10 cosas que la pureza no es

Yo era la adolescente que pasaba el tiempo leyendo libros cristianos acerca de la modestia, la pureza y las relaciones. A menudo leía mis libros favoritos una y otra vez. Me encantaba aprender y esforzarme por entender el diseño de Dios para mi vida como una chica cristiana.

Yo llevaba el anillo de la pureza

Leí Le dije adiós a las citas amorosas

Guarde el sexo para el matrimonio

Guarde mi primer beso para el día de mi boda

Yo era esa chica.

Adelantemos todo hasta el día hoy, y supongo que algunos me considerarían como un producto de «el movimiento de la pureza» – la ola de jóvenes cristianos que cambiaron las citas amorosas por anillos de el amor verdadero espera, firmando promesas y comprometiéndose a «guardar nuestros corazones».

En días recientes, ha habido muchas discusiones en círculos cristianos acerca de este tema por quienes crecieron en la generación del movimiento de la pureza en la iglesia, y acerca de cómo esto impactó nuestros corazones, relaciones y perspectiva sobre la sexualidad. Viendo en retrospectiva, está claro que los líderes de la iglesia, bien intencionados, pudieron haber hecho un énfasis inútil y no bíblico en prácticas específicas – como listas de qué hacer y qué no hacer que no están provistas en las Escrituras.

Desafortunadamente, la vergüenza también jugó un rol en este movimiento. La idea de que tú eres una «mercancía dañada» si pecas sexualmente antes del matrimonio, creó mucho miedo y vergüenza en los corazones de jóvenes cristianos que conozco.

Debido a algunas de estas perspectivas equivocadas y no bíblicas, muchas mujeres y hombres están convencidos de que desarrollaron una visión distorsionada de la sexualidad, de las relaciones en pareja y del matrimonio.

Como producto de esta generación, me he preguntado si me he sentido mal aconsejada, confundida o dañada por los mensajes del movimiento de la pureza. Pero como nueva esposa, me siento muy bien. Mi matrimonio es dulce, tuve una maravillosa luna de miel y disfruto intimidad con mi esposo. Estoy increíblemente agradecida de haber ingresado a mi matrimonio sexualmente pura.

El movimiento de la pureza pudo haber cometido algunos errores, pero escúchame: No creo que la pureza sea la culpable. Somos nosotros. Nosotras somos las únicas que hemos retorcido (o hemos sido enseñadas a torcer) la palabra de Dios y hemos agregado nuestras propias ideas, reglas y conceptos a la pureza.

En lugar de abandonar la pureza como un concepto anticuado, inútil o perjudicial, abracémoslo.

Aquí están las 10 cosas que la pureza nunca estuvo destinada a ser:

1. La pureza nunca estuvo destinada a ser un dios.

Si nuestro principal objetivo es la pureza antes que Dios mismo, estamos perdiendo el punto.

Solo Dios es digno de nuestra adoración. Él nos manda a no adorar cualquier otra cosa que el mismo.

«No tendrás otro dios delante de mí» (Ex 20:3)

Sin lugar a dudas – la pureza puede ser un dios (con d pequeña) en nuestras vidas si lo colocamos en el centro. Es algo bueno, pero no es el fin último. No permitas que tus «buenas obras» o «un buen estilo de vida» lleguen a ser tu dios. La pureza merece nuestro honor y atención, pero no debería ser nunca un ídolo en nuestras vidas

2. La pureza nunca estuvo destinada a definirte.

Nuestra dignidad y valor no está basada en cuán «puras» o «impuras» hemos sido. La pureza no nos define, y tampoco la impureza. De hecho, la palabra de Dios dice que sin Él, todos somos pecadores impuros. (Rom 3:10)

Si has aceptado a Jesús como tu salvador, tú eres su hija amada. Todo lo que Dios ve ahora son túnicas blancas brillantes de justicia – por Jesús (2 Cor 5:21). Hija de Dios, creada, rescatada, y amada incondicionalmente por Él. Esta es la única definición que importa.

3. La pureza nunca estuvo destinada a ser un pago inicial.

¡Esta es una grande! La pureza no es como introducir una moneda en una máquina de goma de mascar para obtener una recompensa. Nosotras no estamos destinadas a abrazar la pureza sólo como un pago inicial para un futuro esposo y gran sexo. Si somos honestas ¿Con que frecuencia vemos la pureza de esta manera?

Si obedezco a Dios ahora, Él va a darme exactamente lo que estoy soñando para mi matrimonio. Entonces solo aguanta… ¡lo bueno viene más tarde!

La realidad es que nosotras no tenemos garantizando un matrimonio mágico y sexo satisfactorio si mantenemos la pureza cuando estamos solteras. La motivación para perseguir la pureza en nuestros corazones debe ser honrar a Jesús – porque su sacrificio en el evangelio es todo lo que siempre necesitamos.

4. La pureza nunca estuvo destinada a ser un terror

Si la pureza se ha mantenido sobre tu cabeza como una herramienta de vergüenza, lo siento profundamente.

La pureza nunca estuvo destinada para ser usada como una amenaza. La impureza nunca fue una herramienta para avergonzar a las personas a obedecer y guardar el sexo para el matrimonio. Ese no es el diseño de Dios. Esa es una triste distorsión.

Si, consecuencias negativas sucederán si lanzamos la pureza por la ventana.

Pero tienes que saber esto:

  • No perdiste tu valor si has cruzado la línea y pecaste.
  • No has perdido la capacidad de tener una relación sana o un matrimonio próspero.
  • No estás condenada a vivir una vida impura.
  • No eres una mercancía dañada.
  • No te has vuelto imperdonable a los ojos de Dios.

Dios ofrece perdón y libertad de las cadenas del pecado – sí, incluso del pecado sexual.

La pureza debe ser algo hermoso, no un generador de vergüenza.

5. La pureza no estuvo destinada a ser un trofeo de honor

Si te ves a ti misma como más santa que los demás por tu compromiso con la pureza, esa es una señal de orgullo en tu corazón.

Nuestro deseo de abrazar la pureza debe nacer de un corazón humilde motivado a honrar a Dios, no para reafirmarnos a nosotras mismas.

La pureza no es un trofeo de honor que ganamos y usamos como si hubiéramos logrado algo grandioso por nuestra propia cuenta. Es simplemente la gracia de Dios obrando en nuestras vidas.

6. La pureza no te da puntos extras

Hablando de ganar cosas, la pureza no es la manera en que ganamos puntos a los ojos de Dios. Si, Él nos ama incondicionalmente, pero ese amor ya está completo. No ganamos o perdemos puntos. El evangelio no funciona de esa manera.

Nancy DeMoss Wolgemuth dice algo al respecto:

Si le pertenecemos a Él, ya tenemos su favor, Él no podría amarnos más y Él no podría amarnos menos.

7. La pureza nunca fue hecha para agradar a otros.

La pureza no es acerca de vivir a la altura de los estándares de alguien más, ganar aprobación, o ser suficientemente buena para alguien.

No quedes atrapada en una vida para complacer a humanos pecaminosos. Por supuesto, nosotras debemos honrar a nuestros padres y las pautas que ellos pusieron para nosotras. Pero la motivación de honrar esas reglas se remonta a amar a Dios y a la autoridad de nuestros padres – no se trata de ganar favor.

Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo. (Gal 1:10)

8. La pureza nunca fue hecha para causar división entre personas.

No estamos destinadas a ser divididas en categorías de «puras» e «impuras». Por el pecado, todas estamos en una misma categoría. Todas nosotras somos impuras y en bancarrota delante de Dios. Todas nosotras necesitamos de un Salvador. Todas nosotras necesitamos a Jesús. Cada una de nosotras.

9. La pureza no estuvo destinada a ser tu salvación

La pureza no es un salvador. No es un boleto de entrada al cielo.

Solo la obra de Dios puede salvarnos. Todo se trata de la gracia a través de la fe en Jesucristo.

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9)

10. La pureza no es nuestra objetivo final

La pureza no es nuestro juego final. Oh sí, es parte del plan de juego para la vida del cristiano, pero no es donde nosotras fijamos nuestra mirada. El amor y el servicio a Jesús debe ser siempre nuestra meta – nuestro tiro al blanco, por así decirlo.

La pureza estuvo destinada a ser un reflejo de nuestro amor por Jesús. Es un deseo de vivir acorde al buen diseño de Dios para nosotras. Es por esto que la pureza no debería ser reducida a una lista de qué hacer y qué no hacer. (Especialmente si esa lista no se encuentra en la Escritura). Es vivir un estilo de vida santo, motivado por Jesús.

La verdadera autoridad en cuanto a la pureza

Ya sea que hayas crecido en medio del movimiento de la pureza o no. Es muy importante que veamos este concepto a través del lente bíblico. No permitas que tu propio corazón pecaminoso o los mensajes equivocados de quienes están alrededor tuyo definan tu visión de pureza. Profundiza en la palabra de Dios por ti misma y elige hacer a la Escritura tu autoridad final en este asunto.

Recuerda que nuestras vidas enteras están para ser vividas para la gloria de Dios. Eso incluye nuestra sexualidad. Nuestro deseo de abrazar la pureza debe ser el enfoque de vivirlo para la gloria de Dios.

Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios (1 Cor 10:31).

Si quieres retarte a hacer un estudio personal sobre el tema de la pureza. Considera si has creído mentiras acerca de la pureza, y entonces busca en la Palabra de Dios la verdad para combatir estas mentiras.

Me encantaría escuchar tus pensamientos:

  • ¿Cuál es tu visión sobre la pureza?
  • ¿Has creído algunas mentiras acerca de la pureza?
  • ¿Qué mensajes te han enseñado acerca de la pureza?
  • ¿Cómo puedes alinear tu corazón con la verdad?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

 Bethany Baird

Bethany Baird

Después de una breve experiencia en la industria del modelaje, los ojos de Bethany se abrieron a cómo su generación esta perdiéndose. Ella y su hermana mayor se inspiraron para comenzar un blog (www.GirlDefined.com) y están en el proceso de escribir un libro titulado "Se buscan modelos": La belleza física no es necesaria. Su pasión es ayudar a las niñas a encontrar la verdad de Dios sobre la belleza y la feminidad y la libertad que viene de vivir una vida radicalmente diferente para Cristo.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión