Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 83 | 1 Samuel 15 –16

Día 83 – marzo 24

1 Samuel 15 – 16

Hoy seguimos viendo a Saúl obrar de acuerdo a su propia prudencia en lugar de obedecer a Dios. Continúa deslizándose poco a poco.

1. Dios le manda a eliminar a todos los amalecitas, a no dejar a nadie vivo: hombres, mujeres, niños y animales, pero Saúl decide que sería apropiado dejar lo mejor de las ovejas y vacas para sacrificarlas a Dios, así como dejar vivo al rey Agag. 

  • Lee Deuteronomio 25:17-19. ¿Cuál había sido la instrucción de Dios con relación a los amalecitas?

Nota que Saúl obedeció a medias, pero «mejoró» el plan de Dios pensando que sería más ventajoso para Dios. Aparentemente escuchó la voz del pueblo más que la voz de Dios (v. 15:24).

«¿Se complace el Señor tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del Señor? Entiende, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grasa de los carneros. Porque la rebelión es como el pecado de adivinación, y la desobediencia, como la iniquidad e idolatría. Por cuanto tú has desechado la palabra del Señor, Él también te ha desechado para que no seas rey». –1 Samuel 15:22-23 (NBLA)

  • ¿Te ha ocurrido algo similar donde tienes una mejor idea que Dios? Aunque no es realmente algo que Dios te ha pedido hacer, quizás piensas que estás haciendo «algo bueno para Él», es algo que haces con «buena intención» creyendo que agradas a Dios. ¿Puedes pensar en algún ejemplo cercano a ti o de tu propia vida? 

¡Saul sinceramente pensó que estaba haciendo lo correcto! Él pensó que había tomado una buena decisión… ¡dejar los mejores animales para sacrificarlos a Dios! (vv.15:13, 15). Pero Dios no necesita que le sacrifiquemos nada… Él solo quiere nuestra obediencia, y desde Su perspectiva, la obediencia parcial equivale a desobediencia.

«Sacrificio y ofrenda de cereal no has deseado; me has abierto los oídos; holocausto y ofrenda por el pecado no has pedido. Entonces dije: “Aquí estoy; en el rollo del libro está escrito de mí; me deleito en hacer Tu voluntad, Dios mío; Tu ley está dentro de mi corazón”». –Salmos 46:6-8

Dios no desea tus sacrificios y ofrendas. Pídele que abra tus oídos para escuchar Su voz, y que te de un corazón dispuesto a obedecer y hacer Su voluntad con deleite.

2. Muchos juzgan a Dios cuando ven que Él manda matar a toda una nación. En esos momentos nos consideramos más buenos que Dios. Sin embargo, debemos recordar que Él es quien nos hizo… Él es soberano sobre la vida. Él es Dios. 

  • Lee Romanos 9:14-24 a la luz de este relato de los amalecitas.

3. De nuevo leemos que el Señor había desechado a Saúl. Aún seguía reinando, pero ya su destino estaba marcado: él sería sustituido por otro rey que el Señor levantaría y que en ese momento ni siquiera se imaginaba los planes que Dios tenía con su vida.

Si eres una hija de Dios, Él tiene un plan para tu vida. Quizás te sientas «olvidada» por Él de alguna forma, pero continúa siendo fiel «apacentando ovejas». En la plenitud del tiempo perfecto de Dios, lo verás actuar.

4. Dos veces el texto de hoy relaciona el «arrepentimiento» relacionado a Dios (vv. 15:29 y 15:35). Sin embargo, como dice Samuel, «Dios no es hombre para que se arrepienta». Muchas veces la biblia usa lenguaje antropomórfico (desde el punto de vista humano) para tratar de ilustrar la forma como Dios se «siente» hacía algo en particular. Pero a Dios nada lo toma por sorpresa ni se le escapa de las manos. Él es un Dios que planifica de antemano; es un Dios omnisciente e inmutable.

5. Samuel estaba acongojado de ver como terminó Saul (v. 16:1), pero Dios lo manda en otra misión: encontrar al sucesor de Saúl que estaba apacentando ovejas, totalmente ajeno a lo que estaba ocurriendo. 

6. El Señor escoge, y Su elección no tiene nada que ver con lo externo (apariencia, habilidades). Dios ve mucho más allá de lo que nosotros podemos percibir a simple vista. Él mira el corazón (v. 16:7). Cuando Isaí presenta a sus hijos ni siquiera pensó en David, quizás él ya había descalificado a su hijo en su mente. Tuvo que mandarlo a buscar cuando el profeta preguntó si no había más hijos. El Señor había elegido a David, y desde ese día el Espíritu de Dios vino sobre él, pero David no fue Rey hasta años más tarde. Su destino estaba determinado.

  • Lee Hechos 1:24-25. ¿Puedes ver el mismo principio aquí de Dios eligiendo al conocer el corazón?
  • En tu propia experiencia, ¿le das importancia a las cosas externas y las habilidades más que al corazón a la hora de hacer un juicio sobre alguien?

Dios es el único que conoce los corazones. Él conoce las intenciones y motivaciones del corazón. Nosotros no conocemos ni siquiera nuestros propios corazones (Jer.17:9), ¡mucho menos los corazones de los demás! 

«...porque el Señor escudriña todos los corazones, y entiende todo intento de los pensamientos». –1 Crónicas 28:9

7. La providencia de Dios en acción: 

Samuel había cumplido su misión con David, ¿pero cómo llegaría David a ser Rey? Eso estaba en las manos de Dios. Mientras Dios ya había elegido a David, Saúl es atormentado por un mal espíritu de parte de Jehová (v. 16:14). (Todos los espíritus sirven a Dios y en este caso Él permitió que Saúl fuera atormentado.) Uno de los criados «casualmente» recomienda al hijo de Isaí porque este tocaba el arpa. David llega a casa de Saúl y lo alivia con la música. 

  • Nota al margen: ¿Has notado cómo la música y canciones de alabanza a Dios produce paz y ahuyenta los pensamientos tormentosos? Te animo a alabar al Señor cuando te sientas ansiosa, triste o deprimida.

Lejos estaba de David que un día sería Rey. Dios ordena tus pasos y cumple todos Sus propósitos en tu vida. Descansa en esa realidad.

«Por el Señor son ordenados los pasos del hombre, ¿Cómo puede, pues, el hombre entender su camino?». –Proverbios 20:24 (NBLA)

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación