Podcast Joven Verdadera

Aplicando el evangelio a tu vida

Hoy concluímos nuestra conversación con Débora. En los episodios anteriores, ella nos compartió cómo Dios redimió una experiencia de abuso sexual en su niñez y cómo entender la obra de Cristo en su lugar fue la clave para abrazar el perdón.  En este episodio conversamos acerca de la importancia de tener un sano entendimiento del evangelio y cómo podemos aplicarlo correctamente a nuestras vidas. ¡No te lo pierdas! 

Aquí te compartimos algunas frases de este episodio:

El evangelio para mí era un estilo de vida sobre la base de lo que yo consideraba que era bueno o malo (un estilo de vida moralista). 

Yo misma era mi propio juez, vivía” mi propia” fe... si me sentía bien y animada con lo que estaba haciendo, todo estaba bien, pero si no (si estaba triste o desanimada), me sentía condenada por Dios.

Muchas veces no somos lo suficientemente honestas para decir como hemos fallado en aplicar una verdad del evangelio a nuestra vida.

¿Qué es el evangelio? El evangelio es la buena noticia de que Dios envió a Cristo para solucionar el problema más grande que tenía la humanidad, el pecado. Es la buena noticia de que aún siendo pecadores hubo Uno que llenó el estándar, estuvo dispuesto a pagar el castigo que nosotras merecíamos. Su sacrificio satisfizo toda la ira de Dios y en Cristo hemos recibido todos los beneficios que él se ganó en la cruz.

Vivir “mi propio evangelio” me hizo dudar de mi salvación. 

Aprendí que el sacrificio de Cristo es efectivo, es eterno e independiente de mí.

Muchas veces la redención y el sacrificio de Cristo no impacta nuestro corazón porque no entendemos que somos pecadores. (Romanos 3:23)

Entender mi pecado y mi naturaleza pecaminosa, y a la vez ver la grandeza de  Dios –el cual entregó a su Hijo unigénito para redención de mis pecados– fue algo que transformó mi corazón.

La salvación es por gracia. (Efesios 2:8-9)

El Señor me ha enseñado a vivir su perdón y a aprender que ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. (Romanos 8:1-2)

Ya no soy yo quien dice lo que está bien o lo que está mal, ahora es el Señor quien me define.

Conocer el carácter de Dios produce un estilo de vida distinto.

Preguntas de aplicación:

  • ¿Puedes definir con tus propias palabras qué es el evangelio?

  • ¿Cómo un mal entendimiento del evangelio puede llevarnos a una vida contraria a la Palabra de Dios?

  • ¿Haz identificado aspectos en los que no has entendido –o aplicado a tu vida– correctamente el evangelio?

  • ¿Cómo luce una vida transformada por el evangelio?

Recursos Recomendados:

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.