¿Qué dice la gente de ti?

Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo:

¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo:

Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Mateo 16:13-16

No sé si a alguna vez has sido igual que yo, que me he preocupado por conocer la opinión o el concepto que las personas tienen sobre mí, y si el mismo no es positivo tender a demostrar que están equivocados, y de alguna manera dar a conocer la parte buena de mí.

Cuando Jesús les preguntó a sus discípulos, ¿Quién dice la gente que soy yo? Él no le interesaba conocer lo que otros decían de Él, porque dentro de Su omnisciencia Él ya lo sabía, sino sacar a la luz si uno de estos conceptos que tenían la gente, los discípulos los habían hechos suyos. Sin embargo, queda demostrado en la respuesta de Pedro lo que Jesús realmente era: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” (Mt. 16:16)

Si hiciéramos una encuesta a nuestros amigos y familiares sobre lo que piensan de ti o de mí, tendríamos comentarios positivos y sin duda negativos, y de seguro nos preocuparíamos mucho más por los no tan buenos y de alguna manera nos esforzaríamos por reemplazar el mal concepto que tienen de nosotras. Pero en vez de afanarnos por los que otros dicen, ¿Te ocuparías en conocer lo que Dios dice de ti?

Es muy posible que lo que comentan las personas, en parte sea real, pero aquí lo que importa no es lo que las personas digan, sino lo que Dios piensa es lo que debe influenciar tu vida. Siempre y cuando nos enfoquemos en agradar primeramente a los hombres antes que a Dios, simplemente nunca vamos a agradar a ninguno.

Nuestro Dios nos ve en nuestro pecado, nos lo señala, nos disciplina, pero nos da una salida de redención por medio de Su cruz; nos mira con ojos de misericordia. No dejes que el concepto que otros tienen de ti, definan tu vida, solo la verdad de las Escrituras te guiarán por el camino correcto.

Nuestra identidad no la definen los hombres, sino Cristo. Es muy fácil compararnos con nuestro pasado, en el caso de Jesús, lo confunden con otros hombres, como Juan el Bautista, Elías, Jeremías u otros de los profetas.

Por cierto, no quiero terminar, sin antes preguntarte: ¿Quién es Jesús para ti? El concepto que tú tengas de Jesús, afectará tu vida, en la presente y en la venidera. No dejes que los argumentos del mundo influencien tu fe.

Te animo a memorizar y/o imprimir estos versos que te recordarán tu valor en las manos de Dios. Esto no nos justificará en nuestro pecado, sino nos mostrará el valor que tenemos en las manos de Dios y la oportunidad que tenemos en El de ser transformadas a Su imagen.

¡Soy nueva criatura! He dejado el pasado atrás

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17

¡Soy propiedad de Cristo!

“Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” 1 Corintios 6:20

¡Pertenezco al linaje de Cristo!

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” 1 Pedro 2:9

¡Soy Heredera de Cristo!

“Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” Romanos 8:17

¡Soy amiga de Cristo!

“Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.” Juan 15:15

¡Soy más que bendecida!

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.” Efesios 1:3

Te invito a escuchar las hermosas letras de esta canción y así recordar el gran valor que tenemos en las manos del Señor. ¡Entonemos juntas “Soy Amada”!

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión