Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 163 | Salmos 29 – 34

Temporada:  Esdras a Salmos | 0

Día 163 – junio 12

Salmos 29 – 34

Profundizando un poco más sobre los salmos me encontré con esta cita de Tim Keller que me pareció muy cierta, y a la luz de los salmos que leíamos ayer, nos ofrece una excelente perspectiva. El autor dice: «La mayoría de los Salmos, leídos a la luz de toda la Biblia, nos conducen a Jesús». Al leer los salmos 29 y 30 vemos que son una invitación a la adoración, y a tributarle gloria solo a Jehová, hasta nos indica en la forma: con santidad (v. 2). En los próximos versículos el salmista nos enumera una de las tantas razones por las que debemos adorar al Señor: es soberano, es poderoso... Nos hace recordar que Su poder se evidencia particularmente en Su voz (vv. 3-9) y ese poder divino está activo a través de Su palabra y disponible para nosotras. Él es quien ha cambiado nuestro lamento en danza, gracias a la obra de Cristo a nuestro favor y lo que debemos hacer por naturaleza, por esta nueva naturaleza que tenemos en Cristo, es cantar y glorificarle. No podemos quedarnos calladas ante tal gracia y salvación otorgada (Sal. 32: 11-12).

  • ¿Estás tributando honor y gloria a nuestro Dios en santidad? ¿Anhelas ver ese poder en acción en tu vida? Te animo a que esa sea tu oración el día de hoy. 

Salmos 31

En este salmo encontramos muchas cosas que ya hemos visto en otros salmos, y que seguiremos viendo más adelante: la plegaria por la liberación, la afirmación de confianza, el rechazo del impío, y la promesa de alabar a Dios. Vemos cierta conexión con el salmo 27 sobre la fortaleza y el refugio que es Dios sobretodo con respecto a sus enemigos. La característica principal de este salmo, que lo hace diferente, es el uso que Jesús le dio a las palabras «en tus manos encomiendo mi espíritu», como su propia oración cuando estaba en la cruz (Lucas 23:46). Por eso inicié mencionado lo hermoso de ver a Jesús en los salmos. En este salmo también vemos un contraste que el autor puntualiza y es entre su fe y su sufrimiento inocente con la hipocresía y la arrogancia de sus enemigos. Las palabras, «en tu mano están mis tiempos», son una bella oración para cada cristiano cuando la muerte está cerca, así como para cada día de nuestra vida. Que paz da cuando sabemos que podemos venir a nuestro Señor en momentos de angustia y temor sabiendo que Cristo mismo también experimentó traición, rechazo y abandono. Por eso el autor de Hebreos nos recuerda esta gran verdad en el capítulo 4 versículo 15: 

«Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino Uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado».

Salmos 32

No sé tú, pero mi mente finita no logra comprender tal gracia y tal perdón que vemos al inicio de este salmo. Cuánta gratitud causa en mi corazón, palabras como: dichoso, borran, no toma en cuenta, perdón, cada una de ellas tiene un significado especial que deberíamos atesorar y recordarlas cada día de nuestras vidas. El saber que el Dios del universo, no solamente perdonó mis pecados, sino que los borra y no se acuerda más de ellos, debe no solamente hacer que yo viva en alabanzas, sino que de la misma manera debo extender esa gracia y ese perdón a aquellos que nos rodean. Este salmo me lleva a pensar en Romanos 4:6-9 donde cita estas palabras de David y recordarnos que la doctrina de la salvación era la misma tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento: Siempre ha existido un solo camino para la salvación, el perdón mediante la fe en Cristo. David fue perdonado por su fe en Cristo, no por sus propios esfuerzos para mejorar su vida o para hacer reparación por sus pecados.

Salmos 33

Aquí nos encontramos con otra invitación a la alabanza, y el recordatorio de que es propio de los íntegros alabar al Señor (v. 1). Debemos recordar que la alabanza no es solo cantar sino que más bien es un estilo de vida, que nuestra vida debe ser un olor fragante a Él. Pero en este salmo se menciona algunos instrumentos con los cuales se debía alabar, pero el enfoque, el corazón del mismo es que entendamos que Dios es digno de alabanza y que fuimos creados para eso, para alabarle a Él. Algunas de las razones por las cuales alabar a Dios el día de hoy son: 

  • Su salvación
  • Su justicia
  • Su amor 
  • Su fidelidad 

Te animo a que sigas agregando a la lista razones por las que alabar a nuestro Señor. 

Salmos 34

El salmista nos invita y anima a poner nuestra confianza solo en el Señor. ¿Quieres ser libre de tus temores? Lee el versículo 4:«Busqué al Señor, y Él me respondió, Y me libró de todos mis temores». Para mí que lucho con la ansiedad este es uno de los salmos que trato de recordar cuando mi corazón y mi alma están ansiosos. La expresión, «gustad y ved», del versículo 8 nos recuerda que la bondad de Dios es algo que se debe experimentar antes de llegar a apreciarla verdaderamente. El poder experimentar esa paz que nos da nuestro Señor hace que se disipen todos esos temores, pero a la vez hace referencia al tipo de temor que si debemos tener, (v. 9); un temor reverente y a la vez uno que provee confianza de que Dios nunca nos va a fallar, versículo 22:

«El Señor redime el alma de Sus siervos, y no será condenado ninguno de los que en Él se refugian».

¡Qué maravillosa forma de terminar y de animarnos a vivir confiadas en el Señor! Que paz trae a nuestra alma el saber que estamos seguras en Él.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Yamell Jaramillo

Yamell Jaramillo

Yamell es originaria de la República Dominicana, actualmente vive en Colombia. Ama la palabra de Dios, es firme en sus convicciones y vive apasionadamente la vida cristiana. Procura la prudencia, la sobriedad y la modestia, anhelando ser como la mujer de Proverbios 31.

Tiene un especial cuidado por aquellos a su alrededor y, por la gracia de Dios, su corazón está siempre presto a discipular y aconsejar a las mujeres de su entorno. Junto a su esposo Omar, estudia la Palabra, vive el señorío de Cristo, enseña el sabio consejo de Dios a otros y disfruta las bondades de la vida.

Actualmente es la encargada de contenido y de proyectos especiales en Aviva Nuestros Corazones.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación