Lista de verdades que te sacará de aprietos (FREEBIE)

En una ocasión salí fuera del país a un retiro del equipo de trabajo de Aviva Nuestros Corazones, así que mi mami se quedó con mis dos pequeños en casa. Recuerdo que le dejé un listado con toda la información que ella necesitaría si se encontrara en una emergencia. Hoy haré algo parecido contigo, quiero compartirte un listado de verdades que necesitas tener a mano para las emergencias de tu alma en tu vida cotidiana, si crees estas verdades podrás salir victoriosa de las trampas y los peligros de las mentiras que posiblemente te has creído.

Debajo encontrarás el enlace para que las descargues y las imprimas no solo en un papel sino también en tu corazón. Puedes pegarla en un lugar visible, quizás en la pared de tu habitación o en el baño.

Esta lista viene directamente del libro
“Mentiras que las jóvenes creen y la Verdad que las hace libres”.

Si tengo un día muy malo y me siento tentada a creer que Dios no es bueno.

Dios es bueno.

“Dad gracias al Señor porque Él es bueno, porque para siempre es su misericordia”. Salmos 136:1

Si me siento lejos de Dios y soy tentada a pensar que Él no me ama.

Dios me ama y quiere para mí lo mejor de Él.

“Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romanos 8:38-39

Si me siento gorda o fea.

Dios te creó como su obra maestra.

“Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien”. Salmos 139:14

Si me siento rechazada…

Dios me acepta por medio de Cristo.

“Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado”. Efesios 1:4-6

Si siento que necesito más “cosas” y que mis deseos me consumen…

Dios es suficiente.

“El Señor es mi pastor, nada me faltará”. Salmos 23:1

“Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque Él mismo ha dicho: Nunca te dejaré ni te desampararé”. Hebreos 13:5

Si me preocupan mis circunstancias…

Puedo confiar en Dios.

“Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará”. Salmos 37:5

Si siento que algo que me ha sucedido arruinará mi vida para siempre…

Dios no comete errores.

“En cuanto a Dios, su camino es perfecto; acrisolada es la palabra del Señor; Él es escudo a todos los que a Él se acogen”. Salmos 18:30

“El Señor cumplirá su propósito en mí; eterna, oh Señor, es tu misericordia; no abandones las obras de tus manos”. Salmos 138:8

Si siento que no puedo manejar un problema que enfrento...

La gracia de Dios es suficiente para mí.

“Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí”. 2 Corintios 12:9

Si siento que mi pecado es demasiado grande para ser perdonado...

La sangre de Cristo es suficiente para cubrir todo mi pecado.

“Mas si andamos en la luz, como Él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado”. 1 Juan 1:7

Si siento que nunca podré vencer un hábito pecaminoso….

La cruz de Cristo es suficiente para someter mi carne pecaminosa.

“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado”. Romanos 6:6-7

Si siento que mi potencialidad está limitada por mi pasado…

Mi pasado no tiene que controlar mi futuro

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas”. 2 Cor. 5:17

Si siento que no sé dónde buscar ayuda y consejo…

La Palabra de Dios es suficiente para guiarme, enseñarme y sanarme.

"La ley del SEÑOR es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al sencillo". Salmos 19:7

"Él envió su palabra y los sanó y los libró de la muerte". Salmos 107:20 

"Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino". Salmos 119:105

Si siento que Dios me está pidiendo hacer algo imposible...

Por el poder de Su Espíritu Santo, Dios me capacita para hacer cualquier cosa que Él ordene para yo hacer.

“El que os llama es fiel, y así lo hará” 1 Tesalonicenses 5:24

“Todo lo puedo en Él que me fortalece”. Filipenses 4:13.

Si quiero culpar a otros por mis reacciones...

Soy responsable delante de Dios por mi conducta, respuesta, y elección.

“El alma que peque, ésa morirá. El hijo no cargará con la iniquidad del padre, ni el padre cargará con la iniquidad del hijo; la justicia del justo será sobre él y la maldad del impío será sobre él”. Ezequiel 18:20

Si siento que mis elecciones al día de hoy, realmente no tiene mayor importancia...

Lo que escojo hoy sí afectará mi futuro.

“No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna”. Gálatas 6: 7-8.

Si siento que someterme a una autoridad me hará perder mi libertad

La mayor libertad la hallo al someterme a la autoridad establecida por Dios.

“Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades; que sean obedientes, que estén preparados para toda buena obra”. Tito 3:1

Si siento darme por vencida con la iglesia...

Yo necesito la iglesia.

“Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. El ojo no puede decirle a la mano:”No te necesito” Ni puede la cabeza decirles a los pies: ”No los necesito.”...a fin de que no haya división en el cuerpo, sino que sus miembros se preocupen por igual unos por otros”. 1 Cor. 12:20-21,25

“No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca”. Hebreos 10:25

Si siento que una profesión es más satisfactoria y valiosa que un matrimonio o la maternidad...

En la voluntad de Dios no hay un llamado más grande y santo que el de ser esposa y madre.

“Que enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada”. Tito 2:4-5

Si soy tentada a sacrificar la santidad para llenar un deseo del momento...

La santidad personal es más importante que mi felicidad inmediata.

(Cristo) se dio a sí mismo por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar”. Tito 2:14

Si lo único que me preocupa es que Dios arregle mis problemas...

Dios está más interesado en cambiarme y glorificarse a Sí mismo que en resolverme mis problemas.

“Nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él… para alabanza de la gloria de su gracia…” Efesios 1:4-6 - “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Tesalonicenses 5:23

Si no entiendo una dificultad que enfrento...

Es imposible ser piadoso en ausencia de sufrimiento.

“Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, Él mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá”. 1 Pedro 5:10

Si quiero que las cosas vayan a mi manera...

No se trata de mí, sino de Él.

Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén”. Romanos 11:36

----------------------------------------------------

¡Compártela con una amiga! ¿Te atreves a agregar una más a la lista? Hazlo en la sección de comentarios.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión