Creciendo en agradecimiento | Día 9

La gratitud y la generosidad

2ª Corintios 9:6-15
Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. Que cada uno como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre. Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra; como está escrito:
El esparció, dio a los pobres;
su justicia permanece para siempre.
10 Y el que suministra semilla al sembrador y pan para su alimento, suplirá y multiplicará vuestra sementera y aumentará la siega de vuestra justicia; 11 seréis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios. 12 Porque la ministración de este servicio no sólo suple con plenitud lo que falta a los santos, sino que también sobreabunda a través de muchas acciones de gracias a Dios. 13 Por la prueba dada por esta ministración, glorificarán a Dios por vuestra obediencia a vuestra confesión del evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; 14 mientras que también ellos, mediante la oración a vuestro favor, demuestran su anhelo por vosotros debido a la sobreabundante gracia de Dios en vosotros. 15 ¡Gracias a Dios por su don inefable!

Donde crece la gratitud generalmente encontraras que también florece la generosidad. Sin duda alguna, la generosidad es la cualidad más antinatural que existe. Es decir, que en la actualidad nos encontramos en una de las épocas más arriesgadas, efímeras y peligrosas que cualquier otra que recordemos, donde la sabiduría secular nos enseña que no es tiempo de ser  desprendidos con nuestro dinero y nuestros recursos.

Sin embargo, sorprendentemente, Pablo no manifestó ninguna preocupación por los indicadores económicos cuando les aconsejó a los cristianos de la iglesia de Corinto que la generosidad estuviera entre las expresiones más notables de su gratitud.  Su confianza en la provisión de Dios era tan fuerte que consideraba una “obviedad” el hecho de que los miembros de la iglesia “[estuvieran] enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios” (v.11). “Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra” (v. 8).

En todo. Siempre. Aun en estos tiempos. Las personas agradecidas son personas generosas.

¿Cuáles actos de generosidad podría estar incentivando la gratitud en su vida actualmente? Pídale a Dios sabiduría y fe, y luego siga la guía del Espíritu Santo en cuanto a su manera de dar.

Orando por un corazón agradecido

Señor Jesús muéstrame cómo puedo expresarte mi gratitud y Tu bondad mediante actos de generosidad hoy.  Ayúdame a no aferrarme a mi tiempo, mis recursos y mis posesiones de manera que pueda darlos libremente para bendecir a otros en necesidad. Decido confiar en Ti para suplir todas mis necesidades de manera que yo pueda suplir las necesidades de los demás, para Tu Nombre y para Tu Gloria. ¡Gracias!

                                           ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----
 
Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.