Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 116 | 2 Reyes 23 – 25

Día 116 – abril 26

 Reyes 23 – 25

Dios nos está llamando a reformar nuestras vidas

Nuestras vidas y nuestras familias necesitan una reforma; es decir, necesitan volverse nuevamente al Señor de todo corazón, alma y mente. Desde donde te encuentras puedes tomar la iniciativa de reformar tu vida así como lo hizo Josías, con una férrea determinación a cortar y a destruir todo aquello que nos lleve a ofender a nuestro Dios, en obediencia a su Palabra.

Josías leyó todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová e hizo pacto delante de Dios de que guardaría sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos con todo el corazón y con toda el alma; además, dijo que cumpliría las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro.

Por eso, la reforma en nuestras vidas empieza leyendo todo el consejo de Dios y tomando la firme decisión de guardar sus palabras. Esta decisión debe traducirse en acciones específicas como: 

  • Eliminar aquellas cosas o prácticas que me conducen a pecar.
  • Alejarnos de aquellas amistades que viven de espalda a Dios y me inducen a pecar con sus prácticas mundanas.
  • Dejar de ver o escuchar aquellos programas de televisión o música que contaminan mi mente y mi corazón con sus palabras y letras.
  • No continuar imitando los hábitos pecaminosos de mis padres.
  • Darle las primicias al Señor: devocional diario a primera hora del día. 
  • Que mi primera fuente de consulta y sabiduría sea nuestro Dios y su Palabra.
  • Poner límites al tiempo que invierto en las redes sociales.
  • Tomar un día al mes para realizar una actividad familiar donde celebremos la fidelidad y el amor de Dios en nuestras vidas.

Tarde o temprano cosecharemos lo que sembramos 

Los que viven solo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán destrucción y muerte; pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu cosecharán vida eterna (Gal. 6:8). Mira lo que cosechó el pueblo de Dios:

  • «Ciertamente por mandato del Señor sucedió esto contra Judá para quitarlos de Su presencia, por los pecados de Manasés, por todo lo que había hecho». –2 Reyes 24:3
  • «Entonces el Señor envió contra Joacim bandas de caldeos, bandas de arameos, bandas de moabitas y bandas de amonitas. Y las envió contra Judá para destruirla». –2 Reyes 24:2
  • Y Nabucodonosor «se llevó en cautiverio a todo Jerusalén: a todos los jefes, a todos los hombres valientes». – 2 Reyes 24:14
  • «Por causa de la ira del Señor sucedió esto en Jerusalén y en Judea, hasta que los echó de Su presencia». –2 Reyes 24:20
  • «Todo el ejército de los caldeos que estaba con el capitán de la guardia derribó las murallas alrededor de Jerusalén». –2 Reyes 25:10

El pecado rompe primeramente nuestra relación con Dios, nos aleja de Él, de sus caminos, de sus bendiciones y nos dirige exactamente al camino opuesto, al de la muerte, la destrucción y las tinieblas.

Cada decisión que tomemos en nuestras vidas tiene una consecuencia; la decisión es la semilla y la consecuencia son los frutos. ¿Las decisiones que estás tomando hoy son para satisfacer tus deseos o para agradar a Dios?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Ana Nin de Olivo

Ana Nin de Olivo

Ana, rescatada del hoyo de la destrucción y asentada sobre la Roca Eterna, su gracia y el poder de su palabra la sostienen cada día. Reside en Santo Domingo junto a su esposo José Olivo y su hijo José Alejandro. Son miembros de la Iglesia Bautista Internacional donde ambos sirven como parte del liderazgo de grupos pequeños. Ama ayudar a las mujeres a sumergirse en la palabra para que puedan experimentar la verdadera libertad. Actualmente sirve como Office Manager en Aviva Nuestros Corazones.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación