Podcast Aviva Nuestros Corazones

Viviendo el Manifiesto de la Mujer Verdadera

Annamarie Sauter: Patricia de Saladín nos habla acerca de lo que es el Movimiento de la Mujer Verdadera.

Patricia de Saladín: Realmente lo que hace el evangelio es que nos da esperanza, esa es la palabra. Nosotras somos mujeres de esperanza. Y así, lo que quisiéramos es invitar a cada mujer que escuche este mensaje a aferrarse a la esperanza de vida que es Jesucristo.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

Si nos has estado escuchando a lo largo de este año, habrás notado que hemos estado hablando acerca del Manifiesto de la Mujer Verdadera. Hemos transmitido varias series a través de las que has podido conocer el fundamento de este documento, y las afirmaciones y declaraciones que contiene.

En el año 2015, miles de mujeres de diferentes países de habla hispana nos dimos cita en la primera conferencia Mujer Verdadera para Latinoamérica.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: ¡Gloria a Dios! ¡Buenos días! Mis preciosas hermanas, las saludo en el nombre de Jesucristo estoy muy feliz de estar de nuevo en República Dominicana. Su amor por Jesús y su hambre por la Palabra son una bendición y doy gracias a Dios por todo lo que está haciendo en las mujeres de América Latina. Sí, amén.

Annamarie: En esa conferencia afirmamos juntas el manifiesto. Este documento nació a partir del movimiento True Woman, el cual tuvo su inicio en Estados Unidos en el año 2008. Miles de mujeres de Latinoamérica nos hemos unido a este movimiento.

Fausto González: La gloria sea a Cristo—Wao. ¡Bienvenidas! Aviva Nuestros Corazones les da una calurosa bienvenida a cada una de ustedes. Tenemos entre nosotros este fin de semana, representantes de 22 países de este planeta, 22 países Alemania, Argentina, Aruba, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, Islas Caimán, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Puerto Rico, Venezuela y República Dominicana. ¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Él!

Padre Santo nosotros nos presentamos delante de ti Señor. Tú conoces las vidas de cada una de estas mujeres. Señor, tú conoces a cada una por nombre, tú la concebiste, tú la formaste en el vientre de su madre, tú sabes cada una de sus penurias, de sus padeceres, tú sabes donde ellas encuentran gozo y alegría, tú conoces cada una y has contado cada una de sus lágrimas Señor, y las que están por venir. Tú conoces la situación, el estado de sus almas, de sus corazones, de sus mentes. Tú has oído cada uno de sus clamores, Tú has oído cada uno de sus llantos, Tú has oído cada una de sus súplicas, y yo sé que muchas de ellas han sentido que en ocasiones Tú no has estado ahí Señor para ellas, pero la Biblia les recuerda que Tú siempre has estado presente, Tú siempre has estado ahí.

Annamarie: Durante la Conferencia Mujer Verdadera 2015, nos expusimos a la lectura y enseñanza de la Palabra de Dios, y hacia el final de la misma afirmamos juntas las declaraciones contenidas en el Manifiesto de la Mujer Verdadera.

Patricia: Yo ahora quiero invitarlas, y vamos a leer las declaraciones siguientes, y cuando ustedes la creen, las afirman para ustedes y luego que yo termine una, ustedes levantan su pañuelito y decimos todas en voz alta: Sí, Señor.

Junto con nosotras aceptar la declaración, si esto es lo que ustedes creen, porque nosotros no queremos que nadie que no crea esto lo haga simplemente porque estamos toda la multitud haciéndolo; quiero que se pongan de pie, voy a comenzar a leer estas declaraciones, y cuando termine una, por cada una que yo termine, quiero que la afirmemos diciendo: Sí, Señor, y ondeando su pañuelito blanco de rendición.

  • Creyendo en lo anteriormente expuesto, declaramos nuestra intención y deseo de convertirnos en Mujeres Verdaderas de Dios. Nos consagramos a cumplir Su llamado y propósito para nuestras vidas, mediante su gracia y en humilde dependencia de Su poder, nosotras buscaremos amar a Dios nuestro Señor con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas y decimos: Sí, Señor.
  • Gozosamente le cederemos el control de nuestras vidas a Cristo como Señor, diremos, sí Señor a la Palabra y a la voluntad de Dios: Sí, Señor.
  • Seremos mujeres de la Palabra, buscando crecer en nuestro conocimiento de las Escrituras y vivir de acuerdo a la sana doctrina en cada área de nuestras vidas: Sí, Señor.
  • Cultivaremos nuestra comunión e intimidad con Dios a través de la oración, en alabanza, acción de gracias, confesión, intercesión y súplica: Sí, Señor.
  • Aceptaremos y expresaremos nuestro diseño y llamado únicos como mujeres, con humildad, gratitud, fe y gozo: Sí, Señor.
  • Buscaremos glorificar a Dios cultivando virtudes como pureza, modestia, sumisión, mansedumbre y amor: Sí, Señor.
  • Mostraremos el respeto debido a hombres y mujeres creados a imagen de Dios, considerando a los demás como superiores a nosotras mismas, buscando edificarlos, poniendo de lado la amargura el odio y las malas palabras: Sí, Señor.
  • Estaremos comprometidas fielmente en nuestra iglesia local, sometiéndonos a nuestros líderes espirituales, creciendo en el contexto de la comunidad de fe, usando los dones que Dios nos ha dado para servir a otros, edificando el cuerpo de Cristo y cumpliendo con sus propósitos redentores en el mundo: Sí, Señor.
  • Buscaremos establecer hogares que manifiesten el amor, la gracia, la belleza y el orden de Dios, que provean un clima favorable a la vida, y que brinden hospitalidad cristiana a aquellos fuera de las paredes de nuestro hogar: Sí, Señor.
  • Honraremos la santidad, la pureza y la permanencia del pacto matrimonial, ya sea el nuestro o el de otros: Sí, Señor.
  • Recibiremos los hijos como una bendición de Dios, buscando entrenarlos para que amen y sigan a Jesucristo, y para que consagren sus vidas a Su evangelio y a Su reino: Sí, Señor.
  • Modelaremos el mandato de Tito 2, como mujeres mayores modelando piedad y entrenando a las más jóvenes para que agraden a Dios en todos los aspectos, como mujeres jóvenes recibiendo la instrucción con mansedumbre y humildad, aspirando llegar a ser mujeres de Dios maduras, quienes a su vez entrenarán a la siguiente generación: Sí, Señor.
  • Reflejaremos el corazón de Dios hacia los pobres, enfermos, oprimidos, las viudas, los huérfanos y los que están en prisión, ministrándoles a sus necesidades físicas y espirituales en el nombre de Cristo: Sí, Señor.
  • Buscaremos oportunidades para compartir el evangelio de Cristo con los inconversos: Sí, Señor.
  • Oraremos por un movimiento de avivamiento y reforma entre el pueblo de Dios, que resulte en el avance del reino y del evangelio de Cristo entre todas las naciones: Sí, Señor.

Y como abrazamos esto como mujeres verdaderas de Dios ahora nosotras firmamos ahí donde dice, firma pero sobre todo ponemos esa firma, ese sello en nuestros corazones: Sí, Señor.

Annamarie: Para aquellas de ustedes que nos escuchan recientemente, esto del manifiesto y del Movimiento de la Mujer Verdadera puede sonar un tanto desconocido.

Patricia de Saladín y Laura González de Chávez nos hablan un poco acerca de este movimiento.

Patricia: Existe hoy un movimiento que intenta recapturar el diseño de la mujer. Redirigir su camino y sacarla de la confusión en que vive; se llama el Movimiento de la Mujer Verdadera. Yo quisiera que antes de entrar en todo el tema que vamos a tratar en el día de hoy, Laura, si tú pudieras definir qué es eso de la Mujer Verdadera, porque las mujeres que nos escuchan se estarán preguntando, ¿de qué hablan hoy, de la Mujer Verdadera?

Laura Gonzalez De Chávez: Sí Patricia, una mujer verdadera es aquella que ha abrazado el concepto que Dios tiene para ella como mujer, como está definido en la Palabra. Esa mujer le ha dicho que sí a Dios en cuanto a su rol como mujer, lo ha considerado bueno y lo considera un privilegio.

Ella considera que es un privilegio ser mujer, una mujer que da vida, una mujer que llena los propósitos de Dios de acuerdo a su diseño. Es una mujer que le ha creído a Dios y que vive de forma contracultural a como vive la mujer de hoy en día en el mundo, que en lugar de vivir de acuerdo al diseño que Dios tiene para ella, ha definido su propio diseño, ha redefinido el diseño de Dios para su vida.

Patricia: Porque realmente el término siempre ha existido en la mente de Dios, la Mujer Verdadera no tiene un inicio en equis tiempo, o sea en un año especifico, sino que la mente de Dios concibió a la mujer como tal como un ser creado a Su imagen desde la eternidad; pero en 1997, Nancy relata que al ella leer el libro, The Feminist Gospel, de Mary Kassian, ella quedó impactada por ver los efectos del movimiento feminista sobre la generación y la vida de la mujer en la época en que estábamos viviendo.

Cómo no solamente el feminismo había afectado a la mujer en el mundo, sino que se había infiltrado en la cultura, y ella percibió en ese momento –en 1997, estamos hablando de muchos años atrás– que había una urgencia de hacer algo por eso que estaba sucediendo, y Dios le puso en el corazón el deseo de hacer algo, y ese algo era como una revolución contracultural.

Pero la verdad es que aunque ella tenía el anhelo, también tenía temores porque todo lo que se levanta en contra de la cultura imperante, es algo que conlleva lucha, que conlleva sacrificio, que conlleva ataques, y ella sabía que embarcarse en esto, que era algo que Dios estaba poniendo en su corazón, la iba a sacar –si pudiéramos decir– fuera de su zona de confort, pero si realmente Dios la quería nadando en contra de la corriente, Él la iba a suplir e iba a proveer para ello. Y es así, como a través de Nancy y de Revive Our Hearts, surgen estas conferencias que se titulan True Woman o Mujer Verdadera.

Annamarie: Esta conversación tuvo lugar a raíz de la conferencia que se llevó a cabo en Santo Domingo en el año 2012. Ahora se unen a la conversación Sandra de Matos, Elba de Reyes y Betsy de Gómez. Ellas comparten cuál fue el efecto que tuvo en sus vidas la primera conferencia True Woman.

Sandra: En el 2008 realmente fuimos motivadas para asistir a True Woman. En ese entonces se celebró en la ciudad de Chicago, y realmente fuimos con la expectativa de ir a una conferencia de mujeres. En otras ocasiones habíamos tenido conferencias, pero fuimos realmente con grandes expectativas a esa conferencia. Realmente en el caso particular mío, yo no me imaginaba todas las cosas que Dios iba a hacer en mi vida en ese tiempo.

Y como decía Laura hace un momentito, el haber entendido realmente que Dios desde la eternidad tenía un diseño perfecto para la mujer, que no empezó en el momento de la creación sino que ya desde la eternidad Dios había diseñado cuál era el rol que la mujer iba a jugar en su creación, y realmente haber entendido el hermoso lugar y la deleitosa porción que Dios ha puesto en mi vida como mujer, el gran privilegio que nosotras tenemos, o sea de ser mujeres, de impactar la vida de nuestros hijos, de impactar la vida de nuestras familias, de impactar la vida de nuestra iglesia, de traspasar esto a mujeres más jóvenes, realmente es algo que llena de pasión, por así decirlo, mi corazón, de gratitud a Dios, de pensar que realmente que Dios haya escogido hacerme mujer, realmente es algo que para mí es un regalo, y es algo que yo espero que por la gracia de Dios y la asistencia de Su Espíritu, nosotras podamos seguir traspasando eso a una próxima generación.

Y algo que decía Laura cuando mencionaba del diseño de la mujer, pensaba que quizás algunas de las mujeres que nos escuchan piensan, que de qué forma ellas han alterado o de qué forma la mujer ha alterado el patrón de Dios, y es muy importante que recordemos algo en que se hizo mucho hincapié en esa primera conferencia, que realmente lo que ha ido pasando en la mujer es muy sutil y que es poco a poco que la mujer ha ido redefiniendo –como decía Laura– ese patrón, y que es importante quenosotras en dependencia del Espíritu de Dios, realmente busquemos en qué área de nuestra vida nos hemos ido deslizando de ese patrón perfecto que Dios ha tenido para nosotras como mujeres en nuestras vidas personales como mujeres.

¿Qué queremos nosotras hacer? ¿O de qué forma queremos incidir en la sociedad? Desde qué lugar Dios nos ha puesto para poder incidir en una sociedad en la iglesia, en nuestra familia y que realmente nosotras debemos estar atentas a eso, a que es un cambio o sea es algo muy sutil realmente que ha ido pasando a través de los años, pero que si comparamos lo que era una mujer hace años atrás con lo que hoy por hoy una mujer entiende que es su vida de éxito y su vida de logros, realmente los patrones están completamente invertidos.

Laura: Así es. Y oyendo a Sandra, Patricia, pienso que el título o la descripción de Mujer Verdadera no se limita a la mujer casada. Porque muchas veces uno piensa cuando habla de eso en una mujer casada con esposo e hijos. No, es en todo, su extensión desde que nace hasta que se hace anciana, o sea, tenemos un diseño que vamos a cumplir desde que nacemos, o sea, estamos hechas por Dios para un propósito y se vive de manera diferente en cada etapa de la vida.

Patricia: Exactamente. O sea, como mujer soltera, casada, como hermana como madre, como abuela, como tía; o sea el concepto de Mujer Verdadera afecta todas las mujeres en todas las etapas, y eso es parte de lo maravilloso que fue eso. Yo también recuerdo que en esa conferencia el tema era de Ester. El versículo lema era del libro de Ester que decía: «ahora es el tiempo, quizás para esta hora has sido puesta en el reino», y eso fue algo de lo que también a mí misma me impactó. Fue como, ok, yo tengo toda esta información, toda esta verdad, pero qué estoy yo haciendo ahora en este tiempo donde Dios me ha puesto, en este mundo y para Su reino.

Y es que el entender, como decía Sandra, ese diseño, que es un diseño maravilloso un plan espectacular, mucho más atractivo que todo lo que el mundo puede estarles brindando hoy en día a las mujeres, porque el mundo tiene su agenda y este movimiento trata de enseñarle a la mujer, «mira realmente no sigas lo que es una falsificación, alineate con lo que Dios tiene para ti, que es un plan maravilloso, es un plan que no tiene precedentes porque el diseñador único o sea Dios que es nuestro diseñador, lo conocemos, conocemos Su plan, conocemos Su diseño, y una vez entramos en eso realmente podemos llegar a la plenitud que Él tiene para nosotras». No es esa búsqueda vacía e infructuosa que tiene la mujer hoy en día de llenarse con tantas cosas que son, como dice la Palabra, «cisternas rotas que no retienen el agua».

Pero, y en el caso tuyo Elba, porque tú también tienes un testimonio diferente pero igual de impactante que el de Sandra.

Elba: Bueno, llegar, para mí, a Chicago en el 2008 y tener contacto con todas las verdades a las cuales me vi expuesta con el Movimiento de la Mujer Verdadera, fue sencillamente transformador. Por muchos años expuesta al evangelio, pero de repente descubrir que yo tenía un diseño dado por Dios...

Realmente no era que lo había ignorado, pero yo no lo había visto con toda la belleza y la plenitud que Dios me lo estaba mostrando en ese momento, era como haber estado en un teatro y que de repente encendieran todos los reflectores. A pesar de haber tenido muchos años en el evangelio y de conocer Su Palabra, yo no había visto esa belleza, y cuando vine quedé con todo el deseo de traspasar esas verdades y sobre todo de llevar el llamado de Tito 2, de impactar vidas, otras vidas con estas verdades. En True Woman se hacía mucho énfasis en pasar de generación a generación o de una mujer mayor a otra, estas verdades este legado.

Y cuando vine no era el momento todavía, pero después cuando volví en el 2010, Dios le dio forma luego de la segunda conferencia, y comencé a reunirme con un grupo de muchachas más jóvenes, y a pasar a manera de Tito 2, todas estas verdades, pero ya de manera práctica en reuniones en las casas, en mi casa y ha sido una bendición. Esa una de las maneras en que True Woman o el movimiento de la Mujer Verdadera ha impactado mi vida de una manera trascendental.

Patricia: Los filósofos de épocas pasadas decían que la moral de una nación se mide por la moral de sus mujeres; y si la moral de las naciones se mide por eso, realmente el estado, la situación de la mujer está en peligro. Pero cuando el papel de la mujer está en peligro, está en peligro la familia, está en peligro la iglesia, está en peligro la sociedad. Entonces nosotras como mujeres de fe bíblica, llegó el momento de que tomemos un paso hacia adelante y digamos: No, no vamos a dejar que el maligno tome las mentes, los corazones de todas las mujeres allá afuera.

Nosotras tenemos la verdad, tenemos que levantarla y decir en medio de la confusión que reina, que Jehová reina y nosotras tenemos Su verdad para llevarla a donde quiera que Dios nos deje llevarla, y a todo corazón donde Él quiera llevarla, para que esa verdad, esa Palabra transforme, y sean vidas que glorifiquen el nombre de Dios; porque a la larga no se trata ni de mí ni de ustedes ni de ser mujer o ser hombre, se trata de llevar el evangelio de Jesucristo y que la gloria de Dios brille a través de la vida de las mujeres que abrazan Su diseño.

Elba: Y que cuando lo hacemos Patricia, a través de estas mujeres estamos tocando las vidas de nuestros hijos y de nuestros esposos y de sus familiares también, porque ellas impactan el medio en que se mueven.

Laura: Y que la mujer tiene un gran poder de influencia, y la puede usar para bien o para mal.

Patricia: Exactamente. Entonces parte de lo que sucedió con nosotras en el 2008 fue, ¿nos vamos a quedar de brazos cruzados? Yo creo que Dios puso algo por encima de nosotras mismas, que nosotras mismas ni entendimos, o sea Dios puso el anhelo en el corazón de muchas de nosotras de poner esto en español. Considerábamos que éramos muy pocas las que estábamos siendo expuestas a un material tan bueno, y que esto tenía que trascender las fronteras del inglés o de los Estados Unidos, y llegar aún más lejos; y realmente nosotras hemos visto que Dios está a favor de esto porque ha ido bendiciendo cada esfuerzo que se está haciendo.

Hoy en día estamos aquí sentadas hablando en español para mujeres de habla hispana, y este mensaje va a correr a través de toda la frontera porque Dios va a llevarlo.

Betsy: Y la verdad es que puede ser que haya personas, mujeres que están escuchando el programa, y piensen lo mismo que yo pensé. Yo estoy expuesta al evangelio desde que tengo tres años, conocí al Señor a los doce años, y yo pensaba que ese tema yo lo tenía muy claro. Tanto así que yo daba clases a niñas y yo no me imaginaba en la confusión tan grande que yo estaba con relación al diseño de Dios para mí, y como yo me había ido a buscar significado en otras cosas lejos de la forma en la que Dios me creó.

Yo necesitaba –puede parecer exagerado– pero yo necesitaba convertirme en ese momento o sea yo necesitaba pedirle perdón al Señor por la manera en que yo había vivido, y yo necesitaba que Dios me mostrara la manera en que yo tenía que comenzar a vivir.

El Señor, paso a paso, poco a poco, fue ayudándome a organizar mi vida, a organizar mis prioridades, y a organizar –yo tuve que desaprender para aprender a vivir conforme a ese diseño que Dios había preparado para mí.

Laura: Oyendo a Betsy hablar me doy cuenta de que a mí me sucedió cuando fui, que yo creo que es el caso de muchas mujeres en Latinoamérica sobre todo, que hemos entendido el evangelio –muchas de nosotras en Latinoamérica venimos de una tradición católica– entonces el evangelio es algo que hemos abrazado no hace muchos años, y entendemos que no es por obras, que Jesucristo murió por nosotros, que Él es el único camino al Padre, y sabemos todas estas doctrinas, pero entonces como que no sabemos que hay una manera de vivir, como mujer, que no conocemos. Entonces ahí es que entra este mensaje, este ministerio que le enseña a la mujer, la discipula, para saber cómo vivir su feminidad como hija de Dios, como una persona nacida de nuevo.

Patricia: Y como tú decías ahorita—y las implicaciones que eso tiene en el reino.

Laura: Exactamente y hay implicaciones en el reino. Y son tantas cosas, que uno se da cuenta que uno ya no vive para uno mismo, ni siquiera para la propia familia de uno sino para invertirse en la familia de uno pero también en el reino. Muchas cosas hermosas tiene ese mensaje.

Betsy: A mí me impacta porque muchas personas pueden entender que este mensaje es para la mujer no creyente, como así mismo tú dices, y que a través de este mensaje puede ser una mejor mujer. Pero yo considero que uno que ha estado en la iglesia desde pequeñito, el Señor tiene que redimirnos a nosotras mismas de esa manera de pensar dentro de la iglesia.

Y la mujer no ha podido encontrar, no hemos podido encontrar nuestro significado en la Palabra de Dios, sino que lo que hacemos es que buscamos significado en lo vistoso que es el trabajo que le corresponde al hombre.

Elba:  En el modelo del mundo.

Betsy: Exactamente.

Laura: Y tenemos vestigios del feminismo hasta sin darnos cuenta.

Patricia: Esa fue una de las cosas que sucedió en la conferencia del 2008, en True Woman del 2008, que cuando Mary Kassian dio esa prédica del feminismo yo me quedé sentada, no me podía casi ni mover, me sobrecogió porque yo dije, esto es así.

Y fue la verdad o sea yo abracé eso y dije, esto es literalmente así, entonces definitivamente tiene que ser contracultural, y tiene que ser nadar en contra de la corriente de este mundo y como dice Romanos 12, tiene que ir transformándose por medio de la renovación del entendimiento, para que entonces no se conforme a este mundo.

Es una lucha de día a día y de área a área.

Sandra: Y que realmente es solamente por la gracia de Dios que nosotros podemos lograr hacer esos cambios en nuestras vidas. Es por la gracia de Dios que nosotros podemos romper con los patrones que nos han sido establecidos, muchas veces por el mundo como hemos estado hablando, pero inclusive patrones familiares.

Hemos podido venir de patrones familiares incorrectos, y nosotros fuimos rescatados de nuestra vana manera de vivir, y no significa vana –que le da un concepto quizás más pecaminoso a esa palabra– sino vano es sencillamente todo aquello que funciona contrario a lo que Dios realmente ha diseñado.

Dios nos permite ir haciendo esos cambios en nuestras vidas, e ir trabajando en aras de eso, o sea que no pretendemos haberlo alcanzado ni pretendemos alcanzarlo de este lado del cielo, pero sí realmente mantener el deseo y la pasión de que Dios siga obrando en nuestras vidas, en la vida de las mujeres, y esta frase que recuerdo realmente de la conferencia del 2010, donde una de los expositoras decía que luchar es una palabra para dilatar la obediencia.

Decimos inclusive en el argot popular evangélico, «yo estoy luchando con esa área en mi vida», pero en realidad ya tú recibiste la convicción de esa área, ya tú sabes lo que tienes que hacer, y realmente lo que te falta es sencillamente es rendirte a la voluntad de Dios en esa área en tu vida.

Betsy: Yo creo que quizás yo hubiera estado escuchando este programa años atrás, y yo me imagino que en los micrófonos puede haber mujeres que no hacen nada, que simplemente están en la casa para decir, sí, Señor, a su marido con la cabeza abajo, y que no tienen ningún tipo de posibilidad de dar una opinión. Y yo quiero decirles a ustedes que nada está más lejos de eso, eso no es así. Cuando nosotras podemos entender y asumir el diseño de Dios para nosotras, ahí es que nuestra vida adquiere significado; y cuando nosotras podemos entender la importancia que tiene someternos a nuestros maridos, la crianza de nuestros hijos, la responsabilidad de pasar este legado a las personas que tenemos a nuestro alcance, o sea, ahí es donde nosotras nos llenamos de vida y de gozo.

Laura: Betsy, me acuerda una persona, una hermana que fue a la conferencia en el 2008. Ella decía que ella tuvo que desprogramarse y volverse a programar, y yo creo que algo que decía Sandra, y tiene mucha razón, yo creo que lo primero es verme en el espejo de la Palabra –la importancia de estar en la Palabra es fundamental– entonces verse en el espejo de la Palabra y ver dónde yo me desvié, aceptarlo y decir, sí, Señor, me desvié. Y entonces ya el Señor lo agarra a uno de la mano y lo va llevando por el camino. No es que uno de un día a otro se convierte en una Mujer Verdadera, no, eso es imposible.

Patricia: No, eso realmente es un proceso de toda la vida. No que nosotras pretendemos haberlo alcanzado, porque aunque haya un grupo de personas que pudieran pensar, «bueno ahí están ellas que no hacen nada», como dice Betsy. Otras pudieran pensar, «ah, es que ellas no tienen luchas, ellas alcanzaron un nivel de santificación que está por encima de los otros mortales», y no hay nada tampoco que esté más distante de la realidad.

Realmente lo que hace el evangelio es que nos da esperanza, esa es la palabra. Nosotras somos mujeres de esperanza, y así lo que quisiéramos es invitar a cada mujer que escuche este mensaje, a aferrarse a la esperanza de vida que es Jesucristo. En el evangelio y en Jesucristo está la esperanza. La única esperanza verdadera de este mundo se encuentra en Él, en nuestro Señor y Salvador.

Laura: Así es.

Annamarie: Has estado escuchando a Patricia de Saladín, junto a Elba de Reyes, Sandra de Matos, Betsy de Gómez y Laura González de Chávez. Qué conversación tan provechosa. Esperamos que escucharla, así como porciones de la primera conferencia Mujer Verdadera para Latinoamérica, te haya ayudado a entender el Movimiento y el Manifiesto de la Mujer Verdadera.

Hoy al concluir nuestro estudio del manifiesto, queremos animarte a leer, a evaluar y a firmar este documento. Lo tenemos disponible para ti en nuestra página web, AvivaNuestrosCorazones.com. También allí, en la sección de recursos, encontrarás los videos de las conferencias. Visítanos hoy, haz uso de los recursos que tenemos disponibles para ti, ¡y compártelos con más mujeres!

Cuando conoces a Dios es que entiendes quién eres en realidad. En la próxima serie, conoce al Señor más profundamente para que puedas entender tu verdadera identidad. Esto será aquí, en Aviva Nuestros Corazones.

Diciendo: «Sí, Señor» juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la conversación