5 secretos para llegar a la grandeza

Por Beecher Proch

José soportó prueba tras prueba: odiado por sus hermanos, esclavizado, acusado falsamente y aprisionado,y él continuamente confió en Dios. Su historia es un ejemplo de verdadera grandeza.

La grandeza es rara. (¡Esa es la parte que la hace grande!) Y por eso es que es tan refrescante encontrarse un gran hombre quien se levantó por la verdad, pureza, honestidad y sacrificio. Estoy hablando acerca de José. Recientemente, he estado estudiando su historia en la Biblia. (Puedes leerla también, en Génesis 30-50). José soportó prueba tras prueba: odiado por sus hermanos, esclavizado, acusado falsamente y aprisionado, y él continuamente confió en Dios. Y el Señor trabajó a través de él en cada situación.

Es muy probable que conozcas la historia de José, Sin embargo, si no es así, aquí está la historia a toda velocidad:

  • José era el hijo favorito de su padre.

  • Fue vendido como esclavo por sus hermanos celosos de él.

  • Fue comprado como uno de los líderes militares del Faraón.

  • Fue acusado de tratar de dormir con la esposa de su señor.

  • Fue tirado a la prisión y mantenido allí por muchos años.

  • Cuando el jefe de panadería y el jefe catadores del Faraón fueron tirados a la cárcel con José, ambos tuvieron unos sueños los cuales fueron correctamente interpretados por él (o más bien el Señor lo hizo a través de él). José, sin embargo, fue olvidado hasta un día cuando el Faraón tuvo un sueño y ninguno de los hombres sabios fueron capaces de interpretarlo.

  • El catador recordó a José.

  • José fue enviado e interpretó el sueño del Faraón.

  • Él explicó que vendrían siete años de abundancia y siete años de hambruna.

  • El Faraón estuvo tan satisfecho, que colocó el ex prisionero, ¡en cargo del reino entero!

  • José trabajó duro, almacenando granos hasta que la hambruna golpeara. Cuándo estuvo hecho, él estaba listo y el pueblo egipcio estuvo a salvo del hambre.

  • Sus hermanos aparecieron buscando comida porque la hambruna se expandió fuera de las fronteras egipcias. Ellos no lo reconocieron, y, después de ponerlos a través de varias pruebas, él finalmente les reveló quién realmente era: ¡su hermano!

¡Uff! Cubrimos toda una vida en doce puntos. Te dije que iba a ser a toda velocidad.

Hay interminables lecciones que podemos aprender de la vida de José. Aquí están cinco de mis favoritas.

1. ¡Da lo mejor de ti donde quiera que estés!

José trabajó duro cuando fue un esclavo, y trabajó duro como el segundo comandante del Faraón. El puso su todo en cada trabajo. No retuvo nada. Dios lo bendijo y se le fue dadas posiciones de mando en cada área de su vida.

«Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres,» (Col. 3:23 – LBLA).

2. Grandes hombres [y mujeres] muestran humildad

José no tomó el crédito de nada. En cambio, se lo dio a Dios. José reconoció ante al Faraón que interpretar el sueño no fue su propio trabajo, sino de Dios. Génesis nos dice múltiples veces que «Y todo lo que [José] emprendía, el Señor lo hacía prosperar.» (Gen. 39:23).

Santiago 4:6 promete, «Dios resiste a los soberbios, pero da gracia los humildes.» Visualizamos esto una y otra vez en la vida de José.

3. A veces en la vida necesitamos esperar

Después de que José interpretó los sueños del jefe de panadería y el jefe de catadores, ellos fueron liberados y prontamente se olvidaron de él. (Para ser justos, el jefe de panadería fue colgado, así que no tuvo mucha oportunidad de hablar acerca de José) ¡José estuvo en prisión por dos años más después de eso! ¡Eso es mucho tiempo para esperar!

Dios a menudo nos pide esperar por algo, y ¡la espera se siente E-TER-NA! Pero cuando tenemos la elección de esperar bien y usar la el tiempo de espera para crecer más cerca del Señor y servirle.

«Espera al Señor; esfuérzate y aliéntese tu corazón. Sí, espera al Señor.» (Salmos 27:14).

4. Las circunstancias en nuestras vidas pueden no ser lo que aparentan

Las circunstancias de José parecían bastante terribles en el principio de la historia. Pero parte de lo que hizo a José grande, fue que él tenía la perspectiva de ver que Dios usa todas y cada una de las cosas que  nos pasan ¡para Su gloria y por nuestro bien! José le dijo a sus hermanos en Génesis 50:20 «Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien.»

5. Sé valiente en vez de amargada

Nosotras no siempre podemos sentir como si la vida fuera «justa». Podemos elegir ser amargadas or podemos elegir continuar viviendo vidas valientes para Cristo. José no permitió que las circunstancias que pudiesen haberlo hecho extremadamente amargo (como ser vendido por tus hermanos y olvidado por el catador y el panadero) lo afectarán. Él persiguió a Dios y una vida con una pasión, no permitiendo que sus circunstancias lo arrastraran.

Hay incontables hombres y mujeres del pasado a quienes podemos mirar. Pero también es importante que oremos por ser Josés de días modernos, hombres y mujeres quienes se agarren fuerte del Señor diariamente ¡e inspiremos a otros a hacer grandes cosas por Cristo!

¿Qué has encontrado como ayuda durante los tiempos difíciles en tu vida? Mira la lista de lecciones de la vida de José, ¿Cómo eres tú un José de los días modernos?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.