De la osadía a la valentía: 4 elementos cruciales en el ministerio

En los días de los jueces, «Cada uno hacía lo que le parecía bien ante sus propios ojos» (Jueces 17:6). Lamentablemente, estos días están descendiendo a esos días a un ritmo alarmante. Nuestro mundo celebra cada día más la maldad y la impiedad. Se avecinan más ataques contra la Iglesia. En muchos lugares, ya han llegado.

Por mucho que me gustaría ministrar solo de maneras que no podrían hacer que me atacaran o «cancelaran», el mundo necesita desesperadamente que los cristianos sean valientes. Necesitamos la verdad pura, no un mensaje diluido, sin convicciones y que agrade a la cultura. Necesitamos el tipo de corazón que Pablo mostró a la iglesia de Corinto en una época marcada por la persecución y la difusión de falsas enseñanzas. «Teniendo, por tanto, tal esperanza [la esperanza que tenemos en Cristo], hablamos con mucha franqueza» (2 Cor. 3:12).

Sigamos el ejemplo de Pablo y ministremos con un corazón valiente al aceptar estos cuatro elementos cruciales:

  1. La Biblia
  2. La Ofensiva
  3. El Amor
  4. La Defensiva

1. Biblia: arraigada en la Biblia

No podemos escapar de eso. Responderemos por cada palabra descuidada que decimos (Mat. 12:36). Debido a que Dios les ha dado a los cristianos Su Palabra y Su Espíritu, estaremos ante Él sin excusa. ¿Cómo podemos asegurarnos de estar fundamentadas en la Palabra de Dios?

Ora y luego, ora un poco más

La oración nos ayuda a ministrar desde la perspectiva de Dios, no desde la nuestra. Mientras oramos, el Espíritu de Dios trae a nuestra mente las verdades que necesitamos recordar de Su Palabra. Nosotras creemos que sabemos. Él realmente lo sabe. Él ve lo que nosotras no podemos: las necesidades de cada alma.

«Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios». -1 Corintios 2:11

Conoce la Palabra y úsala correctamente

«Si no tienes un versículo, solo tienes una opinión». -Autor desconocido 

Las opiniones no cambian los corazones incluso si las envolvemos en hermosas palabras. Solo la Palabra de Dios a través del poder del Espíritu Santo puede cambiar un corazón. Estudia para conocer la Palabra de Dios y cómo manejarla correctamente (2 Tim. 2:15). Busquemos no ser culpables de lo que cristianas como nosotras, aunque bien intencionadas, podemos llegar a hacer, lo cual una camiseta que vi resumió bien, yo lo llamo la trampa de Filipenses 3:14: Puedo hacer todas las cosas a través de un versículo sacado de contexto.

Comprométete con el estudio bíblico y la oración diarios

La oración y el estudio de la Biblia toman tiempo. No hay atajos. (Créeme. Ya los busqué.) Afortunadamente Dios es el autor del tiempo. Él provee lo que necesitamos mientras lo obedecemos. Si estamos demasiado ocupadas para estudiar y orar, es hora de reevaluar nuestras prioridades. La oración y el estudio de la Biblia son privilegios indispensables que no debemos atrevernos a descuidar.

2. Ofensiva: está a la ofensiva sin ser necesariamente ofensiva

En cada batalla, los bandos opuestos luchan desde posiciones ofensivas y defensivas; pero Dios no, Él nunca está a la defensiva. De eternidad en eternidad, está a la ofensiva. El Señor es nuestro firme defensor, pero nunca necesita ser defendido. Él obra todo de acuerdo a Su eterna voluntad. Incluso la persecución. Sin embargo, dejamos que la oposición al cristianismo nos lleve a una mentalidad defensiva. ¿Por qué? Para mí, es el temor al hombre.

Teme a Dios, no al hombre

El temor al hombre es uno de mis mayores obstáculos. Odio la confrontación. Quiero agradarles a todos. No quiero lastimar a nadie y definitivamente no quiero que me lastimen. Pero el temor al hombre aplasta la osadía y es completamente innecesario. Dado que sabemos que Dios obra todas las cosas juntas para el bien supremo de Sus hijos, podemos decir con confianza: «El Señor es el que me ayuda; no temeré. ¿Qué podrá hacerme el hombre?» (Heb.13:6, Rom.8:28).

Ministra con convicción y confianza

A medida que crece nuestro temor (temor reverencial) de Dios, también crece nuestra convicción de que nosotras, como creyentes, somos las únicas con la respuesta correcta para todos los problemas del mundo, pero no es así; la respuesta es Jesús. La carga de la prueba de que Él es cualquier cosa diferente a lo que Él (y toda la Biblia) declara, descansa sobre aquellos que se oponen a Sus afirmaciones. No depende de nosotras. No estamos a la defensiva. Los enemigos de Cristo lo están.

Somos llamadas a honrar a Cristo el Señor como santo y a estar siempre preparadas para defender la esperanza que hay en nosotras. Por lo tanto, párate derecha y ministra con confianza. Aférrate a una mentalidad ofensiva y proclama Su Palabra. No te disculpes por la Verdad, sino que afírmala con gentileza y respeto (1 P. 3:15).

Pregunta y responde las preguntas que el mundo está haciendo

Las preguntas sinceras y respetuosas reflejan un deseo genuino por la buena voluntad de la otra persona, mientras que las preguntas sarcásticas y groseras reflejan un corazón arrogante y orgulloso. No queremos dominar a los demás. Queremos ser una herramienta en la mano de Dios para atraerlos hacia Él. Estudia y lee ampliamente para comprender las diversas oposiciones al cristianismo y aborda las preguntas que se están formulando de frente con humilde confianza, no a la defensiva.

Recuerda, Cristo es la piedra de tropiezo, nosotras somos colocadores de grava. El creciente mal en el mundo provoca justamente la ira de los cristianos. Pero resistamos el ofender innecesariamente a los incrédulos. El evangelio es suficientemente ofensivo.

Cristo solo permite que aquellos que se arrepienten de su pecado y confíen en Él entren en Su reino. Dios envía al resto al infierno. Esto, naturalmente, ofende a aquellos que se niegan a inclinarse ante Cristo como Señor. Ellos tropiezan con Cristo, la «piedra de tropiezo» y la «roca de escándalo» (1 Pedro 2:8). Si Cristo no los salva, su rechazo del evangelio los aplastará eternamente.

Sigamos el ejemplo de Cristo y evitemos lanzar piedras de desprecio a quienes arrojan odio contra nuestro Señor y la Iglesia. En cambio, guíalos a reconsiderar su posición no bíblica. Deja que la Verdad que compartes (no tu actitud) los haga sentir incómodos, tan incómodos como grava en su zapato. Si quieren alivio, tendrán que lidiar con la grava: la Verdad. Nuestro objetivo es hacer que los demás se sientan curiosos, no necesariamente furiosos.

Si somos fieles a la Palabra de Dios y ministramos con una mentalidad bíblica, ofenderemos a quienes no estén de acuerdo con la Biblia. Está bien. Si nuestro ministerio nunca ofende a los incrédulos, probablemente al que estamos ofendiendo es a Dios. Sé fiel a la Palabra y deja que Dios maneje su ira.

Mientras ministramos desde una posición ofensiva, que nuestras palabras sean gravas en sus zapatos, no piedras en sus cabezas.

3. Amor: sé bíblicamente amorosa

El amor bíblico difiere del amor mundano. Es difícil. ¿Has dominado 1 Corintios 13, el capítulo del amor? Yo no lo he hecho, especialmente cuando leo las noticias. Veo el mal en el mundo y me siento tentada a odiar a los malhechores. Pero ellos no son nuestro verdadero enemigo.

Todos los humanos, no importa cuán malvados sean, son portadores de la imagen de Dios. Una vez fuimos como ellos: esclavizadas por nuestros verdaderos enemigos, el pecado y Satanás. El mundo necesita ver el mismo amor de Cristo que recibimos cuando éramos sus enemigas (Rom. 5: 8, 10). Guarda el odio para el pecado y para Satanás.

Si dejamos de pensar en lo que nos cuesta amar a nuestros enemigos y pensamos en cambio en lo que gana el reino de Dios cuando un alma perdida se vuelve a Cristo, nuestro amor crecerá.

Ora por más amor, no más valentía

Una vez escuché a un hombre decir que necesitaba orar pidiendo más valentía para compartir el evangelio. El evangelista Ray Comfort respondió: «No ores por más valentía. Ora por más amor». Cuanto más amamos a alguien, más corremos el riesgo de salvarlo, ya sea de un lago helado o del fuego del infierno.

Piensa en un bebé. ¿Quién no ama a un bebé? A pesar de mi intenso miedo a las alturas, saltaría de un puente al agua helada para salvar a un niño, especialmente al mío. Pero para mi enemigo, llamaría al 911, a menos que ame a mis enemigos como Cristo me amó antes de salvarme.

Necesito orar por más amor

A veces el amor duele. «No piensen que vine a traer paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada» (Mateo 10:34). Cristo no vino con el propósito de causar divisiones, disputas y persecución. Son las consecuencias naturales cuando el evangelio se enfrenta a un corazón empeñado en el mal. Este choque es incómodo pero necesario.

Muchas iglesias en todo el mundo han dejado de predicar sobre el pecado. Ellos dicen: «La gente se siente bastante mal. Necesitan amor, no condenación». Pero los que pertenecen al mundo ya se condenaron a sí mismos por su incredulidad (Juan 3:18).

No es amoroso entretener a la gente con promesas de un Dios benévolo que solo quiere bendecirlos. Dios es amor. También es santo y justo y debe juzgar el pecado. Cuando Cristo regrese, juzgará a todos los que nunca aceptaron su sacrificio por el pecado. Lo más amoroso que podemos hacer es advertirles.

Necesitamos sentir el calor del fuego del infierno y la agonía de las consecuencias del pecado antes de que añoremos el Agua Viva. El evangelio no es el evangelio sin el calor de la santidad y la ira de Dios por el pecado, así como el calor del amor y la gracia de Cristo hacia los pecadores.

No nos alejemos de verdades aparentemente difíciles para evitar que las personas (y nosotras mismas) tengan conversaciones incómodas. Proclamemos con valentía y sin pedir disculpas la plena verdad de Dios. No importa lo que nos cueste. (Por favor recuérdame que dije esto cuando me encuentre en un rincón escondiéndome de una discusión difícil).

4. Defensa: únete a una iglesia fundamentada bíblicamente

Hablamos de mantener una mentalidad ofensiva porque Dios nunca está a la defensiva. El tipo de defensa de la que hablo aquí no ataca. Soporta. Es la retaguardia, la Iglesia.

Si pertenecemos a una iglesia que se aferra firmemente a la sana doctrina, estamos mejor equipados y fortalecidos para ministrar con valentía. A través de la predicación fiel de la Palabra crecemos juntos en madurez y convicción espirituales.

Cuando la valentía del apóstol Pedro vaciló y se inclinó ante el temor del hombre y la cultura predominante, Pablo lo corrigió con valentía (Gálatas 2:11-21). Como hizo Pablo con Pedro, necesitamos que nuestros hermanos y hermanas nos corrijan con amor y nos animen a seguir la Verdad. Nos necesitamos el uno al otro.

Como estos días se parecen más a los días de los jueces, donde todos hacen lo que es correcto en sus propios ojos, necesitamos que la Iglesia se mantenga fiel a la Palabra de Dios.

Podemos sentarnos en la mira del mundo, pero no tenemos motivos para temer. Ni siquiera las puertas del infierno pueden prevalecer contra la Novia de Cristo, Su Iglesia (Mat. 16:18).  Las congregaciones sufrirán y obtendrán recompensas eternas. Los cristianos morirán y verán a Jesús cara a cara. No importa lo que intenten nuestros enemigos, la Iglesia permanecerá. Y debido a la gran esperanza que tenemos en Cristo, todos podemos ser como Pablo. Podemos ser «muy valientes». El tiempo es ahora.

«Ahora, Señor, considera sus amenazas, y permite que Tus siervos hablen Tu palabra con toda confianza» (Hechos 4:29).

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Jean Wilund

Jean Wilund

A Jean Wilund le apasiona guiar a las mujeres hacia una mayor comprensión de la Biblia y una relación más profunda con Dios. Trabaja en Revive Our Hearts como parte del equipo de blogs, en especial para 'Leader Connection'. También es la  moderadora del grupo de Facebook de líderes del ministerio de mujeres. Sigue a Jean en su página web JeanWilund.com y su canal de YouTube en la medida que recorre la Palabra de Dios y responde preguntas sobre la Biblia y una vida entregada a Cristo.

Únete a la conversación