Amiga, ¡VIVE!

Mi querida amiga:

¡Feliz año 2018! Hoy es un nuevo día por la misericordia de Dios y probablemente estés sentada frente a tu escritorio preparándote para estas próximas 24 horas o ajustando los planes para las semanas y meses en lo porvenir. Así estoy yo también, sentada con mi taza, con una dulce melodía del piano y en silencio, escuchando la voz de Dios.

Amiga, este añoo como todos los demás, no sé lo que ha de venir, pero quería animarte con varios pensamientos que nuestro Señor ha traido a mi vida. Tal vez empezaste un año con una mezcla de nostalgia y desánimo por lo difuso que pueda lucir cada día del porvenir. Quizás empezaste como yo me siento, una página en blanco y con una sensación distinta. Te cuento que al terminar el 2017 estuve leyendo un libro que despertó en mí, una búsqueda de una pieza del rompecabezas que le faltaba a mi vida y esa era, VIVIR. Tal vez te ríes o te extrañas y dices ¿cómo puede ser posible si es lo que hacemos cada dia? Sí, tienes razon, cada día vivo pero no en el verdadero significado de la palabra. Me he acostumbrado a cumplir con las demandas laborales, personales y metas espirituales, sin embargo, me doy cuenta que solo ando por la vida transitando, con el botón automático encendido, perdiendo el disfrutar de todo corazón las bondades de Dios y reflejar tanto aprendizaje que he recibido de Dios. Me he sentido que me quedo realizando las mismas cosas cada día, sumergida en una rutina del devocional, de cultivar una relación con Dios, cuidar mi hogar, cuidar las relaciones interpersonales y poner empeño en mi trabajo, pero siempre como parte de la misma rutina. Es como si me quedara constantemente a la mitad por lo que siento que pierdo la emoción real, el entusiamo genuino, palpar con gozo extremo las bondades de Dios y la visión del impacto eterno que tiene este momento, este día, el ahora. Puede que el año anterior hayamos recibido mucha teoría, oraciones contestadas, o, caídas de las que nos hemos vuelto a poner de pie con el sostén de Dios pero seguimos dejando el botón en automático de la rutina. ¿Te has sentido así o quizás ahora te sientas asi?

Pero no tiene que ser así…

“…. Por lo demás, hermanos míos, regocijaos en el Señor.” Filipenses 3:1

Este nuevo año te animo a seguir cultivando tu relación con nuestro Dios, cuenta Sus bendiciones, pero, sobre todo, con cada respiro que des, experiméntalo, disfrútalo, vívelo para que así puedas empapar a otros del Gran Dios que no se queda en una teoría, de una vida que no se queda solo escrita, sino de memorias, más aprendizajes, abrazos y un sinnúmero de bendiciones que vamos a palpar. Desde hoy, abraza el regalo de la vida que Dios nos concede sin el botón de automático, tomando los retos, caminando sobre los obstáculos, aferrada al Gran Dios que sostiene nuestras vidas en Sus manos (Juan 10:27-28), disfrutando Sus bondades; con la realidad del gozo que lo que hoy disfrutamos es una misericordia inmerecida de Dios para nosotras y con la mente en el impacto eterno que cada momento de nuestra vida tendrá.

Vive, disfruta, abraza estas oportunidades, cuenta a otros el Gran Dios que sostiene tu vida, atesorando con gozo el momento presente, confía en el propósito más allá de tu entendimiento en medio de la dura adversidad y el valor que tiene en el porvenir eterno que descansemos en la soberanía de Dios y en Su control para nuestras vidas.

Vive Su gracia, cada día es gracia sobre gracia.

“Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…” Filipenses 3:13

Me despido con la palabra de Dios para ti en Números 6:24-26: “Que nuestro Señor te bendiga y te guarde. Él haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia; El Señor alce sobre ti su rostro y te dé paz.”

Hasta pronto, amiga.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie esta casada con Jordano y juntos están comprometidos a vivir un matrimonio a la manera de Dios. Ella también ha decidido abrazar el diseño de Dios en su vida y le encanta compartir con otras mujeres sobre nuestro gran Dios, sus promesas y su plan perfecto para la vida. Esta decidida a no conformarse en este mundo sino a nadar contra la corriente para que el nombre de Cristo sea exaltado cada vez más.  Además es Psicóloga Clínica y se dedica al ejercicio de su carrera trabajando con niños con necesidades educativas especiales en el Colegio Cristiano Logos en Santo Domingo, República Dominicana.

Actualmente sirve junto a su esposo en Iglesia Bautista Internacional en el Ministerio de Jóvenes. También sigue equipándose intencionalmente en el diseño de Dios para las mujeres, comprometida con vivir el presente a la luz de la eternidad.