Podcast Joven Verdadera

Cómo vencer el temor para compartir el evangelio | Primera parte

¿Alguna vez has experimentado temor al compartir el evangelio? ¡No eres la única! En el episodio de hoy, Betsy conversa con su esposo Moisés Gómez acerca de las mentiras que nos impiden dar a conocer a conocer a Cristo con los que nos rodean.

Frases destacadas de este episodio:

¿Cuáles son algunas mentiras que creemos al momento de compartir el evangelio?

  • Las principales mentiras por las que no compartimos el evangelio, son mentiras que están centradas en mí nosotros mismos.
  • Creemos la mentira de que el resultado al compartir el evangelio depende de nuestro desempeño.
  • Creemos que la conversión de la persona depende de que tan bien yo le comparta: pensamos que por nuestra personalidad podemos tener, o no, mejores resultados.
  • Estas mentiras se convierten en los principales obstáculos y temores a la hora de pensar en compartir el evangelio.
  • Creemos que el evangelio no es tan poderoso como realmente lo es, también pensamos que en el 100% de los casos las personas con las que compartimos el evangelio nos van a rechazar.
  • No tomamos en cuenta cómo el pecado ha quebrantado a la humanidad, la gente en realidad está sufriendo y está buscando a Cristo.
  • Esa persona que no conoce de Cristo, es una persona que ante los ojos de Dios está muerta, y muchas veces nos hacemos insensibles ante esa realidad.
  • Un problema que nosotros tenemos como creyentes es que somos indiferentes ante la mayor necesidad que puede tener un ser humano, que es la necesidad de la salvación.
  • Creemos la mentira de que compartir el evangelio es trabajo de los evangelistas, pero realmente esto es un llamado para todo creyente. 
  • Cuando el temor nos abruma a la hora de compartir el evangelio, tenemos que recordar que la gran comisión no es solo un mandato, es parte de nuestra identidad. (1 Pedro 2:9)
  • Otra de las mentiras que nosotros creemos es que necesitamos tener una vida muy correcta: cuando nosotros hemos sido testigos de la obra de Dios en nuestras vidas, y ahora somos sus discípulos, no nos queda otra opción más que obedecer a lo que él ha requerido de nosotros.
  • Si has sido rechazado en el pasado a la hora de compartir el evangelio, no tomes eso como un obstáculo ni una excusa para desobedecer a Dios.
  • La obra de salvación no depende ni de ti ni de mí, nosotros somos portadores del mensaje, la obra de salvación es del Espíritu Santo.

Procésalo

Lee estos versículos bíblicos, medita en ellos y úsalos como una guía para orar que Dios abra tus ojos ante la necesidad que hay a tu alrededor, y ante el poder del evangelio.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.