¿Tengo que saber los planes de mi vida a los 18?

Por: Leanna Shepard

Si te estás dirigiendo a tu tercer o cuarto año en la secundaria, es probable que ya te estés preguntando sobre tus planes futuros. Quizás hasta te has preguntado acerca de algunas metas o no puedes esperar a embarcar en una nueva aventura.

También pudiera ser que no estás segura qué pasará después que recibas ese diploma y lances tu birrete por los aires. De hecho, yo tampoco tenía idea, ni siquiera sabía cómo lanzar mi birrete. (Eso te da una idea de lo mucho que estaba preparada para mi graduación).

Esto pudiera ser una sorpresa, pero incluso si pasaras todos lo exámenes fácilmente y te convirtieras en la mejor de la clase, eso no significa que todo estará resuelto para ti. ¿Y sabes qué? Eso está bien.

La vida es un viaje, una experiencia de crecimiento, y  gracias a Dios no sucede todo a la vez. No se espera que un recién nacido camine a los cinco minutos de haber llegado a este mundo. Un estudiante de secundaria no debería sentir presión por no tener toda su vida planeada en su tercer o cuarto año.

Proverbios 19:2 dice, “Muchos son los planes en el corazón del hombre, más el consejo del Señor permanecerá.”

Esto no es un excusa para posponer nuestras decisiones o ser perezosas. Es sabio planificar y establecer metas, como la Biblia también nos enseña, pero también debemos hacer estos planes con las manos abiertas.

Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te te apoyes en tu propio entendimiento. Proverbios 3:5-6

Cuando estaba recién salida de la secundaria, no tenía idea de lo que iba hacer o a dónde el Señor me llevaría. A veces aún me siento de esa manera. Cometo errores, y me frustro cuando mis planes no parecen estar en las prioridades de Dios.  Y a pesar de que pudiera estar decepcionada al principio, cuando finalmente rindo mis sueños e ideales al Señor encuentro un verdadero gozo y paz saber que el Dios de amor está en control de todas las cosas y que verdaderamente hace lo que es mejor para mí.

Quizás no sabes cuales los planes del Señor para tu futuro, pero aquí hay 3 metas a largo plazo que puedes comenzar a establecerte hoy:

1- Pasa tiempo en la palabra de Dios

Aquí es donde vas a encontrar todas las respuestas. Y no creas que que tienes que esperar después de tu graduación para empezar. ¡Empieza hoy!

2- Rodéate de mentoras piadosas y maduras que hablen verdad a tu vida.

Miralo de esta manera: Si estás estudiando para pruebas finales, ¿pedirías ayuda a un niño de preescolar o a un tutor?

3- Busca oportunidades para servir.

Tal vez puedas servir en tu iglesia, un ministerio local o una organización cristiana o en tu misma casa. Recuerda quitar el foco de ti misma y buscar las necesidades de otros hermanos por el amor al evangelio.

¿Qué otras metas a largo plazo tienes?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión