Dejando a tu familia fuera del gancho de la perfección

Tu hermana no va a dejar de tomar tu ropa sin preguntar.

Estás segura de que tu hermano fue adoptado de un foso de los osos debido a su costumbre de dejar comida y basura por todas partes.

Tu padre es demasiado estricto.

Tu madre está demasiado ocupada.

Podría seguir y seguir, y estoy segura de que tú también puedes hacerlo.

Por supuesto, amamos a nuestras familias, pero también, a veces, nos hacen perder la paciencia. Ya sea resultado de irritaciones menores o heridas profundas, puede ser muy difícil  ver lo mejor de las personas que viven bajo nuestro techo.Pero voy a proponer que permitas que los miembros de tu familia queden fuera del gancho de la perfección y extiende una pila de gracia en su lugar. Aquí están cinco razones por las que hacerlo.

La perfección no es una opción.

En la historia de la humanidad, sólo ha existido un ser humano perfecto, y El no vive en tu casa. Jesús era el único hombre sin pecado que jamás haya existido (1 Pedro 2:22). El resto de nosotros tenemos que luchar arduamente con nuestra naturaleza de pecado, esa parte de nosotros que gravita hacia el egoísmo, la ira y la amargura.

Eso significa:

  • Tu papá no puede ser el padre perfecto.
  • Tu madre no puede ser la madre perfecta.
  • Tu hermana no puede ser la hermana perfecta.
  • Tu hermano no puede ser el hermano perfecto.

Todos necesitamos desesperadamente la ayuda de Jesús para decir "no" a la impiedad y "sí" a tratar a los demás como lo haría Jesús (Tito 2: 11-12). Puesto que Jesús responde a nuestro pecado con la gracia, ¿no deberíamos responder al pecado de los demás con gracia, también?

La metralla está garantizada.

El pecado hiere al pecador y, a menudo, también a los que el pecador ama. Puesto que vivimos en las proximidades de nuestra familia e interactuamos con ellos tan frecuentemente, que es seguro que serán golpeados con la inevitable metralla que nuestro pecado causa. Del mismo modo, seremos heridos por el efecto de su pecado.

Cuando vemos el impacto del pecado de primera mano, es tentador odiar al pecador. En en vez de esto pidamos ayuda a Jesús para odiar el pecado. La tensión que causa el pecado en nuestras familias nos recuerda nuestra necesidad desesperada por el Evangelio. Si hacemos todo por nosotros mismos, iremos por ahí hiriéndonos el uno al otro todo el tiempo. Pero Jesús ha hecho un camino para que seamos transformados en una "nueva creación" (2 Cor. 5:17). A través del poder de su Espíritu, Él nos cambia a nosotras y a nuestras familias, y nos lleva  a ser más y más como él (1 Cor. 11: 1).

"Llevarse bien" es idea de Dios.

El primer versículo de la Biblia que enseñé a mis hijos pequeños paraque lo memorizaran es la siguiente:

Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres. (Rom. 12:18).

Concéntrate en la parte del centro. La que existe entre las comas. . .

"en cuanto de vosotros dependa"

Eso significa dejar de hacer listas de todas las cosas que los miembros de tu familia están haciendo para mover el bote. Deja de señalar con el dedo en la dirección de todos los demás. Has todo lo que esté en tu poder para llevarte bien.

Recuerda lo que es el amor.

Al final del día, las personas que se meten debajo de tu piel son las personas que probablemente saltarían delante de un autobús para protegerte. Son tu tribu, tu gente. No siempre te van a gustar, pero si los vas a amar. Así que imagina sus caras mientras disfrutas de este repaso de lo que es el amor y de lo que no lo es.

El amor es:

*paciente
*bondadoso
*regocijante
*duradero
*todo lo puede
*esperanzador

El amor no es:

*envidioso
*jactancioso
*arrogante
*grosero
*egoísta
*irritable
*resentido (Tomado de 1 Corintios 13: 4-7.)

No hay requisitos previos para esta clase de amor. Nosotros no tratamos a la gente de esta manera sólo si nos dan lo que queremos cuando lo queremos, permanecen fuera de nuestro espacio personal, o recuerdan poner sus platos en el fregadero. Si realmente amas a tu familia, memoriza y vive esta lista.

El perdón abre su celda.

Mi cita favorita acerca del perdón es: "La falta de perdón es como tomar veneno y esperar que la otra persona muera." También la he oído decir de esta manera: "Perdonar es liberar a un prisionero y descubrir que el prisionero eras tú."

El aferrarse a la amargura, la ira y el resentimiento hacia tu familia te duele a ti más que nada. Se envenena nuestro corazón y nos encierra en una jaula que hemos fabricado nosotras. Jesús nos estaba mirando a nosotras cuando dijo esto:

Entonces se le acercó Pedro, y le dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí que yo haya de perdonarlo? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. (Mat. 18: 21-22).

Estar en una familia ofrece un montón de oportunidades para buscar y extender el perdón. ¡Tómalas!

Para más información sobre la importancia del perdón, echa un vistazo a este gran programa de radio Aviva Nuestros Corazones:

Así como nosotros perdonamos

Bájalos suavemente

¿Has estado colgando a tus padres o hermanos en un gancho invisible de la perfección? ¿Mantienes una lista actualizada en tu cabeza de todas las formas en que te han fallado? Si es así, bájalos suavemente del gancho, arruga la lista, y tírala a la basura.

Puede que no tengas la familia perfecta. Ninguno de nosotras la tenemos. Pero tienes la oportunidad de pedir y con frecuencia extender el perdón, amar con sacrificio como Cristo te ha amado, y extender montones de gracia a las caras alrededor de tu mesa de desayuno. ¿Vas a hacerlo?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión