Lo que nadie te dijo acerca de casarse joven

Si existiera un Top 10 de prioridades de la sociedad para una joven, sin duda alguna que el matrimonio no ocuparía los primeros lugares. El mundo tiene una agenda más “atractiva” para la juventud, ofrece un sinfín de placeres para disfrutar antes de atarse con las “cadenas del matrimonio”. Una carrera exitosa, maestrías, una base económica y la oportunidad de “vivir la vida”, suenan como mejores opciones, pero nublan nuestra vista a lo que realmente es importante y al ponerlo delante del matrimonio lo único que hacemos es empañar su belleza y color.

“Las personas posponen el matrimonio con el fin de llenar un estándar que ha impuesto la sociedad.” - Moisés Gómez

Lo que el mundo no puede ver

El matrimonio es una institución creada por Dios con el propósito de mostrar la gloria de la relación de Cristo con Su iglesia. El liderazgo y servicio de Cristo, reflejado en el esposo y la sumisión y entrega reflejado en la esposa.

Esperar tener todas las condiciones que el mundo exige antes de casarte es afirmar que de eso depende la estabilidad y éxito del matrimonio y no de Dios, el creador del mismo. Aclaro, ninguna de estas cosas son malas en sí mismas, pero estas no debe ser la base sobre la cual descansa toda la decisión.

"Una decisión tan importante debe estar fundamentada en el Señor y Su Palabra, en el consejo de nuestros pastores y en el discernimiento, no en lo que dicte nuestra cultura o lo que nos parezca mejor en el momento." – Jairo Namnún

Quiero compartirles una conversación que sostuve junto a mi esposo Moisés Gómez (con quien tengo 10 años de casada) y nuestros amigos de Coalición por el Evangelio, Patricia y Jairo Namnún. Ambas parejas tenemos algo en común y es que nos casamos a una temprana edad.

Me encantaron las palabras de Patricia, ponen a Cristo en el lugar correcto: en el centro.

"Mi relación más importante no es la que me va a dar el matrimonio sino mi relación con Jesús. Muchas mujeres no llegan a casarse, sino que llegan a una alta edad y el Señor no le ha provisto de un esposo. La real satisfacción está en mi relación con Jesús. Pero aquellos que tienen la oportunidad de casarse, que tienen un noviazgo y han llegado a tener una relación madura, su decisión debe estar basada no en las circunstancias, no en lo que yo tengo ni en lo que deje de tener, sino en buscar la voluntad de Dios. El Señor debe ser el guía detrás que me lleve a tomar la decisión y me lleve al momento preciso para algo tan importante como el matrimonio." -Patricia Namnún

¡Ahora es tu turno de unirte a la conversación! Comparte con nosotras qué otras excusas la sociedad le presenta a las jóvenes para que no valoren el matrimonio como Dios lo hace.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.