5 formas de celebrar con más armonía

Aunque generalmente los días festivos son un tiempo de celebración repletos de reuniones familiares, también pueden traer consigo retos singulares. Las relaciones y dinámicas familiares traen gozo –y heridas. Los parientes lejanos son una bendición y vale la pena buscar formas de honrar a Cristo en estas relaciones. Aunque es difícil, amamos a las personas a nuestro alrededor porque Dios nos amó primero; nuestro amor por otros fluye del amor que hemos conocido en Cristo.

A continuación, encontrarás cinco formas en que puedes ayudar a que las celebraciones sean más armoniosas. Ofrezco estas sugerencias como alguien que ha fallado muchas veces, ¡pero estoy lista para intentarlo de nuevo!

1. Asimila los insultos

Asimilar comentarios insensibles o palabras hirientes no es parte de nuestro instinto natural. Cuando alguien dice o hace algo que lastima, con frecuencia nuestra reacción instintiva es defendernos o contraatacar. Hay ocasiones cuando es bueno y correcto defendernos o aclarar una idea equivocada que alguien tenga sobre nosotras. Pero generalmente, la opción más reanimadora y que nos hace lucir más como Cristo es dejar pasar el insulto y responder con gracia y tranquilidad (1ª Pedro 3:9).

2. Mantén tus prioridades

Quizá seas de tendencia liberal clásica o conservadora en términos de reducción de impuestos, pero tienes miembros en tu familia lejana que aman todo lo liberal moderno. ¿Con cuánta frecuencia te envuelves en acalorados debates sobre asuntos políticos? Si los miembros de tu familia tuvieran que decir qué es lo que te apasiona, ¿dirían que es la política o Jesús?  ¿Se te conoce más por ser republicana que por ser cristiana (2ª Co. 5:20)? Mantén tus prioridades.

3. Ama a quienes te han lastimado (aunque sea difícil)

Son las personas más cercanas a nosotras –los miembros de nuestra familia- quienes tienen la capacidad de lastimarnos más, así como nosotras a ellos. Donde hay amor y la cercanía de una verdadera familia también existe la posibilidad de lastimar a otros y que nos lastimen. Es parte de ser una familia; es parte de ser pecadores. La respuesta que más refleja a Cristo frente a quienes nos han herido es ésta: ¡ama! Ámense unos a otros. No te enfoques solamente en no responder con amargura hacia un miembro de la familia que te ha lastimado; decide amarles sacrificial, intencional y activamente (Mt. 5:44).

Cuando sientas que estás a punto de rendirte y que ya no puedes dar más, levanta tus ojos a Aquél que se vistió de carne y lo dio todo por nosotras. Aunque sea difícil, amamos a otros porque Jesús nos amó primero (1ª Juan 4:19).

4. Acéptalo: las personas no somos perfectas

¿Tienes miembros de la familia que te enojan o que siempre se las arreglan para molestarte? ¿Adivina qué? Probablemente tú también, en ocasiones, le resultes molesta a otros. Todos nosotros somos imperfectos. Aunque no se trate de que estemos pecando, podemos resultar molestas por tener maneras diferentes de hacer las cosas. Hay libertad en llegar al punto donde simplemente decidamos sentirnos a gusto con el hecho de que las personas que amamos sean todo menos perfectas (Ro. 15:1)

5. Busca ser de bendición

A veces, lo que más necesitamos durante las festividades, por encima de cualquier otra cosa, es un chequeo de nuestro corazón en oración, que puede ser algo así:

¡Oh Padre!, ayúdame a buscar el bien y el gozo de otros más que agradarme a mí misma; ayúdame a ser una fuente de bendición y profundo ánimo; ayúdame cuidar a los demás, más de lo que me ocupo de mí misma; ayúdame a ser como Cristo para quienes están a mi alrededor; ayúdame a exhibir Tu amor y gracia de manera que quienes me rodean no me vean a mí, sino la belleza de mi Salvador.

Que podamos recordar estas palabras del apóstol Pablo en la medida que busquemos imitar el ejemplo de Cristo:

Y que el Dios de la paciencia y del consuelo os conceda tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme a Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo (Ro. 15:5-6).

¿Cuáles son otras formas en que podemos buscar amar y traer paz a las reuniones familiares?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la conversación