Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 162 | Salmos 22 – 28

Temporada:  Esdras a Salmos | 0

Día 162 – junio 11

Salmos 22 – 28

Los salmos son tan ricos, no solamente en contenido, sino en poesía, emociones, reflexiones, y la lista podría seguir y seguir. También son un compendio de ejemplos a seguir y a no seguir. Hay mucho que extraer de estos 8 salmos que hemos visto hoy, además de que contiene uno de los más citados en el mundo, Patricia y yo trataremos de exponer lo más importante de cada uno, pero ciertamente con un énfasis mayor en uno que otro. 

El salmo 22 es conocido como un Salmo mesiánico. Existen un poco más de 30 referencias a este salmo en el Nuevo Testamento, y en este en particular porque trata sobre el sufrimiento del Mesías, quien venía a sufrir por el pecado. Los salmos 22 y 69, describen con más detalle ese sufrimiento; sufriría burlas durante su aflicción (Salmo 22:8), iban a echar suertes sobre su ropa (Salmo 22:18). Aunque padeció la angustia de ser abandonado por Dios, también iba a ser exaltado (Salmo 22). Se dice que hay una gran relación entre los salmos 22, 23, y 24. Algunos los titulan como: el Salvador, el Pastor y el Soberano. Si nos ponemos a pensar son 3 características super importantes de nuestro Señor. Esto nos debe llevar a reflexionar si nuestras vidas reflejan y apuntan a los demás sobre ese Dios que es Salvador, Pastor y Soberano en nuestras vidas. 

Valorar lo que significó ese sufrimiento de Cristo en la cruz que nos describe el salmo 22 nos ayuda a ver y saborear mejor el Salmo 23, a conocer a ese Buen Pastor que dio su vida por sus ovejas. 

Salmo 23 

«El bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida y en la casa del Señor moraré por largos días».

En esta vida, puedo decir que el bien y la misericordia me siguen todos los días de mi vida, aunque parte de mi vida tenga que pasar por el valle de sombra de muerte que el salmista menciona en el v 4. Porque todas las cosas cooperan para bien para aquellos que aman a Dios y son llamados conforme a su propósito.

Ten ánimo, no importa cuán oscuro sea ese valle por el que estás pasando, puedes decir con toda confianza que tu Buen Pastor está contigo (v. 4) y te está colmando de Su bien y Su misericordia. Está formando la imagen de Su Hijo en ti, trabajando con tu carácter, preparándote para la eternidad y obrando todas las cosas para la gloria de Su Nombre.

Y cuando llegue el momento de atravesar este valle final, entonces la última línea del salmo se sumará a lo anterior y será nuestra porción: en la casa del Señor moraré por largos días.

Sé alentada con esas palabras. El valle puede parecer eterno, una noche larga y oscura; pero a la mañana vendrá el grito de alegría. Aquí, el bien y la misericordia, por la eternidad, en la casa de mi Padre, mi Buen Pastor, disfrutando de delicias a su diestra para siempre. Somos bienaventuradas por tener ese Buen Pastor como nuestro Dios.

  • ¿Relacionas tus situaciones difíciles al bien y la misericordia de Dios en tu vida?
  • ¿Meditas aquí y ahora en lo que será la eternidad con tu Buen Pastor o vives solo para el presente?

Salmo 25

Este es uno de los nueve salmos acrósticos (véase Salmos 9 y 10), en los cuales cada uno de los versículos comienza con una de las letras del alfabeto, en el orden correlativo de las veintidós letras del alfabeto hebreo. El Salmo 25 puede clasificarse como un salmo de sabiduría. 

Vemos a David pidiendo misericordia y perdón a Dios. En esta plegaria David pide a Dios que se acuerde de sus piedades y misericordias y al mismo tiempo le pide que se olvide de los pecados de su juventud. Vemos al salmista que se siente solo y afligido (en hebreo solo y pobre). Las angustias de su corazón han aumentado (v.17), y esto es algo que me fascina leer en los salmos. Los personajes nunca niegan su dolor, su humanidad, su desesperación, pero en medio de todo eso saben que el único lugar seguro a dónde deben llevarlos es al trono de la gracia. 

  • ¿Estás llevando tu clamor a los pies de tu Señor el día de hoy?

Salmos 27

¡Uno de mis salmos favoritos! Era uno que recitaba durante un periodo de mucha angustia en mi vida. Hay dos palabras claves en este Salmo: confianza y enemigos. A pesar de la persecución de los enemigos el salmista confía en Dios. Algunos piensan que el Salmo puede ser del tiempo de la rebelión de Absalón. 

Para mí significa el poder declarar Su fidelidad, y que mi alma desarrolle una confianza plena en Dios, entendiendo que dicha confianza está basada en una relación personal con Él. Esta verdad es lo que me lleva a creer que solo Él puede proveer esa triple defensa: «¡mi luz, mi salvación, y la fortaleza de mi vida!» La luz disipa la oscuridad; la salvación me recuerda la habilidad de Dios de dar la victoria a pesar de las fuerzas en contra, y mi refugio o fortaleza es un lugar de seguridad. Por eso es que en los momentos más oscuros de mi vida vuelvo a este salmo, trato de acallar mi alma y hacerme recordar que Dios, ese mismo Dios que estuvo conmigo en el pasado es el mismo que estará conmigo hoy y por siempre. 

Salmos 28

Se parece mucho al 27, se piensa que ambos salmos pudieron ser escritos bajo la misma circunstancia. Sin embargo, utiliza una expresión interesante que es «Roca mía», lo que significa una base firme de confianza. Es claro que el salmista ya ha tenido una relación establecida con Dios. Pero el silencio de Dios le preocupa. Hay momentos en que nos podemos sentir así, como que Dios no nos escucha (v. 2) pero luego que hace toda su súplica vemos una vez más como el salmista nos anima a confiar solamente en Dios.

Si algo aprendemos de David en los versículos 6 y 7 es que siempre está seguro de que Dios lo escucha. Aquí no es claro si lo escribe cuando ya experimentó la liberación, o si está tan seguro, por la fe, que le agradece a Dios anticipadamente. ¿Es así tu oración? ¿Está tu corazón tan confiando en Dios que agradeces de todo corazón aun cuando no has visto respondida la oración? 

  • ¿Qué aprendiste de estos salmos? Comparte con nosotras. 

Para profundizar: 

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre los Maestros

Yamell Jaramillo

Yamell Jaramillo

Yamell es originaria de la República Dominicana, actualmente vive en Colombia. Ama la palabra de Dios, es firme en sus convicciones y vive apasionadamente la vida cristiana. Procura la prudencia, la sobriedad y la modestia, anhelando ser como la mujer de Proverbios 31.

Tiene un especial cuidado por aquellos a su alrededor y, por la gracia de Dios, su corazón está siempre presto a discipular y aconsejar a las mujeres de su entorno. Junto a su esposo Omar, estudia la Palabra, vive el señorío de Cristo, enseña el sabio consejo de Dios a otros y disfruta las bondades de la vida.

Actualmente es la encargada de contenido y de proyectos especiales en Aviva Nuestros Corazones.

Patricia Acebal de Saladín

Patricia Acebal de Saladín

Patricia vive en Santo Domingo, República Dominicana. Está casada con Eduardo Saladín, pastor de Iglesia Bíblica del Sola Gracia en Santo Domingo. Le apasiona llevar el mensaje de la feminidad bíblica a las mujeres de habla hispana. Su anhelo es verlas conocer y abrazar la Verdad que las hace libres en Cristo. Sirve en el ministerio de Aviva Nuestros Corazones como la voz de Nancy Leigh DeMoss. Tiene tres hijos adultos, Rosalía (casada con Daniel), Sarah (casada con Nazario) y Eduardo Alfredo (casado con Leticia). Además, Dios le ha regalado seis nietos: Patricia, Daniel, Samuel, Nazario, Said y Noor.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación