5 formas de orar por tu crecimiento espiritual

El martes, señalé varias formas prácticas que puedes orar por tu futuro esposo, directo de la Palabra de Dios. Pero alguna vez has pensado ¿cómo esperas que tu algún-muchacho esté orando por ti? ¿Qué dice la Biblia sobre tu propio carácter?

Quiero que mi vida cuente. Quiero soñar grandes sueños, escuchar la guía de Dios, y trabajar llevando fruto para Su reino. Citando a William Carey, un misionero a la India, quiero «esperar grandes cosas de Dios» e «intentar grandes cosas para Dios». No sé lo que Dios tiene planeado para mi futuro o si siquiera incluya «grandes cosas» a los ojos del hombre. Tal vez Sus planes incluyen un esposo sirviendo a mi lado. Tal vez no. Pero si incluye un esposo o soltería toda la vida, quiero vivir para Jesús. ¿Y tú?

El pasaje de Malaquías que vimos ayer puede animarnos a vivir con nuestros ojos en la eternidad y a estar enfocadas en lo que realmente importa mientras trabajamos y esperamos. Aquí está la descripción de los Levitas una vez más:

«Entonces sabréis que os he enviado este mandamiento para que mi pacto siga con Leví —dice el Señor de los ejércitos. Mi pacto con él era de vida y paz, las cuales le di para que me reverenciara; y él me reverenció, y estaba lleno de temor ante mi nombre. La verdadera instrucción estaba en su boca, y no se hallaba iniquidad en sus labios; en paz y rectitud caminaba conmigo, y apartaba a muchos de la iniquidad. Pues los labios del sacerdote deben guardar la sabiduría, y los hombres deben buscar la instrucción de su boca, porque él es el mensajero del Señor de los ejércitos. Pero vosotros os habéis desviado del camino, habéis hecho tropezar a muchos en la ley, habéis corrompido el pacto de Leví —dice el Señor de los ejércitos.» (Mal. 2:4-8).  

Basados en este pasaje, aquí hay cinco formas para vivir separadas para Dios. Eran relevantes para los sacerdotes en el Antiguo Testamento, y son relevantes para jóvenes como tú y yo que queremos vivir nuestras vidas para Jesús ahora.

1. Teme a Dios

¿Qué quiere decir temer a Dios? El libro de los Salmos describe a las personas que temen al Señor como personas que se regocijan en los mandamientos de Dios, confían en Él, y lo obedecen y lo sirven de todo corazón.

El Señor favorece a los que le temen,

a los que esperan en su misericordia (Sal. 147:11).

Temer a Dios es conocer que Dios ve todo lo que pensamos, hacemos, y decimos y que Sus caminos son perfectos. Quiere decir obedecer Sus mandamientos y seguir los estándares que Él ha puesto en Su Palabra, aun cuando nadie está viendo. Es estar más preocupada por lo que Dios sabe sobre nosotras de lo que el hombre piensa de nosotras. Temer a Dios es buscar servirlo solo a Él.

2. Llénate de temor ante Su nombre

Cuando pienso en la santidad de Dios, mi pecado sale a la superficie y una oleada de gratitud me invade. Jesús, el Nombre sobre todo nombre, ¡me salvo y ha provisto un camino para acercarme al trono de Dios! Cuando pensamos en el Señor y decimos Su nombre, debería ser en humildad, temor y reverencia.

3. Doma la lengua

¡No, la lengua no!  Quiero gritar por dentro. Es tan difícil controlar nuestras palabras, ¿no es así?

Santiago 1:26 no le saco la vuelta a esto: «Si alguno se cree religioso, pero no refrena su lengua, sino que engaña a su propio corazón, la religión del tal es vana».

Jesús lo dijo así, «porque de la abundancia del corazón habla su boca» (Lucas 6:45).

Traducción: Lo que sea que hay en tu corazón va a salir en palabras

Toma un minuto y pregúntale al Señor que es lo que ha habido en tu corazón últimamente. ¿Están saliendo de tus labios palabras verdaderas, puras y rectas?

Llena tu corazón con verdad para que tus palabras sean de ánimo a los que te rodean.

4. Camina con Dios en paz y rectitud

¿Cómo ha sido tu caminar con el Señor? ¿Se caracteriza por valles profundos y emocionantes experiencias en la cima de la montaña? ¿Estas actualmente paralizada y sin moverte hacia ningún lado? ¿Eres fiel, aun cuando sientes que Dios está en silencio o no está allí? Los sacerdotes que Malaquías apartó estaban destinados para servir al Señor fielmente por años, cada día, sacrificando animales en nombre del pueblo de Israel, cuidando la ley de Dios en la mejor de sus habilidades.

Cada una de nosotras vamos a tener momentos en los que nos sentimos atoradas o como que no estamos creciendo en nuestra relación con Dios. Es importante que durante esos tiempos pidamos al Señor de Su gracia y escojamos ser fieles en buscar a Dios primero, aun cuando no sentimos como que Él está cerca. En estas temporadas, podemos confiar que Él es un Padre fiel, y podemos descansar tranquilamente en las promesas de Su Palabra.

5. Apártate del pecado

¿Puede Dios usarnos para apartar a muchos de iniquidad? (Esa es una palabra elegante para decir pecado.) ¡Wow! Aun cuando no seamos sacerdotes, podemos dirigir a las personas a Cristo por la forma en la que vivimos nuestras vidas. Dios puede usarnos para mostrar a las personas quién es Jesús y para ser un ejemplo a ellos en fe, amor y pureza.

No lo hacemos perfectamente, pero ¡podemos hacer que sea nuestra meta agradar al Señor y ser alguien que otros puedan seguir!

Del ejemplo de los Levitas, aquí hay algunas pocas formas en las que puedes orar por tu propio carácter:

  1. Ora que Dios te de la gracia para temerle solo a Él y te de un deseo de servirle con todo tu corazón.

  2. Ora que puedas honrar el nombre de Dios, recordando Su santidad.

  3. Ora que puedas hablar palabras sabias, puras y rectas.

  4. Ora que puedas ser fiel en tu caminar con el Señor en todas las temporadas de tu vida.

  5. Ora que puedas ser un ejemplo piadoso que otros puedan seguir.

¡Sigue la lista! Comparte otros motivos de oración en la sección de comentarios.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.