Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 169 | Salmos 64 – 69

Temporada:  Esdras a Salmos | 0

Día 169 – junio 18

Salmos 64 – 69

Tengo que confesarte que ha sido muy difícil escribir estos devocionales y que he sido grandemente confrontada por la Palabra de Dios. Cada una de nosotras se encuentra en un momento determinado de su peregrinaje cristiano, sin embargo todas anticipamos lo mismo: las bodas del Cordero y la plena manifestación del reino de Dios. Aunque quisiéramos experimentar estabilidad, seguridad, reposo y alegría todo el tiempo… aún la creación no ha sido «liberada de la esclavitud de la corrupción» (Ro. 8:21). Sin embargo, es posible experimentar las bendiciones de Dios —destellos de la gloria venidera.

Salmo 64: El clamor del perseguido, la corrupción del perverso y la venganza de Dios. 

Es impresionante para mí pensar que el gran y valiente rey David pudiera tener más temor de las palabras afiladas y venenosas de sus enemigos que de las lanzas y espadas de grandes ejércitos… Traman una emboscada contra Él (¿recuerdas la historia de Amán y Mardoqueo?) creyendo que sus planes están por encima del Dios de los cielos. Pero aunque se corrompan «en lo recóndito de su corazón», Dios lo ve. 

Pienso en Génesis 6:5, «El Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era solo hacer siempre el mal». Y en Romanos 1:32, «Ellos, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican».

Pero mira la maravilla que nos revela este salmo. Los perversos «disparan presto sus saetas», «Pero ‘Elohim les dispara una saeta: De pronto, y están malheridos»* (énfasis añadido). ¡Con un solo golpe Dios vence a sus enemigos! Sin embargo, aquellos que alinean sus caminos con la Palabra de Dios ¡tienen razones para celebrar y alabar!, porque aunque por un momento son perseguidos por Su causa, no serán destruidos.

  • ¿Qué revelan los íntimos pensamientos de tu corazón? ¿Temes reverentemente a Dios?
  • ¿Buscas cómo alinear la Palabra de Dios a tu voluntad, o alineas tu voluntad a la Palabra de Dios?
  • Aun en medio de tu debilidad, ¿proclamas la victoria de Dios y anticipas la gloria venidera? 

«Pero cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción… entonces se cumplirá la palabra que está escrita: “Devorada ha sido la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde, oh sepulcro, tu aguijón?”». –1 Cor. 15:54-57

Salmo 65 al 68: Cuatro himnos de alabanza (anónimos)

Salmo 65: Dios, esperanza y abundante bendición de toda la tierra

¿Notaste cuántas veces se hace referencia a algo «abundante»? Creo que muchas veces, sin darnos cuenta, esperamos poca cosa de parte de Dios. Pero el salmista verdaderamente conocía a Dios y dice, «¡Cuán bienaventurado es aquél a quien Tú escoges, y haces que se acerque a ti para que more en tus atrios! Seremos saciados del bien de tu Casa» (énfasis añadido). 

Pero, ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Cómo es posible que toda carne venga a Dios y que los hombres puedan acercarse a Él para ser saciados? Porque «La suma de mis iniquidades es demasiado pesada para mí, pero Tú mismo harás expiación por nuestras transgresiones» (ver también Hebreos 10:19-22). Él es el «¡...Dios de nuestra salvación! ¡Esperanza de todos los confines de la tierra…!». Su obra redentora, su poder sobre la creación, sus atributos y la abundancia que desborda de su mano nos dejan perplejas y por eso, «¡Oh ‘Elohim, aún te aguarda la alabanza en Sión!».

  • El peso del pecado que te impedía acercarte a Dios te ha sido quitado, ¿te acercas a Él para recibir de la abundancia de su mano?
  • ¿Realmente crees que Dios es la «esperanza de todos los confines de la tierra»?

Salmo 66: Toda la tierra es llamada a alabar a Dios y a bendecirlo por la grandeza de Su poder.

En este salmo se nos hace la honrosa invitación a aclamar, salmodiar, cantar, venir, bendecir y contemplar a Dios, y a hacer oír la voz de su alabanza. ¿Por qué? ¿Por qué llenar sus oídos de alabanzas y postrarnos ante su grandeza? Porque «Él dio vida a nuestra alma», porque «pasamos por el fuego y por las aguas, pero luego nos sacaste a la abundancia». 

Las grandes obras de Dios sobre las que leemos en Éxodo son más que interesantes narrativas, ¡son sombras de las maravillas que Dios hace en nuestras vidas! El hecho de que en ocasiones no reconozcamos su obrar no cambia quien Él es. ¡Él es digno de alabanza porque nos salva! ¡Él es digno de alabanza cuando nos prueba! ¡Él es digno de que contemos lo que ha hecho en nuestras vidas!

  • ¿Alabas a Dios por su poder tanto como clamas por su ayuda en la angustia?
  • ¿Oras como si Dios tuviera el privilegio de escucharte, o como si fuera tuyo el privilegio de ser escuchada por Él?
  • Él ha hecho grandes cosas en tu vida, ¿lo ves?

Salmo 67: Anhelo por la bendición de Dios de modo que Él sea conocido y alabado por todos los pueblos

El reino de Dios abarca mucho más de lo que tú y yo podemos imaginar. El salmo anterior nos dio pistas de algo que resalta en este: ¡En todas las naciones y pueblos —en toda la tierra— será conocido el camino y la salvación de Dios! ¡El rostro de Dios ha resplandecido sobre nosotras —que somos de diversas naciones— en Jesucristo! Y viene a mi mente la gran comisión en Mateo 28, «Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones…» (énfasis añadido).

Ciertamente la bendición y la misericordia de Dios darán su fruto, ¡pidamos su bendición para que en todas las naciones se sepa que Jesús es el Salvador del mundo!

  • ¿Entiendes cuál es la bendición de Dios?
  • ¿Vives como si el reino de Dios se limitara a tus preferencias personales?
  • ¿Quieres el favor de Dios solamente para ti, o anhelas que personas de todos los pueblos sean partícipes de la salvación y la bendición de Dios?

Salmo 68: Peregrinaje hacia el Santuario

Así como el rostro de Dios resplandece sobre su pueblo, así los que lo aborrecen son echados de su presencia. En este salmo vemos cierto énfasis en la «presencia» y la «morada» de Dios. ¡Qué terrible es el fin de los que no creen en Dios! ¡Y cuán grande gozo poseen aquellos que entran en la relación de pacto con Él y son conducidos a la morada eterna!

Como Comandante del ejército de Israel, Dios liberó a su pueblo de la esclavitud, le guió y sustentó en el desierto, y le llevó a la tierra prometida. Escucha, Él mismo es quien hoy te lleva al Santuario celestial y te guía en el peregrinaje a través de los desiertos de la vida. Has sido (es un hecho) liberada de la esclavitud al pecado y del poder de la muerte. Y aunque muchas son las batallas por librar y el camino parece largo, a Su orden la victoria será consumada.

  • ¿Estás exhausta de andar por los desiertos de la vida? El salmista nos recuerda que «El Dios de Israel es quien da vigor a su pueblo».
  • ¿Has creído que las bendiciones que has recibido son fruto de tu fuerza y desempeño, o que son fruto de la presencia de Dios en tu vida?
  • ¿Eres una mujer que anuncia las buenas nuevas a otros? «Bendito sea el Señor, que cada día lleva nuestra carga, El Dios que es nuestra salvación».

«Porque ustedes… se han acercado al monte Sión y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, a la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos… y a Jesús, el mediador del nuevo pacto». –Hebreos 12:22-24

Salmo 69: La angustia del Justo para salvar al injusto

¿Por qué el salmista que en un momento dijo «...en la inundación de muchas aguas, no llegarán éstas a él» (Sal. 32:6b), ahora dice, «he llegado a lo profundo de las aguas, y la corriente me cubre»? El apóstol Pablo nos dice, «para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien» (Ro. 8:28). Puedes estar segura de que las corrientes de las muchas aguas siempre desembocarán en las misericordias de Dios. Y allí, en el mar de su misericordia, nuestras bocas serán llenas del cántico de los redimidos. 

«‘Elohim salvará a Sión… la descendencia de sus siervos la heredará, y los que aman su Nombre habitarán en ella».

¡Oh hermana! Aunque hoy parezcan tragarte las muchas aguas, la Palabra te recuerda que no solo las aguas no te anegarán, sino que un día verás el rostro de tu Señor y habitarás con Él por siempre. ¿Por qué? ¿Por qué si somos pecadoras e insensatas, y en ocasiones los que en Él esperan son avergonzados por causa nuestra? Porque Adonay YHVH Sebaot «se despojó a Sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló Él mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre» (Fil. 2:7-11).

  • ¿Han desfallecido tus ojos esperando la ayuda de tu Dios? ¡No desmayes! ¡Persevera!
  • ¿Has sido odiada sin causa? Uno mayor que tú experimentó esto en tu lugar, ¿sigues Sus pisadas?
  • ¿Te consume el celo por la Iglesia de Cristo y la salvación de todos los escogidos?
  • ¿Hallas consuelo en que nada te puede separar del amor de Dios y en que Él te responderá con la verdad de la salvación?

Señor, no escondas tu rostro de nosotras. Mira cómo anhelamos que tu Iglesia sea edificada y establecida. Apresúrate a respondernos, a liberarnos de ataduras al pecado, a liberarnos de las asechanzas del enemigo. Delante de ti están todas las cosas. Fue delante de tus ojos que tu Hijo fue sacrificado en nuestro lugar, y reconocemos que en esa cruz debimos estar nosotras. Oh pero tú manifestaste tu justicia y salvación, y por eso te decimos, ¡gracias! «¡Alábente los cielos y la tierra, los mares y cuanto se mueve en ellos! Porque Tú nos salvarás y los que aman tu Nombre habitarán contigo!».

*La biblia Textual

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Annamarie Sauter Morales

Annamarie Sauter Morales

Ciudadana de la Ciudad Celestial, peregrina nacida en Colombia de padre alemán y madre colombiana. Tiene dos hermanos y vive en la República Dominicana. Dios ha usado Aviva Nuestros Corazones como una gran herramienta para transformar su vida, y por Su gracia trabaja en la producción del podcast diario del ministerio. Ama a su familia, a su iglesia local y a su equipo de trabajo. Le encanta el café, la música, el deporte y conocer a Dios a través del estudio de la Escritura. Su pasión es ver a las mujeres crecer en su caminar de fe y relación personal con Jesucristo.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación