Arrancando las etiquetas de nuestros corazones

Es hora de arrancar las etiquetas.

No, yo no estoy hablando de la etiqueta que te da picazón en la parte posterior de tu nuevas camiseta de la escuela. Estoy hablando de algo más profundo, las etiquetas que se adhieren en tu corazón.

Cuando la gente me mira, todo lo que ven es. . .

He cargado con una gran cantidad de etiquetas. Algunas de ellas han estado conmigo desde la infancia. Otras son nuevas incorporaciones.

  • Loca por los chicos
  • Gordita
  • Payasa
  • Perfecta (No es que los demás pensaban que yo era perfecta, pero eso no me impidió tratar de convencerlos.)
  • Hija del divorcio
  • Problemática
  • Ruidosa

Nuestro sello es lo que sea que nos hace pensar, Cuando la gente me mira, todo lo que ven es ____________. A veces la gente pega etiquetas en nosotros por las cosas que dicen y la forma en que nos tratan. A veces nos creamos nosotros mismos las etiquetas.

Las etiquetas no tienen que ser desagradables. Tal vez tu etiqueta es:

  • Atleta
  • Músico
  • Sobresaliente

Pero incluso si la gente piensa acerca de lo bueno, cuando te miran, nadie quiere que su identidad se reduzca a una sola cosa. Apuesto a que eres más que la estrella del equipo de baloncesto. ¿Qué pasa si tu promedio de 4.0 se cae, porque no entiendes la trigonometría? Entonces, ¿quién eres? Apuesto a que quieres que la gente vea más allá de tu larga lista de logros a tu corazón.

A veces las etiquetas son oscuras y dolorosas.

Nos recuerdan:

  • Un error.
  • Un patrón de un pecado crónico.
  • Una fractura en nuestra familia.

Y no importa cuánto nos esforcemos, no podemos pasar de la basura.

El problema con las etiquetas es que tendemos a creer en ellas. De hecho, nos obsesionamos sobre ellas. Finalmente cubren todo lo que realmente somos. Terminamos confundidas acerca de por qué tenemos valor y nos desesperamos por que la gente vea el verdadero nosotras. Pero Jesús está trabajando en la sustitución de nuestras etiquetas.

La mujer con la A en el pecho

Juan 8 cuenta la historia de una mujer que sabía mucho acerca de las etiquetas. Puedes leer la historia completa aquí pero te daré los puntos más destacados.

  • Jesús estaba enseñando en el templo.
  • Los líderes religiosos trajeron a una mujer que había sido sorprendida pecando.

Los maestros de la ley y los fariseos llevaron entonces a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio del grupo le dijeron a Jesús: Maestro, a esta mujer se le ha sorprendido en el acto mismo de adulterio. En la ley Moisés nos ordenó apedrear a tales mujeres. ¿Tú qué dices? (Juan 8:3-5)

  • Ella era culpable. Ella había sido sorprendida en el acto de dormir con un hombre que no era su marido.
  • Luego fue arrastrada en frente de una multitud para un juicio improvisado.
  • La multitud quería darle la pena de muerte.
  • Aquí están las preguntas que el texto no responde.
  • ¿Cómo se llamaba?
  • ¿Estaba ella casada? ¿Tenía hijos?
  • ¿Cuáles eran sus talentos, dones, y sueños para su futuro?

Todo lo que sabemos de ella es su pecado. Cuando la gente la miraba, era todo lo que veían. Tal vez has oído hablar de la clásica historia La letra escarlata. La trama fue arrancada de esta historia, excepto que la mujer adúltera fue obligada a llevar una letra A gigante en su camisa, como castigo por su pecado. Apuesto a que muchos de ustedes saben lo que es eso.

  • Cometiste un error.
  • No te ves como todo el mundo.
  • Tu personalidad es peculiar.
  • Odias tu cuerpo.
  • Alguien te llamaba con un nombre, y se pegó.

Sea lo que sea, puede ser que también lleves un signo de ello grapado en el pecho porque estás segura de que son todas las personas que lo ven cuando te miran. Pero la Palabra de Dios nos recuerda quienes somos realmente. Jesús puede arrancar las etiquetas que tienes si se lo permites.

¿Quién eres tú, realmente?

Jesús dispersó la multitud enojada que rodeaba a la mujer adúltera, señalando su propio pecado. Y luego hizo algo extraño.

Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en la tierra (v. 6).

Y una vez más se inclinó y escribió en la tierra (v. 8).

La Biblia no nos dice lo que Jesús escribió en la arena ese día, pero me gusta pensar que Él estaba dando a ella sus nuevas etiquetas. Cosas como:

  • Perdonada
  • Valorada
  • Amada

Él hace lo mismo en toda la Biblia.

En Génesis 17, Él cambia el nombre de Abram (padre noble) a Abraham (padre de muchos) y Sarai (princesa) a Sarah (madre de naciones).

  • En Génesis 21, Él cambia la etiqueta de Agar de invisible a vista.
  • En los Evangelios, tomó un manojo de don nadies y los convirtió en alguien con una misión de hacer temblar la tierra.
  • En Hechos, él quita la etiqueta de "enemigo de Dios" de Saulo y lo sustituye por "embajador de Cristo." Saulo se convirtió en Pablo para reflejar este cambio.

Dios ha reemplazado mis etiquetas, también.

  • Ya no estoy obsesionada por los chicos, ahora Dios es mi única obsesión.
  • No soy gordita, sino asombrosa y maravillosamente creada.
  • Dios ha usado esa etiqueta de payasa para darme la oportunidad de enseñarme Su Verdad.
  • No soy perfecta, pero por la gracia de Dios estoy creciendo en semejanza a Cristo.
  • Dios ha redimido el divorcio de mis padres y todas las cosas dolorosas para mi bien (Rom 8:28).
  • No soy una creadora de problemas , sino una pacificadora.
  • Sí, soy ruidosa. ¡Quiero proclamar la bondad de Dios y la fidelidad desde los tejados!

Él quiere reemplazar tus etiquetas, también. Él quiere darte una identidad tan profundamente arraigada en Él, que cuando la gente te mire, todo lo que vean sea Su obra en tu vida. ¿Vas a dejar que Él lo haga?

¿Cuáles etiquetas llevas? (Para averiguarlo, termina esta frase: "Cuando la gente me mira, todo lo que ven es ___________________.")

¿Cuál es un versículo de la Palabra de Dios, que sustituye la etiqueta?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión