4 promesas que no encontrarás en la Biblia

Estamos en una cultura acostumbrada a la personalización.

De la orden de nuestro café a la lista de reproducción de música y hasta los ingredientes de nuestra propia pizza, la idea de personalizar es normal para nosotros.

No es equivocado considerar las opciones disponibles para nosotras y tomar decisiones de acuerdo a nuestros gustos personales y preferencias. Pero si llevamos esta mentalidad de personalización y adaptación al ámbito de la Escritura, vamos a desviarnos de la verdad. Incluso pudiéramos hacer suposiciones sobre las promesas de Dios para que encajen con nuestras preferencias sin siquiera darnos cuenta.

Hojeamos por nuestras Biblias, prefiriendo que 2 Opciones 4:12 o 1 Suposición 5:1 moldeen nuestra teología en lugar de estudiar y aferrarnos a doctrina sólida. Nancy DeMoss Wolgemuth provea una explicación de la sana doctrina y su importancia en su Nuevo libro, Adornada: Viviendo la Belleza del Evangelio Juntas. Echa un vistazo:

Doctrina, como puedes ver, simplemente significa enseñar. Es el contenido de lo que creemos, el entendimiento de la realidad que moldea nuestra fe. Como tierra en un jardín, la doctrina provee el contexto para un carácter en crecimiento.

La tierra de doctrina en donde estamos plantadas puede hacernos hermosas y ayudar a señalar a otros a la belleza de Cristo y Su evangelio.

Pero solamente si es la doctrina correcta.

Incluso aquellas de nosotras que somos Cristianas de mucho tiempo podemos ser mal guiadas por falsas o distorsionadas creencias que hemos tomado de algún lugar. Si no somos intencionales sobre dónde están plantados nuestros corazones y mentes y que sean regados, no podemos esperar terminar con una cosecha saludable. Mala doctrina, malos frutos. Buena doctrina, frutos buenos. (p. 33, énfasis añadido).

Como resultado de creencias distorsionadas formadas de personalizaciones de la Palabra de Dios según nuestros gustos, podemos aferrarnos a promesas que Dios jamás hace. Aquí hay cuatro promesas que no encontraremos en la Palabra de Dios:

  1. Una Vida Simple de Comodidad y Facilidad.

Promesa Falsa: Aquellos que ponen su fe en Jesús van a experimentar un navegar tranquilo, luchas mínimas y felicidad interminable.

La Escritura nos dice que esperemos las pruebas. Anticípalas. Debes saber que la vida no va a ser una brisa, porque el evangelio no es un programa libre de sufrimiento.

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo; antes bien, en la medida en que compartís los padecimientos de Cristo, regocijaos, para que también en la revelación de su gloria os regocijéis con gran alegría. (1 Pedro 4:12–13).

Seguir a Jesús, sin embargo, no nos sentencia a una vida de dolor sin gozo. En efecto, la Palabra de Dios nos recuerda frecuentemente que el sufrimiento por causa de Cristo trae gozo, perseverancia y una fe purificada:

Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada. (Santiago 1:2–4).

La vida estará llena de dificultad, y algunas veces dolor y perdida (2 Cor. 4:7–11). Si nos aferramos a Dios cuando lleguen las pruebas, vamos a experimentar una esperanza más profunda y paz en El que no experimentaríamos de otra manera.

  1. Escrituras en el Cielo

Promesa Falsa: Cuando no estás segura de cómo tomar una decisión, pide a Dios una señal física, y El seguramente la va a proveer.

Dios no manda hoy en día frecuentemente ángeles para que se nos aparezcan en sueños o escriban mensajes en paredes. Por otro lado, Él nos ha dado Su Palabra y Su Espíritu Santo para habilitarnos a crecer en sabiduría. Caminando con Dios – y tomando decisiones sabias que lo honren a Él – no es como sacudir una Pelota Mágica 8 y esperar que salga la respuesta.

Más bien, Santiago nos instruye a pedir a Dios sabiduría:

Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra (Santiago 1:5–6).

Confía en Dios. Amalo. Busca honrarlo con tus decisiones. Él no juega juegos de adivinanzas. Él es un bueno – y soberano – Padre con guías amorosas (Prov. 3:5–6).

  1. El Cumplimento de Todos Tus Sueños

Falsa Promesa: Porque nada es imposible para Dios, seguramente Él puede hacer que todos tus sueños se cumplan. Todo lo que tienes que hacer es creer.

Solía aferrarme a Efesios 3:20 como mi gran esperanza para un futuro hermoso, como si Dios fuera el dador de mis mas intimos deseos, esperanzas, sueños y deseos.

Y a aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, a Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén. (Ef. 3:20–21).

Es verdad: Dios va a hacer más de lo que jamás podamos pedir o pensar, aunque no de acuerdo a nuestros intereses personales sino de acuerdo a Su gran plan de redención y propósitos eternos para poder traer gloria a Sí mismo.

Cuando nos unimos a la misión evangelista de Cristo Jesús, él puede y va hacer mas de lo que podamos jamás imaginar! El da buenos regalos que jamás esperamos – y nunca merecemos. Él trae a pecadores a la familia de Dios en formas más allá de la capacidad y comprensión humana El obra todas las cosas para bien (Rom. 8:28).

Dios es verdaderamente capaz de hacer cosas espectaculares, pero todo es para Su Gloria, no por causa de nuestros sueños. Porque el evangelio no es sobre alcanzar sueños personales; es sobre morir al yo, poniendo de lado nuestras esperanzas y sueños, y siguiendo a Cristo con abandono:

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma? (Mat. 16:24–26).

Alinea tus metas y pasiones con el evangelio, buscándolo a Él, y viendo como Él hace cosas que jamás habrías imaginado. Entonces alábalo por todo lo que Él hace.

  1. Un Sistema de Recompensas

Promesa Falsa: Lee tu Biblia, y ganarás un punto de brownie. Obedece lo que las Escrituras dicen, y serás recompensado con un favor especial y amor adicional de parte del Señor.

Sabemos que el amor de Dios no se gana – es incondicional y sin fin – pero frecuentemente nos acercamos a Él de esa manera, ¿no es así? En nuestras acciones, vivimos las premisas de que si leemos un Salmo y un Proverbio hoy, Dios nos va a recompensar salpicándonos con benevolencia extra en nuestras vidas.

Nunca olvides esto: Tu relación con Dios está basada en gracia, no en tu desempeño.

No podemos ganar puntos extras como millas de viajero frecuente. Porque Él nos ama y nos derrama Su gracia, nosotros le amamos y servimos, motivadas no por una recompensa, sino por amor.

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas (Ef. 2:8–10).

Dios promete bendecir la justicia. Cuando contemplamos el maravilloso misterio del evangelio, Su Espíritu nos motiva y habilita para honrarlo.

¡Cuán bienaventurados son los de camino perfecto,

los que andan en la ley del Señor!

¡Cuán bienaventurados son los que guardan sus testimonios,

y con todo el corazón le buscan!

No cometen iniquidad,

sino que andan en sus caminos. (Sal. 119:1–3).

¿Te has encontrado a ti misma comprando alguna de estas promesas hechas-por-el-hombre? ¿Qué pasos vas a tomar para aferrarte a la sana doctrina?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Samantha Nieves

Samantha Nieves

Samantha es una periodista que ama la gramática, los días de descanso en el lago, el té verde frío, y escribir sobre su Salvador. Amaba su vida en un pequeño pueblo en el norte de Indiana, pero ahora está encantada con sus nuevas aventuras en Carolina del Sur con su nuevo esposo. Su objetivo en la vida: ayudar a las mujeres a que prosperan en Cristo y la libertad que solo se encuentra en Él. (especialmente a las adolescentes!).

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión