Una lección de Elías: cómo fortalecer el ministerio a través de los ritmos de la oración

Nada me pone en movimiento como un ritmo que provoca que los dedos de mis pies se muevan continuamente. Cuando estoy cocinando la cena o aspirando (ninguna de las cuales son mis tareas favoritas), pongo música alegre en mis audífonos. Un ritmo de jazz siempre podrá energizarme para la tarea que tengo por delante. 

Soy una mujer que aprecia la variedad de ritmos, incluidos los himnos de adoración contemporáneos y el canto de los grandes grupos corales. Y no solo los ritmos musicales, también me inclino por la belleza de los ritmos de la vida.

Cuando Dios creó el mundo, Su obra maestra fue formada con ciclos rítmicos. De manera similar, Él diseñó el alma humana para que floreciera a través de patrones de trabajo, descanso, recreación y sueño. Todos son regalos de Sus sabias y amorosas manos.

No siempre administro bien estos dones. Soy propensa a trabajar en exceso en algunas temporadas y a esforzarme como un oso perezoso en otras. Soy culpable de empujar mis límites humanos con una actitud carnal de «yo puedo con todo», en lugar de buscar lo que Dios tiene para mí y lo que ha decidido no designar para mí. Como servidora en el ministerio desde hace mucho tiempo, estoy aprendiendo la necesidad de tener ritmos en el trabajo y en la oración.

Ritmos en el ministerio

En una ocasión escuché el sabio consejo de apartarse diariamente, retirarse semanalmente, abandonar anualmente. Además de mis tiempos devocionales diarios, trato de reservar una mañana cada semana (más o menos) para un tiempo prolongado con el Señor en la Palabra y la oración. Luego, una vez al año, apago los aparatos electrónicos durante un día completo, o incluso un fin de semana completo.

Llamo a mi retiro espiritual anual «El arroyo de Querit», que se basa en el ministerio de Elías. Estoy convencida de que esta práctica sirve como salvaguarda para perseverar en el ministerio y recuperarse del límite del agotamiento. Experimenté importantes avances espirituales, clamé por unción y obtuve claridad sobre la dirección y el ministerio de mi vida. Si bien cada retiro del arroyo de Querit es único, nunca me he decepcionado ni arrepentido del tiempo que aparto para estar con Dios. ¡Él siempre aparece para nuestro absoluto (y mutuo) deleite! Una vez que este patrón se vuelve en tu ritmo de vida, se convierte en oxígeno para tus pulmones.

La protección de Dios para Elías

Cuando el profeta Elías irrumpió en las páginas de las Escrituras en 1 Reyes 17, trajo malas noticias al rey Acab y a la reina Jezabel. Elías profetizó el juicio de Dios sobre la idolatría de Israel a través de una sequía inminente. Tan pronto como las palabras salieron de su boca, el Señor le indicó a Elías que huyera a un escondite por el arroyo de Querit para su próxima asignación ministerial.

El plan de Dios para proteger a Elías de ciertas represalias era enviarlo a un lugar remoto donde los cuervos lo alimentarían y bebería agua de un arroyo. Elías estuvo solo con Dios sin medios para mantenerse físicamente durante el primer año de una sequía de tres años. No había lugares de comida rápida ni tanques de agua ocultos. El soporte vital de Elías fue el Dios del universo que ordenó que el agua inundara los barrancos y que los cuervos alimentaran a la gente.

Vivir junto al arroyo era más que un plan de protección para el profeta vestido con piel de oveja que había enfurecido al rey y la reina que gobernaban sobre Israel. El arroyo de Querit se convirtió en el campo de entrenamiento de Elías para avanzar en la fe y la confianza en el Señor. El plan y propósito de Dios para nuestras vidas está elaborado meticulosamente con múltiples capas; Su forma de hacernos crecer y de satisfacer nuestras necesidades es a menudo inesperada.

La provisión de poder de Dios

Dios tenía grandes planes para Elías, pero al profeta le faltaba algo esencial para cumplir con su llamado divino. Como instrumento elegido por Dios, Elías carecía del poder espiritual para . . .

  • Multiplicar un puñado de harina y un poco de aceite para sustentar a tres personas (1 Reyes 17:14–15).
  • Sanar al hijo moribundo de la viuda de Sarepta (1 Reyes 17:17–24).
  • Derrocar el culto a Baal y matar a 450 profetas en el Monte Carmelo (1 Reyes 18:20–40).
  • Llamar a los israelitas a seguir al único Dios verdadero (1 Reyes 18:21).
  • Invocar la lluvia después de una sequía de tres años (1 Reyes 18:41–46).
  • Correr con velocidad sobrehumana a Jezreel (1 Reyes 18:46).

Elías no pudo lograr ninguna de estas cosas. Sólo Dios puede suministrar el poder espiritual para que hombres y mujeres hagan lo que es humanamente imposible. La unción de poder de una maestra de otras mujeres no se puede comprar con una tarjeta de crédito, ni asegurarla con la próxima conferencia de mujeres u obtenerla en una maestría. La mejor fuente de sabiduría y poder sobrenatural es un tiempo prolongado de oración en la presencia del Señor. 

Dios convierte a Elías en una persona de oración.

El poder para el ministerio no puede separarse de una vida de oración.

Elías fue moldeado para ser un hombre de oración que vivía en la presencia de Dios. Ese es el tipo de sierva que yo quiero ser. Santiago 5:17–18 destacó a Elías como un hombre ordinario con las mismas limitaciones que tú y yo, pero que ejercía un poder extraordinario a través de la oración.

Dios nos hará mujeres de oración si se lo pedimos y luego obedecemos cuando Su Espíritu nos llama a apartarnos en oración con Él. Hay momentos en los que debemos alejarnos de las personas y de las constantes distracciones e interrupciones que caracterizan nuestras ocupadas vidas. Nuestro espíritu está clamando por la soledad y los intervalos regulares de descanso y adoración personal.

Un retiro del arroyo de Querit

Si la idea de estar a solas con Dios por más de una hora o un día entero, te suena incómoda, déjame calmar tus miedos: empieza poco a poco. Con el tiempo, deja que dos horas se conviertan en medio día y luego se amplíe en un día completo. Un día puede convertirse en dos días. Deja que el Señor sea tu guía. Compartiré consejos y formas prácticas de aprovechar el tiempo al final de este artículo.

Considera incorporar un ayuno modificado durante tu retiro espiritual para mantener el enfoque. Mientras niego mi carne, el hambre por el Dios vivo y Su Palabra agudiza mi sensibilidad a la dirección del Espíritu Santo. Lo que más atesoro del arroyo de Querit es la intimidad con mi Padre mientras soy alimentada por la Palabra y mi sed es saciada por Su inconmensurable amor y gracia. A través de esta práctica, estoy descubriendo lo que significa descansar en Cristo. 

Hermana, cualquiera que sea tu nivel de responsabilidad ministerial, no tengo que decirte que las exigencias del ministerio son altas. Es exactamente por eso que el ministerio exige que nos escapemos para escondernos en Dios. Estoy orando por ti, querida sierva del Dios Altísimo, para que te fortalezcas y te refresques a través de un retiro del arroyo de Querit.

En el devocional clásico Arroyos en el desierto, L. B. Cowman escribe:

«Toda alma santa que desee ejercer una gran influencia sobre los demás debe primero ganar el poder en algún barranco oculto de Querit. Adquirir poder espiritual es imposible a menos que nos escondamos de los demás y de nosotros mismos en algún barranco profundo donde podamos absorber el poder del Dios eterno. . . A los siervos de Dios se les debe enseñar el valor del lado oculto de la vida. La persona que ha de servir en un lugar elevado ante los demás, también debe asumir un lugar humilde ante su Dios».1

El nombre de Elías significa «Mi Dios de poder». Aunque fue llamado a servir como profeta, sabía que no tenía poder propio. Elías se volvió hacia su Dios como lo hicieron los discípulos y esperó ser «revestido de poder desde lo alto» (Lucas 24:49). La vida de Elías prueba que las palabras dichas a Zorobabel por el Señor de los ejércitos son verdaderas para todos Sus siervos: «No por el poder ni por la fuerza, sino por Mi Espíritu» (Zacarías 4:6).

Que Su poder sea tan evidente en tu vida y ministerio que no haya otra explicación excepto que Dios lo hizo.

1 L. B. Cowman, “Hiding Place - Streams in the Desert - September 16,” Crosswalk.com (Crosswalk.com, September 16, 2021), https://www.crosswalk.com/devotionals/desert/streams-in-the-desert-september-16th.html.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Leslie Bennett

Leslie Bennett

Leslie Bennett se desempeñó como Directora de Ministerios de la Mujer durante doce años antes de unirse a Revive Our Hearts en las iniciativas del ministerio de mujeres. También es la administradora de contenido del blog Revive Our Hearts 'Leader Connection' y editora de dos libros electrónicos: Guía de supervivencia para líderes de ministerio de mujeres y 10 Verdades para liberar a los líderes.

El Señor capturó el corazón de Leslie por la feminidad bíblica y el avivamiento en la conferencia nacional de la Mujer Verdadera en 2008. Desde entonces, ha estado difundiendo el mensaje de cómo la feminidad de una mujer adorna el evangelio donde Dios la envía. Pasa unos momentos con Leslie y notarás su pasión por la Palabra, la oración, el avivamiento y el discipulado. Ella y su esposo Mac viven en Carolina del Sur, donde les encanta beber té dulce y alentar a las mujeres a atesorar a Cristo sobre todo.

Únete a la conversación