Jesús es mejor que tu mejor versión de ti misma

Hay una fuerza invisible que me ha empujado toda mi vida. Es una presión que siento la mayor parte del día, la mayoría de los días. Es una voz dentro de mi cabeza que susurra dos palabras repetidas: "Hazlo mejor".

En la escuela se sentía como una presión para lograr un mejor desempeño académico, para obtener mejores calificaciones. En lugar de conducirme a la satisfacción por un trabajo bien hecho, muy a menudo, el éxito alimentaba esa voz. Las buenas notas deben ser buenas notas. Un buen desempeño necesitaba ser más fuerte que el de los demás.

Interpersonalmente es una sensación crónica de que no doy la talla. Necesito ser una mejor amiga, una mejor hija, una mejor hermana, una mejor vecina… tú entiendes la idea. 

Físicamente, es un empujón constante para beber más agua, hacer más ejercicio y comer menos M&M de mantequilla de maní. 

En muchos sentidos, ese impulso fuerza ha sido un regalo. Me ha empujado hacia el éxito y me ha impedido conformarme con la mediocridad. Me ha llevado más allá de mi zona de confort y a experimentar las recompensas de un trabajo bien hecho. Me ha impedido desarrollar hábitos que me enfermarán y debilitarán, y me motivó a cuidar el cuerpo que Dios me ha dado. 

Pero por muy buena que pueda ser la voz de la superación personal y el impulso para hacerlo mejor, Jesús es mucho mejor que una mejor versión de mí.

El problema con «hacerlo mejor»

Si eres alguien, como yo, que se deja llevar por la fuerza de «ser mejor», debes saber que no estoy interesada en cambiarte. Veo mi impulso por el éxito y mi enfoque en la mejora como un regalo de Dios. No es pecado querer ser mejor. He visto a Dios usar mi tenacidad para Su gloria muchas veces. Pero hay algunas corrientes subterráneas feas que a menudo fluyen por debajo de nuestro deseo de mejorar. Aquí hay solo un par:

  • «Hazlo mejor» se convierte en «Sé el mejor» cuando usamos la superación personal como un medio para convencernos de que tenemos valor. 
  • «Hazlo mejor» se convierte en «Sé el mejor» cuando usamos la superación personal como una herramienta para vivir con orgullo y demostrar que somos superiores a los demás. 

En ambos casos, «hacerlo mejor» comienza a debilitar las estructuras (defectuosas) que estamos tratando de construir. En lugar de sentirnos mejor con nosotras mismas porque estamos haciendo las cosas bien, nos sentimos muy mal porque todavía nos queda mucho por hacer. En lugar de deleitarnos con el placer de nuestros logros, nos volvemos protectoras y defensivas, siempre preocupadas de que alguien nos supere o lo haga mejor.

Ambos son agotadores. 

«Hacerlo mejor» impacta nuestras relaciones humanas, pero impacta más aún nuestra relación con Dios. Cuando «hacerlo mejor» es la fuerza impulsora de nuestra fe:

  • Nos sentimos aplastadas por Dios porque sabemos que nunca podremos estar a la altura. 
  • No podemos disfrutar de Dios porque nos preocupamos. Él siempre está frustrado con nosotras. 
  • Tratamos de construir puentes hacia Dios con nuestros esfuerzos, pero una y otra vez encontramos que esos puentes no pueden soportar el peso de nuestra debilidad. 

Cuando cambiamos «ama al Señor tu Dios» por «hazlo mejor», la vida cristiana se convierte en un ciclo terrible de: fracasar, esforzarte más, volver a fallar. Intenta, falla de nuevo, esfuérzate más. 

Completamente agotador.

Dios desea que nuestro caminar con Él sea vivificante (Juan 10:10). Cuando vivimos como cristianas que «lo hacen mejor», perdemos el gozo y la paz que Dios ama dar a sus hijos. ¡Por eso Jesús es mucho mejor! 

Cambiando «mejor» por «quebrantado»

La Palabra de Dios es la voz que habla más fuerte que el susurro de «hazlo mejor» en mi mente. En la Palabra, veo la gran paradoja del evangelio de que nunca puedo hacer lo suficiente para ganarme la aceptación de Dios, pero soy completamente aceptada por Jesús, un Salvador perfecto que nunca necesita «hacerlo mejor». El evangelio es un martillo que afortunadamente rompe mi mentalidad de «hacerlo mejor» una y otra vez.

Esta idea sobrenatural produce resultados tan simples y prácticos en mi corazón. El evangelio significa:

  • Estoy rota, incapaz de hacer lo suficiente para tratar de sanarme. Es un gran alivio porque me permite dejar de intentar arreglarme y pedirle a Jesús que arregle lo que está roto en mí. 
  • Soy completamente aceptada por Dios, totalmente aparte de mi esfuerzo. Nada puede salvarme. Es Jesús quien salva. 
  • Puedo dejar de luchar contra mi pecado en mis fuerzas. ¡Esa guerra me agota! En cambio, puedo confiar que Jesús me está perfeccionando en Su tiempo perfecto (Fil. 1:6). 

Todo el día, todos los días, el evangelio es una invitación a dejar de intentar ser mejores versiones de nosotras mismas. En cambio, somos invitadas a confiar en Jesús para hacernos más parecidas a lo mejor de lo mejor, Él mismo.

Nuestro quebrantamiento, en lugar de ser un problema que debemos solucionar, se convierte en un lienzo sobre el que Dios puede pintar una historia de Su amor, Su fidelidad y Su bondad. Esta realidad hizo que el apóstol Pablo (quien sospecho que luchó con el impulso de hacerlo mejor) dejara de presumir de sus esfuerzos y comenzara a gloriarse de sus debilidades (2 Cor. 11:30). ¡El ejemplo de Pablo ha sido una gran inspiración para mí! Cuando quiero volver a subirme a la rueda de hámster de «hacerlo mejor», sus palabras me recuerdan que Jesús es mucho mejor que la mejor versión de mí. Puedo optar por alardear de mis debilidades en lugar de tratar de desaparecerlas con esfuerzo. 

  • ¿Te metes en la cama todas las noches molesta contigo misma por no hacer más?
  • ¿Abres tu Biblia con miedo de que la Palabra de Dios señale tus defectos (o evitas abrir tu Biblia)?
  • ¿Te sientes bien cuando eres la mejor y sin valor cuando no lo eres?

Entiendo. Yo también he estado ahí. Cuando la fuerza de «hacerlo mejor» nos empuja a una postura de derrota, podemos elegir la mejor porción: Jesús, nuestro perfecto Salvador, es mucho mejor que nuestro perfeccionismo. 

Acérquese a sus teclados, me encantaría saber de ti. 

  • ¿En qué áreas de tu vida sientes una presión constante para «hacerlo mejor»?
  • De forma práctica, ¿cómo eliges a Jesús cuando la presión de ser «la mejor» te abruma?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Revive Our Hearts. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

Recursos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación