Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 317 | Hechos 10 – 11

Día 317 – noviembre 13

Hechos 10 – 11 

Hoy leemos cómo el mensaje pasó de ser exclusivo para el pueblo judío a extenderse hacia los gentiles. El mapa debajo nos da una idea visual de cómo se fue propagando el mensaje desde Jerusalén, hasta Judea y Samaria, a través del ministerio de Felipe, Juan y Pedro:

El Espíritu continuaba guiando a la iglesia de manera sobrenatural. Hoy leemos como un «hombre con vestiduras resplandecientes» se presentó delante de Cornelio en una visión. Cornelio, un centurión romano, ya era un hombre temeroso de Dios. Aunque era un hombre generoso y piadoso necesitaba conocer la salvación que solo se obtiene a través de Cristo y no por las obras. Dios soberanamente lo elige como la primera persona fuera del pueblo judío que se convertiría por el poder del evangelio. 

Algunos conceptos que pude espigar de esta narración:

  • Dios obra soberanamente y cumple Sus propósitos a través de la obra del Espíritu.
  • Ciertamente Dios obró de manera especial en los inicios de la iglesia. Pero Dios sigue siendo Dios y Él no tiene límites para manifestarse a los suyos. Pedro jamás hubiese ido a la casa de un gentil de no haber sido porque Dios le habló de manera tan sobrenatural a través de esta visión. 
    • Permanezcamos alertas a la voz de Dios a través de Su Palabra y seamos rápidas en seguir la dirección de Su Espíritu. 
  • En el obrar de Dios no hay «coincidencias», se trata de la providencia divina en acción. No fue «coincidencia» que los criados de Cornelio dieran con la casa donde estaba Pedro hospedado y que Pedro estuviera listo para recibirles. Todo fue divinamente orquestado por Dios.
  • Dios prepara los corazones de aquellos a quienes se les va a revelar. Cuando Pedro llegó a casa de Cornelio ya él y todos sus invitados estaban listos para recibir el mensaje de parte del Señor. Fue una cita divina donde muchos recibieron el Espíritu Santo, al igual que ocurrió en Pentecostés. 
  • El evangelio no tiene acepción de personas. Es para ser predicado a toda tribu, lengua y nación y es poder de Dios para salvación: «... todo el que creen en Él, recibe el perdón de los pecados» (v. 10:43). 
    • Por medio de Su sangre, Cristo rompió la pared que dividía a los judíos y los gentiles: «Por tanto, recuerden que en otro tiempo, ustedes los gentiles en la carne, que son llamados “Incircuncisión” por la tal llamada “Circuncisión”, hecha en la carne por manos humanas,recuerden que en ese tiempo ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes, que en otro tiempo estaban lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo». –Efesios 2:11-13
  • Cornelio pudo reconocer la importancia de este mensaje, y reunió en su hogar a más personas para escuchar el mensaje más importante de sus vidas. ¿Qué tan dispuestas estamos a abrir nuestro hogar de tal manera que muchos puedan exponerse al mensaje de salvación a través de algún estudio bíblico o grupo de la iglesia? Estos encuentros pueden ser marco de citas divinas con Dios.
  • Cuando Dios hace algo que no podemos entender o que no encaja con nuestro entendimiento o presuposiciones, dudamos que sea de Dios. Los judíos no podían creer que Pedro había entrado en «casa de incircuncisos» y «le reprochaban»(vv.11:2-3).
  • Debemos estar abiertos al obrar del Espíritu y a lo que Él está haciendo en medio nuestro. Los judíos pudieron dar gracias y glorificar a Dios cuando creyeron el recuento que Pedro les hizo acerca de lo sucedido. Pudieron entender que Dios le había dado «arrepentimiento que conduce a la vida» también a los gentiles (v. 11:18), algo que ellos nunca hubieran considerado.
    • «No apaguen el Espíritu. No desprecien las profecías. Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente, retengan lo bueno». –1a Tes. 5:19-21
  • Nosotros no debemos obstaculizar o limitar la obra de Dios con nuestras presuposiciones, dudas y temores: «si Dios les dio a ellos el mismo don que también nos dio a nosotros después de creer en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poder impedírselo a Dios?». –Hechos 11:17

Hemos visto cómo el mensaje se fue propagando y hoy vemos cómo llegó tan lejos como a Antioquia, una región mucho más al norte de donde todo comenzó, a unas 7,400 millas (11,900 km) de Jerusalén. ¿Has visto cuando se lanza una pequeña piedra al agua como las ondas se van formando y acelerando alrededor del lugar donde cayó la piedra? El impacto de la pequeña piedra se extiende rápidamente lejos de aquel lugar inicial. 

La persecución había llevado a judíos a Fenicia, Chipre y Antioquia. Poco a poco comenzó a formarse allí una iglesia. La iglesia de Jerusalén envió a Bernabé («hijo de consolación») y este buscó a Saulo para asistir en la obra. Y así Dios acelera el movimiento más cataclísmico de la historia de la humanidad.

«La mano del Señor estaba con ellos, y gran número que creyó se convirtió al Señor». –Hechos 11:21

Me reta la actitud de Bernabé: 

«... cuando vino y vio la gracia de Dios, se regocijó y animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor; porque era un hombre bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe». –Hechos 11:23-24

Su actitud me reta a regocijarme en lo que Dios hace a mi alrededor y a animar a los demás a correr fielmente la carrera de la fe. Me llamó la atención lo que motivaba esa actitud: estaba lleno del Espíritu Santo y de fe. ¡O, cuánto necesitamos esa llenura y esa fe en nuestros días!

«Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es Aquel que prometió. Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca». –Hebreos 10:23-24

Su obra continua

Los sucesos alrededor de la vida, muerte y resurrección de Cristo y la persecución que le siguió ocurrieron en el área de Judea y Samaria y de allí impactaron a todo el mundo hasta hoy. Los hombres y mujeres estaban llenos del Espíritu Santo y eran testigos fieles de Jesucristo. Es el Espíritu Santo el que nos capacita para tener un testimonio efectivo, el que nos da valentía, sabiduría y poder. Es el Espíritu el que nos equipa para participar en la obra que Dios planeó de antemano para cada una de nosotras. 

Señor, derrama tu Espíritu en cada una de nosotras y en nuestras iglesias y familias. Fortalecernos con tu poder. Ayúdanos a ser tus testigos dispuestos, fieles y perseverantes en toda circunstancia y donde quiera que Tu providencia nos envíe. ¡En tu poderoso nombre oramos, amén!

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación