El Señor es mi luz 

Me encantan los salmos, puedo encontrarme  fácilmente en todas las emociones que los salmistas enfrentan e identificarme con ellos, pero lo que más me gusta de leerlos es el  conocer a Dios y Su carácter en cada oración.

Por ejemplo, el salmo 27 empieza con una corta oración:   El Señor es mi luz y Salvación, ¿a quién temeré?

Eso habla de quién es Él y cuál es el resultado que  ese conocimiento produce en mí.

Él es mi luz y Salvación…   esa pequeña oración encierra tanto de su carácter y de cómo al tener un encuentro personal con Él, Mi pasado, mi presente y mi futuro se impactan por completo.

Mi  pasado porque mi alma permanecía en oscuridad, yo permanecía de espaldas a Él, me llamaba su enemiga. Pero Él me escogió antes de la fundación del mundo solamente por Su gracia y misericordia ya que no había nada digno en mí, pero en la cruz Cristo tomó mi lugar y ahora Dios no me ve más como indigna sino santa, sin mancha e irreprensible. (Colosenses 1:21- 22)   Ese día, en la cruz,  Él encendió la luz para mí, fui librada de la potestad de las tinieblas y trasladada al reino de su amado Hijo.  (Colosenses 1:13)

Mi presente porque vivo en un mundo oscuro, donde el pecado gobierna, mi propio pecado me acosa, pero si fijo mis ojos en Cristo encuentro luz para cualquier circunstancia que esté atravesando, cuando a través de Su Palabra voy conociendo sus atributos y hermosura, todo toma la perspectiva correcta.   En la medida en que lo veo y conozco, soy transformada, esa oscuridad en mi va alumbrándose y me hace entender cómo vivir en la luz. (Salmo 119:130) 

Mi futuro porque Cristo es mi Salvador, y Su palabra dice que Él estará conmigo todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28:17) y que Nada podrá separarme de Su amor (Romanos 8:38-39).  No importa que venga por delante, de nada puedo tener control, pero puedo descansar en Su soberanía y amor para mí.   Recuerdo que no pertenezco a este mundo, que todo lo que pase aquí es temporal comparado con la eternidad donde Cristo mismo prepara una morada para mí.

Es por eso que la manera en la que continua el salmo cobra  sentido, es solo cuando lo vemos en   contexto que podemos entender con mas claridad,

El Señor es mi luz y mi salvación;
     ¿a quién temeré?
     El Señor es la fortaleza de mi vida;
     ¿de quién tendré temor?
      Cuando los malhechores vinieron sobre mí para devorar mis carnes,
      ellos, mis adversarios y mis enemigos, tropezaron y cayeron.
       Aunque un ejército acampe contra mí,
      no temerá mi corazón;
      aunque en mi contra se levante guerra,
      a pesar de ello, estaré confiad.

       Salmo 27:1-3

 El salmista no dice que no temerá porque todo en su vida siempre estará bien, él anticipa las            cosas por venir como angustiosas, y tu y yo sabemos que nuestra vida estará llena de aflicción,        pero  cuando entiendes que TODA tu  vida está escondida en Cristo, que a través de Él eres              amada y que su Espíritu te preservará hasta el final, podrás  estar tranquila  y afrontar cada                circunstancia con paz,  porque Su Palabra es verdad y tú puedes confiar en lo que dice. Si              pasas un tiempo en la Biblia diariamente y escudriñas sus palabras, tu ancla firme será Cristo,          porque conocerás su carácter y aprenderás a confiar en Él. Empezarás a vivir con sabiduría              porque Su luz te alumbrará, atravesarás los días difíciles sabiendo quién está contigo y estarás          confiada, no en ti o en  tus fuerzas, sino en Aquel que te ha salvado.

Si no sabes por dónde empezar a leer tu Biblia, este es un buen libro, es un viaje que no querrás perderte. ¿Estás segura  de conocer a la luz y el Salvador de tu vida?  ¿Están tus pensamientos firmes en la Roca que es Cristo?  Dedica un tiempo  a conocerlo a través de Su Palabra, no dejes pasar  un día más para acercarte a Él  y de  maravillarte con Su grandeza y descansar en Su poder. 

¡Descarga este freebie para ayudarte a ilustrar tu paso por el salmo 27!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Mary Bonilla de Lorenzana

Mary Bonilla de Lorenzana

Reside en la ciudad de Guatemala, está casada con Roberto Lorenzana con quien tiene dos hijos, Roberto y Sofía. Grandemente agradecida con el Señor por permitirle el privilegio de ser esposa y mamá a tiempo completo. Le gusta mucho compartir tiempo en familia, cocinar, pintar y las manualidades.

Apasionada por aprender y equiparse para esta encomienda de ser madre y esposa, disfruta mucho leer libros relacionados a temas de matrimonio y de crianza cristianos. Actualmente está estudiando una concentración en Consejeria Bíblica. Su anhelo es nunca apartarse de La Verdad, atarla a su cuello, escribirla en la tabla de su corazón y darle la gloria al Señor con su vida.

Es miembro activa de la Iglesia Sembradores de Vida y junto a su esposo sirve en algunos ministerios dentro de la misma.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión