Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 329 | Romanos 10 – 12

Día 329 – noviembre 25

Romanos 10 – 12

Sufrimiento por la Incredulidad de Israel y Oración por Salvación 

Me imagino que casi todas nosotras sentimos un gran pesar por nuestros familiares inconversos y por la incredulidad del mundo en general. Al igual que nosotras, Pablo se dolió por la incredulidad de su pueblo Israel. Este sentir era tan profundo que deseó ser «anatema» o «separado de Dios» con tal de que sus hermanos de sangre recibieran salvación. A este pueblo se le confirieron cosas sublimes y excelsas como la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la Ley, el culto, las promesas y los patriarcas, de los cuales vino nuestro Señor Jesucristo; pero, tristemente sus compatriotas, la nación escogida por Dios, desecharon todos los privilegios y bendiciones del pacto hecho a Abraham y ratificado a Isaac y Jacob. Sin embargo, a pesar de sus sentimientos, expresó claramente que el Señor «para hacer notorias las riquezas de su gloria» decidió escoger como reemplazo a los gentiles para que fueran Su pueblo. 

Al llegar al capítulo 10, nuevamente encontramos que el anhelo de su corazón era la salvación de Israel, este deseo lo convirtió en oración. Durante mucho tiempo, al igual que los suyos, tuvo celo de Dios; pero, no conforme a ciencia, sino como apasionado defensor del judaísmo y amante de la Ley e hizo gran oposición a los seguidores de Jesús. No obstante, cuando se encontró con el Cristo glorificado yendo rumbo a Damasco, ahí todo cambió. De perseguidor pasó a ser un predicador. Su deseo era dar a conocer que «el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree».

La palabra «ciencia» usada en este pasaje significa: reconocimiento, discernimiento, conocimiento. Israel tuvo en sus manos la revelación del Antiguo Testamento, en la cual una y otra vez se anunciaba al Mesías prometido. Sin embargo, este endurecido pueblo no supo discernir ni reconocer el día en que Él hizo Su entrada a este mundo, como tampoco pudo entender el significado de Su obra redentora. Más bien le rechazaron, a pesar de las evidencias, le dieron muerte. Eligieron apoyarse en su propia justicia basada en obras y no aceptaron por fe la justicia que Cristo compró en la cruz. Ante tal desprecio, a ojos de Dios, Israel fue considerado un pueblo rebelde y contradictor.

Pero, como Dios no hace acepción de personas, ya sea por su raza, posición social o económica, intelecto o capacidades, da la gloriosa esperanza de que: «Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo». No importa si se es judío o gentil, «todo aquel que en él creyere, no será avergonzado».

Porque un día ese gran Dios «se dejó hallar, cuando no le buscábamos» y abrió nuestros ojos al Evangelio, así nosotras pudimos hacer esa confesión de labios y aceptar de corazón a Cristo como nuestro Señor. Ahora tú y yo formamos parte de Su pueblo. Ahora somos verdaderas «israelitas», «descendientes de Abraham» e «hijos de la promesa». 

Ante tan inmerecido privilegio, tenemos una inmensa responsabilidad: Hacer llegar el Evangelio a aquellos que aún no le han conocido. Para que las buenas nuevas llegaran a nuestros países, algunos tuvieron que venir y anunciarlas. Y, de este modo, al oírlas y aceptarlas fuimos bendecidas con la salvación. 

Como lo que hemos recibido es de pura gracia, supongo que deseas que Su Palabra corra por toda la tierra, y para que esto suceda debemos apoyar en oración y económicamente a «esos hermosos pies que anuncian la paz, que anuncian buenas nuevas».

Sabemos que no todos creerán y que la salvación pertenece al Señor, pero nuestro deber es ir o enviar a evangelizar.

  • A la luz de lo expuesto, medita en las siguientes preguntas: ¿Sufres por la incredulidad rampante de nuestra presente generación? ¿Oras que el Evangelio llegue a cada rincón de este planeta? ¿Recuerdas cómo eras antes de aceptar al Señor y esto te mueve a compasión por los perdidos? ¿Estás dispuesta a apoyar la causa de Cristo y a Sus mensajeros?

Un remanente preservado

A pesar de la incredulidad de gran parte de Israel, leemos en el capítulo 11 que Dios no los ha desechado por completo. Pablo, al igual que miles de israelitas creyentes a lo largo de la historia, son ejemplos tangibles de la gracia que perdona, transforma y preserva.

Hasta el día de hoy y todos los que resten en esta tierra, Dios «se ha reservado y guardado para Sí mismo» un remanente de toda nación, tribu, pueblo y lengua. Aunque las cosas parezcan muy oscuras, como en los días de Elías y en este tiempo presente, no todos se doblarán ante los «Baales» de este mundo. Es cierto que una inmensa mayoría de la humanidad, al igual que gran parte de Israel, ha recibido espíritu de estupor y endurecimiento de corazón; sin embargo, podemos estar seguros de que esa gracia soberana e inagotable que se extendió en el pasado y que se extiende en el presente, se seguirá extendiendo al futuro hasta alcanzar a todos los escogidos. 

En los versículos 11-24 el apóstol, ante la audiencia compuesta en su mayoría por gentiles, hace unas declaraciones muy importantes que resumiremos con los siguientes enunciados:

  • Israel, descrito aquí como un olivo y primicias santas, pecó y se sentenció a sí mismo a más endurecimiento y al rechazo divino al darle la espalda al Dios que lo había escogido.
  • El remanente que de ellos Dios ha reservado a través de los tiempos es salvo por gracia, y no por obras.
  • Debido a este rechazo, las inmensas riquezas del Evangelio pudieron llegar a nosotros los gentiles haciendo posible la reconciliación con Dios.
  • De una manera increíble, Dios usa la aceptación del Evangelio entre los gentiles y las bendiciones que de este se derivan para provocar a celos a Israel, de modo que este pueblo pueda volverse de nuevo al Señor, el cual es poderoso para hacerlo. 
  • Los gentiles jamás deben jactarse del privilegio concedido en la bondad de Dios, menospreciando a los judíos incrédulos, los cuales fueron juzgados con severidad.
  • La actitud correcta ante ambas cosas debe producir temor reverente.

El misterio revelado

Al llegar a los versículos 25 y 26 nos encontramos con la palabra «misterio», que significa una verdad que no habría podido conocerse a menos que Dios la revelara. Notemos que Dios le reveló a Pablo un misterio, pero ¿qué significaba dicho misterio? Para entenderlo debemos considerar esta palabra en el siguiente contexto: «Israel ha sido endurecido parcialmente, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo».

Este pasaje ha dado lugar a muchas suposiciones, que no podemos detallar aquí. Pero, estudiando y oyendo sermones de pastores y maestros entendidos en la materia, lo que más se acerca al pensamiento de Pablo en forma resumida es lo siguiente:

Cuando leemos la frase «todo Israel será salvo», esto no significa que como raza cada israelita recibirá salvación. Lo que sí podemos saber, porque la Escritura así lo enseña, es que Dios siempre ha tenido y tendrá un remanente de judíos o israelitas creyentes. Los que de ellos no crean seguirán siendo endurecidos. 

Recordemos que cuando Israel como nación desechó al Libertador de Sion, es decir a Jesucristo, perdió todos los privilegios como nación escogida. Ahora dichos privilegios pertenecen a los gentiles que han puesto su fe en Jesucristo.

A pesar del endurecimiento parcial los judíos, al ver la misericordia de Dios hacia los gentiles, estos son movidos a celos, con el fin de que también ellos sean partícipes o recipientes de esa misma misericordia. Esto es lo que se conoce como «interdependencia entre la salvación de gentiles y la salvación de israelitas» y, a su vez, es el misterio revelado.

Al final de los tiempos, cuando nuestro Señor vuelva con toda Su gloria y esplendor, esa «plenitud» o número de gentiles será completado; paralelamente y al mismo tiempo, todos esos remanentes o «plenitud» de judíos de todas las edades serán reunidos y vendrán a ser aquello a lo que se refiere la frase de que «todo Israel será salvo».

Esta maravillosa historia de redención de judíos y gentiles es descrita en Apocalipsis 7:9: 

«Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos».

En respuesta a tan gloriosa revelación, Pablo en los versículos 33-36 concluye con una doxología o alabanza que exalta: 

  1. La profundidad de las riquezas de la sabiduría (los mejores medios para alcanzar la meta más alta) y ciencia (conocimiento u omnisciencia) de Dios (v. 33).
  2. Lo insondable que son Sus juicios (decisiones soberanas) y lo inescrutable que son Sus caminos (los medios que usa para llevar a cabo Sus decisiones) (v. 33).
  3. Lo incomprensible que es Su mente (v. 34).
  4. Su autosuficiencia (v. 35).
  5. Su soberanía (v. 36). 

«Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén».

Capítulo 12

En esta epístola hemos visto como Pablo describe de una forma sistemática y coherente lo que significa e implica el Evangelio de Jesucristo. Como todo buen maestro y habiendo explicado la teoría, luego pasa a demostrar cómo llevarla a la práctica.

Veamos ahora cómo el apóstol enlaza los primeros once capítulos con los seis restantes. Me encanta la forma en que lo hace. Se vale de unas simples pero significativas palabras: así que o por lo tanto, o por consiguiente o en vista de. Escoge la que más te guste para llevar el hilo de pensamiento y verás cómo todo toma sentido.

En este capítulo 12, lo primero que Pablo hace es una exhortación apelando a «las misericordias de Dios». ¿Cuáles son esas misericordias? Todo lo que resumimos al empezar. 

Esta exhortación contiene una parte positiva: Ofrecer nuestro cuerpo, es decir todo nuestro ser con su mente, voluntad y emociones como una ofrenda o sacrificio «vivo». Es vivo puesto que Cristo nos otorgó nueva vida. Es por igual «santo», porque por medio del Espíritu Santo somos santificados, y «agradables» a Dios, puesto que este ofrecimiento es hecho voluntariamente y con gratitud. 

Estos tres elementos han de dar forma al «culto», es decir la adoración más lógica, racional, razonable o consciente que puede tributársele al Dios que ha mostrado tanta misericordia a nuestro favor.

En el versículo 2 encontramos la parte negativa: No amoldarnos o adaptarnos a la corriente de pensamiento y criterio de este mundo en que vivimos, el cual cada día se distorsiona más y más. ¿Cómo logramos esto?: Transformando nuestra mente mediante una renovación constante.

El verbo «transformaos» o «metamorfosis» que aparece en el texto significa que debemos dejar que el Espíritu Santo nos transforme continuamente mientras va renovando nuestra mente por medio de la Palabra. Nuestro deber es conocer y guardar la Palabra. El del Espíritu es transformarnos, con el fin de que haya más de Cristo y menos de nosotras mismas. Cuando esto sucede entonces verificamos y podemos discernir Su Voluntad, lo cual es bueno, aceptable y perfecto.

En el versículo 3 nos indica que ese conocimiento teológico debe ser puesto en práctica primero con nosotras mismas. Como nos enseña el pasaje Dios nos ha concedido dones según nuestra medida de fe o nuestro grado de confianza en Sus promesas. Por medio de esa fe o confianza seremos bendición al Cuerpo de Cristo en general al usar los dones conferidos. Pero, ¡cuidado con sentirnos superiores a los demás! Su deseo es que pensemos de nosotras mismas con cordura, con sobriedad, con buen juicio y con buen sentido a fin de no creernos la gran cosa.

Los versículos del 4 – 8 nos recuerdan que no somos islas, sino parte del cuerpo de Cristo y todos miembros los unos de los otros. Cada miembro tiene una función particular y a la vez deberes generales para con su comunidad. Al leer este pasaje pienso en una orquesta dando un concierto. Cada músico toca un instrumento diferente guiándose de la partitura asignada por el director; cuando todos tocan al unísono se crea lo que conocemos como armonía, equilibrio o proporción adecuada entre las diferentes partes. ¿Hermoso verdad?

Bueno amada hermana no sé que don Dios te ha concedido de gracia, lo que sí sé es que debes usarlo para Su gloria y edificación de la iglesia a la cual perteneces. Cuando cada una hace su parte ese Cuerpo funciona bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, como nos enseña Pablo en Efesios 4:16, produciéndose entonces lo que conocemos como unidad dentro de la diversidad. Funcionar según los dones produce un equilibrio maravilloso en la novia de Cristo. 

Todo creyente tiene su parte dentro del Cuerpo así qué no te excuses con el hecho de que te veas insuficiente o con poca capacidad. Para servir, exhortar o consolar, dar con liberalidad y hacer misericordia con alegría no tienes que ser una erudita experta; solo tienes que disponer tu corazón y poner manos a la obra. Sin embargo, creo que hay muchas que pueden hacer esto y más. Quizás alguna tenga el don de enseñar a otras mujeres exponiendo claramente la Palabra lo equivale aquí a «profecía» o escribir artículos edificantes u otra el don de dirigir o supervisar con diligencia algún grupo pequeño o ministerio específico. El asunto es: ¡no te quedes sentada y desarrolla el talento que Dios te confirió! Recuerda, ningún trabajo o servicio hecho para el Señor y Su reino es en vano; de Él cada uno recibirá su propia recompensa.

Pasemos ahora a los deberes generales que se mencionan en los versículos del 9 al 21. Como no deseo que esta meditación se haga más larga sólo los detallaré brevemente:

  • Amar de forma genuina y sin hipocresía o fingimiento.
  • Aborrecer lo malo y aplicarnos o disponernos a lo bueno.
  • Mostrar afecto fraternal, es decir de hermanos unos a otros.
  • Preferir honrar al otro considerándolo mejor que uno mismo.
  • Servir al Señor con espíritu fervoroso sin pereza o tardanza.
  • Gozarnos en la esperanza lo cual nos permitirá perseverar en el sufrimiento y dedicarnos a orar. 
  • Ayudar a los demás en sus necesidades y ser hospitalarios.
  • Bendecir, no maldecir a los que nos acosan o persiguen. 
  • Identificarnos con la alegría de los demás sin envidia y entristecernos con sus penas.
  • Fomentar la unidad evitando la altivez o altanería y asociarnos con los más humildes.
  • No ser sabios en nuestra propia opinión. 
  • No pagar a nadie mal por mal.
  • Respetar (literalmente considerar) o procurar que todo nuestro proceder esté bien ante los demás. 
  • Procurar o hacer todo el esfuerzo posible por vivir en paz con todos los demás evitando altercados.
  • No procurar venganza por nuestra propia cuenta sino dejar todo asunto en manos de Dios, ya que Él ha prometido que en su tiempo la ejecutará. Nuestro deber es hacer todo lo contrario según nos enseña Proverbios 25:22, el cual es citado en este pasaje: «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer pan, y si tiene sed, dale de beber agua».¿Qué sucede cuando hacemos esto? Qué se amontonan ascuas de fuego sobre su cabeza enemiga. Muchos creen que esto significa que cuando este ve la bondad con que es tratado, quizás con el tiempo su corazón se ablande y cambie.
  • Por último, Pablo exhorta a no ser vencido por el mal o permitir que el enemigo tome ventaja y nos lleva a maquinar el mal para devolverlo, sino todo lo contrario vencer con el bien, es decir, vivir esa vida de fe a la que hemos sido llamadas mostrando amor a Dios y a los demás.

¿Sabes qué significan todas estas cosas? Vivir según vivió nuestro amado Jesucristo. Dios nos ayude a andar a la luz de tan glorioso llamamiento.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie sirve en cuidado de cuna, como maestra de escuela Dominical, en estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Está apasionada por el estudio y la enseñanza de las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio de Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación