Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Annamarie Sauter: No existe un pecado que hayas cometido que sea tan grande que Dios no pueda perdonar. Aquí un ejemplo.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Dios no puede restaurar tu virginidad si la has entregado, pero Dios sí restaurará tu virtud, si estás dispuesta a venir a Él en arrepentimiento y humillación suplicándole a Él por misericordia. Es la sangre de Cristo la que restaurará eso en ti…

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Si has escuchado Aviva Nuestros Corazones por algún tiempo, habrás oído mencionar el Manifiesto de la mujer verdadera. Lo puedes encontrar en nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com. En este afirmamos que,

«Creemos que el pecado ha separado a todo ser humano de Dios y nos ha hecho incapaces de reflejar Su imagen como fuimos creados para hacerlo. Nuestra única esperanza de restauración y salvación se encuentra en arrepentirnos de nuestros pecados y confiar en Cristo, quien vivió una vida sin pecado, murió en nuestro lugar y fue resucitado de los muertos».

Y también afirmamos lo siguiente,

«Creemos que Jesucristo está redimiendo este mundo pecaminoso y haciendo todas las cosas nuevas; y Sus seguidores son llamados a compartir Sus propósitos redentores, en la medida que buscan, mediante Su poder, transformar aquellos aspectos de la vida que han sido manchados y arruinados por el pecado.

Como mujeres cristianas, deseamos honrar a Dios viviendo vidas contraculturales que reflejan al mundo la belleza de Cristo y Su evangelio».

Esta semana nos hemos enfocado en este tema a través de la serie titulada, Mentiras que las mujeres creen acerca del pecado. Si te perdiste alguno de los programas de esta serie, encuéntralo en nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com. Aquí está Nancy con la conclusión.

Nancy: En el receso antes de esta sesión, una mujer se me acercó, con lágrimas en sus ojos, y me dijo, «creo que Dios me ha perdonado, pero cada día tengo que vivir con el doloroso recuerdo de mi pecado». Hay asuntos en su vida, al igual que en muchas de nuestras vidas, que no solo nos han afectado a nosotras sino que también han afectado a nuestros familiares, a aquellos que amamos y a otros también.

Permítanme comentarles acerca de ese sentido de estar abrumada con el peso de esos recuerdos diarios dolorosos de nuestro pecado. Primero, ayer vimos al apóstol Pablo y su pasado como perseguidor y blasfemo. ¿No crees que Pablo vivió con un constante recordatorio de su pecado, de su pasado y de lo que él le había hecho a las familias de hombres piadosos que fueron martirizados por su fe?

Pero tenemos que recordar que Dios es un Dios que es capaz de redimir incluso los fracasos causados por nuestro pecado. La sangre de Jesucristo es suficiente, no solo para cubrir nuestro pecado, sino para redimir las vidas de aquellos que se ven afectados por nuestro pecado. Ahora, esto nunca es para hacernos disminuir la gravedad de nuestro pecado.

Y por cierto, no está mal afligirse y llorar sobre cómo el pecado ha afectado a otros. Si no lloramos de esa manera a veces, es tal vez porque nunca hemos visto la gravedad de nuestro pecado. Sin embargo, algunas de nosotras hemos visto la gravedad y estamos teniendo dificultades para levantarnos por el peso de ese pecado, debido a cómo se han visto otros afectados.

Pero recuerda que el mismo Dios que está en el proceso de redimir tu vida de la destrucción, está también trabajando en las vidas de tus hijos, de tus nietos, de tu compañero y de otras personas que han sido afectadas. Ellos tienen la oportunidad de encontrar la gracia, y la misericordia de la cobertura de la sangre de Cristo como tú la has tenido, por los pecados que tal vez no fueron su responsabilidad, no fueron cometidos por ellos sino pecados que fueron tu culpa y los afectaste a ellos.

Y por supuesto estoy asumiendo que has ido donde las personas afectadas y has confesado tu pecado a ellos, y les has pedido perdón. Pero hay algunas de esas marcas que quedan, que se convierten en recordatorios permanentes de que mi pecado ha dejado marcas en las vidas de los otros.

Quiero recordarles que las Escrituras prometen que la gracia de Dios tiene poder para restaurar. No has visto todavía el final del capítulo. Si tú pudieras redimir a tus hijos, o a tu compañero o a los miembros de tu familia o a otros, de esas circunstancias que provocaste en sus vidas, de seguro lo harías, pero no puedes.

El hecho es que Dios puede redimirlos. Él puede vencer y anular las pérdidas que han sido ocasionadas por nuestro pecado en las vidas de otros. Todo señala, todo apunta al poder del Calvario—el poder del amor, de la gracia y de la sangre de Cristo.

Al principio de estos programas les leí, una carta de una mujer que decía que había estado luchando con sentir el perdón de Dios desde que pecó moralmente en su adolescencia. Y por décadas ella vivió con esa carga después de haber confesado, pero nunca se sintió perdonada. Ahora, a continuación les relato lo que ella dijo a medida que Dios le fue mostrando a esa amiga Su perdón y el poder de la sangre de Cristo.

«Dios me dejó ver que es Su virtud lo que me permitirá ser virtuosa; que la pureza puede ser de cualquiera cuando permitimos que Su pureza eche raíces en nuestros corazones».

La falta de ella… más la virtud de Él… es lo que la hace virtuosa. Ahora permítanme decirles a aquellas que han caído moralmente, Dios no puede restaurar tu virginidad si la has entregado, pero Dios puede restaurar tu virtud si estás dispuesta a venir a Él en arrepentimiento y humildad, suplicándole a Él por misericordia. Es la sangre de Cristo la que restaurará eso en ti.

También compartí con ustedes en una sesión anterior sobre la mujer que se practicó un aborto y dijo, «¿cómo he de perdonarme a mí misma? Todos estos veintisiete años he sentido que no puedo pagar la deuda que tengo». Ella vino a la conferencia y Dios allí se encontró con ella y le mostró Su poder para perdonar, el poder del Calvario, ella nos dice:

«Le he entregado mi vida a Dios ahora, y estoy recibiendo Su perdón. En lugar de vergüenza lo que tengo es una tristeza santa. Todos esos años pasados puse un sello apretado en mi corazón. Juré que nunca me iba a permitir amar otra vez. Pero Dios está rompiendo ese sello». (Escuchen lo que sucedió a continuación), «ahora estoy libre para amar de nuevo y dejar que otros me amen».

¿Ves? Cuando eres recipiente de la gracia de Dios, cuando recibes Su amor y Su perdón, entonces te conviertes en un canal de la gracia de Dios y de Su perdón en las vidas de otras personas.

Ella terminó diciendo, «ya no existe la atadura; conocerás la verdad y la verdad te hará libre». Dios le ha otorgado perdón por medio de Cristo, perdón pleno y completo por nuestros pecados. Pero debemos recordar que para poder experimentar ese perdón no solamente debe ser ofrecido, sino que debe ser aceptado.

Años atrás durante la presidencia de Andrew Jackson, hubo un empleado postal llamado George Wilson que robó una nómina federal de un tren y en el proceso mató a un guardia. La corte lo condenó y lo sentenció a la pena de muerte. Sin embargo, en ese momento había un sentimiento público en contra de la pena capital, y así comenzó un movimiento para que el presidente perdonara a George Wilson.

Eventualmente, el Presidente Jackson intervino, y perdonó a este hombre a este empleado postal. Pero sorprendentemente George Wilson rehusó aceptar el perdón. Como esta situación nunca había ocurrido, el caso fue a la Suprema Corte. Se les pidió a ellos que decidieran si era posible para alguien rehusar el perdón presidencial.

La decisión de la corte fue tomada, y esto es lo que decía: «Un perdón es un pergamino cuyo valor es solamente determinado por la persona que lo recibe. No tiene valor aparte de aquel que el receptor del mismo le dé. George Wilson ha rehusado aceptar el perdón. La razón del porqué lo ha querido así, no podemos concebirla, pero así lo quiere. Por lo tanto, George Wilson debe morir».

La Suprema Corte ha declarado que el perdón no solo debe ser otorgado, sino que también debe ser aceptado. Y me pregunto, ¿cuántas de nosotras estamos rehusando aceptar el perdón que el Dios del universo nos ha otorgado por medio de Jesucristo a nuestro favor? La pena por el pecado se ha pagado, el sacrificio fue hecho. «¡Consumado es!» dijo Jesús al morir en el Calvario.

El precio por el pecado ha sido pagado, sin embargo seguimos débiles, abrumadas, sobrecargadas, deprimidas y con un sentido de culpabilidad e indignidad. Estamos rehusando recibir el perdón que Dios nos ha extendido. Si rehusamos aceptar ese perdón, no vamos a experimentar la libertad que ese perdón da.

Hace varios años tuve el privilegio de participar en una reunión de miles de obreros cristianos a tiempo completo donde Dios se encontró con nosotros de una manera maravillosa en un avivamiento personal y corporativo. Fue muy interesante ver durante varios días cómo Dios se movió en ese lugar dándonos una profunda convicción de pecado.

Hubo muchas confesiones públicas de pecado pero también confesiones de uno a otro. Había un espíritu y un sentido de pesadez a medida que el Espíritu cargaba nuestros corazones en convicción y confesión de pecado. Pero lo que fue muy interesante notar, a medida que reflexiono sobre esos días, es que uno de los himnos que cantamos con más frecuencia en ese periodo de tiempo, fue cantado con un sentimiento de gran liberación y se percibía ese sentido de libertad a medida que las personas le abrían el camino al perdón de Dios, el himno se titula Blanco como la nieve.

Quizás el corito te sea familiar:

Aunque mis pecados sean rojo escarlata, Señor yo sé que he sido limpiada y perdonada por el poder de Tu amor. Por la pureza de Tu sangre. Por fe en Cristo yo sé que puedo ser blanca como la nieve.

Muchas de nosotras también hemos oído durante años esa canción cristiana que dice:

Tal como soy de pecador, sin más confianza que Tu amor ya que me llamas acudí. Cordero de Dios heme aquí.

Tal como soy buscando paz. En mi desgracia y mal tenaz conflicto grande siento en mí. Cordero de Dios heme aquí.

Mi invitación para las que nos escuchan hoy y se sienten abrumadas por una carga y por un sentido de culpa por pecados pasados y fracasos pasados, es a que vengan y reciban Su perdón. El perdón que ya ha sido concedido.

Y quizás tú me digas, «es que no siento que merezco ser perdonada». Sí, estás en lo cierto, no lo mereces, yo no merezco ser perdonada. Pero la maravilla del Calvario es que el perdón ha sido concedido a personas inmerecedoras, caídas, que íbamos camino al infierno, que no tenemos ningún derecho a la misericordia y a la gracia de Dios. En Cristo, el Cordero de Dios, Él ha derramado esa purificación.

Tal como soy, con mi maldad, miseria pena y ceguedad, pues hay remedio pleno en ti, Cordero de Dios, heme aquí.

Tal como soy me acogerás, perdón y alivio me darás, pues tu promesa ya creí; Cordero de Dios, heme aquí.

Annamarie: Nancy DeMoss Wolgemuth regresará con la segunda mitad de este programa. Ella nos ha estado hablando acerca de una mentira que muchas de nosotras hemos creído, y es que «Dios no puede perdonarme por lo que he hecho».

Ella nos ayuda a evaluar esta y otras mentiras que creemos, en su libro titulado Mentiras que las mujeres creen y la verdad que las hace libres. En este ella aborda tanto las mentiras que creemos acerca del pecado, como las que creemos acerca de nosotras mismas, de las emociones, de las circunstancias, de los hijos, entre otras. Este es el recurso que te hemos estado recomendando a lo largo de esta serie, y lo puedes adquirir en nuestra tienda en línea en AvivaNuestrosCorazones.com.

Bien, ahora Nancy regresa con nosotras para ayudarnos a ver cómo llegamos a creer las mentiras de las que nos ha estado hablando. Ella también nos mostrará cómo podemos evitar ser hechas cautivas de esas mentiras.

Nancy: Cuando terminamos esclavizadas, usualmente hemos llegado ahí en etapas progresivas. No empezó como una esclavitud. No fue de la noche a la mañana. Tú puedes tener una adicción a la comida o hacia algún asunto moral con el cual luchas o puede ser un asunto de temperamento—como recientemente una señora compartió conmigo. Ella está batallando seriamente con episodios de ira.

O puede ser un asunto de preocupaciones, temores, ansiedades o gastar dinero compulsivamente. Cualquiera de esas aéreas de esclavitud no empezó de la noche a la mañana. No empezamos inmediatamente a ser esclavas. Ha sucedido en etapas progresivas.

Hemos estado considerando cómo la verdad nos hace libres y cómo Satanás usa el engaño para ponernos en esclavitud. Quiero que consideremos la progresión, los pasos que nos llevan a esa esclavitud.

Y les quiero sugerir que todo empieza de una manera tan simple. El momento en que inicia la esclavitud es cuando empezamos a oír lasmentiras. El primer error de Eva no fue comer de la fruta. Su primer error fue ponerle atención a la serpiente. Prestarle atención y escuchar cuando alguien te está dando un consejo contrario a la Palabra de Dios. Y es aquí donde nosotras cometemos nuestro primer error ¿o no es así?

La oímos, recibimos y damos entrada en nuestras vidas a información y consejos que no son ciertos. Que son engañosos. Y el problema es que Satanás usualmente no viene en forma de serpiente, como lo hizo con Eva. Pero cuando Satanás se nos acerca, él lo hace en formas mucho más sutiles. Si Satanás se presentara como algunas pinturas históricas lo han representado, estaríamos alerta, y sabríamos que debemos de estar lejos y huir de él. El problema es que puede venir disfrazado o encubierto como uno de los éxitos del New York Times, o en un artículo de una revista popular, una película, programas de la TV o dentro de las 10 mejores canciones.

Él está encubierto en muchos de los consejos que se oyen frecuentemente en los programas de entrevistas de la tv o a través de algunos de sus presentadores. O muchas veces lo hace a través de los presentadores de las noticias nocturnas de la televisión. Oímos comentarios que parecen ser tan correctos, tan racionales, que tienen tanto sentido, pero en realidad es el consejo de Satanás disfrazado o encubierto de manera que a nosotras nos sea fácil aceptarlo y asimilarlo.

De hecho el se puede presentar en otras formas. Muchas veces a través del consejo de un amigo o de un familiar. Estuve hablando esta semana con una señora que estaba contemplando divorciarse de su esposo, y ella me dijo que sus padres son los que la están apoyando en la idea de ella irse en esa dirección. Ellos quieren hacerse cargo de ella financieramente, pero se sentirían mejor al hacer esto si ella no estuviera casada con este hombre.

Ella me dijo, «yo no creo realmente que es esto lo que yo deba hacer», (divorciarse de su esposo) pero ella está recibiendo el consejo de personas que la quieren, de sus familiares. Y le dije, «entiendo perfectamente cómo tus padres se sienten, ellos tienen ese instinto protector, pero en realidad te están dando un consejo totalmente contrario a la Palabra de Dios. Es así exactamente como nosotras somos engañadas.

El engaño de Satanás puede venir en forma de un consejo sincero que proviene de una amiga, o un terapista o de un consejero, aun de un autor cristiano, de un predicador o de un consejero. Tú dirás, «¡pero no de un autor cristiano! Ciertamente no me engañaría. ¿Podría yo saber con certeza si voy a una librería cristiana y escojo un libro, que será verdad, que será veraz?

Podemos decir que mucho de lo que encuentras en una librería cristiana es verdad, pero todo lo que leemos, lo que oímos, debe de ser filtrado por la Palabra de Dios. Todo lo que escuchas aun en estas sesiones debes llevarlo a las Escrituras.

Estuve hablando en una conferencia, y al final se me acercó una señora que me dijo, «expusiste este punto pero no diste las referencias bíblicas que lo apoyaban, y estoy comprometida a buscar y comprobar bíblicamente todo lo que oigo, ¿me puedes por favor decir donde lo encuentro en la Palabra de Dios?»

En ese preciso momento yo no estaba segura a la que ella se refería en particular, y le dije, «tengo que buscarla. Te la daré mañana». Pero estoy agradecida por ese tipo de mujeres que dicen, «yo no voy a aceptar lo que dices simplemente porque seas una expositora cristiana». Puedes ir a conferencias «cristianas» en las que se dicen cosas que no están de acuerdo con la verdad de las Escrituras.

Todo lo que escuches debes compararlo con la Palabra de Dios. Cuando escuches estas mentiras, necesitas recordar que no existe una mentira benigna o blanca. No existe ningún tipo de engaño que sea insignificante.

No hace mucho tiempo vi hasta el final de una película en un canal de TV. Donde la mayoría de estas películas de este canal son muy bonitas, pero me sentí un poco angustiada al ver como una de ellas concluía. Una mujer en una situación de vida muy difícil y con una situación matrimonial difícil, se divorció de su esposo y en cambio terminó casándose con alguien que le dio apoyo, que era compasivo y bondadoso mientras ella estuvo pasando a través de sus malas experiencias.

Cuando te presento la historia de esta manera, suena horrible el que ella haya hecho esto, pero les apuesto que algunas de ustedes que vieron la misma película, se encontraron sintiendo compasión por esta mujer y las decisiones que la llevaron a hacer esto. Parece tan triste que haya tenido que permanecer casada con este hombre tan injusto con ella. Y tu corazón se va tras esa mujer que sufre y ve bien que encontró un hombre que va a cuidar de ella.

Pero les digo a estas personas que vieron el final de la película al igual que yo, que «eso es un engaño». Toda una nación de hombres y mujeres fueron engañados a pensar que es mucho mejor dejar a su esposo, romper sus votos, y encontrar otro compañero». De paso, los segundos matrimonios tienen una tasa de divorcio más alta que los primeros matrimonios.

Nadie habló de los posibles problemas que pueden presentarse, con los hijos, con los padres, con los suegros, en fin con los familiares de ese segundo matrimonio. No se habló de las consecuencias a largo plazo de la decisión que ella estaba tomando. Fue presentado todo de manera positiva. Hay un gran peligro cuando ponemos atención a estas mentiras, cuando asimilamos este tipo de información.

Recuerden que la fuente de todas las mentiras es Satanás. Él está detrás de cada engaño. Cuando permanecemos pensando en las mentiras que hemos escuchado, terminamos creyendo esas mentiras. Cuando creemos esas mentiras, es como si esa semilla fuera regada y fertilizada y ahora echa raíces y empieza a crecer.

Vamos a nutrir esta semilla para que crezca. Hacemos esto a medida en que oímos las mentiras, las asimilamos y terminamos creyéndolas. Y todo lo que creas, tarde o temprano lo vas a poner en acción. Proverbios dice, «así como el hombre piensa en su corazón, tal es él».

Lo que pensamos, lo que creemos, finalmente es lo que somos. Nuestra conducta está basada en lo que creemos. Muchas personas son engañadas al creer cosas que no son ciertas.

Recuerdo haber creído de niña –afortunadamente fue antes de haber obtenido mi licencia de conducir– que cuando llegabas a una luz roja, el carro se detenía y no se podía mover. Decían: no puedes seguir cuando hay una luz roja, y yo pensaba que era el carro que no podía moverse.

Afortunadamente aprendí la verdad sobre ese asunto antes de llegar a la mayoría de edad cuando ya podía manejar. Pero el punto aquí es que lo que creemos es lo que finalmente vamos a poner en acción. Si creemos mentiras, en última instancia vamos a desobedecer la Palabra de Dios. Y en consecuencia actuaremos basadas en esa mentira.

Algunas de nosotras hemos llegado a pensar que podemos vivir la vida cristiana sin pasar tiempo significativo en la Palabra de Dios y en oración. Algunas nunca diríamos que creemos eso, pero en realidad es lo que creemos en nuestras mentes, y como resultado esa es la manera en que vivimos. Vamos día a día sin sintonizar nuestros corazones con la Palabra de Dios o en oración.

En última instancia, cuando actuamos basadas en esa mentira una, y otra vez ¿sabes lo que sucederá? Creamos un surco un camino en nuestro corazón, una fortaleza. Se desarrolla un patrón en nuestras vidas que finalmente nos encamina a la esclavitud. Terminamos siendo esclavas.

Cada área de esclavitud en mi vida, cada área de conducta pecaminosa, cada hábito de adicción, cada fortaleza en mi vida, puede ser remontada a cuando le di oído a una mentira, medité en ella, la creí y luego actué conforme a ella. Por lo tanto podemos decir que la esclavitud empieza muy sutilmente al oír esas mentiras y finalmente actuaremos conforme a ellas.

La semilla que hemos plantado en el terreno de nuestro corazón es regada, fertilizada, echa raíces, y crece finalmente produciendo fruto. Produce consecuencias…el fruto es destrucción, temor, ira, muerte y esclavitud espiritual.

En el segundo capítulo del libro de Jonás, Jonás está dentro de ese gran pez. Habiendo huido de Dios, él hace un comentario muy interesante. Es parte de su oración dentro del estómago de ese gran pez. Él dice, «los que confían en vanos ídolos, la esperanza de su propia misericordia abandonan».

¿Qué sucede? Cuando oímos y nos apropiamos de cosas que no son ciertas, terminamos abandonando, renunciando a la misericordia que Dios quiere darnos para poder lidiar con las circunstancias reales de la vida que enfrentamos continuamente como parte de este mundo caído. La verdad nos hace libres.

Pero cuando creemos una mentira y actuamos conforme a ella, finalmente terminamos siendo esclavas, y solamente la verdad de Dios nos hace libres.

Annamarie: Solamente la verdad de Dios nos hace libres, ¿realmente crees esto? 

Te animo hoy a evaluar en oración lo que escuchas y ves, aquello que consumes, de modo que las mentiras que hayas podido estar creyendo queden expuestas. Y abraza la verdad revelada de Dios en Su Palabra. 

Para ayudarte a hacer esto este año estamos llevando a cabo del Reto Mujer Verdadera 365, a través del cual estamos leyendo la Biblia de tapa a tapa. De hecho la lectura para hoy es Esdras capítulos 8 al 10. Si no te has unido asegúrate de hacerlo. Visítanos en AvivaNuestrosCorazones.com para más información. 

¡Anímate tú también y juntas conozcamos la verdad que nos hace libres! Y el lunes, asegúrate de acompañarnos para una nueva serie de Aviva Nuestros Corazones.

Conociendo la verdad que nos hace libres juntas, Aviva Nuestros Corazones es un ministerio de alcance de Revive Our Hearts.

La lectura para hoy en el Reto Mujer Verdadera 365 es Esdras capítulos 8 al 10.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de las Américas, a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la conversación