Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

¿Por qué es la vida humana valiosa?

Carmen Espaillat de Morillo: ¿Has pensado en el valor que tienes como ser humano?

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Tú puedes amar a tu mascota, pero te digo algo: tu mascota no es nada comparada contigo. Dios tiene un afecto único y especial por los seres humanos –por los hombres y las mujeres, por su creación– que es diferente de lo que Él piensa o siente acerca de cualquier otra cosa creada.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

A través de varias series este año, Nancy nos ha estado hablando acerca del Manifiesto de la Mujer Verdadera. Hoy continuamos con la tercera parte de las series sobre las afirmaciones contenidas en este documento. Hemos llegado a la declaración acerca del valor de la vida. Estaremos respondiendo la siguiente pregunta: ¿Por qué la vida humana es extremadamente valiosa?

Iniciemos escuchando …

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio.

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la conversación