría. El libro, «El ministerio de mujeres en la iglesia local», tú lo has estado recomendando a mujeres en posición de liderazgo en ministerios de mujeres, particularmente para iniciar un ministerio de mujeres. Y quisiera añadir también, que este es un gran recurso para un pastor. Este le dará una visión de cómo quiere que se vea en su iglesia, y cómo encaja bajo la sombrilla de todo el discipulado para la iglesia.

Yo puedo testificar como directora del ministerio de mujeres, que estamos anhelando que el pastor comparta con nosotras su visión de las mujeres en su iglesia, y que nos comunique lo que él quiere vernos haciendo. Este es nuestro deseo.

Y es una de las maneras en que yo animaría a un pastor, le diría: «Tómese el tiempo para compartir esto con nosotras. Queremos su autoridad; queremos su aporte. Necesitamos tener un buen diálogo para conversar sobre los estudios que estamos realizando y la dirección que debemos tomar y cómo podemos orar por la iglesia».

Un hermoso regalo del ministerio de mujeres a una iglesia es orar por sus pastores y por el personal. Debe haber una relación hermosa, dulce y de entrega entre el pastor y las líderes del ministerio de mujeres.

Nancy: Conozco una líder de ministerio de mujeres de una iglesia grande, una iglesia bien conocida. Ella se ha convertido en una parte activa de Mujer Verdadera y Aviva Nuestros Corazones. Recuerdo que me dijo que era la primera mujer en su iglesia que había tenido una visión para un ministerio de mujeres. Realmente no existía nada de eso.

Cuando ella comenzó, dijo que realmente estaba nadando río arriba, contracorriente, porque los pastores no tenían esta visión. Estaban haciendo otras cosas. Acababan de pasar por algunas cosas realmente difíciles en su iglesia y su enfoque estaba en otra parte.

Ella me dijo que fue realmente un desafío, al principio, conseguir su apoyo. Pero lo que fue valioso fue la forma en que ella manejó todo esto porque ella no se quejó, no murmuró, no reclamó, no calumnió, ni socavó a los pastores, como he escuchado a otras mujeres. No dijo:«Si solo tuvieran esta visión», o «simplemente ellos no prestan atención al ministerio de mujeres, ellos no nos dan a nosotras ningún presupuesto en el ministerio de mujeres».

Eso es contraproducente. Pero lo que ella hizo fue lo que acabas de describir, Leslie. Ella comenzó a hablar con bondad y misericordia, de manera humilde con sus pastores. Ella compartió con ellos lo que sintió que Dios estaba poniendo en su corazón. Entonces fue paciente y esperó hasta que Dios estuviera obrando.

No era que ella no hiciera nada, pero esperó en Dios. Ella no dijo: «Voy a comenzar todo este ministerio», ni abrumó a estos pastores que ya tenían las manos llenas con otras cosas en la vida de esa iglesia. Ella trabajó con ellos.

Le tomó un poco más de tiempo de lo que ella hubiera pensado o deseado, pero tal vez era necesario. Pero ahora tienen un ministerio de mujeres hermoso, próspero y saludable en la iglesia, que tiene la bendición y la supervisión pastoral.

Así que es un proceso más largo de lo que, tal vez, ella hubiera querido, pero realmente bueno y saludable.

Susan: Tengo una amiga que oró durante siete años para que su iglesia estuviera abierta al discipulado de Tito 2. Tengo otra amiga que oró durante dos años y esperó pacientemente, como acabas de decir, y luego el Señor comenzó a abrir puertas para que comenzaran un ministerio de mujeres.

En ambos casos, y en muchos otros que he visto, esas mujeres que estaban tan claras confiaban mucho en el Señor. Ellas estuvieron preparadas para dirigir ese ministerio porque habían esperado y orado.

Leslie: «Orar y esperar» es un gran consejo para mujeres que sirven en la iglesia local y que desean hacer que algo funcione. Ellas tienen mucha energía, están emocionadas y están listas para dar el salto, pero hay que orar y esperar.

Y lo que me encanta es que estos recursos que estamos recomendando les dan los principios bíblicos, no hay un solo modelo para el ministerio de mujeres. Al orar y esperar bajo la autoridad de tu pastor o pastores, esto se verá diferente en diferentes iglesias.

No queremos apresurarnos e intentar duplicar exactamente lo que otra persona está haciendo, sino esperar en el Señor para que nos muestre cómo adaptarlo a las necesidades de nuestras mujeres en nuestra iglesia. Ahí también entran la oración y la espera.

Nancy: Sí, yo creo que es un error esperar por algo que será un recurso a copiar o encajar en un molde, «aquí está lo que debes hacer. Aquí están los doce pasos para poner en marcha un programa de ministerio para mujeres. . . », porque se verá diferente en tu iglesia.

Por un lado, las estructuras de la iglesia pueden ser muy diferentes. Las necesidades de las mujeres o de la congregación local pueden ser diferentes. El corazón y la carga que está en el corazón del pastor o los pastores pueden verse diferentes. Así que no hay «un tamaño/forma única» para el ministerio de mujeres en la iglesia local.

Debes asegurarte de tener estos elementos, estos componentes, estas piezas. Tú hablas de esto, Susan, en el libro que escribiste con el Dr. Ligon Duncan, pero también en Maternidad Espiritual. Hay mucha sabiduría allí sobre el ministerio de mujeres en la iglesia local.

Esto es un asunto venir y pedirle al Señor que nos muestre: «¿Señor, cuál es Tu visión de cómo debería verse esto en nuestra iglesia?»

Susan: Es más importante tener los principios bíblicos, lo que podemos llamar valores fundamentales, y luego los ajustas y los adaptas a la situación particular y al momento particular, porque en diferentes momentos de la vida de una iglesia se necesitan diferentes cosas.

Por lo tanto, el tener estos principios, nos ayuda a protegernos de ministerios centrados en una sola persona, o de ministerios dominados por la personalidad, o de quedar atrapados en un modelo. La forma en que lo desarrollamos debe ser flexible.

Si siempre volvemos a los principios bíblicos, a veces veremos: «Bueno, esta estructura en particular ya no funciona», pero aún nos aferramos a los principios bíblicos.

Leslie: No está atado a una personalidad. Explícanos eso un poco más... cuando esa personalidad no está, ¿continúa o no continúa el ministerio de mujeres? Eso es un indicador de si tenemos los principios y fundamentos bíblicos en su lugar.

Susan: Tú tienes toda la razón. Es un principio muy importante para recordar. Si nosotros tenemos los principios bíblicos, y si estamos continuamente enseñándolos a las líderes del ministerio, así como a todas las mujeres (incluso de la manera en que promovemos el ministerio), podemos usar el lenguaje de estos principios. Podemos usar las ideas generales de las Escrituras para que las mujeres en general entiendan los fundamentos del ministerio de mujeres.

Entonces habrá continuidad. A medida que nosotras entrenamos a esas nuevas mujeres que llegan, hay continuidad, no basada en la persona que dirige, sino en los principios.

Una de las cosas que yo siempre les digo a las mujeres cuando participo en un ministerio de mujeres es: «Queremos que este ministerio sea tal, que si caemos muertas, el ministerio no tenga contratiempos. Los principios siguen ahí, no dependen de nosotras para seguir funcionando».

Leslie: Amén.

Nancy: Permítanme dirigir esto a cualquiera de ustedes que quiera responder. Yo sé que hay algunas mujeres que creen que en su iglesia la expectativa es que el ministerio de las mujeres sea igual a eventos. Van a tener algo en la primavera, está otra cosa en el otoño, este retiro. Hay un patrón y «siempre ha sido así». Existe la expectativa de que nosotras hagamos este banquete, lo que sea.

Creo que algunas mujeres que tienen un corazón por el ministerio de Tito 2, por la maternidad espiritual, por el discipulado de sus mujeres se sienten como, «¡gastamos toda nuestra energía y nuestro esfuerzo y tiempo y nuestros recursos para llevar a cabo estos eventos!»

Sé que no se puede dar una respuesta única para todo, y no estamos diciendo que no debería haber eventos en la vida de una iglesia. Pero, ¿cómo piensan acerca de los eventos en el contexto de lo que realmente debe suceder con las mujeres en la iglesia?

Susan: Esto debe comenzar con el equipo de liderazgo mirando la sombrilla del ministerio de mujeres y viendo los diversos elementos que la componen. Nosotras tenemos que asegurarnos de que nuestros estudios bíblicos, nuestro discipulado sean la fuerza motora; y luego que los eventos y cualquier otro programa o proyecto, o lo que sea, sean una extensión de eso. Todas las cosas están ayudando a lograr el mismo propósito. Entonces comienzas con este propósito general, y luego tratas de asegurarte de que todo lo que haces te ayude a lograrlo, todo está unido bajo un mismo propósito.

Dentro de los recursos, hacemos algunas preguntas de evaluación que las mujeres pueden usar, cosas simples como, «¿cuál es el propósito de este evento?» Si no se puede ver claramente el propósito y ver que sale del propósito general, entonces es más probable que sea solo un evento.

Ese tipo de preguntas ayudará a los equipos de liderazgo a pensar bíblicamente sobre todo lo que están haciendo.

Nancy: Bueno, hay mucho más que se puede decir y que podemos profundizar en este tema, pero yo quiero aprovechar un momento para cerrar y decir que el deseo de nuestro corazón como equipo en Aviva Nuestros Corazones, no es para nada reemplazar el ministerio de la iglesia local.

No somos un sustituto de lo que Dios quiere hacer en y a través de las mujeres en su iglesia, en el contexto de su iglesia. Porque vivimos la vida juntas, y este es el patrón de Dios para el discipulado y el crecimiento y el ministerio y el ministerio de compasión, y la oración y la enseñanza tienen lugar en el contexto de la iglesia local.

Escuchar Aviva Nuestros Corazones la transmisión todos los días, o leer el blog de Mujer Verdadera, estos son recursos destinados a ayudar y a servir a la iglesia local. Nosotros queremos hacer todo lo que podamos, estamos haciendo todo lo posible por alentar, afirmar, apoyar, aportar, motivar, movilizar (¿qué otras palabras puedo usar?) los ministerios de mujeres en las iglesias locales.

Y es por eso que también tenemos un blog en Aviva Nuestros Corazones, dirigido a maestras, llamado «Maestra Verdadera». Puedes dirigirte allí para encontrar ayuda para interrogantes que tengas acerca del ministerio de mujeres en la iglesia local.

Leslie Bennett trabaja en esa sección para Revive Our Hearts. Y en Aviva Nuestros Corazones, tenemos a Yamell Jaramillo, trabajando en esta parte. Ella está aquí con nosotras y...

Yamell, sabemos que tenemos mujeres que son líderes del ministerio de mujeres en sus iglesias, y ellas nos escuchan y muchas veces nos dicen: «No hay nada en nuestra iglesia, pero nos gustaría que hubiera algo». ¿Qué podemos hacer como ministerio para servirles? ¿Qué tenemos disponible que sea de interés para las mujeres en relación con el ministerio de mujeres de su iglesia local?

Yamell de Jaramillo: Hola, soy parte del staff de Aviva Nuestros Corazones y el día de hoy queremos contarles a nuestros oyentes sobre nuestras iniciativas con respecto a los recursos que están disponibles para ustedes. En Aviva Nuestros Corazones podrán encontrar todo tipo de recursos que son muy fáciles de duplicar en su iglesia local.

Quisiéramos hablar especialmente a las mujeres que están sirviendo a otras hermanas en sus iglesias, a que visiten AvivaNuestrosCorazones.com, luego que busquen la pestaña que dice, «Enseña», tal vez nunca habías visto esto antes, pero hay una gran cantidad de recursos y contenido, dirigido específicamente a aquellas mujeres que sirven a otras mujeres –ya sea como mentora, dirigiendo grupos pequeños o si acaso eres esposa de pastor– tenemos un blog especial para ustedes que se llama, Maestra Verdadera, que fue rediseñado el mes de marzo de este año.

Este blog surge entendiendo la necesidad que existe de poder tener un lugar, donde no solo puedas encontrar recursos, sino también compartir con otras hermanas que como tú, están sirviendo en el ministerio. Nuestro blog publica una vez a la semana, todos los jueves estamos publicando.

En el mes de abril iniciamos una serie de conversatorios entre esposas de pastores de diferentes lugares y edades. También tenemos entre esas conversaciones, hermanas que no son esposas de pastor, pero sirven a otras mujeres en sus iglesias locales. Allí se abordaron diversos temas que muchas de nosotras enfrentamos, y siempre es bueno ser animadas por otras hermanas que ya han caminado ese camino.

Todos los artículos están escritos por mujeres con un mismo corazón, y que de una manera u otra sirven en su iglesia local, dentro del ministerio de mujeres. Estas son mujeres que están caminando el mismo camino que tú. Además este año iniciamos nuestra serie, Mujeres de la Biblia, en donde hacemos una serie de estudios bíblicos a través de videos y blogs, que iniciamos con la vida de Abigail. Prontamente estaremos haciendo la vida de Elizabeth, así que permanece atenta, ¡no te lo puedes perder!

Nuestro deseo con todo esto es animarte. Queremos equiparte en todo lo que estás haciendo, y queremos que sepas que queremos escuchar de ti. Así que por favor, comparte con nosotras en nuestro blog, déjanos tus comentarios allí: Cuáles son tus retos, dónde estás luchando y qué cosas adicionales podemos hacer por ti. En fin, queremos saber cómo está obrando Dios en medio de ustedes.

Nancy: Puede que seas esposa de un pastor y nos estás escuchando, o eres una mujer que quiere ser discipulada en su iglesia local, y quieres saber qué más podría estar ocurriendo en el contexto de esta comunidad de fe, de esta comunidad de gracia, vida a vida, generación a generación.

Queremos servirte a través de recursos que te ayuden. Así que por favor, ¡aprovecha esos recursos! Ve a AvivaNuestrosCorazones. com, y busca todo lo que pueda servirte para el ministerio de mujeres en tu iglesia local, para ver cómo le puedes servir al Señor en el contexto de tu iglesia.

Annamarie: Este programa es parte de la serie titulada, «Maternidad espiritual». Has estado escuchando una conversación entre Nancy DeMoss de Wolgemuth, Susan Hunt y Leslie Bennett. También escuchaste a Yamell Jaramillo compartir acerca de los recursos que tenemos disponibles para ti en AvivaNuestrosCorazones.com.

Si estás involucrada en el ministerio—no para tu propia gloria, sino para la gloria de Dios, esto afectará la manera en que lo llevas a cabo. Susan Hunt nos hablará acerca de esto, mañana, así que te esperamos aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Invitándote a pasar de manera intencional la verdad de la Palabra de Dios a la próxima generación, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.