Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 79 | 1 Samuel 4 – 6

Día 79 – marzo 20

1 Samuel 4 – 6

Israel tiene como juez a Samuel, un hombre piadoso, pero la nación se había apartado de Dios y de Sus caminos. Recuerda que no había rey en Israel, «y cada uno hacía lo que bien le parecía».

Israel había pecado y estaba viviendo en pecado, desde el sacerdote, los líderes religiosos hasta los hombres comunes, eran impíos. Ellos estaban recibiendo las consecuencias de su estilo de vida, eran vencidos por sus enemigos y se hacen una pregunta sabia: ¿Por qué nos ha herido el Señor delante de los filisteos? 

  • Lee Proverbios 25:26

Cuando percibimos que Dios se opone a nosotros es saludable preguntarnos o hacer la petición del salmista:

«Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis inquietudes.
Y ve si hay en mí camino malo,
Y guíame en el camino eterno». –Salmos 139:23-24

  • Lee Hebreos 12:5-8. ¿Qué dicen esos versículos del trato de Dios con sus hijos?

Ellos pretendían seguir viviendo en su pecado y aun así tener los beneficios de la presencia de Dios. Para ellos el arca era la presencia de Dios. Llegaron a verla como un amuleto de la suerte. Olvidaron que los cielos de los cielos no pueden contener a Dios, el texto resalta que Él es el Dios que mora entre querubines, Jehová de los Ejércitos. (v.4)

Al recibir la noticia de la muerte de sus hijos, como sacerdote, Eli se preocupa por la gloria de Dios más que por cualquier otra cosa.

  • Cuando enfrentamos situaciones difíciles, comprometedoras para nosotras y los nuestros, ¿nos preocupamos más por cómo nos ven los demás, o buscamos la gloria de Dios y la fama de Su Nombre y Su reino por encima de todas las cosas?

Dios decide mostrarles que el Arca no pertenece entre los incircuncisos. 

Los juicios de Dios llegan a los filisteos y aun ellos saben que tienen que aplacar la ira de Dios por el pecado y ofrecer a Dios sacrificio para recibir de Él misericordia. Hicieron ofrendas por la culpa, por cada ciudad y por cada príncipe.

La superstición entre los filisteos es evidente: se llevan el arca, la mandan a otra ciudad, consultan adivinos, usan vacas y sus crías como señales, todo para confirmar si esto era juicio divino. 

  • El pueblo de Dios había adoptado la misma forma supersticiosa (lee Jueces 6:36-40 y compara). 

Hoy nosotras, si no estamos arraigadas en Cristo y Su Palabra, podemos también caer en la superstición, dudando si Dios está realmente detrás de lo que nos sucede. Debemos clamar a Dios, pero hoy tenemos: 

  • La Palabra profética más segura.
  • La providencia.
  • El consejo de personas maduras para discernir la voluntad de Dios.

El Señor también hiere a Su pueblo de Bet Semes con mortandad. ¿Quién puede estar delante del Señor? Eran muchas las regulaciones a seguir. Dios es muy limpio de ojos. 

Lee el Salmo 15.

Hoy podemos acercarnos al Señor con confianza por ese camino nuevo y vivo que Cristo abrió a través del velo de su sangre y de su carne. 

Ninguna podría estar delante del Señor: «Señor, si tu mirares los pecados, ¿quién podría mantenerse en pie? Que bueno que en ti hay perdón para que seas reverenciado». –Salmos 130:3-4.

  • Lee Proverbios 28:13 y I Juan 2:1-2 a la luz de esta verdad.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Patricia Acebal de Saladín

Patricia Acebal de Saladín

Patricia vive en Santo Domingo, República Dominicana. Está casada con Eduardo Saladín, pastor de Iglesia Bíblica del Sola Gracia en Santo Domingo. Le apasiona llevar el mensaje de la feminidad bíblica a las mujeres de habla hispana. Su anhelo es verlas conocer y abrazar la Verdad que las hace libres en Cristo. Sirve en el ministerio de Aviva Nuestros Corazones como la voz de Nancy Leigh DeMoss. Tiene tres hijos adultos, Rosalía (casada con Daniel), Sarah (casada con Nazario) y Eduardo Alfredo (casado con Leticia). Además, Dios le ha regalado seis nietos: Patricia, Daniel, Samuel, Nazario, Said y Noor.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación