5 razones por las que los adolescentes necesitan teología

El mundo puede ser realmente confuso para los jóvenes. Estamos viviendo nuestra juventud en un paisaje moral cambiante donde los desafíos más apremiantes y los críticos más ruidosos de la cultura son siempre cambiantes y perpetuamente conflictivos. Vemos escándalos, terrorismo, una nueva ética sexual y duras tensiones raciales, y nos preguntamos: ¿qué se supone que debo pensar de todo esto?

La sociedad secular nos lanza sus propias respuestas, pero nunca son compatibles con una visión cristiana del mundo. Así que, yo veo una herramienta mejor para responder a las preguntas de los jóvenes que siguen a Cristo como yo: la teología.

¿Por qué la teología es importante para los jóvenes?

Estoy segura de que sabes qué es la teología. Pero a veces la gente tiene concepciones tan matizadas y experienciales de lo que significa una palabra que llegan a oscurecer su sencilla definición. Por eso quiero que conozcas la definición más sencilla de teología que existe: el estudio de Dios.

Como joven que sigue a Jesús, creo que estudiar el carácter de Dios es lo que los jóvenes necesitamos para enfrentarnos a nuestro mundo terriblemente complicado. Esto nos dará una esperanza duradera para afrontar nuestro futuro con un firme compromiso con la verdad de Dios.

Permíteme explicar cómo la teología responde a nuestras mayores preguntas y satisface nuestras mayores necesidades. Por supuesto, es algo muy breve, pero nos sirve para empezar.

1. Estudiar la justicia de Dios nos equipa para hacer lo que es correcto.

En la Palabra de Dios descubrimos que Dios odia el mal (Zacarías 8:16-17) y ama la verdad. Se preocupa por los oprimidos y los marginados, y valora la vida.

Conocer este atributo de Dios da a los jóvenes el impulso para preocuparse también por la justicia. Nos empuja a defender a los oprimidos y a los que no tienen voz, y a denunciar las injusticias que vemos. Nos muestra la importancia de someternos a las autoridades dadas por Dios: nuestros padres, pastores, maestros y gobierno. Y alimenta nuestra obediencia a la Palabra de Dios como norma última de justicia.

2. Estudiar el amor de Dios nos da la base para todas nuestras relaciones.

Dios ama a su pueblo incondicionalmente (Neh. 1:5; Juan 16:27). Él no muestra favoritismos y su amor nunca es egoísta. Tampoco puede detenerse ni agotarse, pues es inmerecido.

Conocer este atributo de Dios obliga a los jóvenes a amar a los demás por el amor que Dios nos tiene. Nos obliga a amar a los que son más difíciles de amar (incluyendo a los bullies en la escuela) mientras seguimos odiando nuestro propio pecado. Nos obliga a luchar contra el racismo, el sexismo y cualquier otro -ismo que socave el valor inherente de cada ser humano. Nos obliga a abrazar la compasión y la misericordia.

3. Estudiar la santidad de Dios revela quiénes somos y cuál es nuestro propósito.

Puesto que es supremamente perfecto y está totalmente apartado de nosotros (2 Sam. 22:31), Dios odia el pecado (Amós 6:8). Comprender la belleza de su santidad nos ayuda a los jóvenes a entender nuestro propio pecado y la necesidad de luchar persistentemente contra él. Nos da una perspectiva más bíblica y realista del mundo. Nos lleva a arrepentirnos del pecado en nuestras propias vidas y a buscar la rendición de cuentas por parte de los mayores y más sabios. Nos demuestra cómo buscar activamente la santidad en las redes sociales, en la escuela y el trabajo; con los padres y amigos; y en todas las esferas de la vida.

4. Estudiar la soberanía de Dios nos da respuestas en medio de la confusión cultural.

Dios no es caótico, caprichoso o imprevisible; tiene el control perfecto del universo (Hechos 2:23). Conocer este atributo de Dios evita que los jóvenes se desanimen ante el mundo. Cuando la política parece desesperanzada, los terroristas atacan o recibimos una calificación injusta, los jóvenes podemos estar tranquilos en medio de nuestras circunstancias porque Dios reina. Cuando nos preguntamos: «¿Por qué me pasa esto a mí?» o «¿Acaso a Dios le importa mi vida?», Su soberanía es nuestra respuesta. C. S. Lewis lo explicó de esta manera:

«Ahora sé, Señor, por qué no das ninguna respuesta. Tú mismo eres la respuesta. Ante Tu rostro se extinguen las preguntas. ¿Qué otra respuesta sería suficiente?».

5. Estudiar la bondad de Dios nos consuela en nuestro dolor.

Dios no es malo. Él no juega con nuestra vida como si fuera un cruel juego de mesa (Marcos 10:18). Él es completamente bueno, infaliblemente bondadoso, y siempre hace lo que es correcto y mejor para nosotras.

Conocer este atributo de Dios da a los jóvenes una base sólida de fe en medio del sufrimiento. Podemos tener paz sobre nuestro futuro desconocido. Podemos tener la certeza de nuestra salvación y combatir las presiones de la duda. Podemos confiar en Dios en medio de los problemas y fracasos cotidianos de la vida con una seguridad inquebrantable de su bondad.

Enséñanos lo que necesitamos 

Tengo 18 años. He estudiado y me han enseñado teología toda mi vida. Me ha dado muchas cosas: una relación más rica con Dios; una relación más fuerte y más sumisa con mis padres; una relación con más discernimiento con mis amigos; un enfoque más edificante de los medios de comunicación social; un deseo ferviente de dar lo mejor de mí en la escuela; una visión bíblica del mundo; una mayor visión de mi futuro; y una mayor pasión por seguir a Dios sin importar lo que pase.

Me gustaría esto para ti también. Aprende sobre la teología. Más que otra cosa, necesitamos conocer a Dios. Él es la respuesta a nuestras preguntas, la solución a nuestros problemas, el único digno de nuestra adoración y confianza.

Publicado originalmente en TGC.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Jaquelle Crowe

Jaquelle Crowe

Jacquelle Crowe es autora de This Changes Everything: How the Gospel Transforms the Teen Years (Crossway, 2017). Tambien es cofundadora de "The Young Writers Workshop". Vive en en el este de Canadá. 

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación