Cuando Dios te llama a algo “pequeño”

Como cristianas nos encanta hablar sobre hacer “grandes cosas”para Dios.

Nos mudaríamos al campo misionero en África si Él nos lo pidiera. Invertiríamos nuestro sueldo en patrocinar a un niño en necesidad. Tomaríamos una gran borra imaginaría para borrar nuestros planes para el futuro y empezar de nuevo, si sentimos que Él nos está guiando en el camino correcto.

Es impresionante cuando nuestra fe nos impulsa a dar saltos gigantes, pero a veces los pasos más difíciles de tomar son los pequeños. Personalmente, soy mucho menos dispuesta a hacer pequeñas cosas para Dios.

Cuando enterramos las pequeñas cosas

En Mateo 25: 14-18 Jesús dice esta historia:

Porque el reino de los cielos es como un hombre que al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes. Y a uno le dio cinco talentos, a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y se fue de viaje. El que había recibido los cinco talentos, enseguida fue y negoció con ellos y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido los dos talentos ganó otros dos. Pero el que había recibido uno, fue y cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor.

El maestro vuelve y quiere saber qué ha hecho cada sirviente con su dinero. Él le dio una palmadita en la espalda a los sirvientes que aumentaron su inversión.

Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (v.21)

El maestro no estaba para nada contento con el siervo que enterró su talento en la tierra. Le arrebató la única moneda  que tenía y se la dio al criado que ya tenía diez.

¿Por qué estaba tan enojado, el maestro, con el tercer sirviente? Porque él no hizo mucho con las pequeñas cosas.

Porque a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. (v.29)

El principio que Jesús estaba enseñando era este: No se te pueden confiar grandes cosas hasta que seas fiel en las pequeñas cosas. Dios quiere que hagamos cosas grandes y pequeñas con la misma dedicación y excelencia. (Col 3:23)

Podemos estar seguro de ello, porque Jesús practicaba lo que Él predicaba. Él lavó pies. Él abrazó a niños. Él cuidó de personas enfermas. Él hizo desayuno para sus amigos. Él es un gran Dios, pero no había nada por debajo de Él.  Ningún acto de servicio es demasiado pequeño para Él. Él espera que sigamos Su ejemplo. (Juan 13:15)

Lista de pequeñas cosas

Entonces, ¿Cuáles son las pequeñas cosas que Dios nos llama a hacer? Aquí tenemos algunas:

Ir a la iglesia. (Hebreos 10:25)

Diezmar. (2 Corintios 9:7)

Ser amable. (Efesios 4:32)

Orar. (1 Tesalonicenses 5:17)

Leer la Biblia. (Colosenses 3:16)

Honrar a tus padres. (Éxodos 20:12)

Descansar. ( Éxodos 20:8)

Hacer tus deberes. (Tito 2:5)

Esto tal vez se sienta mundano e insignificante. ¿Quién podría notar que no leíste la Biblia hoy, o que no le hablaste bien a tu hermana?

La respuesta es Jesús.

Él no nos llama a una vida de grandes experiencias en la cima de la montaña o grandes gestos de fe. En cambio, Él quiere que lo miremos a Él constantemente mientras caminamos por el día a día, poco a poco. Una vez escuché a alguien decir, "Dios tiene que preocuparse por lo mundano, porque hay un montón de esas cosas". ¡Eso va a predicar! Dios se preocupa tanto por la forma en que manejamos las pequeñas piezas monótonas de nuestros días, como lo hace con las estremecedoras cosas grandes.

¿Cómo puedes glorificarlo a Él mientras:

interactúas con tu familia?

vas a la escuela?

lavas los platos?

Vamos a dejar de enterrar las cosas pequeñas en la tierra, suponiendo que no importa, y en lugar de esto pedir al Señor que nos enseñe a hacer las pequeñas cosas bien.

¿En qué pequeñas cosas necesitas  ser más fiel?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora popular a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.