Por qué necesitas una libreta de promesas

¿Alguna vez alguien te ha prometido algo pero falló en cumplirlo? Ciertamente puedo pensar en unos pocos ejemplos, incluso puedo pensar en unas pocas veces en las que yo he hecho promesas que no he cumplido. Como humanos, vamos a fallar a aquellos quienes nos rodean. Esa es la mala noticia.

Y estas son las buenas noticias – ¡Dios nos ha dado cientos de promesas en Su Palabra y Él nunca jamás las rompe!

Quizás te estés preguntando por qué deberíamos ver las promesas de Dios, yo comencé esta publicación con la misma pregunta en mi mente y aquí hay unas cuantas respuestas que me surgieron.

Vemos las promesas de Dios porque:

¡Las promesas de Dios son las que nos van a sostener durante el año! En ellas son en quien nos recargamos cuando la vida se pone difícil, y en ellas nos regocijamos constantemente” Ellas nos dan fuerza, esperanza, gozo y ánimo.

Vemos las promesas de Dios porque:

Al estudiar las promesas de Dios llegamos a conocerle mejor. Vemos lo que Él ama, de lo que se preocupa y cómo quiere que vivamos nuestra vida.

Vemos las promesas de Dios porque:

Al estudiar las promesas de Dios, ¡llegamos a estar equipados para compartirlas con otros! Cada uno de nosotros tiene contacto diariamente con alguien quien necesita escuchar lo que Dios ha prometido. Pudiera ser la persona en el escritorio junto a ti, en el trabajo junto a ti, o un miembro de la familia quien se sienta frente a ti en la cocina, las promesas de Dios no solo llegan a ser una bendición para nosotros sino para otros también.

Cómo encontrar las promesas

Queremos estudiar las promesas, ¿pero cómo lo hacemos? ¡La Biblia es enorme! ¿Estamos buscando en una área específica o en muchas? Sabemos que las promesas de Dios se encuentran en Su Palabra, ¿pero dónde, exactamente?

Están por todas partes, las promesas de Dios están en el Antiguo y Nuevo Testamento, en las palabras de los profetas y en las palabras de Jesús. Es difícil encontrar un capítulo en la Biblia que no contenga una promesa de Dios, solo que algunas veces parecen ser más abrumadoras que de ánimo y comparto aquí un lugar donde comenzar, mañana en la mañana, toma el pasaje de la Biblia que vas a leer y analízalo, busca promesas.

Por ejemplo, veamos Proverbios 2:3-6:

“porque si clamas a la inteligencia,

y alzas tu voz al entendimiento,

si la buscas como a plata,

y la procuras como a tesoros escondidos,

entonces entenderás el temor del Señor,

y descubrirás el conocimiento de Dios.

Porque el Señor da sabiduría,

de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia”.

El versículo 6 proclama, “Porque el Señor da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia”. ¡Solo en ese versículo hay tres grandes promesas!

Promesa #1: El Señor va a dar sabiduría cuando la busquemos (regresa a los versículos 3 y 4 para tener el contexto).

Promesa #2: De la boca de Dios viene el conocimiento.

Promesa #3: Dios nos da inteligencia.

De aquí, yo te animaría a escribir solo una de estas promesas en una tarjeta o en tu teléfono y pensar en ella durante el día. Si fueras a llevar una “libreta de promesas” diario, ¡tendrías 365 promesas de Dios para ti en un año! ¡Wow! ¿De cuánto ánimo sería esto?

¡Tú puedes hacer esto! Todo lo que necesitas es una Biblia y una pluma y una libreta.

Aquí hay otras dos herramientas para que sigas motivada:

1. Propósito. Si sabes por qué estás yendo a la Biblia y escribiendo estas promesas (por ejemplo, quieres ser capaz de animar a otros y a ti misma cuando lleguen los tiempos difíciles y la lucha se hace difícil) te mantendrá motivada incluso en los días difíciles.

2. Oración. Mi pastor nos anima a, “¡orar antes de jugar!” (O estudiar). Pide sabiduría, y que el Señor te señale las promesas que Él te quiere mostrar o enseñar ese día. Recuerda, Él ya ha prometido darnos sabiduría cuando la pidamos.

Comenzando

Para ayudarte a comenzar, aquí hay unos pocos versículos de ayuda que tienen promesas muy prominentes de Dios en ellos. ¡Estas promesas no se pueden esconder!

●       Filipenses 4:6-9, 19

●       Jeremías 29:11

●      Romanos 8:28

●      Juan 15:7-8

●      Efesios 3:20

●      Juan 14:12

●      Salmo 119:165

Al comenzar el Año Nuevo, ¿qué mejor forma de comenzar sino estudiando lo que Dios nos ha prometido? Nadie sabe qué es lo que viene este año, pero puedo garantizar una cosa: las promesas que aprendas y guardes en tu corazón serán tremendamente alentadoras. Sin importar lo que venga adelante, las promesas de Dios te darán fuerza y esperanza.

Recurso recomendado:

Promesas para vivir (Ebook gratis)

¿Vas a comenzar una libreta de promesas? Haz un compromiso en la sección de comentarios.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.