Dios es nuestro auxilio en la tribulación

«Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares; aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo». Salmo 46:1-3

La tierra puede no estar temblando, pero pareciera que piezas gigantes de comodidad, organización y rutina se han desprendido de nuestra montaña de normalidad y se han estrellado contra el mar agitado que se encuentra debajo de nuestros pies.

Tal vez, estás viendo algunas cosas normales que aún no se han caído y oras para que se mantengan en su lugar de forma segura; mientras sientes ansiedad ante la posibilidad de que más cosas te sean arrebatadas.

¿Qué sucede cuando la vida diaria ya no se siente tan rutinaria, sino que sientes como si las cosas estuvieran cambiando cada cinco minutos y no estás segura de con qué puedes contar en ese momento?

¿Qué sucede cuando los cambios repentinos nos dejan fuera de base y quedas desorientada, sin estar segura de qué lado está hacia arriba o qué lado está abajo, y tus piernas se tambalean pidiendo estabilidad?

Lo que debe suceder es que te acercas y te aferras a esta eterna verdad eterna e inquebrantable:

  • Dios es tu refugio. 
  • Dios es tu fortaleza.
  • Dios es tu auxilio.

En tiempos de tribulación, Él siempre está ahí.

Respira profundo. Afloja todos esos músculos que aprietas por la ansiedad. Libera la tensión en tu pecho.

La Escritura dice que aunque los montes se deslicen al fondo de los mares, aún así podríamos asentar nuestros corazones en Dios, nuestro refugio y fortaleza, que promete ayudarnos en tiempos de crisis.

Dios sabe que ver un monte cayendo hará que nuestros corazones humanos entren en pánico, por eso Él le recuerda a sus hijos quién es Él. Él es el Dios del amor inquebrantable que calma nuestros corazones temerosos con un poder siempre constante, con compasión y con la luz que disipa la oscuridad.

«No temas, porque Yo estoy contigo; No te desalientes, porque Yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, Sí, te sostendré con la diestra de Mi justicia» (Is. 41:10).

«Tuya es, oh Señor, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; Tuyo es el dominio, oh Señor, y te exaltas como soberano sobre todo» (1 Cro. 29:11).

«Confíen en el Señor para siempre, Porque en Dios el Señor, tenemos una Roca eterna» (Is. 26:4).

«El Señor es mi roca, mi baluarte y mi libertador; Mi Dios, mi roca en quien me refugio; Mi escudo y el poder de mi salvación, mi altura inexpugnable« (Sal. 18:2).

«Pero Tú, Señor, eres un Dios compasivo y lleno de piedad, Lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad» (Sal. 86:15).

Jesús, los miedos están persiguiendo nuestros corazones, pero sabemos que Tú eres nuestra seguridad. Usa estos días inciertos para construir nuestra fe en tu amor, tu fidelidad y tu poder. ⁠

Confiamos en ti hoy.

Confiamos en ti mañana. ⁠

Y el día después de este. ⁠

Confiamos en ti cada día, porque creemos en tu firme amor. Esa es nuestra esperanza inquebrantable. ⁠

Tú eres bueno. ⁠

Tú estás en control. ⁠

Tú reemplazas nuestro miedo con paz. ⁠

Tú eres digno de cada gramo de nuestra confianza. ⁠

Tú eres nuestro fundamento firme.

«¿No te lo he ordenado Yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas» (Jos. 1:9).

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Samantha Nieves

Samantha Nieves

A Samantha le encantan los días en el lago, el café fuerte y escribir sobre las formas en que Jesús transforma nuestros desordenes cotidianos en hermosas historias. Le encantan las cuatro temporadas en el norte de Indiana, probablemente se viste un suéter de Notre Dame y ella sirve como gerente de redes sociales en el personal de Revive Our Hearts.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación