Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 182 | Salmos 143 – 150

Temporada:  Esdras a Salmos | 0

Día 182 – julio 01

Salmos 143 – 150

Llegamos a los últimos 8 Salmos del Salterio. Estas poesías están llenas de enseñanzas que nos inspiran a orar y adorar a nuestro bendito y Trino Dios.

En el Salmo 143 vemos a David pedir liberación y dirección. Extiende sus manos a Dios con un alma sedienta y espíritu desfallecido, apelando al Nombre y la Justicia del Señor. Confía en que Su Espíritu le enseñaría a hacer Su Voluntad. 

  • ¿Buscas hacer Su voluntad?

El rey de Israel y Guerrero victorioso pide en el Salmo 144, victoria y prosperidad. Sabía que Su Señor era el Único capaz de «adiestrar sus manos» para batallar. 

Parte de esa prosperidad era que sus hijos fueran «plantíos florecientes» y sus hijas «esquinas labradas como de palacio». 

En el Salmo 145 vemos que la Majestad y Bondad consumían su corazón, y su deseo era que por generaciones estas fuesen exaltadas.

  • ¿Oras que la nueva generación dé frutos, estabilidad y hermosura a Su Reino al reconocer Su Majestad y Bondad? 

Con el Salmo 146 empieza un tercer «Halel». Finaliza con el Salmo 150. Era recitado cada mañana. También empiezan y terminan con un «Aleluya». 

El Salmo 146 alaba al Único ayudador y esperanza: El Dios de Jacob, quien obra a favor de los oprimidos, hambrientos, ciegos, caídos, extranjeros, huérfanos y viudas. 

En el Salmo 147 vemos que sana a los quebrantados, venda sus heridas y sostiene al afligido. Aquel que conoce y da nombre a las estrellas también conoce nuestra condición y debilidad. ¡Aleluya!

El Salmo 148 invita a que cielos, tierra y todos sus moradores alaben al Creador y Señor. 11 veces aparece el verbo «Alabar». ¿La razón? Porque Su gloria está sobre ellos. ¡Aleluya! 

El Salmo 149 es el último Salmo imprecatorio. El Rey de Israel permitió la victoria de Su pueblo conquistando a Canaán. Habrá una victoria final: cuando el Rey de reyes vuelva y al fin destruya a todos Sus enemigos. ¡Aleluya!

El final del Salterio concluye con el Salmo 150, el cual repite 10 veces el verbo «Alabar». Todo lo aprendido por medio de este libro debería llevarnos a proclamar:

«Todo lo que respira alabe al Señor». ¡Aleluya! 

  • ¿Te comprometes a alabarle como Él lo merece?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie sirve en cuidado de cuna, como maestra de escuela Dominical, en estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Está apasionada por el estudio y la enseñanza de las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio de Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación