Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 59 l Deuteronomio 27 – 28

Día 59 – febrero 28

Deuteronomio 27 – 28

1. El Señor había sido bueno con Su pueblo y Moisés quería que ellos tuvieran recordatorios palpables de Su fidelidad. El pueblo debía usar piedras grandes y escribir toda la ley para no olvidarla (vv. 27:1-8).

Somos prestos a olvidar los mandamientos de Dios y Su fidelidad pasada. A mi me anima mucho leer mis viejos diarios y ver la fidelidad de Dios en mi propia vida, ver como Dios resolvió cosas que me cargaban o preocupaban, o ver como providencialmente conectó puntos en mi vida. 

  • ¿Qué podrías hacer para recordar Su palabra o para tener recordatorios palpables de tu historia con Dios? 

Hoy no tenemos que escribir Su Palabra en piedras:

«Ustedes son nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres,siendo manifiesto que son carta de Cristo redactada por nosotros, no escrita con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de corazones humanos.» –2 Corintios 3:2-3

  • ¿Dónde escribe el Espíritu Santo la Palabra de Dios? 

«En mi corazón he atesorado Tu palabra, para no pecar contra Ti.» –Salmos 119:11

2. Eventualmente cruzarían el Jordán, llegarían a la tierra prometida donde «fluye leche y miel» y Moisés les recordó una vez más las horribles consecuencias de no obedecer al Señor. La obediencia traería bendición y la desobediencia maldición; nadie podría escapar del juicio divino.

Moises pinta un futuro severo si el pueblo no obedece. Necesitaban saber acerca de estas consecuencias para aprender a temer al Señor, cuyo nombre es «glorioso y temible» (v. 25:58).

Muchas de estas maldiciones de alguna manera predicen el futuro del pueblo de Israel, el cual sería llevado cautivo o sitiado por Asiria y Babilonia y más adelante por los romanos. 

Lee los versículos 28:63-68 a la luz de la historia más reciente de los judíos, exiliados a muchas naciones, y pasando experiencias tan terribles como lo fue el holocausto. 

Mientras leía esta porción hoy no pude evitar pensar en cuán certeras fueron estas palabras para este pueblo que aún hoy rehúsa a aceptar a Jesús como Mesías.

3. No hay nadie que pueda cumplir la Ley a cabalidad ni cumplir todas las demandas de Dios. A la luz de todas las maldiciones que vimos en los capítulos de hoy, ¿puedes entender la gran salvación que tenemos en Cristo?

«Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: «Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas». Y que nadie es justificado ante Dios por la ley es evidente, porque «El justo vivirá por la fe». Sin embargo, la ley no se basa en la fe. Al contrario, «El que las hace, vivirá por ellas». Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros…» –Gálatas 3:10-13a

4. Cuando no servimos al Señor nuestro Dios «con alegría y con gozo de corazón» (v. 28:47, terminamos esclavizadas y tristes, sirviendo al enemigo)

La obediencia a Dios es el camino a la paz, el gozo y la seguridad. Toda persona que no reconoce a Dios ni Su Palabra anda como dice el versículo 28:28; loco, ciego, turbado de espíritu y corazón, a tientas, como ciego en la oscuridad y oprimido.

  • ¿De qué manera ha traído Cristo y la Palabra de Dios cordura, luz, paz y libertad a tu vida?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación