Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 111 | 2 Reyes 9 – 11

Día 111 – abril 21

 Reyes 9 – 11

Hoy nos corresponde el pasaje de 2º Reyes 9-11. Te invito a que meditemos juntas en él basándonos en tres principios:

1. Recuerda poner tu confianza en la sabiduría y fidelidad de Dios, pues Él siempre cumple sus promesas:

  • Al pensar sobre el cumplimiento de la palabra de juicio que Dios había hecho sobre Jezabel y la casa de Acab, podemos estar seguras que a lo largo de toda la Escritura, Dios siempre cumple su palabra y sus promesas en su tiempo, no en el nuestro. Como dijo Jehú: «Sepan entonces que no caerá a tierra ninguna de las palabras del Señor». –2 Reyes 10:10a

2. Los pensamientos de Dios son más altos que los nuestros. Dios es la fuente de toda sabiduría, Él es el único y sabio Dios. No cuestionemos, no dudemos. Sus tiempos y su obrar son perfectos. Dios no tiene errores porque Él es perfecto.

  • Cuando llegó la hora en el reloj de Dios, Él puso en el corazón de Eliseo las instrucciones para ungir a Jehú; Dios mismo fue orquestando cada detalle en la historia para cumplir su Palabra: su juicio sobre Jezabel, sobre la casa de Acab y los demás reyes que le habían dado la espalda a Dios.
  • De la misma manera, Él orquesta cada detalle en cada una de las vidas de todo ser humano conforme a su plan, conforme a su promesas para mostrarnos Su gloria, Su bondad, Su justicia, Su gracia y también Su santidad.
     
  • Dios tenía un propósito con Joás cuando su tía lo escondió en la casa del Señor para que Atalía, la abuela del niño, no lo matara. Atalía reinó en el país por seis años; pero llegado el tiempo determinado por el Dios de los cielos y de la tierra, Joás fue proclamado rey a la edad de siete años y Atalía fue asesinada. 

3. Mis hermanas, Dios todo lo puede y ningún propósito suyo puede ser estorbado. Confía en sus tiempos, confía en su sabiduría, confía en su fidelidad, espera en Él. El que confía en Dios jamás será defraudado. Más que nuestros hechos, a Dios le interesa nuestro corazón.

  • Jehú fue el instrumento que Dios usó para traer su juicio prometido. «Pero Jehú no se cuidó de andar en la ley del Señor, Dios de Israel, con todo su corazón, ni se apartó de los pecados con que Jeroboam hizo pecar a Israel». –2 Reyes 10:31
  • Cultivemos nuestra relación con Dios, escuchemos su voz a través de las Escrituras y conozcamos su corazón. De nada nos sirve hacer las obras de Dios, si no las hacemos con el corazón para el Dios de las obras.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Ana Nin de Olivo

Ana Nin de Olivo

Ana, rescatada del hoyo de la destrucción y asentada sobre la Roca Eterna, su gracia y el poder de su palabra la sostienen cada día. Reside en Santo Domingo junto a su esposo José Olivo y su hijo José Alejandro. Son miembros de la Iglesia Bautista Internacional donde ambos sirven como parte del liderazgo de grupos pequeños. Ama ayudar a las mujeres a sumergirse en la palabra para que puedan experimentar la verdadera libertad. Actualmente sirve como Office Manager en Aviva Nuestros Corazones.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación