Jesús es mejor que tu culpa

Me sentí como una tonta después de la ruptura. Me pregunté cómo pude haber estado tan ciega. ¿Por qué le puse tantas excusas? ¿Por qué no escuché a los que me rodeaban?

La retrospectiva siempre es 20/20. 

Después de esa ruptura en particular, vi la relación como lo que realmente era: un desastre. Dios fue tan misericordioso conmigo y me dio sabiduría para romper antes de que las cosas empeoraran. 

Estoy tan agradecida por la familia y los amigos que se negaron a renunciar a mí. Ellos me confrontaron con la verdad sobre esa relación incluso cuando no quería escucharla. 

Los meses siguientes a la ruptura estuvieron llenos de algunos de los mayores crecimientos espirituales de mi vida. Llegué a comprender el perdón de Dios de una manera que nunca antes había comprendido.

Aunque el enemigo estaba trabajando duro para mantenerme atascada en la culpa por esa relación, la poderosa gracia de Dios fue aún mayor. Me di cuenta de que Jesús es mucho mejor que mi culpa. 

Recuerdo que salí a caminar y pensé en las cosas que habían sucedido en mi vida. Recuerdo sentirme terriblemente culpable por mis malas decisiones y acciones. Recuerdo sentirme tan ingenua, orgullosa y tonta. Pero también recuerdo a Dios trayendo a mi corazón la verdad del evangelio. 

Jesús no murió y resucitó por personas perfectas. 

Él conquistó el pecado y la muerte por los perdidos, los tontos, los ingenuos, las personas pecadoras como yo.

  • Él fue perfecto en mi lugar. 
  • Él fue humilde.
  • Él fue sacrificado. 
  • Él fue amoroso. 
  • Él fue bueno.
  • Él fue amable.
  • Él fue amable. 
  • Él fue perdonador.
  • Él es mejor que mi culpa.

Me di cuenta en esa jornada que no necesitaba cargar con mi culpa para ganarme el amor de Dios. Dios no se sorprendió por mi pecado. Él estaba tan consciente de mi pecado que envió a Jesús a la tierra para que se ocupara de él. Ya no necesitaba estar a la altura del imposible estándar de bondad al que me estaba sujetando a mí misma.

Al fin pude mirar mi «yo lleno de culpa» en el espejo y aceptar el amor y el perdón de Dios. 

¿Dónde estás tú hoy? ¿Dónde está tu corazón? ¿Hay algo en tu vida que te persiga? ¿Algo que el enemigo trata de sostener como «demasiado grande» para que Dios lo perdone? ¿Luchas con el miedo, la vergüenza y las dudas sobre una decisión que has tomado? 

Piensa en Adán y Eva en el jardín. ¿Recuerda cómo pecaron contra Dios y luego trataron de esconderse de Él? Fue una necedad y una tontería. Dios sabía exactamente dónde estaban y qué habían hecho. 

A menudo hacemos exactamente lo mismo. En lugar de correr hacia Dios, confesar nuestra falta, arrepentirnos y aceptar Su perdón, tratamos de escondernos. Intentamos cubrirlas y poner excusas.

Las excusas sobre nuestro pecado nunca ayudan. Solo empeora la vergüenza.

Tres verdades sobre el perdón de Dios que te liberan de la culpa

  1. El perdón de Dios es un acto de amor desinteresado. 

La Biblia deja claro que Jesús murió por los pecadores. Estábamos muertos en nuestras transgresiones. Estábamos en oposición a Dios. Jesús murió por nuestros pecados y eligió amarnos cuando éramos completamente indignos de amor. 

Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Rom. 5:8)

Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9)

Me encanta esta definición de perdón de Got Questions

«La palabra ‘perdonar’ significa hacer borrón y cuenta nueva, absolver, cancelar una deuda. Cuando le hacemos daño a alguien, buscamos su perdón a fin de restaurar la relación. El perdón no es otorgado debido a que la persona merezca ser perdonada. Nadie merece ser perdonado. El perdón es un acto de amor, misericordia y gracia. El perdón es una decisión de no guardar rencor a otra persona, pese a lo que le haya hecho.»

  1. Dios promete concedernos perdón si lo pedimos.

Dios dejó claro a lo largo de las Escrituras que nos perdonará si se lo pedimos. No hay nada que podamos hacer que esté más allá del alcance de Dios. No podemos pecar en un grado que Su gracia no la pueda cubrir. ¡Qué Dios tan misericordioso! 

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9)

¡Él es tan fiel! Si confesamos, Él es fiel y justo, y nos perdonará. Él no nos atormenta con nuestros pecados y nos los sigue recordando. Él nos perdona y nos limpia de toda maldad. 

Como está de lejos el oriente del occidente, así alejó de nosotros nuestras transgresiones. (Sal. 103:12)

  1. El perdón eterno se encuentra en la cruz. 

La muerte es una realidad para todos. Un día moriremos y pasaremos la eternidad con Dios o separadas de Él. La única manera de que nuestra culpa sea borrada por toda la eternidad y tengamos acceso a una relación personal con Dios para siempre es confiando en la muerte y resurrección de Jesús para nuestra salvación. 

En él tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia (Efesios 1:7)

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. (Juan 3:16-17)

Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. (Rom 10:9–10)

No permitas que la culpa de tu pasado paralice tu futuro

Sí, todos somos culpables de pecado. Ninguno de nosotros es perfecto. Y eso está bien. Por eso vino Jesús. Para eso es el evangelio. Para corregir lo que hemos hecho mal. Para quitar nuestra culpa y darnos la perfección de Jesús. 

Mi esperanza es que la culpa ya no te defina. Mi esperanza es que camines en el evangelio de gracia de Jesús. 

Si estás luchando con la culpa constante de tu pasado, te animo a buscar los versículos que he compartido en esta publicación. Léelos en tu Biblia. Escríbelos. Pregúntate por qué estás luchando por arrepentirte y recibir el perdón que Dios te ha concedido. ¿Qué te impide recibir plenamente el amor y el perdón de Dios en tu vida? 

Tómate un momento para reflexionar más a fondo sobre lo que te he compartido hoy. Pídele a Dios que te ayude a confiar en Él por completo. Agradécele por Su perfecto amor, bondad y perdón. 

Dale gracias porque Él es mejor que tu culpa y se ocupó de ella de una vez por todas en la cruz. 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Bethany Beal

Bethany Beal

Después de una breve experiencia en la industria del modelaje, los ojos de Bethany se abrieron a cómo su generación esta perdiéndose. Ella y su hermana mayor se inspiraron para comenzar un blog (www.GirlDefined.com) y están en el proceso de escribir un libro titulado "Se buscan modelos": La belleza física no es necesaria. Su pasión es ayudar a las niñas a encontrar la verdad de Dios sobre la belleza y la feminidad y la libertad que viene de vivir una vida radicalmente diferente para Cristo.

Recursos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación