Podcast Aviva Nuestros Corazones

Un llamado alto y sagrado

Annamarie Sauter: En Proverbios 31, leemos acerca de una mujer que da y da y da. Aquí está Nancy Leigh DeMoss.

Nancy Leigh DeMoss: Esta mujer es amorosa. Ella es dadora. Ella es una sierva. Esa es su vocación en la vida. Y quizás tú dices: "Yo no creo que quiera ese llamado". Escúchame: Nunca luces más como Jesús que cuando sirves.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Cada mujer tiene que ganar con el estudio de Proverbios 31. He aprendido mucho con la enseñanza de Nancy a través de este capítulo. La serie se llama La mujer contra-cultura y si te has perdido alguno de los programas hasta el momento, espero que puedas descargar los audios o escucharlos en línea. Para hacerlo, solo tienes que visitar AvivaNuestrosCorazones.com. Escuchemos el segmento de enseñanza de hoy en Proverbios 31.

Nancy: Hemos estado acampando en Proverbios 31 y en particular en el versículo 27, donde se nos dice que la mujer virtuosa es una mujer que vela por la marcha de su casa. Hemos hablado de cuidar, de manera práctica, asegurándonos de que las necesidades de nuestras familias estén satisfechas. Pero hay otra forma muy importante de cuidar los caminos de tu casa y esto es a través de la oración.

En el Nuevo Testamento a menudo encontramos que las palabras “velar” y “orar” están vinculadas. Jesús dijo: "Velad y orad, para que no entréis en tentación" (Mateo 26:41, Marcos 14:38). Velar y orar es lo que provee protección para los caminos de tu casa, pero también es un mecanismo maravilloso de proveer protección para tu marido.

En cualquier ambiente de trabajo imaginable en el que se encuentren sus maridos se enfrentan a tentaciones y a presiones. El enemigo, Satanás mismo, está trabajando para hacerlos caer, sobre todo si tu marido es creyente y desea caminar con Dios. Hay montones y montones y montones de oportunidades para que él caiga espiritualmente, moralmente y de otras maneras.

¡Qué bendición es para un hombre saber que en su casa hay una mujer que está velando y orando a su favor y orando mientras él sale al mundo, para que Dios lo proteja y que Dios mantenga su corazón puro!

Amiga, si no vas a orar por tu marido, ¿quién crees que va a orar por él? ¿quién va a velar y orar por su alma? Tú lo puedes proteger de esa manera y proteger a tus hijos mientras velas y oras. Pídele al Señor que te muestre las cosas en sus vidas por las que necesitas estar alerta.

Una mujer me dijo después de la última sesión: “Mi esposo y yo oramos desde la época que nuestros hijos eran pequeños, que si había algo que estaba sucediendo en sus vidas que necesitábamos saber, que fuera expuesto y que nosotros viéramos”. Ella dijo: “Mi hijo vino a mí una vez y me dijo: ‘¿Cómo es que siempre descubren la verdad?’”Ella le contestó, “Hemos estado orando para saberlo.” Esta es una mujer que está velando y orando por los caminos de su casa.

El contraste aquí, en el versículo 27, es que ella puede hacer esto porque ella no está ociosa. Ella no come el pan de ociosidad. Una mujer perezosa no tiene tiempo para dirigir bien los asuntos de su casa.

He estado en el libro de Proverbios en las últimas semanas en mi propio tiempo de devoción personal y una de las cosas que realmente ha estado hablando a mí corazón son las referencias repetidas sobre la pereza y la diligencia. Y encontré realmente, como cuando los versículos empiezan a saltarte en la cara y debes decir: “Señor, ¿qué es lo que me estás tratando de decir?”

Ha sido algo de mucha convicción para mí. Casi me cuesta admitirlo, pero he estado viendo maneras en que no uso mi tiempo sabiamente para la causa de Cristo y para el avance de Su Reino. Yo voy a ser más vulnerable y las personas a quienes Dios me ha enviado a servir y a atender a van a ser más vulnerables, si estoy comiendo del fruto de la ociosidad.

Al pensar en la ociosidad, ¿cuáles son algunas de las cosas que una esposa, una madre o una mujer que cuida su casa —en el contexto de la casa— ¿cuáles son algunas de las cosas que se pueden hacer en que perdemos el tiempo? ¿qué puede robar nuestro tiempo e impedir que utilicemos el tiempo de manera efectiva en el manejo de nuestras casas? ¿qué les viene a la mente cuando hablo de las cosas que pueden constituirse en el "pan de ociosidad" para nosotras?

Invitada 1: La computadora definitivamente puede convertirse en una ladrona del tiempo. Con tantas alternativas en la web puedes caer presa fácilmente de horas y horas frente a la pantalla. Aún leyendo o aprendiendo cosas lícitas. Contamos con tantos recursos que nos pueden ayudar a eficientizar nuestra labor en el hogar, pero a la vez, nos pueden hacer perder un precioso tiempo en las labores diarias.

Invitada 2: Las cosas que siempre pueden convertirse en una pérdida de tiempo o una ocasión para la ociosidad en la vida de algunas mujeres, no son precisamente mi debilidad, o sea, no me gusta hablar por teléfono para nada. No me gusta pasar mucho tiempo en los salones de belleza. No acostumbro a hacer eso. Me gusta ir, hacer lo que tengo que hacer y regresar a mi casa. Y aunque me gusta dormir, si tienes un esposo como el mío que es madrugador, entonces esa no será una debilidad en tu vida porque probablemente tendrás también que levantarte temprano y no tendrás oportunidad de hacer grandes siestas.

Así que parecería que no tengo mayores problemas. Sin embargo al tener que pensar un poco sobre el tema, me di cuenta que cada cual tiene su área...Y en mi caso, ver recetas de cocina en la computadora, vídeos graciosos (en la computadora) de niños o de animales o pasar la mañana del sábado mirando películas o series en la televisión, a veces acompañada con mis hijos, son situaciones en las que generalmente se me va el tiempo.

Nancy: Otra persona, algo que nos priva del tiempo que necesitamos para administrar nuestros hogares.

Invitada 3: Como me apasiona tanto la parte de la cocina, muchas veces me veo en el supermercado dando vueltas por los pasillos buscando opciones para nuevas comidas para hacer para la familia, que es algo lícito, pero que realmente cuando evalúo el tiempo que me pasé en el supermercado inclusive muchas veces gastando más de lo que debería gastar porque cuando uno se queda en el super dando vueltas, pues resulta que muchas veces compras cosas que no eran necesarias y que luego cuando llegas a la casa te das cuenta que gastaste más de lo que tenías en el presupuesto y gastaste más tiempo del que tenías pensado utilizar para el supermercado.

Nancy: Muy bien. No hay nada intrínsecamente pecaminoso acerca de las compras o varias de estas otras cosas que hemos mencionado, pero pueden llegar a ser un vehículo para el ocio.

Otra persona, ¿otra manera de desperdiciar el tiempo?

Invitada 4: Una de las formas en las que pienso que puedo aprovechar mejor el tiempo es planificando en las mañanas, todas las cosas que tengo que hacer durante el día. Tomo en cuenta si tengo que salir de la casa, si preparo también una ruta y también oro al Señor para que me ayude con cada una de esas actividades que tengo que hacer. Realmente, a veces termino los días y pienso que el Señor me ha ayudado y he podido hacer muchas cosas.

Nancy: Así que una manera de malgastar el tiempo es no tomarnos el tiempo de pedirle al Señor que nos ayude a priorizar nuestros días. Si no entras en la presencia del Señor para empezar el día, te darás cuenta de que estás perdiendo el tiempo. A mi padre le encantaba ese versículo en Proverbios que dice: "El temor del Señor multiplica los días"(Proverbios 10:27). Y Dios realmente hace las horas más fructíferas y más productivas si le pedimos que nos muestre cómo debemos usarlas. Otra persona ahora... ¿cuáles son otros ladrones del tiempo, las cosas que realmente nos mantienen ociosas en lugar de ayudarnos a administrar nuestros hogares como debemos?

Invitada 5: Pienso que una de las cosas que puede promover la sociedad, son las preocupaciones y el no descansar en Dios; pues el ocupar mi mente tanto en las preocupaciones de la vida me agota mentalmente, me distrae y no puedo hacer con efectividad y a tiempo los asuntos que tengo pendientes. Hace también que busque entretenimientos para disipar mi agotamiento mental. A la vez esto genera más preocupación por las cosas inconclusas.

Tenemos que aprender a dejar los problemas en las manos de Dios y no buscar otra salida como el ocio para disipar nuestros problemas.

Nancy: ¡Así que los asuntos del corazón realmente importan! Ahora, si pensamos en las maneras en cómo perdemos el tiempo y en no ser ociosas, quizás te sientas un poco tensa. La vida va a ser solo trabajo, trabajo y trabajo. Simplemente no hay ni diversión ni gozo. Bueno, pero volvamos a definir el gozo.

Gozo es saber y hacer la voluntad de Dios para mi vida para esta época de mi vida. Ese es el gozo, hacerlo con Cristo, hacerlo en la plenitud y el poder de Su Espíritu.

¿Entonces, significa eso que nunca tendrás momentos para sentarte, para relajarte y jugar con tus hijos? Por supuesto que tienes tiempo. Pero te aseguras de que tu agenda y tus momentos estén bajo el control y la dirección del Espíritu Santo de Dios. Hay tanta libertad en ser liberada de la ociosidad, porque entonces somos libres para hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer.

Cuando soy ociosa o perezosa, esa palabra que no me gusta, voy a vivir en frustración porque no voy a poder hacer las cosas que sé que tengo que hacer. Las cosas que son importantes en mi lista de prioridades y mi lista de tareas pendientes, y voy a vivir con eso, con la carga abrumadora y aplastante de que no puedo hacer lo que se supone que debo hacer.

A veces es porque hay algunas cosas en mi lista de tareas que no deberían estar en mi lista de tareas pendientes. Deben estar en la lista de tareas pendientes de otra persona. No son las cosas que Dios tiene para mí para esta temporada de la vida, pero a veces, la razón por la que no soy capaz de llegar a las cosas en esa lista, y tal vez esa es la razón por la que tú no eres capaz de llegar a las cosas en tu lista, es porque estamos dejando que algunas de estas cosas menores nos roben tiempo que en verdad le pertenece al Señor y a nuestras familias.

Si es allí donde Dios te encuentra, de nuevo como he dicho a lo largo de esta serie, no dejes que eso te lleve a sentirte culpable. Si eres culpable, arrepiéntete. Confiésalo al Señor. Ponte de acuerdo con Dios sobre tu situación. Obtén Su perdón, que viene no en virtud, no de tu perfeccionismo, sino de la perfección de Cristo por Su muerte en la cruz por tus pecados. Recibe Su perdón y luego pídele el poder de Su Espíritu Santo para que puedas caminar de acuerdo con Su Palabra.

No estamos hablando de llegar a estar abrumada y frustrada por todas las cosas que no podemos lograr. Estamos hablando de encontrar el poder del Espíritu Santo para vivir de la manera que Dios quiere que vivamos. Para aquellas de nosotras que somos mujeres, eso significa mirar bien por los caminos de nuestra casa, y no comer el pan de la ociosidad.

Annamarie: Esa es Nancy Leigh DeMoss, en la voz de Patricia Saladín, identificando algunas de las causas más comunes de la pérdida de tiempo que pueden afectar al día. Volverá en un momento con la segunda mitad de la enseñanza de hoy.

Tus oraciones tendrán un impacto enorme en tu marido y tus hijos. Tus oraciones pueden tener un impacto tremendo en Aviva Nuestros Corazones, también. De hecho, un grupo de oyentes ora regularmente por Aviva Nuestros Corazones, y no podríamos hacer lo que hacemos sin esas oraciones. Estos oyentes creen firmemente en nuestra misión de ayudar a las mujeres a encontrar la libertad, la plenitud y una vida de frutos en Cristo y se han unido al grupo de apoyo de nuestro ministerio.

Si tienes una carga para conectar a las mujeres con la Palabra de Dios, ¿considerarías unirte a este equipo? Necesitas hacer tres cosas: orar por nosotros, apoyar nuestro ministerio financieramente cada mes, y decirles a tus amigos sobre el ministerio.

Visita nuestra pagina de internet AvivaNuestrosCorazones.com para que descubras las formas en que puedes ayudar a otras personas a través de este ministerio.

Nancy ha estado enseñando a través de Proverbios 31 por algún tiempo y es hora de volver atrás y revisar algunas de las cosas importantes que hemos aprendido. Aquí está Nancy de nuevo con nosotras.

Nancy: Algunas de ustedes han aceptado nuestro reto de leer Proverbios 31 cada día durante 31 días. Espero que haya sido una bendición para ti. Espero que mientras anotas las cosas que el Señor te está mostrando Él esté cambiando tu vida en esas áreas y dándote un corazón y dándote el hambre y el deseo de ser esa clase de mujer.

Pero en el panorama general—hemos visto los detalles—lo que vemos es una mujer que tiene un corazón para su hogar. La razón por la que tiene un corazón para su casa es porque ella tiene un corazón para el Señor. Ella está cumpliendo el corazón de Dios para su vida, centrando sus energías y sus esfuerzos en el contexto de su casa.

Es fácil leer este pasaje y pensar: "Ser como esa mujer no me interesa, porque ella es tan doméstica. Ella tiene todas estas capacidades y habilidades: Ella puede coser la ropa, puede hornear, ¡ella hace las cosas desde cero!" Vemos todas las cosas que esta mujer puede hacer y creemos que así es la mujer virtuosa… Pero eso no es lo que hace a la mujer virtuosa. No son sus habilidades. Ni sus actividades ni su capacidad. No son sus logros visibles.

En primer lugar, se trata de su corazón, y el hecho de que su corazón se centra en su casa. ¿Por qué estoy haciendo hincapié en esto? La razón es que durante los últimos 50 años, el mundo nos ha dicho en términos fuertes e implacables que lo que hace a una mujer valiosa, lo que hace que su vida sea útil, es hacer algo fuera de su casa, como tener una carrera o tener éxito fuera de su casa.

Me doy cuenta de que hay etapas de la vida y madres solteras que nos escuchan, hay mujeres solteras y el grado en que nuestra casa sea la prioridad en nuestra vida, por supuesto, viene determinado por la temporada de la vida donde nos encontremos. Pero, hay tantas mujeres que nos escuchan y mujeres que fielmente escuchan este programa que están en una edad productiva, en la edad de criar a los niños y que tienen su corazón en algún lugar fuera de su casa.

¿Ves? ¡El mundo aplaude eso! Pero si quieres ser el tipo de mujer que Dios aplaude y quieres ser la clase de mujer que cumple con lo que Dios te hizo para ser y hacer, entonces tienes que tener un corazón para el hogar.

Eso significa que si estás en la etapa de la vida en la que eres esposa, en la que eres madre —e incluso aquellas de ustedes que son jóvenes y no están en esa etapa de la vida todavía quizás eres soltera y quizás en el futuro tendrás un marido y tendrás hijos— tienes que estar preparando tu corazón para esto.

Ustedes que son mamás, tenemos que desafiar a las mujeres más jóvenes de esta manera —retarlas para que desarrollen todas las habilidades, todas las capacidades, todas las ideas que puedan, para que puedan usar esas habilidades y esos dones en el contexto de su hogar.

Habrá etapas de la vida cuando puedas estar más libre para hacer otras cosas fuera de tu casa, pero no debes perder de vista tu vocación primaria y prioritaria, que es la de ser una esposa y madre amorosa, dadora, una sierva de tu familia.

Tú quizás me dices: "¿Quién quiere eso?" Bueno, ven a la próxima sesión, porque vamos a hablar de la recompensa. Si realmente estudiamos lo que es la recompensa vas a decir: “Yo quiero eso. Eso es definitivamente lo que quiero”.

Pero quiero hacerles de nuevo un llamado a las prioridades de Dios y decir (con todas las grandes voces de hoy que te dicen que lo que haces en tu casa no es importante), que necesitamos algunas voces que digan lo contrario. Lo que estás haciendo en el contexto de tu casa para ser un apoyo y ayuda de tu marido y la gestión de los asuntos de tu familia, es una vocación santa y suprema.

Te darás cuenta de que esta mujer es la mujer virtuosa. Hay muy pocas cosas en este pasaje del tipo de las que figurarían en la lista de las mujeres de hoy, si les preguntáramos: "Hoy en día, ¿qué es una mujer espiritual?"

Pensamos que una mujer espiritual —si solo fuéramos a hacer una lista— es una mujer que va a los estudios bíblicos, que enseña una clase de escuela dominical, o que está involucrada en la consejería. Decimos: "¡Esa es una mujer espiritual!" Ella lee mucho su Biblia, memoriza las Escrituras, y hace todas esas cosas que nosotros consideramos como "espirituales".

Pero podría decirte que estas cosas no son las que hacen a una mujer inherentemente espiritual. Esta mujer de Proverbios capítulo 31 es una mujer espiritual. y quizás te preguntes... ¿y cómo lo sabes? Debido a todas las formas en que sirve a su familia.

No hay nada en este capítulo sobre una mujer que asiste a los estudios bíblicos. Claro, espero que si tienes la oportunidad de participar en un estudio de la Biblia, que sí lo hagas. Pero te diré que puedes estar sentada en los estudios de la Biblia durante toda la semana y no cumplir el llamado de Dios en tu vida.

Si llegaras a conocer la Biblia y a tener todo tipo de comunión y todo tipo de reuniones y esto no te convierte en una mejor esposa madre y ama de casa, entonces ¿qué sentido tiene? Eso no es espiritual. De hecho, invariablemente, dará lugar al orgullo. Porque dice la Escritura que "El conocimiento envanece, pero el amor edifica". (1 Corintios 8:1).

Esta es una mujer amorosa. Ella es dadora. Ella es una sierva. Esa es su vocación en la vida. Y quizás tú me digas: "Yo no creo que quiera ese llamado". Escúchame: Cuando sirves es cuando más luces como Jesús; luces más como Jesús cuando tomas la toalla y la vasija y lavas los pies de los discípulos, ¡eso es espiritualidad! Así luce el Cristianismo práctico: las mujeres siendo compasivas, dadoras, servidoras, amantes, y cuidadoras.

Cuando estás cuidando a tus padres ancianos, cuando estás cuidando a los niños y todas las etapas en el medio, eso es ser espiritual. Ahora, puedes hacerlo de una manera que no es para el Señor y puedes hacerlo sin el corazón.

Dios no quiere que atiendas a tu familia y a tu hogar sin sinceridad. Puedes tener la casa impecablemente limpia, perfectamente decorada y no ser una mujer espiritual. Pero cuando tomas el amor de Cristo y un corazón de servicio siguiendo a Cristo y lo aplicas en el contexto de tu casa, ¡esa sí es una mujer hermosa! Esa es una mujer piadosa.

Lo que estás haciendo en ese hogar quizás no parezca muy importante. Puede ser que no parezca muy significativo. Puede ser que no parezca satisfactorio. ¿De dónde sacamos esa palabra? Satisfactorio, todo hoy tiene que proveer satisfacción. ¡Eso es tan egoísta!

La pregunta no es si estás satisfaciendo lo que tú quieres hacer con tu vida. La pregunta es: ¿Estás satisfaciendo o cumpliendo el propósito de Dios y el plan de Dios para tu vida? Si quieres gozo supremo y felicidad suprema, proponte hacer la voluntad de Dios y encontrarás que no hay, a largo plazo, nada más satisfactorio.

Recuerda que mientras sirves en el contexto de tu hogar, también es tu servicio supremo a Dios. Cuando mantienes esa casa limpia, cuando estás arreglando esa ropa, cuando estás empacando los almuerzos para los niños para ir la escuela y estás recogiendo las cosas de la familia, cuando estás entrenando a tus hijos y estás cuidando los caminos de tu casa, no solo estás sirviendo a tu marido y a tus hijos, estás sirviendo a Dios.

Annamarie: Nancy Leigh DeMoss no ha terminado. Ella estará de regreso con la historia de una mujer que decidió dar a su casa una prioridad mayor. Durante la serie actual de Nancy, he estado impresionada con lo refrescante y diferente que resulta Proverbios 31, si la comparamos con la actitud del mundo hacia la mujer. Tal vez por eso esta serie se llama La mujer contra-cultura .

Si te encuentras pensando en todas las mujeres que podrían beneficiarse de este material, tengo buenas noticias. Puedes solicitar recursos, folletos y libros para pasar a las mujeres que conoces. Un folleto se llamaUn retrato bíblico de la feminidad bí blica. Al leerlo, contestarás preguntas como estas: "¿Por qué fui creada como mujer?" y "¿En qué consiste la mujer hermosa?" Entonces leerás las Escrituras que tratan sobre cada pregunta.

Descubre por ti misma lo que la Biblia dice acerca de la feminidad. Nancy lo organizó de una forma fácil de entender. Visita AvivaNuestrosCorazones.com para que obtengas una copia de este recurso.

Mientras estés allí, encontrarás otras formas creativas para compartir este mensaje, tal como enviar correos electrónicos con una transcripción de Aviva Nuestros Corazones. Una vez más, la dirección es: AvivaNuestrosCorazones.com.

Mañana, vamos a escuchar algunas historias conmovedoras de mujeres de Proverbios 31 y los niños que se levantan para llamarlas bienaventuradas. Ahora, vamos a unirnos a Nancy con una última historia de alguien que está aprendiendo a convertirse en una mujer de Proverbios 31.

Nancy: Una oyente nos escribió y dijo:

“Aviva Nuestros Corazones me está ayudando a entender la importancia de ser mamá en casa. Me parece que no es una tarea ingrata, después de todo. Yo tengo cinco hijos y he estado en casa durante toda la vida, pero nunca me ha gustado. He luchado contra Dios todo el tiempo. Ahora, estoy sometiéndome”.

Aquí hay una mujer que va a encontrar gozo en hacer la voluntad de Dios porque su obediencia vendrá de un corazón sumiso.

Permíteme concluir leyendo este poema, llamado Un pequeño lugar.

¿Dónde debo trabajar hoy, querido Señor? Y mi amor fluyó cálido y libre. Él respondió y dijo: "¿Ves ese pequeño lugar? Atiende ese lugar para mí”. Le respondí y dije:" ¡Oh, no, no no! Nadie me vería, no verían la calidad de mi trabajo. No es el lugar para mí ". Cuando habló, Su voz, era suave y amable. Él me contestó con ternura, "Pequeña, escudriña tu corazón. Trabajas para ellos o para mí? Nazaret era un pequeño lugar, e igualmente Galilea. "

¿No estamos contentas de que el Rey del universo, el Creador del mundo, dejó el cielo y dijo: “Voy a entrar en ese pequeño lugar, voy a servir, voy a dar mi vida para que tengan vida”.

Cuando sirves en tu casa, estás siguiendo los pasos del Salvador y no hay lugar más grande ni más grandioso dónde puedas estar.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se cite otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión